Frase histórica, atribuida a Jesús de Nazaret, que encierra gran misticismo y que es premonitoria de los tiempos que corren. Algunas veces que voy a la tienda a comprar el pan, si es que se puede llamar pan a lo que venden ahora en Madrid, no puedo evitar siempre pensar en los precios, calcular y concluir en el esfuerzo que tiene que hacer una familia de 4 miembros para tener pan en su casa. Comprar dos barras de pan, más que justo, supone como mínimo 0,90 euros. Si en verdad se quiere comprar algo más parecido al pan de antaño, mínimo 2,40. Que por 30 días de un mes son 72 euros, el 10 % de un salario, bastante común, de 720 euros/mes. Al año supondrían 876 euros, más de un mes de trabajo dedicado a comprar sólo pan. Desayuno, comida, merienda y cena. Dos barras vienen, como decía algo justas.

En Madrid, prácticamente, han desaparecido las tahonas –fábricas de pan- y se han sustituido por despachos en diversos modelos de negocio; gasolineras, centros comerciales, pastelerías, 24 horas, revistas y periódicos, tiendas chinas, etc. Casi todos te venden un pan preparado que cocinan en modernos hornos, donde recién salido el producto es crujiente y goloso. Otra cosa es cuando pasan varias horas, que se convierte en una masa plástica o endurece hasta convertirse en cartón. Sin peso, llenas de aire, las barras se deshacen y desmigan. No sé si alimentan, pero las comemos como si tal. No deja por tanto de ser curioso, que el pan se haya convertido en seña de identidad de los buenos restaurantes. Así es, que cuanto más se precie un restaurante más calidad y variedad de panes te ofrece. El buen pan ha sustituido al buen vino, como distintivo añadido de un buen restaurante.

Hemos perdido el norte y convertido el pan, pan, en un artículo de lujo.Así que no nos queda otra que seguir el consejo de Jesús de Nazaret y entonar: “No sólo de pan vive el hombre….”. ¿Qué remedio nos queda?

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar