Subastas judiciales
Las subastas judiciales desde la mirada de un subastero

Una subasta en colmenar

57
Publicado por Tristán el subastero el 05 de octubre de 2010

Dentro de un par de horas se va a celebrar en Colmenar Viejo una de las subastas más injustas de las que he tenido noticia. Yo no voy a participar porque ya he empatizado con la propietaria y su triste situación y no me apetece nada echarla de casa  a sus sesenta y tantos años.

Hay muchos tipos de morosos y no tengo por qué simpatizar con ninguno, pues ellos tienen su vida y yo la mía y cada uno escribimos libremente el guión de la nuestra: está el pobre iluso que se hipoteca más de la cuenta, o el que simplemente tiene mala suerte en la vida, el borrachín que se lo bebe todo, el drogata, el jugador que se lo gasta todo en el casino, el que lo pierde todo en los negocios o, sencillamente, el moroso empedernido que nunca ha pagado nada a nadie y al que finalmente le han pillado.

Pero la que hoy va a perder su casa no es ninguno de ellos. Esta es su historia:

Trinidad no es una morosa porque hace años que tiene su casa pagada y no tiene ni un solo embargo.  El moroso es su hijo, quien es una mezcla entre los ilusos que se hipotecan más de la cuenta y los que tienen mala suerte en los negocios y un día  -mal rayo le parta-  se le ocurrió la idea de pedir a su madre que le avalara para no se qué de sus negocios.

Ya sabemos que las madres siempre dicen sí y Trinidad no fue la excepción. Su única condición fue limitar el aval hasta 16.000 euros, que era la cantidad que consideró que podría pedir prestada si llegara el momento.

Vale el martes quedamos en el banco y firmas el aval

Eso le dijeron, pero se olvidaron de añadir que iba a ser un aval hipotecario o, lo que es lo mismo, una hipoteca. Cuando llegó, firmó donde le dijeron y se fue del banco si pensar ni por un momento que acababa de hipotecar su casa. El importe completo de la deuda hipotecaria es de 200.000 euros, de los que solo 16.000 afectan a su vivienda. El resto de la deuda afecta a una de las dos viviendas del hijo, que tiene alquilada, mientras vive en otra, también hipotecada por un importe muy superior a su actual valor.

Cuando le llegó en marzo del 2009 la notificación de la demanda se asustó mucho y se enfadó y lloró, pero entre el hijo y  su abogado la convencieron de que no pasaba nada, que todo estaba controlado y que antes de dejarla a ella sin vivienda el banco subastaría las dos casas del hijo, aunque en realidad solo una de ellas (la alquilada) estaba afectada por la hipoteca.

De manera que cuando el pasado agosto le llegó la notificación de subasta con el edicto incluido, Trinidad no hizo mucho caso y se lo dio todo a su hijo para que éste se encargara. Angelito.

Y en estas, el viernes pasado, tras estudiar minuciosamente el expediente, me presento en el piso y le suelto de sopetón que la vivienda  se subasta hoy martes y que si la quiere vender yo estoy dispuesto a comprársela. Casi la mato del susto. Se puso a gritar, a llorar, a negarlo. Decía que era imposible, que cómo la iban a dejar a ella sin casa teniendo su hijo dos pisos en el pueblo y viviendo en un dúplex de dos plantas. No daba crédito. Hay que decir que por pisos similares están pidiendo entre doscientos y trescientos mil euros y que el piso al menos vale ciento ochenta mil euros.

¿Cómo me van a quitar un piso de trescientos mil por una deuda de solo dieciséis mil? Es imposible, estás equivocado

La ayudé a llamar al abogado del hijo, a ella la temblaban las manos y no podía marcar el teléfono, y el tío cachondo dijo tranquilamente que sí, que era cierto, que él ya sabía hace unos meses que la subasta era inevitable y que hablara con el hijo. Fue la peor media hora de mi vida. Llantos y gritos, y el marido, devorado por el alzheimer, sentado al lado sin enterarse de nada.

Como pude le expliqué que la única solución factible sería ir ayer lunes a hablar con el juez y explicarle que, a pesar de las apariencias  (notificaciones y esas cosas), hasta hacía dos días no pensaba que realmente su casa se fuera a subastar y que, dado que la deuda de su piso era ínfima, conseguir un crédito de 20.000 euros no sería difícil, que por favor retrasara la subasta de su lote, que hoy subastaran solo el piso alquilado del hijo y que así ella tendría tiempo para conseguir un préstamo  para pagar la parte de responsabilidad hipotecaria que correspondiera solo a su piso.

Naturalmente los jueces, que a veces suspenden las subastas por chorradas, en casos de justicia como este se suelen mostrar impermeables a toda piedad o comprensión. Y este caso no ha sido una excepción. El juez ha dicho que él actúa solo a instancia de parte y que si el banco no pide la suspensión de la subasta él no puede hacer nada. Vaya por Dios.

Desde el juzgado contactaron con el banco, pero los representantes legales de éste dijeron que o se pagaban las cuotas atrasadas de ambas hipotecas o la subasta seguiría adelante. Ni siquiera les bastaba con la parte correspondiente al piso de Trinidad no, tenía que ser lo de ambos pisos o nada. Casi treinta mil euros en menos de 24 horas.

Todo esto me lo contaron ayer por la noche, en un último intento de que alguien les adelantara el préstamo para impedir la subasta. ¿Ahora el gilipollas soy yo? Lo siento mucho pero no, les dije, lo mío son las subastas, no los préstamos. Imagino cómo acabará la cosa, al final entre unos y otros a esta señora le van a dejar sin casa.

Antes de que los malpensados digan en los comentarios que Trinidad tenía que saber lo que firmaba y que el notario debió advertirle, pensemos que ella tiene más de sesenta años y que, por decirlo de alguna manera, no tiene la formación que hoy en día recibimos todos. No creo que sea tan difícil imaginar a varias personas de nuestro entorno que den ese perfil.

Lo alucinante es que en este asqueroso estado "sobreprotector", donde apenas podemos vivir como hombres libres, donde todo lo que no está prohibido es obligatorio, donde quien no quiere trabajar puede vivir del cuento a costa del resto y donde el "estado de bienestar" se ha convertido en una pesada carga que está a punto de cargarse a la economía productiva, resulta que es sencillísimo atracar a una honrada señora de sesenta años y quitarle nada menos que su casa. Y todo ello sin pistolas, simplemente con un par de leguleyos. Por un lado sobreprotegemos y por otro permitimos que puedan llevarse a cabo tales atracos. Aunque claro, tampoco hay que olvidar el papel jugado por el hijo, ese gran majadero.

Que sí, que ya se que siempre han ocurrido cosas así y que dónde está la novedad. Pues está en que ahora tengo un blog y puedo contarlo.

Artículos relacionados con "Una subasta en colmenar"

Etiquetas: pesadillas · anecdotario



Añadir comentario
57
Comentarios
1 Siete
05 de octubre de 2010 (11:40)

Pues tienes razón, una gran injusticia¡

La verdad es que "el equipo judicial" que nos ha tocado vivir es una representación clara de INJUSTICIA.
Los jueces, secretarios y funcionarios judiciales no tienen agallas de hacer prevalecer la humanidad por encima del miedo. Que si la ley de protección de datos, que si a mi que me cuenta, que si en este juzgado mando yo, ... y mientras la pobre señora se va a quedar en la calle.
Y del hijo, ¡qué vamos a decir del hijo! Un descastado sinvergüenza sin escrúpulos: Gentuza!!
Y de la madre, con lo que nos quieren las madres y lo que hacen por nosotros, y todavía hay hijos que son capaces de "venderlas".
Y del abogado? Vaya "profesional" desalmado.
En fin, que la Señora ha tenido mala suerte rodeandose de inhumanos sin verguenza.
Es la vida.

Me gusta
2 Daniel Bravo
05 de octubre de 2010 (11:59)

lo que no se es si se podrá apelar por desconocimiento del contrato. Declarar demencia senil o analfabetismo, lo que sea que pueda hacer entender al juez que la señora no estaba al tanto de esas operaciones.

Pero por otra parte, para eso están las leyes y contratos, para mantenerse inflexibles y no ceder ni frente a las injusticias.

Saludos

Me gusta
3 Tristán el subastero
05 de octubre de 2010 (12:00)

Ojo, que por lo visto el hijo, más que malvado es tonto de remate. Parece que tampoco era consciente de la que estaba liando.

Me gusta
4 Remo
Remo  en respuesta a  Tristán el subastero
05 de octubre de 2010 (12:07)

No sé, má que tonto yo lo pasaría por la guillotina...

Como no iba a enterarse el hijo de la que habia liado?

Si te enteras del desenlace de la subasta nos lo cuentas

Me gusta
5 Alejperez
Alejperez  en respuesta a  Tristán el subastero
05 de octubre de 2010 (12:21)

Siempre es más peligroso un tonto que un malvado.., el malvado descansa, piensa cómo hacer cosas malas..., el tonto siempre actúa....

Me gusta
6 Simonleafar
05 de octubre de 2010 (13:00)

Desde luego, no es la primera vez que comentas injusticias como ésta, que se evitarían si la ley impidiera que pudieran avalar los familiares.

Lo que quiero comentar no tiene nada que ver con este caso. Acabo de llegar de una subasta de la Seguridad Social, donde había una persona que había acudido para informarse, para saber actuar cuando le llegue el caso que le importa (posible futura subasta del 33% de un piso propiedad de su marido y de dos socios).

Ha preguntado a la presidenta de la mesa si, llegado el caso de que se adjudicara esa parte a un licitador externo, los copropietarios tendrían derecho de retracto, y ésta le ha contestado que no, que sólo tiene derecho de retracto la Seguridad Social.

Esa respuesta nos ha chocado a los presentes, que pensamos que eso no es cierto.

¿Quién se equivoca?

Me gusta
7 Lacaseton
05 de octubre de 2010 (13:25)

Quien contrata mariachis sabe que acabrán tocando rancheras. Los familiares directos no suelen reconocer la realidad aunque las pistas sean evidentes, pero salvo que se pueda demostrar engaño por las partes implicadas, incluido banco y notario, no se debe eximir a esta mujer de su responsabilidad.

No entiendo cómo podemos ser libres para hacer todo lo que queramos y a la vez que sea el estado el que nos proteja de las consecuencias, es algo imposible de encajar.

Saludos

Me gusta (3)
8 Draco
Draco  en respuesta a  Simonleafar
05 de octubre de 2010 (14:06)

te copio literalmente de las bases de la seguridad social:"Si la mejor postura fuera inferior al 75 por ciento del tipo de subasta y no cubriese el importe de la deuda, el deudor podrá presentar a un tercero que la mejore al menos hasta dicho límite y que acredite el ingreso del importe ofrecido en el plazo de tres días hábiles, en cuyo caso se aprobará el remate a favor de tercero". La conclusión es clara.

Me gusta
9 Draco
05 de octubre de 2010 (14:21)

Sinceramente se me revuelven las tripas leyendo esto. Tristán haces bien en no prestarle, sino ya sabes lo que iba a pasar ¿verdad?, dos opciones: tienes amiga para el resto de tu vida y no recuperas el dinero en 30 años, o el verdugo serás tu dentro de año y medio... un pensionista a menos que venda la casa jamás devolverá 30 mil euros ni en 6 meses ni en 1 año, y digo 30 mil y no 20mil porque eso va a ser lo que tendrá que devolver. La solución si acude al capital privado es poner la vivienda en venta ya, y a un precio realista, nada de ficciones y ensueños. Y que lo haga hoy y no maña porque tiene poco tiempo. Su hijo tiene el deber más que moral y como hijo de acogerla en su casa.
Triste lo de hoy.

Me gusta (2)
10 Simonleafar
Simonleafar  en respuesta a  Draco
05 de octubre de 2010 (14:28)

Gracias, Draco, por contestar.

No sé si a lo que tú te refieres se llama retracto, pero yo me refiero a otra cosa. Primero, porque no me refiero a un derecho del deudor, sino de los copropietarios. Y segundo, porque no sería necesario llegar al 75 por ciento, sino sólo igualar la oferta adjudicataria y correr con los gastos en que hubiera incurrido.

En una búsqueda rápida en Internet he encontrado esta página: http://noticias.juridicas.com/articulos/60-Derecho%20Procesal%20Civil/200412-28559251010443290.html

Resumiendo lo que interesa, "El artículo 1.521 del Código Civil dá una definición del concepto de retracto legal al decir que es el derecho a subrogarse con las mismas condiciones estipuladas en el contrato, en lugar del que adquiere una cosa por compra o dación en pago."

Y también, "El artículo 1.522 del Código Civil dispone que el copropietario de una cosa común podrá usar del retracto en el caso de enajenarse a un extraño la parte de todos los demás condueños o de algunos de ellos, y cuando dos o más copropietarios, quieran usar del retracto sólo podrán hacerlo a prorrata de la porción que tengan en la cosa común."

Ahora bien, ¿esto se aplica a las subastas de la Seguridad Social?

En caso negativo, ¿no hay nada parecido para estos casos?

Saludos.

Me gusta
11 Draco
Draco  en respuesta a  Simonleafar
05 de octubre de 2010 (14:43)

Vale ahora entiendo a lo que te refieres. Yo lo que haría si fuese el copropietario, para evitar litigios, es acudir a la subasta e intentar coger el 33% del piso que me falta. El tema de poder ejercer el derecho de tanteo por un precio que no sea superior al 75% no está claro. La ley siempre defiende mas a un deudor o a un copropietario, es de cajón, pero en este caso, no lo veo claro.
un saludo

Me gusta
12 Simonleafar
Simonleafar  en respuesta a  Draco
05 de octubre de 2010 (14:49)

Claro, lo que pasa es que saber que tienes derecho de retracto influye en la estrategia a adoptar, considerando además que en las subastas de la Seguridad Social existe la cesión de remate.

Dicho con otras palabras, puedes pujar bajo y, si otro licitador se lo adjudica, decirle que o te cede el remate (dándole un dinero), o si no ejerces tu derecho de retracto (lo que le costaría dinero).

Me gusta
13 Draco
Draco  en respuesta a  Simonleafar
05 de octubre de 2010 (14:57)

¿en que sentido le costaría dinero? simplemente tener parada la fianza hasta que se resolviese el asunto. Puedes pillar con uno que te saque un dedo. Yo sinceramente por un 33% no me calentaba tanto la cabeza, a veces las cosas son mas fáciles. Si luego te dicen que si que tienes razón, con el código civil en la mano, pero que las bases de la seguridad social son diferentes. Y al final te hacen pagar el 75%, igual acabas perdiendo tu. Otra opción es el alquiler...
De todas formas muchísimas de las subastas de la Seguridad social que son una parte indivisa, quedan desiertas, no hay tantos que se dedican solo ha comprar de eso. Hay que tener mucho humor y ganas de lío o ser muy muy profesional. Así que al final si la pelea va a ser con la S. social, la opción es pagar lo que se debe, y comprarle su parte a cambio al que debía.
Un saludo

Me gusta
14 Simonleafar
Simonleafar  en respuesta a  Draco
05 de octubre de 2010 (15:09)

Digo que le costaría dinero porque creo que eso no se hace como el remate, sino que es una demanda que se plantea después de terminada la subasta, con abogados.

En efecto, a veces las cosas son más fáciles, pero otras veces son más difíciles, y conviene tener claros los conceptos. Muchas veces el alquiler no es una opción, no hay mucha liquidez para ir a la subasta, el piso tiene carga sentimental, etc.

Saludos.

Me gusta
15 Draco
Draco  en respuesta a  Simonleafar
05 de octubre de 2010 (15:37)

Está claro que en cada caso particular es un mundo, y que lo que para unos vale, para otros por la situación personal, pues resulta peor. Cuando hablo de alquiler, hablo de alquiler bien hecho, para tener de mano el derecho de tanteo y retracto. Lo que está claro que en caso de haber demanda si yo soy un tercero que me lo he adjudicado pues si me jodería porque de primeras no podría hacer la división de la cosa común, al menos hasta que no se resolviese. Pero esas costas en caso de perder, se las podría reclamar a la S Social, por adjudicarme un bien por su mala praxis, pero si el demandante pierde a ¿quién le iba a reclamar? Igual vale más la salsa que la perdiz.
saludos

Me gusta
16 Simonleafar
Simonleafar  en respuesta a  Draco
05 de octubre de 2010 (15:47)

Hay algo que no estoy entendiendo. ¿Te refieres a que te alquilen a ti la vivienda, para tener derecho de retracto como arrendatario? Ese derecho está en la Ley de Arrendamientos urbanos, por lo que supongo que se aplica también a las subastas de la Seguridad Social.

Aunque supongo que, para que te alquilen la vivienda, todos los propietarios tendrán que estar de acuerdo. ¿Es así?

Ahora bien, si el derecho de retracto de los copropietarios está en el Código Civil, también debería afectar a las subastas de la Seguridad Social, ¿no?

Saludos.

Me gusta
17 Licitador
Licitador  en respuesta a  Simonleafar
05 de octubre de 2010 (17:58)

Tiene derecho a retracto por ser copropietario.

Si te haces caso del 95% de lo que te digan los funcionarios lo que te puede pasar es que te busques la ruina.

Es bueno escucharles pero vamos que muchas veces no tienen ni idea de lo que hablan, te lo digo por experiencia.

Me gusta (1)
18 Licitador
Licitador  en respuesta a  Draco
05 de octubre de 2010 (18:10)

Si hay que tener humor y mucha paciencia jeje

Me gusta
19 Draco
Draco  en respuesta a  Simonleafar
05 de octubre de 2010 (19:20)

jeje ya te estás respondiendo tu

Me gusta
20 W. Petersen
05 de octubre de 2010 (20:08)

En esto de las “madres siempre dicen si” me permito la libertad de enlazar un post mío, dicho post en rankia habla de esto precisamente:

http://www.rankia.com/foros/hipotecas/temas/456628-que-tengamos-claro-todos-que-significa-avalar-entidad-financiera

No es nada del otro mundo, unas simples reflexiones al respecto.

Me gusta



Tristán el subastero

Tristán el subastero

Información y opiniones sobre el mundo de las Subastas Judiciales desde la mirada de un subastero.




Twitter
RSS
e-Mail
Facebook







Sitios que sigo



Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar