Subastas judiciales
Las subastas judiciales desde la mirada de un subastero

Derecho de réplica. El prestamista

71
Publicado por Tristán el subastero el 02 de noviembre de 2010

No me ha quedado más remedio que permitirle a Don Pablo el derecho de réplica. Me ha hecho una oferta que no he podido rechazar. Tristán.

 

Ajá, este calzonazos de Tristán no sabía dónde se metía cuando decidió escribir sobre mí. Ahora le tengo a él y a Rankia agarrados por los huevos y no voy a parar hasta que haya dicho todo lo que tengo que decir. Puede que me baste un post o puede que necesite dos, pero no pienso dejarme nada en el tintero. Me las va a pagar con creces por haberme llamado hiena.

Empiezo por aclarar que Juanito no es la pobre víctima que Tristán nos ha pintado. Al contrario, es un majadero al que siempre le ha venido todo regalado, cuyos abuelos eran los dueños del pueblo y cuyos padres, sin ser tan ricos, sí lo eran lo suficiente para no tener apenas que trabajar gracias a las muchísimas tierras que poseían. Ha tenido siempre de todo y se ha convertido en el más inútil del pueblo. Nunca ha hecho nada práctico y nadie sabe de qué vive realmente. Desde que murieron sus padres, hace quince años, se ha ido comiendo su herencia y pronto no le quedarán ni las raspas.

Respecto a lo de su mujer, que tan poco os de pena por eso, que no se ha ido con el moreno por el tamaño de su pene ni nada parecido, sino porque Juan la trató siempre de pena y claro, esas cosas se aguantan mejor con dinero. A este Juanito, lo que le está pasando es simplemente que el baño de realidad le ha llegado un poco tarde.

Y respecto a mi negocio, si, soy prestamista y a mucha honra. De la misma forma que a Tristán no le avergüenza definirse como subastero al contrario que sus compañeros de negocio, que siempre se camuflan como "inversores" o "asesores" inmobiliarios, a mí tampoco me avergüenza el término prestamista porque es la mejor forma de definir a qué me dedico.

¿Y a qué me dedico? pues básicamente a aportar liquidez a la economía en operaciones de riesgo extraordinario que nadie más es capaz de afrontar. Precisamente en estos días el foco de la actualidad está en la ministra Salgado, que está muy quejosa porque dice que los bancos no están prestando todo lo que deberían, dejando estrangulada a la economía. Pues bien, me permito desde aquí decirle a la señora ministra que estoy dispuesto a aceptar la medalla al trabajo porque yo si estoy haciendo lo que los bancos se niegan a hacer.

Los bancos cerraron el grifo mucho antes de que su morosidad llegara al 9%. Pues bien, la mía actualmente supera el 90% de media. Eso quiere decir que le estoy prestando a gente de la que estoy completamente seguro que no me va a devolver el dinero. En estas circunstancias qué harías tú Tristán, listillo ¿prestarías el 80% del valor de la casa al euribor+1 y a 20 años? Tú y tus lectores sois unos hipócritas y unos sepulcros blanqueados llamándome a mí estafador y usurero, pero vosotros tampoco sacaríais vuestro dinero de la cuenta corriente sin pensar en el retorno. Lo se porque Rankia es un portal económico cuyos lectores se interesan por temas de banca, fiscales, de bolsa etc. Aquí la palabra especulación no te lleva directo a la pira.

Cuando hace seis años Juanito, o Don Juan, como le llaman en el pueblo, vino a verme al despacho, lo hizo lloriqueando como un mierda (viva Pérez Reverte) y suplicando por el alma de su madre. Yo me resistía a prestarle nada, precisamente por la antigua relación con su familia y porque se cómo suelen acabar estos negocios. Pero a él no le importó emplear el chantaje emocional para conseguir el préstamo.

Es lo de siempre, la historia siempre se desarrolla de la misma forma. Al principio, cuando están acongojados porque el banco de turno les va a subastar en un par de días (todos estos majaderos siempre esperan al final), vienen lamiéndote las botas y todo son parabienes, don Pablo esto y don Pablo lo otro.

Siempre les explico la realidad con la máxima crudeza:

Venís a mí porque los bancos (vuestra banca amiga) no os quieren, os desprecian y no confían en vosotros. Yo tampoco soy vuestro amigo y tampoco os quiero. Prestaros a vosotros es un riesgo de la hostia porque sois la élite del RAI  y del ASNEF. Aprecio y conozco por su nombre a cada uno de mis euros y por eso no me mola nada ponerlos en manos tan poco fiables como las vuestras.

Pero esto es un negocio, de algo hay que vivir y no me queda más remedio que jugármela. Ahora bien, aunque me estáis jurando por vuestros muertos que me lo vais a devolver en seis meses, yo voy a proteger mis intereses asegurándome de que si no lo hacéis os cueste muy caro. Mi precio es el 25% de interés desde el primer día del crédito hasta el último y solo presto hasta un máximo del 25% de lo que yo diga que vale vuestra casa. No me habléis de tasaciones, que yo se más que todos los tasadores juntos (...)

Eso les digo antes casi de empezar a hablar, para que queden las cosas claras desde el principio. También les aclaro que ojalá me paguen, porque si no lo hacen al cabo de un año, los intereses se acumularán de tal forma que será casi imposible que salgan del aprieto.

Y eso es todo. Casi nunca consiguen pagarme y, cuando lo hacen suele ser con otra letra hipotecaria que también les hago yo. A partir de ahí la sentencia está dictada. Al final de la historia, que empezó con besos y agradecimientos, siempre acaban maldiciéndote. Serán hijoputas.

El abanico de mis clientes es muy variado. Los mejores son los empresarios, casi los únicos que a veces consiguen pagarme. Por ejemplo ahora tengo a varios que son constructores o proveedores de las distintas administraciones públicas. Los muy ilusos creen que les van a pagar de un momento a otro. Si lo consiguen mejor que mejor porque me gano mi dinero y me ahorro problemas en los juzgados. Si no lo consiguen, al menos estos comprenden que en los negocios a veces se gana y a veces se pierde y son los que menos se quejan.

Pero el cliente más frecuente es el típico moroso empedernido al final ya de su loca carrera crediticia. Estos son los peores, lloriquean al principio y al final y son completamente incapaces de asumir las consecuencias de sus actos. Les falta hombría, como a Moratinos (jejeje, que me mondo con Reverte).

Y creo que esto es todo lo que quería comentar. Tampoco creáis que los prestamistas atamos los rabos con longanizas. Todos los que conozco hemos perdido mucho dinero con casi todas las letras hipotecarias que firmamos entre los años 2.005 y 2.008. Yo me confié y empecé a firmar segundas hipotecas, la muerte del prestamista. Aquellos morosos, tras el desmoronamiento de los precios, en cuanto vieron que el total de sus deudas superaba con creces el valor de sus propiedades, dejaron inmediatamente de pagar. En muchos casos ni siquiera me he tomado la molestia de comenzar la ejecución hipotecaria. ¡Porca miseria!

 

Postdata (3 nov): Siempre es recomendable leer todos los comentarios porque suele ser donde está la chicha. En esta ocasión eso es  más cierto que nunca. Este post no acaba hasta el último comentario, habiendo en algunos mucha información aprovechable y reservándome una pequeña sorpresa al final. Tristán.

Artículos relacionados con "Derecho de réplica. El prestamista"

El talón de Aquiles de las madres españolas 23 de marzo de 2010
Peores que hienas 13 de marzo de 2009
Prestamistas, modus operandi 22 de junio de 2009
Etiquetas: prestamistas · Prestamista



Añadir comentario
71
Comentarios
1 Draco
02 de noviembre de 2010 (19:40)

Don Pablo, yo conozco tus miserias, te conozco bien y se por lo que estás pasando. Es jodido quedarse sin muchos pisitos eh? Tranquilo no eres el único, pocas financieras están sanas. Construir un castillo poniendo alfileres por cimientos es lo que tiene. Ahora a mi no me la das, tu al 25% no has prestado en tu vida ni un duro. Y más si parte de tu flujo de capital viene de inversores.

Me gusta
3 Don pablo
Don pablo  en respuesta a  Draco
02 de noviembre de 2010 (21:01)

Ojo, que una cosa son las financieras y otra cosa somos los prestamistas. A las financieras se dirigen los morosos en apuros y luego ellos buscan inversores esporádicos o prestamistas consagrados como yo. Pero si una financiera me encuentra un cliente, les tengo que dar una comisión.

Aparte de los clientes que me traen las financieras, también vienen muchos directamente. Y esa comisión que me ahorro.

Me gusta (1)
4 Tristán el subastero
02 de noviembre de 2010 (21:16)

Plas, plas, plas, plas.
Don Pablo, aunque no acabo de creerme del todo sus argumentos, reconozco que el post ha sido mejor de lo que me esperaba y, bien mirado, creo que merece mi felicitación.

Aunque más adelante, si los lectores no se animan a atacarle, yo mismo saltaré al ruedo y le lanzaré una flechitas que tengo preparadas.

Me gusta (1)
5 Itrade
Itrade  en respuesta a  Tristán el subastero
02 de noviembre de 2010 (21:46)

Buenas noches,

Magnifico post! Habia una frase que decia que Usted puede beneficiarse al leer un libro del trabajo de alguien que le llevo 10 anyos en 10 horas.

Algo asi pasa con este post. Ahora, este senyor tiene un nombre, usurero. Y eso en ciertos lugares esta prohibido por ley (por no hablar de la ley coranica)

Si su trabajo es ser usurero, y lo disfruta, eso que se lleva puesto. Respetable? Puede ser. A otros nos daria mas bien repugnancia hacer este tipo de tratos.

Saludos

Me gusta
6 Don pablo
Don pablo  en respuesta a  Tristán el subastero
02 de noviembre de 2010 (21:50)

Tristán, recibo tu apenada congratulación. Bufas, mi lamentable amigo, de envidia, pero confesarás -aunque ello te mate- que esta vez pude coronar mi bonete con el más califa de los rubíes (Borges).

Me gusta
7 Don pablo
Don pablo  en respuesta a  Itrade
02 de noviembre de 2010 (21:56)

¿Usurero? Vaya Itrade, tú insultas a lo grande.

De manera que Toni Soprano, que hace préstamos al 1,5% semanal y que te rompe las piernas o te limpia el forro si no le pagas, resulta que es un tío chachi y su serie mola y se lleva todos los premios y a todos les cae fenomenal, pero yo, un prestamista que solo utiliza la Ley como arma de negocios, que jamás ha empleado más violencia que la verbal, yo, repito, que me limito al 25-30% de interés y que mi pistola no es más que un contrato firmado por dos personas, resulta que soy un usurero y que te doy repugnancia. No parece muy justo.

Me gusta (1)
8 Itrade
Itrade  en respuesta a  Don pablo
02 de noviembre de 2010 (22:11)

Buenas noches, Don Pablo.

No, no... no hay insultos a no ser que usurero sea reconocido por Usted como algo negativo. Pero es lo que es Usted, no es cierto?

usurero, ra.
(Del lat. usurarĭus).
1. adj. ant. usurario (‖ perteneciente a la usura).
2. m. y f. Persona que presta con usura o interés excesivo.
3. m. y f. Persona que en otros contratos o granjerías obtiene lucro desmedido.

Repugnancia me dan sus tratos, no Usted, que no tengo el placer de conocerlo.

Saludos

Me gusta
9 Draco
Draco  en respuesta a  Don pablo
02 de noviembre de 2010 (23:02)

Pablo a secas mejor. Porque no nos cuentas tu grata relación con la hacienda pública.

Me gusta
10 El sujeto pasivo
02 de noviembre de 2010 (23:16)

Sólo se me ocurre una cosa.

Deberían repartir fotocopias de este post en las puertas de todos los bancos, financieras y centros comerciales.

Si con ello se consiguiera que alguno diera media vuelta y se replanteara su situación...

Me gusta (1)
11 Djsaenz
03 de noviembre de 2010 (10:13)

Bueno, pues yo voy a romper una lanza a favor de Don Pablo, simplemente por las siguientes razones:

1) Si una persona va a pedir dinero a alguien como Don Pablo, sabe a lo que se atiene, porque como bien dice este señor, lo suelen decir claramente al principio.

2) Qué diferencia hay entre alguien como Don Pablo y un banco? Bueno, pues que el banco si le da la gana, te cierra el grifo, y ahi te pudras, y no sólo eso, que además, cuando está en apuros, pide dinero a papá gobierno (a ver qué le dirían a alguien como Don Pablo si fuera al gobierno a pedir que le subvencionaran para sus "inversiones" - como mucho le darán los buenos días-), y por último cambia los números de los intereses, comisiones etc. según le convenga.

3) Creo que tiene que haber una figura como la que cumple Don Pablo, que realice el trabajo sucio de ser el último tramo de los morosos, estafadores, etc. que tanto abundan en este país. Es decir, que está bien visto que la gente se haya forrado con el tema inmobiliario, pero luego ésto que han contado se ve mal. Hay alguna diferencia?

Bueno, pues eso. Ya sabemos todos que este señor no es ninguna hermana de la caridad (ni ninguno de nosotros, supongo). Lo que si veo bien es que a veces se hagan las cosas a las claras, si es lo correcto, por muy politicamente incorrecto que sea. Al fin y al cabo, a mi no me gusta la hipocresia que tanto impera en este pais, y que nos hace ir como vamos.

Me gusta (9)
12 Amancio
03 de noviembre de 2010 (10:47)

Creo que es lo mejor que he leído nunca en internet...
Enhorabuena, Tristán.

Me gusta
13 Don pablo
Don pablo  en respuesta a  Draco
03 de noviembre de 2010 (10:48)

Explícate draco. parece como si dieras a entender que no pago a hacienda cuando en realidad hacienda se forra a costa mía.

cada vez que firmo una letra hipotecaria, le caen unos eurillos a hacienda (ajd). cada vez que me veo obligado a poner una demanda judicial más dinero en forma de tasas. cada vez que una vivienda cambia de nombre por mi actuación, le caen más eurillos a hacienda( itp). ¿Qué más quieres?

si piensas que no pago todo lo que debo, por favor explica cómo lo hago para escabullirme.

Me gusta
14 Rb1010
03 de noviembre de 2010 (11:20)

Don Pablo, yo soy de los que piensa que no es usura un interés del 25% si el deudor es "subprime". Que ya no hay tontos, que todo el mundo sabe en qué se mete y si acepta el trato él sabrá por qué.
De todas formas me queda la duda de cómo declara las ganancias patrimoniales en Hacienda, no solo el ajd o el itp.

Me gusta
15 Manuel alicante
03 de noviembre de 2010 (11:25)

A mi un préstamo al 25% anual no me parece exagerado. Los bancos están prestando al 17% (y no hablo de intereses de demora).
Draco da a entender que el interés anual es mucho mayor... ¿de cual estaríamos hablando?
La única experiencia práctica que he tenido con prestamistas fue hace unos ocho años. Un cliente mío (soy abogado) iba a perder su casa en subasta, y como era alemán, y no se enteraba, me pidió que le ayudara en la negociación del préstamo. Había varias ofertas de prestamistas, y nos decidimos por una. Las condiciones del préstamo eran razonables. La firma en notaría era la tarde/noche anterior a la subasta. Yo imaginé que, en el último momento, el prestamista quisiera "colarnos" alguna clausulita. Yo iba preparado para aceptar alguna "concesión final" ya que no quedaba tiempo material para negociar con nadie más.
Cuando leí la escritura en notaría, no pude más que decírle al cliente que se levantara y no firmara. Lo que nos proponían no tenía absolutamente nada que ver con lo que se había negociado con anterioridad.
Ya digo, contaba con tener que hacer alguna concesión de última hora; pero aquello se convirtió en un atraco a mano armada. El prestamista se quería aprovechar de la desesperación del último momento, para engañar descaradamente al cliente moroso.
Al final no se firmó. La casa se subastó, se la adjudicó el banco, y el moroso se quedó otro año largo viviendo de gorra en la casa. A mí, el muy cabrón, tampoco me pagó.
Pd. El notario estaba perfectamente al tanto de que allí se iba a firmar un contrato en el que una de las partes firmaba con el consentimiento viciado por la presión del momento.

Me gusta (1)
16 Draco
Draco  en respuesta a  Don pablo
03 de noviembre de 2010 (11:32)

Cuando un cliente viene a pedirte por ejemplo 30.000€ tu le dices que te va a tener que devolver 39.000€ en un año, cierto ¿no? Lo atas de dos maneras: con una letra de cambio o con una letra hipotecaria. Vayamos al supuesto que lo haces mediante hipoteca en una notaría. Le haces firmar 39.000€ de principal a un año y le pones que el interés ordinario es del 8% durante ese primer año. De ese modo te evitas pleitos por usura. Intereses de demora del 29% durante los dos años siguientes y previsto para costas y gastos otro 30% del principal. Muy bien si el cliente realmente recibe 30mil en vez de 39mil euros 9000-2880(8% de 36.000€)=6720 y ahora descontamos los gastos de notaría. Aproximadamente blanqueas 5500 euros que se quedan en el tintero. ¿Verdad que no haces ninguna factura por intermediación? y si la haces ¿la haces por menos de 3000 euros y el IVA lo dejas morir? Esos secretillos no nos los contarás jamás aquí, no te conviene.

Me gusta (1)
17 Tristán el subastero
03 de noviembre de 2010 (11:41)

Yo estoy constantemente encontrándome con "inminentes subastados" que imploran un crédito de última hora y que firmarían lo que se les pusiese por delante. Jamás lo he hecho por varias razones, primero porque me da palo aprovecharme de su necesidad y segundo porque cada zapatero debe dedicarse a sus zapatos y lo mío son las subastas, que es de lo que entiendo.

Por otra parte yo soy muy exigente con el dinero que invierto y la rentabilidad que espero de los negocios en que me meto no baja del 25%, de manera que por un lado me parece excesivo cobrar un 25% de interés y por otro lado es el interés mínimo que cobraría si aceptara hacer préstamos de este tipo y más en estos tiempos, con la escasez de liquidez que hay.

Conclusión, que cuando no tengo más remedio lo que hago es darle al "desesperado" el teléfono de un subastero-prestamista que conozco y del que se que sí, que le va a crujir con los intereses, pero del que estoy seguro que no le va a engañar.

Me gusta (2)
18 Draco
Draco  en respuesta a  Manuel alicante
03 de noviembre de 2010 (11:41)

Te voy a decir como está el mercado actualmente. En Madrid ahora vas a pedir un préstamo de capital privado y te van a pedir 50% a 6 meses la mayoría, otros te pedirán el 50% a 3 meses y luego algunos muy pocos te pedirán como este señor, el 25% anual. Lo que pasa que Don Pablo solo presta a muy muy pocos clientes, los que le ponen una garantía muy buena y lo ve clarísimo. Y libres de cargas, por supuesto. Don Pablo juega con la ventaja que si le entran a el los clientes directamente no paga intermediarios. Seguramente empezó como inversor de alguna financiera y acabo poniendo él mismo el anuncio en el periódico. No tiene gastos de oficina, personal, etc. Seguramente puede que sea algún jubilado que en vez de jugar a la petanca y dar paseos, pues hace sus reuniones en el bar y frecuenta una vez a la semana la notaría.

Me gusta (1)
19 Don pablo
Don pablo  en respuesta a  Draco
03 de noviembre de 2010 (11:50)

Bla-bla-bla, eso son cosillas sin importancia, flecos a los que no presto ni la más mínima atención. Naturalmente que los de Hacienda me caen fatal y procuro darles lo menos posible, pero darles les doy y seguramente más que la mayoría de los españoles.

Aquí de lo que se trata es de que en esta sociedad hipócrita, a los que contribuímos echando fuel para la economía, nos tratan de usureros y de bandidos, pero al final alguien tiene que hacer lo que nosotros hacemos.

Me gusta (1)
20 Don pablo
Don pablo  en respuesta a  Draco
03 de noviembre de 2010 (11:55)

Tienes razón. He perdido tanto dinero en los préstamos que hice siendo segunda y tercera hipoteca que ahora las garantías que exijo son ser primera hipoteca (o segunda, tras la de subasta) y solo prestar el 20-25% del valor de la vivienda según mi propia tasación.

Je-je, es verdad que a veces pido un poco más de interés, según las circunstancias, pero nunca más del 40%. Es que en estos tiempos la liquidez es muy escasa, como dice Tristán, y claro, hay que pagarla.

Me gusta (1)



Guardado por: 5 usuarios

Tristán el subastero

Tristán el subastero

Información y opiniones sobre el mundo de las Subastas Judiciales desde la mirada de un subastero.




Twitter
RSS
e-Mail
Facebook







Sitios que sigo



Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.