Estas próximas elecciones del 20-N, no son unas elecciones más. Desde que se reinstauró la democracia en nuestro país ha habido diez convocatorias electorales de carácter general. Las primeras de transición y confirmación del estado democrático. Después las del cambio, con la abrumadora victoria de Felipe González en 1982, hasta el declive de este en 1996, con la victoria del Partido Popular, que se alargó durante ocho años y consolidaba la alternancia en el poder. En 2004, irrumpió nuevamente el PSOE con una victoria indiscutible de José Luis Rodríguez Zapatero, al superar por primera vez los once millones de votos, que repitió al alza en 2008.

Estas elecciones están marcadas por la crisis económica más grave que sufre nuestro país en los últimos 30 años, crisis que además no es sólo nuestra, sino que también la sufren otros países occidentales, en mayor o menor medida.
Por eso, estas elecciones no son unas elecciones más. Nos jugamos elegir la opción que mejor nos haga remontar esta situación y con el menor coste posible. Es decir, Trabajo, Honradez y Eficacia.

A la vista de los datos, las encuestas y los estados de opinión, todo hace pensar que el Partido Popular, será claro vencedor de estas elecciones, con casi 11 millones de votos, según mis estimaciones. Un modesto ascenso, ya que parte de un suelo que ronda los 10 millones de votos. Queda por saber y difícil de estimar, el castigo que sufrirá el PSOE en las urnas, más teniendo en cuenta el techo del que parte y el suelo que tenía (11 y 8 millones, respectivamente).

Según la última encuesta del C.I.S. (jul-11) los líderes de ambas formaciones no parecen gozar de mucha confianza por parte de los electores (19,8% Rajoy y 31,1% Rubalcaba), lo cual añade un punto de incertidumbre más al resultado real que se alcance el 20-N.Los partidos nacionalistas también verán aumentar sus votos, e I.U. y U.P.D., lo mismo, si bien a estos partidos les perjudicará notablemente el sistema actual de elecciones, la reglaD'Hondt aplicada por circunscripciones.En consecuencia, si la caída del PSOE no supera por mucho el millón de votos, el PP no alcanzará la mayoría absoluta y se verá moderado por otras fuerzas políticas, CIU, PNV, IU y UP y D, la gran esperanza, que puede obtener 2 ó 3 diputados.Y esta muy probablemente sea la mejor opción que tenemos, en la que el debate y la negociación, equilibren los poderes. "Divide et vinces".

 


 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar