5
D. Ramón Areces (1904-1989), creador y fundador de El Corte Inglés, empresa modelo y pionera de la gran distribución comercial, decía que una empresa que acude a la deuda como forma de crecimiento, se convierte en rehén del financiero. Es decir, tiene que sacrificar parte de sus beneficios en pagar la deuda del crédito solicitado, lo cual no es bueno. A partir de la primera mitad de los años 90, esa ha sido la tónica de nuestras empresas. Crecer a base de endeudarse y querer además que los beneficios también crecieran, no sólo de forma absoluta sino también relativa.
¿A costa de quién? Esta es la gran cuestión.
Si a los beneficios normales de la explotación, hay que restarle los costes propios del endeudamiento, solo se puede crecer en volumen pero no en rentabilidad o ROE del negocio, a corto plazo, al menos. Me explico, si aumento mis ventas supuestamente, en el mejor de los casos, aumento mi volumen de beneficio, pero no el ratio beneficio-ventas, que tiene un lastre de gastos financieros por la deuda asumida. Sólo puedo crecer en rentabilidad si recorto costes en alguno de los otros factores. Y aquí es donde se inicia el recorte salarial y el incremento de los precios, como forma de mejorar ese crecimiento artificial que se produce al endeudarse irracionalmente para aumentar el tamaño del negocio.
Si ahora pensamos en nosotros mismos, en nuestra capacidad de endeudamiento, es decir, que parte de nuestros ingresos podríamos dedicar a un préstamo para adquirir bienes duraderos que mejoren nuestro bienestar y nuestra capacidad de aumentar nuestros ingresos. Yo diría que no más de un 10 ó 15%, a 3-5 años vista.
Bueno, pues nuestras empresas tienen más de un 100% de sus ingresos anuales comprometidos en forma de deuda, que cualquier contratiempo en sus previsiones de ventas y beneficios las dejan al “pie de los caballos” o sea en manos de quien las ha financiado y de la confianza que les inspire su negocio. Es decir, un despropósito sin paliativos.
Este es uno de los grandes problemas de nuestra economía y no los salarios como nos quieren hacer ver. Una reducción del 1% ó 2% del ebitda de nuestras empresas propiciaría una mejora salarial del 10%, lo que significaría un aumento significativo de la capacidad adquisitiva de los trabajadores, a su vez un aumento del consumo, lo que conlleva una aceleración de la economía, más trabajo, más empleo, más riqueza, más beneficio, más bienestar, etc.
Lo contrario de lo que hacemos. ¿Por qué?
  1. en respuesta a Bonafidei
    -
    #5
    16/05/11 11:46

    A mi lo que más me sorprende todavía es que no se legisle al respecto, ´más teniendo en cuenta que una caída de estas empresas produce una gran conmoción social y daños irreparables a la economía y a los trabajadores.

  2. en respuesta a Anrabro
    -
    #4
    16/05/11 01:32

    Esas cuentas, trajeron estos lodos, los condicionales en la teoria economica son necesarios, en la realidad economica solo sirven para vestir el santo, creo.

  3. #3
    16/05/11 01:29

    Mira a ver donde te escondes, que MAFO te va a correr a gorrazos.

    Aqui nadie se ha dado cuenta de que algo tan obvio y contrastable tenga sentido, vease que las poquitas empresas industriales que no se han endeudado son las que mejor aguantan el chaparron y posiblemente, si se sale de esta, salgan muy fortalecidas, pero eso si han acaparado muchos menos titulares que las otras y sus socios no presiden ningun equipo de futbol.

  4. en respuesta a Anrabro
    -
    #2
    15/05/11 22:59

    Un poco simple lo que me expones, ¿no? y tu lo sabes.

  5. #1
    15/05/11 22:40

    Si pido 100 al 6% pago 6 cada año si puedo sacar 7 de beneficios me queda 1.
    El endeudamiento para crecer no es malo si me produce mas de lo que pago de intereses.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar