Subastas judiciales

Las subastas judiciales desde la mirada de un subastero

Así ganamos todos

Tristán el subastero (27/06/2011)

Recientemente he recibido el siguiente mail, de un amable lector: 

(...) estoy buscando piso para comprar en Oviedo, y a través de un anuncio un tanto confuso en fotocasa hablé con un vendedor que me llevó a ver un piso que se correspondía a lo que andaba buscando, el precio sin ser una ganga, ya que se correspondía al precio medio de la zona, era muy bueno por la calidad del inmueble en sí y por las mejoras del piso. En el piso está viviendo una familia y el vendedor me dijo que es constructor y que el dueño del piso que vivía allí con su familia y que nos enseño en dos ocasiones el mismo, era alguien que colaboraba ocasionalmente con él y que marchaba a un piso más pequeño por asuntos familiares. La condición de la venta era que tenía que esperar un tiempo razonable a que los habitantes del piso hicieran la mudanza. Después de acordar el precio y antes de concretar el dinero de reserva o arras, le pedí los datos de la inscripción en el registro de la propiedad, el decía que me iba a dar copia de las escrituras, en ese momento me explicó que el piso era procedente de subasta y que se lo había adjudicado un amigo suyo subastero y que como él conocía a los que habitaban el piso y al adjudicatario pues que hacía un favor a ambos. Dada la nueva situación que se planteaba desistí de la compra del piso. Supongo que se trata de vender un piso del que no se tiene la posesión y en el que se llega a un acuerdo con los antiguos propietarios y poseedores para que colaboren en la venta. No sé si esto es común en el mundo de las subastas y si merece la pena un comentario tuyo al respecto. Un saludo.   Leer más >>

La doble tasación

Tristán el subastero (24/06/2011)

Leo en el El Economista algo que yo ya sabía de sobra pero que, por lo visto, ahora es noticia: a las entidades financieras les ha salido mal el lobby que hicieron para que la redacción de los artículos 670 y 671 de la Ley de Enjuiciamiento Civil fuera tal como es y el resultado es que por culpa de dicha redacción ahora se están viendo obligadas a adjudicarse la mayor parte de los bienes que salen a subasta.

Me explico, el artículo 670 especifica que si el precio de adjudicación no llega al 70% del Tipo de Subasta, la misma no será firme y entonces se le notificará al deudor por si quiere pagar la deuda o presentar a un mejor postor que ofrezca una puja que al menos sirva para pagar la deuda. Esta situación, que en principio en un país más normal no tendría por qué llevar mucho tiempo, en la realidad cotidiana, puede alargarse y embrollarse de tal forma que el adjudicatario provisional se vea metido en una vorágine de despropósitos judiciales que puede durar desde tres meses hasta varios años, durante los cuales su fianza (30% del tipo) se queda en la cuenta del juzgado durmiendo el sueño de los justos.   Leer más >>

Tristes días de junio

Tristán el subastero (20/06/2011)

Estos días de junio siempre son muy tristes. En ellos se materializa una de las grandes paradojas de nuestro tiempo, que es que los ciudadanos más vilipendiados de nuestra sociedad, aquellos que más se lucraron (palabra maldita) y más riqueza crearon el año pasado, se ven obligados a ir a Hacienda, donde son acogotados para que entreguen hasta los hígados. Además lo tienen que hacer con una sonrisa para no ser acusados de insolidarios.  Pues yo me rebelo y no me conformo con esta injusticia clamorosa. Si pago no lo hago en aras de una solidaridad mal entendida sino porque soy víctima del abuso de poder del estado.

La primera vez que un gobierno occidental legisló un impuesto sobre la renta fue en 1861, cuando Abrahan Lincoln lo implantó para financiar la Guerra Civil Americana. Tuvo muchos detractores y el impuesto fue eliminado tras la contienda. Posteriormente, tras un tormentoso debate de ideas, debate que se proyectó durante dos legislaturas, en 1913 fue legislado de nuevo un impuesto sobre la renta cuyo tipo impositivo oscilaba entre el 1 y el 7%. Para ello se tuvo que hacer una enmienda de la Constitución.   Leer más >>

Los plazos judiciales

Tristán el subastero (17/06/2011)

Hoy estamos contentos. He preguntado en el juzgado y me han confirmado que, a menos de un mes de la subasta, ya han dictado el Decreto de Adjudicación y han hecho la Tasación de Costas y ambos documentos están en proceso de ser notificados al demandado, lo que ya no depende de ellos sino del Servicio Común de Notificaciones y Embargos (SCNE), que ya es harina de otro costal.

¿Por qué nos extrañamos tanto cuando un juzgado hace las cosas como deben hacerse y se toma su trabajo de servir al ciudadano en serio?

El documento básico en las subastas judiciales es el ahora llamado Decreto de Adjudicación, que en la ventas judiciales forzosas hace las veces que en las compraventas privadas hace la escritura notarial. Sirve de título y es el documento que llevamos al Registro para inscribir nuestra propiedad. Para elaborarlo no hace falta más requisito que ponerse a ello y es tan válido si apenas ocupa dos folios como si al secretario se le ha ido la olla y le ocupa quince o veinte folios. Con las plantillas que tienen en los juzgados, podría hacerse uno perfectamente válido en apenas veinte minutos.   Leer más >>

El poder notarial en las subastas judiciales

Tristán el subastero (13/06/2011)

Hace unos meses contactó conmigo José María, un cliente que quería que le ayudara a comprar un piso en Madrid. Como hago con todos los clientes potenciales de los que desconozco sin son o no compradores reales (ya explicado en el post anterior), a este también le dije que le empezaría a considerar verdadero cliente cuando me comunicara que ya me había otorgado el poder notarial que me habilitara para concurrir a subastas en su nombre.

No se lo pensó dos veces y, unos días después, me envió por mail una copia del poder, en el cual había podado una parte de las facultades que figuraban en todos mis poderes anteriores. No me importó, porque realmente, como expliqué la semana pasada, el objetivo del poder no es exactamente el de ser usado, sino el de demostrarme que el que me contacta diciendo que quiere contratar mis servicios no es un simple curioso o un fantasma con ganas de alardear, sino un verdadero comprador.   Leer más >>

Rechazando clientes sin que se sientan rechazados

Tristán el subastero (09/06/2011)

Suelo rechazar al ochenta por ciento de los clientes que se interesan en que les busque piso en subastas judiciales. Realmente "rechazar" es la palabra más apropiada, aunque suene un poco brusca, pues aunque ellos no lo noten, o incluso aunque crean que son ellos quienes están rechazando mis términos, en realidad soy yo quien les está haciendo pasar por un filtro que solo superan los que cumplen cuatro condiciones:

  1. Que estén realmente interesados en comprar y no solo en marear al subastero
  2. Que tengan dinero suficiente para comprar o estén en verdadera disposición de tenerlo
  3. Que tengan la disposición psicológica necesaria para invertir en las subastas judiciales
  4. Que no tengan la cabeza llena de pájaros pensando que van a comprar a mitad de precio. Eso ya no ocurre y, cuando ocurre siempre tiene algunos riesgos. 

Por marear al subastero me refiero a aquellos que siempre encuentran alguna pega al piso subastado porque aplican a la compra en subastas los mismos criterios que aplicarían si estuvieran visitando alguna de las cientos de promociones inmobiliarias de la provincia de Madrid. Las oportunidades se hacen esperar y solo pasan una vez. No es de recibo estar un año esperando a que salga en subasta a buen precio y en buenas condiciones un piso de 100 m2 en el Parque de las Avenidas de Madrid y, cuando por fin aparece la oportunidad, rechazarla porque no nos gusta que sea un quinto.    Leer más >>

Subastas judiciales y mercados financieros

Tristán el subastero (07/06/2011)

¿Qué es más arriesgado, invertir en bolsa o en subastas?, ¿Cuánto dinero podemos perder?

El común de los mortales tiene la extraña idea de que las subastas es un mundo cerrado y peligroso en el que es poco menos que imposible invertir dinero y que, si lo haces, lo más normal es perderlo. Nada más lejos de la realidad, siempre que tengamos unos conocimientos básicos y usemos el sentido común, que mira por dónde es el menos común de los sentidos, como he comprobado en múltiples ocasiones.

Lo que si es peligroso de narices es invertir en los mercados financieros, donde no basta con tener conocimientos o sentido común, porque la bolsa va por donde menos se lo espera nadie. Esa es la primera diferencia entre ambos tipos de inversión: un simple aficionado con algunos conocimientos y con sentido común no puede invertir en bolsa pero sí puede animarse a comprar en subastas judiciales.   Leer más >>

Vivió peligrosamente

Tristán el subastero (03/06/2011)

Este va a ser un nuevo epílogo de "24 horas" el post anterior.

Me han dado la noticia esta misma mañana y me he quedado helado. Como hace solo unos días que os hablé de él seguro que todos recordáis perfectamente a ese gitano tan simpático que me sacó 700 euros y al que bauticé para el post como Antón. Pues el caso es que Antón ha muerto hace poco de una descarga eléctrica cuando intentaba robar cobre junto a su banda.

Ya está ya lo he dicho. Ahora lo voy a desarrollar un poco. Resulta que al relatar aquella aventura, lo hice resumiendo bastante porque tampoco se trataba de escribir una relación exhaustiva de todos los hechos. Por ejemplo no mencioné que cuando mi cliente, el auténtico comprador del piso, y yo salimos de la vivienda, lo primero que hicimos fue llamar al carota que nos había cobrado 1.000 euros por una Posesión que él ya sabía que no tenía (pues él mismo ya la había vendido a cambio de la mudanza) y cuando le echamos en cara la situación y le mencionamos que el ocupa se declaraba emparentado con él, nos preguntó haciéndose de nuevas:   Leer más >>

Veinticuatro horas

Tristán el subastero (30/05/2011)

Qué cosas nos pasan a los subasteros.

Día 1 a las 9:30 horas

Se subasta un piso de 75 m2 en una ciudad dormitorio cercana a Madrid que ha despertado el interés de varios subasteros, entre otras cosas porque el edificio estaba bastante bien. Yo estoy acompañado de mi cliente y, como es un tío con suerte, resulta que la adjudicación es nuestra con una última puja de apenas sesenta mil euros. Acabada la subasta, mientras esperamos a firmar el acta charlando con el resto de los subasteros, veo por el rabillo del ojo que la persona a quien yo había identificado como el demandado, se dispone a abandonar el juzgado. Salgo disparado y le alcanzo en la puerta.

- Buenos días, ¿usted es el demandado, verdad?

- Si, he venido a entregar la llave al juzgado pero me han dicho que lo haga más tarde   Leer más >>

Triste balada rusa

Tristán el subastero (22/05/2011)

Supongamos que te llamas Igor y que eres ruso. Además vives en Coslada en un piso de tu propiedad. Pero como ya estás mayor y te has pasado la vida sobreviviendo a crisis económicas (y de las otras), ahora no te apetece soportar la actual viviendo en España, que por mucho sol que haga y por bien que se viva, no deja de ser un país extranjero, así que dejas de pagar la hipoteca y te vuelves a Rusia a disfrutar de la vejez con la dulce Natasha.

Pero como tampoco eres tonto, al menos no del todo, sabes que lo mejor sería vender el piso antes de irte y así juntar el pico que quedará una vez descontada la hipoteca. Pero tienes mucha prisa, ya no aguantas más y no quieres esperar a tenerlo vendido, así que contactas con una inmobiliaria de la localidad que debe de ser muy buena ya que hay una o varias con el mismo nombre en cada pueblo de España. 

En la oficina de la inmobiliaria nadie te pone pegas. Te puedes ir a Rusia cuando quieras que ellos se encargarán de todo y ni siquiera tendrás que volver a España para firmar en el notario; les envías un poder desde Siberia y santas pascuas.

Dicho y hecho, ¡bye bye Spain!

Leer más >>
Autor del blog
Tristán el subastero

Tristán el subastero

Información y opiniones sobre el mundo de las Subastas Judiciales desde la mirada de un subastero.


Yo he visto cosas que vosotros no creeríais... Atacar naves en llamas más allá de Orión, he visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la puerta Tannhaüser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.

Contacta con Tristán en su web


Subastonomics









Sitios que sigo


Conoce la otra comunidad del grupo Emergia.

Verema: Vinos, Restaurantes, Enoturismo y Club de Vinos

Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar