Subastas judiciales

Las subastas judiciales desde la mirada de un subastero

El correo gorrón es spam

Tristán el subastero (14/12/2015)

Entiendo perfectamente que aunque a principios de septiembre publicara "No tengas a nadie en la cabeza sin pagar un alquiler" y un par de semanas después "Siguen intentando entrar en mi cabeza sin pagar el alquiler", la inmensa mayoría de los que llegan ahora al blog en búsqueda de soluciones a sus problemas, no los leyeron y, por lo tanto, continúan comportándose como lo ha hecho siempre el común de los mortales, es decir, pensando que como los blogueros publicamos nuestros blogs y comunicamos algunos conocimientos de forma gratuita, el resto de nuestra actividad también lo llevamos a cabo por amor al arte porque somos así de tontos y porque amamos a la humanidad.

Y puede que en el caso de algunos blogueros la cosa sea así, pero desde luego que no es mi caso.

Yo publico este blog para entretenerme.   Leer más >>

Los clientes del subastero en las subastas judiciales electrónicas

Tristán el subastero (07/12/2015)

En los años 70, cuando cumplí once años, un gitano de las chabolas del Barrio de San Pascual cruzó el Arroyo Abroñigal, actual M-30, y vino al Parque de las Avenidas a robarme la flamante bici que mi padre acababa de regalarme. Y ello ante la mirada indiferente de algunos compañeros de colegio y de sus padres. 

Aquel día aprendí que nunca debo contar con que terceras personas salgan en mi defensa y que, en general, en los momentos clave, estamos solos.

Unos años más tarde, teniendo catorce, en una fiesta que organizamos en la casa de mi amigo Aurelio, algún mano larga robó mi codiciado ejemplar de "La prima volta" de Andrea & Nicole.

Ese día aprendí que a veces también debemos protegernos incluso de algunos amigos.

Desde entonces me han vuelto a robar alguna vez, pero ya nunca ha sido por un exceso de ingenuidad sino a pesar de haber tomado las precauciones de rigor.   Leer más >>

Maldita Ley de Protección de Datos (y lo mal que la aplican algunos)

Tristán el subastero (30/11/2015)

El derecho a la protección de nuestros datos personales es un derecho fundamental que tenemos todos y que se traduce en la potestad de control sobre el uso que se hace de los mismos. Este control permite, además, evitar que, a través del tratamiento de los datos, se pueda llegar a disponer de información sobre nosotros que afecte a nuestra intimidad.

Para ello, la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) obliga a personas, empresas y organismos que dispongan de datos de carácter personal a cumplir una serie de requisitos (muy pesados) y a aplicar mediadas de seguridad en la salvaguardia de los mismos.

Hasta ahí bien.

El problema con la LOPD es que desde su aplicación en enero de 2000 y, sobre todo, desde su reforma en marzo de 2011, parece como si la ley hubiera ido creciendo y creciendo hasta acabar abarcando aspectos para los que la ley no fue en principio concebida.   Leer más >>

A todo cerdo le llega su San Martín

Tristán el subastero (25/11/2015)

A esta me la follo por los cuatro costados. Se va a enterar de lo que es un macho de verdad. ¿Qué cojones se ha creído, que todo va a ser dar y dar, sin obtener nada a cambio? Cuando acabe con ella va a ser una llaga viva. No le va a quedar nada para sus clientes. ¿Pues no me dice la muy puta que ha empezado a prostituirse para poder pagarme? Así, como dando a entender que yo tengo la culpa de su mala vida. Como si no se le viera en la cara lo viciosa que es. Ahora, que guapa es un rato, con ese pedazo de cuerpo nacido para el pecado y esos preciosos ojos verdes, esos inmensos pechos y esos glúteos graníticos. Menuda debe ser cabalgando, seguro que podrían ponerle su nombre a un hipódromo. Esa cara y ese físico habrían provocado que en la Antigua Grecia se agotasen las existencias de mármol. Es una verdadera obra de arte. Dormir dentro de ella debe ser como atisbar la presencia divina. Y por cierto que eso es exactamente lo que me propongo hacer dentro de unos minutos. No le voy a dejar ni pensárselo. En cuanto llegue le daré a entender que ya que lo está empezando a hacer por dinero, que ahora lo haga conmigo a cambio de retrasarle el pago de su deuda seis meses más. Lo que no sabe la zorrita es que ayer Manolo presentó la demanda. Alea jacta est. Ahí ya no hay más leche que ordeñar porque lo que me debe ya es la mitad del valor de ese local y si le sumamos los intereres e hinchamos un poquito las costas, nos lo zampamos enterito. Y otro más para la buchaca. Además, si ella ya no lo va a necesitar para su nuevo trabajo de puta, pues que sea para mi. A ver si se ha creído que soy uno de esos primos a los que han estafado tantas veces que su mujer ya no les deja salir de casa sin requisarles antes el reloj y la cartera. Al contrario, yo soy por derecho de nacimiento un magnífico cabrón, el mayor de los magníficos cabrones de todos los tiempos. Y además solo me fío de mi polla, jajaja, que es la única que nunca me dará por el culo, jajaja. Es cojonudo estar en mi pellejo. Ah, ya llama al timbre, ven aquí zorrita mía, ven con papá. Debo recordar no mencionarle que ya he puesto la demanda hasta que hayamos acabo de follar. Y luego a ver la cara que pone cuando se lo diga. Holaaa... ¿Quienes son estos tipos que te acompañan? Eh, parad un momento. Esta es mi casa y aquí no entra nadie sin mi... que no coño...  ay, ay, ay, ¿Pero que hacéis?  Por favor noooo, parad un poco... ay, ay, ay, nooo ¿qué hacéis con esa pelota de goma, noooo, por favor, en la boca no, que me voy a ahogar, gluuuuup, gluuuuup, gluuuup, hostias como aprietan la cinta americana, estos hijoputas me van a ahogar. Ufff, y ese hampón cómo se rie, su sonrisa es la pesadilla de un dentista y aaaaaarrrrggggg, su aliento es como el de un dragón, ay, ay ay, vaya paliza que me están dando y esa puta ahí sentada, disfrutando como la cabrona que es. ¿Y ahora que? Hostias noooo, ¿qué van a hacer con esos cuchillos? Hijoputas, me van a matar, hostias, noooo, me están desnudando, ay, ay, ay, no dejan de pegarme, ay, ay, vaya paliza. ¿Y ahora qué? ¿Qué es ese documento que están sacando? Ojalá sea algún documento para que lo firme y acabe la paliza. Lo primero salvar el pellejo y luego ya veremos. Esa cabrona se va a enterar. Pero ahora lo más importante es que acabe esto porque si no estas bestias me matan. A ver qué es. Sí, lo leo, a ver, don fulanito, a fecha de hoy, he recibido la cantidad de tal y cual en concepto de pago por la deuda de doña menganita, a ver más abajo, sí, que la deuda queda completamente saldada. Vale, firmo, dadme un boli y lo firmo. Sí, por favor, ya he firmado, ahora que se larguen, por favor, sí, sí, sí, todo bien, por dios, que se vayan ya. ¿La caja fuerte? no, eso sí que no, no tengo caja fuerte, ay, ay, ay, parad, si, ay, ay, ay, está bien, está ahí, si, os doy la clave, sí, os la abro, nooo, solo tengo eso, ¿sesenta mil euros les parece poco? Por favor, ahora de verdad que se larguen, por favor, sí, sí, sí, todo bien, por dios, que se vayan ya ¿Eh, que hacen ahora? Hostias, no, ese mastodonte con pinta de rinoceronte herido se está sacando la polla. No, por Dios, espero que no lleguen tan lejos. Nooo, por favor, por favor, me están untando de vaselina, aaaayyyyyy, hostias que dolor, es lo peor de mi vida, aaaayyyyy, jooooodeeeeer, que pare pronto, esto es un horror, aaaaayyyyyy, oooooorrrggggg, joooooodeeeeeerrrr, vale, ya habéis acabado, ahora iros por favor, por favor, por favoooor. O matadme, que me quiero morir. Si eso, guárdate la polla y vete, cabrón, que más que polla parece una manguera y me la has hincado hasta el estómago. Seguro que me has reventado por dentro y me estoy muriendo, cabrón. ¿Y ahora qué haces? Ah, sí, gracias, me quitas la cinta americana y la pelota de goma de la boca. Si, gracias, gracias, ahora iros, por favor... ¿Y qué hace el otro? ¿Por qué se saca la polla? ¿También éste me va a dar por el culo? Eh, no, no, no, por la boca si que no, por favor, por favor, os daré más dinero, volved mañana y os daré más dinero, ooorrrgggg, queee aaaasco, aaaarrrrggg, eeeeerrrrrgggg, jjjooodddeeeer.   Leer más >>

Quebrar las subastas va a ser posible

Tristán el subastero (19/11/2015)

Desde que publiqué en los albores del blog aquel relato sobre lo que me pasó en el juzgado de Torrelaguna han sido docenas de personas las que me han interrogado sobre aquello y muchísimos los clientes a quienes he tenido que tranquilizar con el mantra de que eso son historias del pasado, que ya a nadie con dos dedos de frente se le ocurren esas artimañas y que si se les ocurriera, el resto de los postores no se las consentirían.

Resumiendo, la maniobra consiste en que uno de los dos compinches ofrece una puja muy baja e inmediatamente el otro ofrece otra elevadísima e imposible de mejorar, con la idea NO de comprar el bien subastado a ese precio, sino de quebrar la subasta, perdiendo lo que se haya ingresado de fianza, pero compensando esa pérdida con la adjudicación que consigue el primero, quien, naturalmente tiene que dejar reservada su postura.   Leer más >>

¿Inmobiliarias okupas o mafia okupa?

Tristán el subastero (04/11/2015)

Aunque ya tenía muchas referencias y conocía muchos ejemplos de esta actividad de los bajos fondos, no me decidí a publicar nada sobre ellos hasta hace dos años, con el artículo que titulé Mafia Okupa y que levantó mucha polémica porque cometí el error de señalar con el dedo a los protagonistas de estos actos. 

Quizás debería haber hecho como los de El Español, que el pasado fin de semana ha publicado el siguiente artículo... 

Así son las inmobiliarias okupas que cobran por asaltar los pisos vacíos de los bancos

(...) que es un artículo muy  bueno y completo, pero que comete el error de dar a entender que la cosa va de personas individuales que buscan esa salida porque no tienen otro remedio en vez de señalar que hay gente que de una manera o de otra resulta que siempre encuentran la forma de vivir infringiendo la Ley en vez de encontrar un trabajo de 8 a 17h como todo el mundo.   Leer más >>

Las subastas en El País

Tristán el subastero (02/11/2015)

Se va a hacer famoso Francisco calvo con la foto que le ha publicado El País en el estupendo artículo titulado Subasteros 2.0

Y además el artículo es bueno.

Francamente bueno, para lo que estamos acostumbrados a leer en una prensa cada día más superficial y que suele quedarse en el tópico de las mafias subasteras, los precios amañados, etc. como si fuera lo único destacable del negocio, cuando en realidad todos sabemos que no son más que reminiscencias del pasado sin apenas presente y desde luego sin ningún futuro en las subastas electrónicas que ya están aquí.

Bueno, están aquí de esa manera tan extraña que tenemos los españoles de hacer las cosas, porque lo cierto es que los secretarios judiciales tuvieron buen cuidado de dejar señaladas todas las subastas posibles para que las nuevas, las que por huevos se tienen que hacer de forma online, no haya que señalarlas hasta dentro de varias semanas (o meses) y así con un poco de suerte, para cuando no haya más remedio que meterse en harina, ya lo hayan hecho otros y puedan aprender con su experiencia.   Leer más >>

Vaya bodrio de edicto de subasta

Tristán el subastero (29/10/2015)

Cuando el pasado mes de marzo publiqué el Manual de Instrucciones (para secretarios dummies) para el Portal de Subastas Judiciales, no imaginé que llegaría a tener en mis manos un edicto de subasta como el que os voy a enseñar a continuación, aunque, bueno, lo cierto es que tampoco creo que en este caso haya sido cumpla del secretario (o LAJ, como les llaman ahora). 

Su responsabilidad desde luego que es, pero me niego en redondo a creer que un tipo con la preparación que debe tener un secretario judicial pueda llevar a cabo un pingajo como el que os traigo hoy.

Todavía está colgado en el Portal de Subastas Judiciales, donde os lo podréis bajar enterito para imprimirlo y enmarcarlo como ejemplo de la mayor incompetencia que encontrarse pueda.

Los datos del encabezamiento no los pego y así me ahorro problemas. Quien lo quiera ver, que lo haga en el portal de subastas.   Leer más >>

El derecho a la plena propiedad es mío, lo he comprado

Tristán el subastero (27/10/2015)

Lo que me ha sucedido esta mañana ha sido el colmo de los colmos.

Estaba tranquilamente examinando unos expedientes en un juzgado de la capital cuando veo que la expropietaria de un piso que me adjudiqué en julio entra en el juzgado y, tras preguntar brevemente a uno de los funcionarios, se dirige con paso resuelto a la tramitadora del expediente de la subasta en la que perdió su vivienda.

Breve inciso. A esta señora la visité por segunda vez la semana pasada y le ofrecí una salida digna de la casa y una pequeña oferta económica.

Esta fue su respuesta:

 

Mira listillo, ambos sabemos que el juzgado va a tardar al menos doce o dieciocho meses en echarme y con lo que tu me ofreces no tengo ni para tres meses de alquiler, así que o me das el alquiler de veinticuatro meses o me ofreces un alquiler social de diez años a 250 euros al mes, que es lo que yo puedo pagar, o yo no me muevo de aquí hasta que venga el juzgado a echarme.   Leer más >>

Cuando el abogado está vendido a la otra parte (con guasa)

Tristán el subastero (19/10/2015)

Cuando me encuentro con un chalado que me dice que su abogado está vendido a la otra parte se que inmediatamente después me contará que también el juez y el secretario judicial están a favor de la parte contraria y que su procedimiento judicial ha sido un cúmulo de despropósitos que atentan contra el más elemental sentido de la Justicia.

Y es que hay locos de todos los colores, estúpidos tan convencidos irracionalmente de que tienen razón que sospechan de cualquiera que se atreva a sugerirles que puede que el juez lo vea de distinta manera.

En general, estos majaras, incansables y tenaces hasta el disparate, no suelen tener ni tres dedos de frente y también suele coincidir con que de pequeños no les educaron en que el infortunio también puede ser posible y en que no siempre se consigue todo lo que se desea, de manera que cuando resulta que finalmente pierden sus demandas, lo achacan a cualquier cosa excepto a que exista la mínima posibilidad de que no tuvieran razón.   Leer más >>

Autor del blog
Tristán el subastero

Tristán el subastero

Información y opiniones sobre el mundo de las Subastas Judiciales desde la mirada de un subastero.


Yo he visto cosas que vosotros no creeríais... Atacar naves en llamas más allá de Orión, he visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la puerta Tannhaüser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.

Contacta con Tristán en su web


Subastonomics









Sitios que sigo


Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar