2
Hoy el B.O.E. ha publicado la llamada ley 35/2010 de medidas urgentes para la reforma del mercado de trabajo. Una ley, inspirada más en un deseo que en una necesidad. Un deseo de que ante el abaratamiento y mayor facilidad -si cabe- en el despido, la patronal crease empleo. No había necesidad de llegar a estos extremos. España es el país con el empleo más volátil y precario de todo el mundo occidental.


Lo que se está preparando, es un importante reajuste del empleo para posteriormente volver a un crecimiento del mismo. Con plantillas más modernas-de menor antigüedad- y más jovenes, menor edad media. Consecuentemente más económicas - menores salarios- y por lo tanto nuevo incremento de las tasas de beneficio, que por cierto  parece ser no tienen límite superior.
Ha sido un gobierno socialista el impulsor de esta ley. Muy probablemente, pensando que si daba lo que tanto tiempo se llevaba pidiendo por la patronal, esta comenzaría un nuevo periodo de crecimiento del empleo y por lo tanto, reduciría los increibles niveles de desempleo alcanzados. Pero mira por donde, va a ser que no. Se va a utilizar, para lo comentado anteriormente - modernización, rejuvenecimiento y abaratamiento del coste, de la plantillas-, además con ayudas de fondos públicos, para más "inri". 
 

 

Un conocido empresario de hoy fue nombrado, allá por los años 60, Director General de Empleo. El entonces Jefe del Estado, Francisco Franco, tenía por costumbre conocer personalmente a los cargos nombrados por decreto. El recién nombrado director general, había preparado con especial cuidado el encuentro. Expresó sus opiniones, en términos muy generales, sobre las perspectivas de la economía, el Plan de Desarrollo, la recuperación de los emigrantes… y aventuró pronunciarse sobre un tema delicado: el de la necesidad de flexibilizar los criterios de despido en las empresas en crisis. Franco, atendió los argumentos a favor de una política de esta índole para preservar la vida de las empresas en dificultades, pero expresó con claridad que: “el Estado no puede permitir que se desvanezca la política de Pleno Empleo y que es obligación del Estado asumir la responsabilidad del empleo”. El hoy empresario, quedó impactado por la preocupación y sentido social del general Franco.
Los sindicatos, instalados hace muchos años en la comodidad de la burocracia y la subvención, han decidido convocar una huelga, después del verano que ya se acaba, para protestar por una ley que no supieron consensuar.

 
Los empresarios, aunque contentos con el contenido de la ley, disimulan su satisfacción y corren prestos a aplicarla, en su propio beneficio.
La oposición - lease PP - que nunca se hubiera atrevido a elaborar una ley así, brilla por su ausencia y falta de aportaciones. Sólo espera que esta crisis la lleve a La Moncloa.
Mientras, el resto de españoles, aturdidos y asustados, más que en huelgas y manifestaciones, pensamos y nos preguntamos por qué no tenemos unos políticos de talla. ¿Qué hemos hecho para merecer esto? 
  1. #2
    Anonimo
    04/12/10 12:48

    Si no podemos luchar contra la dictadura del capital...MODIFIQUÉMOSLA a nuestro antojo.

    Hay muchas cosas aún por hacer, un ejemplo de ello son los grupos de personas que van a sacar todo el dinero del banco el mismo día en Francia.

    Sólo es el comienzo, al principio también los movimientos Ludistas Ingleses, en 1811, rompían las máquinas de las fábricas y aquello no tenía mucho sentido ya que aún no habían comprendido que el hostil contra el que tenían que hacer valer sus pretensiones era el empresario.

    Brota ya una nueva conciencia social, así como un día surgieron las asociaciones de trabajadores para defender los derechos que aún no tenían y fueron perseguidas legítimamente por el aparato del Estado, surgirán, del mismo modo, grupos para actuar de manera similar y así defender otros derechos en los próximos años.

  2. #1
    Anonimo
    28/09/10 02:06

    Me da en la nariz, querido amigo, que los políticos cumplen un papel de marioneta a las órdenes del Omnipotente Mercado al cual el Pueblo no elige en elecciones democráticas. Y posiblemente ese "Omnipotente Mercado" tenga nombres y apellidos de personajes, literalmente inalcanzables e intocables, con lo que esta moderna Dictadura del Mercado posiblemente sea la dictadura de una Oligarquía selecta y omnipotente dueña de prácticamente todo el sector financiero mundial. Lo que le faltaba era adueñarse de los Estados que en principio estaban fuera y eran inviolables, y lo han conseguido: el sector público poco a poco desaparecerá y además ayudado por el dinero público.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar