El blog de Echevarri
O lo que se me ocurre sobre el mundo financiero

Negocios Verdes

12
Publicado por Echevarri el 05 de septiembre de 2007
9 A.m.

El solo entraba a raudales por la ventana del Despacho de A. Desde allí se podía contemplar la Bahía en todo su esplendor. El mar azul como una tabla y que parecía fundirse con el cielo en el horizonte, las velas hinchadas de los veleros, mientras se percibía, si uno se fijaba mucho el ruido de los aparejos de los barcos fondeados, agitados por la brisa marina. A A le cargaba las pilas empezar su jornada disfrutando de ese grandioso escenario. Pero la defensa de la Naturaleza le reclamaba. Tenía su agenda muy cargada, como de costumbre.

A. había fundado, junto con unos antiguos compañeros de la Facultad de Derecho y un conocido arquitecto una Asociación Ecologista. Habían pasado ya 15 años y lo que empezó siendo una idea de jóvenes, y al principio una afición, se había convertido en su quehacer diario. La pequeña ONG se había vuelto una poderosa organización. Se trataba de la entidad más representativa de la Comunidad Autónoma. Y aunque tocaban muchos palos, por lo que se habían hecho conocidos es por su vigilancia en materia de urbanismo. A se encargaba de dirigir el equipo jurídico y técnico que trabajaba este área.


10 A.m.

Precisamente a primera hora recibía en el despacho a C., destacado promotor local. No se hizo esperar. Su secretaria le aviso de su presencia en la sala de espera. A. salió a recibirle. Ante todo, educación, y le acompañó hasta su despacho. Era la primera vez que C. lo visitaba, aunque si habían tenido ocasión de charlar en algún evento. Sin embargo, no podían decir que no tuviesen relación. Hacía escasos meses que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma había declarado nulo un plan parcial en el Ayuntamiento de P. Pues bien, el promotor que impulsaba dicho Plan ya que tenía ya edificadas y a punto de entregar las primeras 60 viviendas. El asunto pintaba mal, pero muy mal. Las licencias habían devenido nulas y el asunto parecía no tener arreglo ni visos de una posterior legalización. A. le ratifico en sus sospechas.

- No te engañes C. No hay nada que hacer. Te lo advertimos. El asunto está plagado de graves irregularidades. Eso no hay Dios que lo salve. Dalo por perdido. Y no cuentes con que nos vayamos a achantar usando a las familias como rehenes. Es mejor que no sigas por ahí, ni por la vertiente política. Nos consta que una empresa como la tuya puede asumir la perdida. Y lo más importante es que hayas aprendido la lección.


A. miraba fijamente a C. No tenía buen color. Blanco, muy blanco. Su moreno de yate parecía haber desaparecido. O quizás era la sangre la que no llegaba a su rostro. Le hablaban de indemnizaciones millonarias, de la perdida de los beneficios de cientos de pisos aún pendientes de iniciar, así como de haber tirado por el retrete la inversión en aquellos terrenos. Tendría problemas con el núcleo familiar que sostenía la promotora. Pero A. seguía a lo suyo.

- Veras C., sabemos que tienes entre manos otra operación que aun no has cerrado en el municipio de M. No pongas cara de sorpresa. Ya sabes que todo esto siempre acaba siendo de dominio público para los que, de un modo u otro estamos en el mundillo. No es una buena idea. No adquieras esos terrenos. Hazme caso. Marcamos de cerca a ese ayuntamiento y a su Corporación Municipal. No nos gustan. No pierdas tiempo ni dinero en comprar el terreno ni en arreglar voluntades. Olvídate de él.


C. no pudo menos que señalarle que se trataba de una opción clara, donde no parecía haber el más mínimo resquicio legal, a diferencia del caso que tenían en tribunales, y que había generado una fuerte polémica por su impacto ambiental. C. no perdía su sonrisa mientras le respondía.

- Quizás tienes razón. Pero ya te hemos dicho que ese Ayuntamiento no nos gusta. Y créeme que siempre se pueden encontrar defectos de forma en ese Plan recién aprobado. Somos expertos en ello. Sabes que no impugnaremos directamente las licencias sino la normativa base. No tenemos prisa. No paralizaremos las obras, ni inscribiremos ninguna advertencia en el Registro de la Propiedad. Sabes que no tenemos capacidad económica para sostener esos avales. Pero nuestro Gabinete de comunicación se encargará de difundir la noticia de que estudiamos acciones legales contra el Plan. A ver como se lo explicas a tu familia y a la familia de los posibles compradores. Sobre todo cuando acabemos interponiendo la demanda contra el Plan. Tardaremos años pero te afectará, y más con el precedente de P.


Silencio. A. se encargo de acabar con él:

- Pero para que veas que nuestra actitud es constructiva, y que no somos enemigos del sector inmobiliario, que es fundamental para nuestra región, creo haberte encontrado una solución. Después de haber estudiado tu operación (volumen, tipología, mercados, etc...) creo que existen alternativas interesantes en los municipios vecinos de T. y de S. Creo que en el fondo lo tuyo no es mala intención. Se trata de que estas mal asesorado. Por eso te voy a recomendar que trabajes con un Despacho Multidisciplinar. Ellos conocen gente con opciones sobre terrenos en esos municipios. Además te prestaran labores de asesoría jurídica. Sus arquitectos se encargaran del proyecto. Ya verás que rentable te sale. Y como es gente que trabaja bien, seguro que no tienes que volver a saber de nosotros. En materia urbanística, quiero decir.


Seguro, pensó C. que se daba perfecta cuenta de la jugada. Conocía los rumores acerca de ese Despacho Multidisciplinar y de su relación con la Asociación. Pero el tiempo corría en su contra. Necesitaba no volver a tener problema a corto. Así que amablemente se despidió de A., agradeciéndole su atención.


12 A.m.

A A le encantaba que los planes saliesen bien. Como el de C. Parecía convencido. Eso le alegraba. Los acuerdos siempre eran beneficios para todos. Pero había gente que no era capaz de entenderlo. Por ejemplo el Alcalde de M. Al margen de ser, como muchos de sus compañeros en otros Ayuntamientos, un tío absolutamente insensible con el Medio Ambiente, tampoco apreciaba las virtudes de la negociación. En fin, le volvería a dar una oportunidad más. Y todo porque en el fondo representaba los intereses medioambientales de la colectividad, que si fuese por A. ya le estaría aplicando medidas más duras. Marco su móvil, y tras un breve y formal intercambio de saludos, A. le explico el motivo de su llamada.

- Señor Alcalde, debería reconsiderar su postura. Creo que en el momento actual su Ayuntamiento puede hacer mucho más por la Conservación del Medio Ambiente. Sabe que le hemos propuesto en multitud de ocasiones actividades a realizar: De una Auditoria Medioambiental al establecimiento de un Gabinete Asesor para el Ayuntamiento. Prevenir siempre es mejor que curar. También se podrían realizar actividades formativas para el pueblo. Algunos de estos temas deberán salir a Concurso, pero está claro que tenemos todas las de ganar. Otras se podrían articular vía subvención o adjudicación directa. En su mano queda. Creo que no me equivoco al señalar que muchas empresas invierten en aquellos municipios con una mayor conciencia ecológica, y así nos lo hacen saber. No se trata de gasto. Es una inversión. ¿Hablamos dentro de 15 días? Estupendo.



2 P.m.

Le gustaba comer en este Restaurante. Se había ganado la mención en la Guía Michelin a pulso, y quedaba a un paso de su despacho. Y era miel sobre hojuelas que pagase R. Se trataba de un oscuro, pero eficaz miembro del aparato del Partido en el poder. Solían quedar a comer con frecuencia pues R. se dedicaba dentro del Partido a los temas urbanísticos. Ambos aprovechaban estos encuentros como cauce de comunicación informal, muchas veces previo a la toma de contacta que la Asociación realizaba con los Alcaldes. Muchas veces no servía de nada, pues la realidad municipal era muy compleja, dados los personalismos, pactos de gobierno etc...Pero A. mantenía estos contactos con otras fuerzas políticas. Todos eran conscientes de a que se jugaba. R le hizo saber que finalmente iban a impulsar en la costa una serie de PGOUs que estaban paralizados. Habían logrado alcanzar un inestable equilibrio para estar seguros de que no habría problemas políticos. Le pedía ayuda, para que terciase con algunas fuerzas minoritarias que podían poner en peligro algunos de ellos.

- Lo intentaré, siempre y cuando esos planes respeten los principios que defendemos. Para estar seguro de ello, y como gesto de buena voluntad, sería bueno que en el Concurso para la adjudicación de la redacción de los planes se tenga algún gesto con Gabinetes que sabemos que son honestos y con sólidos criterios ecológicos. Seguro que no tenéis comprometidos todos.


R le hizo saber que haría lo posible. A. se puso serio.

- Lo posible y necesario es que lo hagáis. No bromeo. Si no es así, esos planes se convertirán en un objetivo prioritario. Estamos muy preocupados por esa zona.


Vaya que si lo sabía R. Como sabia el poder que suponía redactar el Plan General de un Ayuntamiento, y el jugo que le podía sacar una organización bien preparada. Como la de A. Porca política.


5 P.m.

A. visitaba las oficinas del Despacho Multidisciplinar que le había recomendado a C. Allí le esperaba uno de sus viejos compañeros de estudios B. B dirigía el Despacho y era el contacto formal con A. Las reuniones eran periódicas, pues en el fondo venían a ser los dos departamentos de una misma empresa. O se trabajaba en equipo o no había nada que hacer. Así, tras informarle B a A de la evolución de los asuntos en marcha, le pregunto cómo le había ido el día:

- Creo que bien. A C. le he apretado donde le duele. Creo que en breve te llamará. Cierra las opciones sobre terrenos que estas negociando en esos municipios. Creo que le colocaremos al menos un par. Se discreto. Y por supuesto se llevará el postre de la casa, servicios jurídicos y arquitectónicos incluidos. Creo que hemos ganado un cliente. Tengo dudas respecto al alcalde de M. Le he sido todo lo explicito que se puede ser, pero no estoy seguro al 100% del éxito. Si no actúa lógicamente, habrá que presionarle, bien desde la Asociación, rebuscando en su dossier y tirando de nuestro Gabinete de Prensa, o bien por otras vías, en cuyo caso igual tiramos de vosotros. No sé. Respecto a R. como siempre. Creo que nos podremos adjudicar la redacción de un par de Planes en la Costa. Habla con las que ya sabes para que se presenten y encárgate de coordinarlo todo para sacar la mayor rentabilidad al asunto. Me adelanto más las líneas fundamentales del programa de subvenciones que van a sacar, por lo que pondremos en marcha proyectos ad hoc inmediatamente. Además he cerrado un inicio de acuerdo con él para el tema de publicidad institucional en el Boletín de la Asociación. Ah...y que estés tranquilo con el tema de aquel impuesto de plusvalía. Se solucionará. Y ahora, ¿qué te parece si echamos un vistazo a los números del mes?



8 P.m.

Como siempre, A y B volvían juntos a casa. Las familias de ambos vivían juntas en dos inmensas fincas colindantes. Se trataba de terreno rústico. En teoría, lo único que se podía edificar allí eran instalaciones agropecuarias y las casas de quienes explotasen esas instalaciones. Aprovechando la vaguedad de la normativa, y la buena disposición del Alcalde, al que conocían por su actividad, no hubo problemas en sacar las licencias para unas casas de labranza que no desmerecían nada del mejor de los chalets.

En la entrada de ambas fincas A y B se separaron, saludándose desde sus Todoterrenos.
Etiquetas: negocio · verde



Añadir comentario
12
Comentarios
1 Anonimo
Anonimo
05 de septiembre de 2007 (20:52)

A. recuerda al L.P. de una asociación cuyo nombre termina por banc.

Me gusta
2 Anonimo
Anonimo
05 de septiembre de 2007 (21:25)

Deberías hacer una pequeño libro con todas tus historias. En plan cuento infantil. Me gustó mucho el post.

Me gusta
3 Gurús Mundi
05 de septiembre de 2007 (23:52)

Da gusto leerte. Chapeau!

Me gusta
4 Cachilipox
06 de septiembre de 2007 (00:57)

PA' CUANDO LA TELESERIEEE!!!

Es que con tanto euribor y tanta crisis subprime, un poco de ficción pura e imaginativa es lo que necesitan nuestros espíritus.

(Nota: a veces, los equipos redactores de PGOUs son hasta honrados. Pero solo a veces. Por experiencia propia)

Me gusta
5 Echevarri
06 de septiembre de 2007 (01:26)

Gracias Sergio, Gurus y Cachilipox.
Recordad que todo es ficción.
Esto no pasa en la realidad.

Me gusta
6 Joaquim
06 de septiembre de 2007 (11:21)

Sencillamente fanástico.

Y lo más cachondo "Recordad que todo es ficción.
Esto no pasa en la realidad." jajajaja

Salu2

Me gusta
7 Anonimo
Anonimo
06 de septiembre de 2007 (17:24)

Enhorabuena, gran dibujo de una realidad más que evidente... ay si los manteles o los camareros hablaran...

Me gusta
8 Anonimo
Anonimo
06 de septiembre de 2007 (19:09)

Menos mal que es ficción... aunque juraría que en mi región hay una ciudad con una hermosa bahía, una asociación ecologista que se llama A., y vivo a poco más de 1 Km de la zona afectada del Ayuntamiento de P.
Por cierto tendriais que ver el impacto ambiental de las construcciones de ese lugar.
Aunque yo creía que la constructora más afectada era F. no C.
(Eso si R. y B. ni idea)
En fin, menos mal que es ficción.

Un placer seguir tu blog.

Me gusta
9 Rsanjose
08 de septiembre de 2007 (21:55)

No tendrás una vida paralela, ¿no?

Tanta imaginación no es posible ;-)

Me gusta
10 Anonimo
Anonimo
10 de septiembre de 2007 (00:52)

Parece que hablas de mi comunidad I.B.

Me gusta
11 Anonimo
Anonimo
18 de septiembre de 2007 (16:41)

Echevarri, he aterrizado aquí leyendo un estupendo artículo tuyo sobre hipotecantes no deudores en Rankia.

Enhorabuena por el blog. Escribes muy bien.

Un saludo

Me gusta
12 Echevarri
20 de septiembre de 2007 (20:15)

Gracias a todos....

Me gusta



Echevarri

Echevarri

Usuario de Rankia desde sus inicios. Su blog está considerado uno de los más representativos de Rankia.




Twitter
RSS
e-Mail







Sitios que sigo



Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.