Para intentar evitar las contradicciones del seguro

Casi siempre pasa lo mismo, cuando queremos contratar un seguro siempre queremos y buscamos el más barato posible, y pocas veces nos preocupa saber cuál es el alcance de las coberturas que contratamos o los límites y posibles exclusiones que existen. Sin embargo cuando tenemos un siniestro sí que nos preocupa tanto que el daño esté cubierto, como en caso de que no nos lo acepten releer el contrato (por primera vez después de muchos años) para encontrar una explicación que nos pueda dar la razón.
Pero a veces quien nos vende el seguro, sea una entidad financiera, sea un agente de seguros, sea la propia aseguradora, con tal de que aceptemos el contrato, a cualquier pregunta que hagamos para saber si esto o lo otro está cubierto, siempre encontraremos una similar respuesta: “por supuesto, tienes el mejor seguro y el más completo”. Sin embargo cuando se presenta el siniestro y tenemos un percance, cuando llamamos por teléfono para decir lo que nos ha pasado, es muy frecuente que lo primero que nos digan es siempre: ¡Lo siento, pero eso no está cubierto!.
Puede esto parecer exagerado, y claro, no siempre es así, pero a lo largo de los años la perspectiva que tenemos del seguro es como un contrato oscuro, difícil de interpretar y que cuando lo necesitamos siempre hay una explicación para intentar no pagarnos.
El seguro es un instrumento necesario y en ocasiones obligatorio, y está concebido para indemnizar unos daños a quien los soporta, pero tiene unas reglas y unas limitaciones, por eso es importante conocerlas, y sin hacernos expertos sin necesidad, por lo menos que cualquier usuario y consumidor de seguros pueda conocer sus necesidades de protección y entender como formalizar correctamente el seguro.
¿Qué es lo primero que se debería revisar en algún momento?:
·         Los riesgos a los que podemos estar expuestos, tanto  personalmente por las actividades que realizamos, como por el patrimonio que poseemos, tenerlos localizados y saber si son susceptibles de estar cubiertos.
·         El posible quebranto económico que  puede presentarse en nuestra familia si faltamos o tuviésemos una invalidez que nos impidiese seguir trabajando. ¿Cómo estaríamos cubiertos por la Seguridad Social, y que pérdida de ingresos nos correspondería?.
·         Y lo mismo de cara a nuestra jubilación, que expectativa de pérdida de ingresos y  qué instrumento será el idóneo para constituir un complemento según nuestras necesidades de ahorro fiscal, de liquidez de aversión al riesgo, etc.
·         Que coberturas de seguro pueden proteger estas situaciones, analizando las coberturas principales y las opcionales, y …
·         Solo al final, comparar el precio entre diferentes alternativas buscando que todas ellas tengan coberturas homogéneas.
Para evitar estas contradicciones del seguro y ayudarte en el análisis de las necesidades de protección, y el alcance de las coberturas de los seguros, surge:
Con un objetivo fundamental: asesorar de forma independiente y totalmente gratuita para el destinatario, sin proponer que se compre ningún seguro, se podrá encontrar respuesta a dudas y orientación en aquello más importante que en cada seguro se pueda precisar. No es una web de leer en un día sino de que se agregue a los favoritos y tenerla de consulta, además se encontrarán enlaces de utilidad a organismos oficiales relacionados con el seguro, y hasta la forma de contactar con los principales mediadores de seguros y más cercanos a cada localidad.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar