Subastas judiciales
Las subastas judiciales desde la mirada de un subastero

¿Por qué subastasblog?

7
Publicado por Tristán el subastero el 13 de enero de 2009

Breve comentario para relatar cómo se me ocurrió iniciar este blog.
Hace un par de semanas, encontré este post en "Propietarios de terrenos", blog interesante que visito a menudo. Inmediatamente se me vinieron encima los cientos de comentarios escuchados en los últimos veinte años sobre lo malos que somos los subasteros, la mafia de subasteros, los subasteros que sólo compran para especular, y otras lindezas por el estilo.
Yo nunca he tenido complejos en ese sentido, y desde que ejerzo esta profesión siempre me he presentado ante todo el mundo como subastero y punto. Es una profesión como otra cualquiera, y además importante y necesaria pues las entidades financieras no prestarían dinero si no supieran que, en el peor de los casos, ahí están los subasteros para arriesgarse a comprar en subastas, actividad que -lo iremos viendo- no está libre de riesgos. Por eso decidí intervenir en aquél blog con un par de comentarios y pensé que no estaría de más la existencia de un nuevo blog que hiciera comentarios sobre el proceloso mundo de las Subastas Judiciales, pero desde el punto de vista del odiado (incomprendido???) subastero.

Artículos relacionados con "¿Por qué subastasblog?"

Etiquetas: subasteros



Añadir comentario
7
Comentarios
1 Anonimo
Anonimo
12 de febrero de 2009 (00:44)

Tristán, marino:

Me alegro de que tengas este blog. Me lo he leído enterito y está in-te-re-san-tí-si-mo.

Y me alegro muchísimo de haber sido yo quien te incitara a que lo abrieras.

Un saludo!

Fran Díaz.

Me gusta
2 Anonimo
Anonimo
12 de febrero de 2009 (12:58)

Pelotas!

Me gusta
3 Anonimo
Anonimo
12 de febrero de 2009 (15:18)

Estoy 100% de acuerdo

Me gusta
4 Anonimo
Anonimo
12 de febrero de 2009 (15:32)

Si su profesión es como otra cualquiera no entiendo porque dice usted que es odiada.
Atentamente, Celeste.

Me gusta
5 Tristán el subastero
12 de febrero de 2009 (16:07)

Gracias Fran por tus comentario tan favorable, espero que en el futuro podamos tratarnos a menudo.
Y a tí Celeste, podría decirte que no se por qué tienen tan mala prensa los subasteros, pero lo cierto es que sí lo se, alguien muy demagogo podría resumirlo diciendo que "ganamos dinero con la desgracia ajena", pero eso sólo lo diría alguien muy demagogo.
En realidad, si lo pensamos, excepto los empleados con sueldos medios o malos, el resto tiene siempre mala prensa. Qué se le va a hacer, está muy mal visto ganar dinero o seguir nuestros propios intereses. Las sociedades protestantes tienen un punto de vista un pelín diferente.
Yo, por mi parte, sólo intento ir por la vida sin hacer daño a los demás y aprovechando las oportunidades que me brinda para ir tirando.
Saludos a todos y gracias por la visita

Me gusta
6 Anonimo
Anonimo
18 de febrero de 2009 (10:44)

Muy bien Tristan, si estas orgulloso de tu trabajo no hay mejor modo de demostrarlo que explicarlo a los demas.

Me gusta
7 Tristán el subastero
18 de febrero de 2009 (14:23)

Hola tío alo, no es exactamente que esté orgulloso de mi trabajo como pueda estarlo por ejemplo un bombero que salva vidas o un policía que atrapa a los malos, no es eso. Lo primero es que no lo considero un trabajo propiamente dicho, sino simplemente una actividad que me da mucha libertad y me permite vivir sin tener jefes.
Y lo que sí es cierto es que no me siento avergonzado en absoluto porque nunca he hecho nada malo ni he actuado contra mi conciencia.
Un saludo y bienvenido al blog,
Tristan

Me gusta



Tristán el subastero

Tristán el subastero

Información y opiniones sobre el mundo de las Subastas Judiciales desde la mirada de un subastero.




Twitter
RSS
e-Mail
Facebook







Sitios que sigo



Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.