Planificar y gestionar de manera eficiente es imprescindible en tiempos difíciles

Planificar y gestionar de manera eficiente es imprescindible en tiempos difíciles

El compromiso de la Universitat de València con los problemas de la sociedad ha hecho que, en los últimos años, sus funciones y la colaboración con las empresas hayan aumentado de forma evidente. Pero en estos momentos, promover el emprendimiento, la innovación o la empleabilidad de sus egresados son acciones que resultan insuficientes. Deben reforzarse a toda costa los vínculos entre las instituciones académicas y su entorno, de manera que las universidades sean claramente catalizadores de los beneficios sociales y económicos.

Desde hace unos meses, la irrupción del COVID-19 en nuestras vidas ha hecho replantearse la gestión empresarial. En las últimas décadas, el entorno económico se ha calificado como cambiante, globalizado y altamente competitivo, pero ahora, estas características ofrecen una visión demasiado parcial. A estas circunstancias se ha añadido un enorme grado de incertidumbre que habría sido impensable meses atrás. Aunque planificar e incertidumbre parezcan términos antagónicos, desgraciadamente, no se trata de elegir, se trata de asumir que la flexibilidad en la planificación, la programación y el control de la producción son cruciales en contextos inciertos, en los que la parálisis normalmente empeoraría las cosas.

Sabemos de sobra que, ahora más que nunca, Internet se ha convertido en un instrumento imprescindible, tanto para las empresas como para los particulares. Por suerte, las comunicaciones no han fallado, pero cuando los transportes internacionales se han dificultado, todos hemos sido testigos del colapso de los suministros. No se ha tratado solo de desabastecimientos, sino que muchas empresas se han visto obligadas a cambiar su línea de producción por necesidades económicas, falta de suministros o por hacer su aporte en esta crisis.

Ante esta perspectiva, el diseño, la planificación, la optimización y el control de los procesos, incorporando todo tipo de información, ya no es solo cuestión de I+D+I, sino que se han convertido en acciones estratégicas para la empresa. Precisamente estas acciones son las que se abordan en el Máster en Planificación y Gestión de Procesos Empresariales.

La importancia de la logística durante la pandemia

 

En la situación que vivimos, las actividades logísticas y de transporte son básicas para el abastecimiento de la población y serán cruciales para gestionar la crisis.  Está claro que es necesario disponer de los materiales apropiados en el momento y lugar oportunos; pero, ¿quién iba a decirnos que el papel higiénico, el alcohol o los guantes se iban a convertir en objetos claves de la logística? ¿Hasta qué punto es grave la herida en un modelo económico con poco tejido industrial y una gran dependencia de la cadena logística internacional?

 

En una buena parte, la mejora de las comunicaciones y los transportes ha sido responsable de nuestro panorama socioeconómico globalizado. Las tecnologías de la información, la estadística y el uso de bases de datos, han permitido a las empresas incorporarse con éxito a los mercados, de ahí que junto con la logística sean temas que se abordan en nuestro máster. Pero, de poco serviría estudiar la gestión de inventarios, la predicción de la demanda o los problemas de localización si no se tiene una respuesta adecuada a la distribución y al transporte de la producción.

 

La optimización en tiempos de crisis

 

Poder seleccionar la mejor de las opciones disponibles resulta fundamental en periodos difíciles. Abordar la optimización como herramienta en el proceso de toma de decisiones implica que, en un entorno tan cambiante como el actual, modelizar, formular y resolver problemas requiera de una gran flexibilidad. Se trata de poder endurecer o relajar las condiciones, de manera que resulten realmente útiles en el ámbito empresarial e industrial.

En el Máster en Planificación y Gestión de Procesos Empresariales se revisan numerosos casos prácticos centrados en la producción, la logística y distintos aspectos sanitarios. Entre otros, la producción del sector cerámico, las operaciones en terminales marítimas de contenedores, la asignación de pacientes en lista de espera a quirófanos, o la inversión público-privada en campañas de vacunación, ofrecen una muestra de aplicaciones reales de la optimización.

 

Me gustaría acabar esta reflexión con unas palabras de Alan Turing ... porque en Economía, Empresa y Finanzas “sólo podemos ver un poco del futuro, pero lo suficiente para saber que hay mucho por hacer”. Solo cuando manejemos herramientas adecuadas, y perfeccionemos procesos que tengan en cuenta enfoques imaginativos, la percepción e incluso la irracionalidad de algunas decisiones humanas, seremos capaces de anticiparnos y llegar a decisiones convenientes.

 

Vicente Liern Carrión

Departamento de Matemáticas para la Economía y la Empresa (Facultat d’Economia, Universitat de València)

Co-Director del Máster Oficial en Planificación y Gestión de Procesos Empresariales

 

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar