Subastas judiciales
Las subastas judiciales desde la mirada de un subastero

Ranking de funcionarios

19
Publicado por Tristán el subastero el 13 de febrero de 2012

A propósito de una subasta de coches que se va a celebrar pronto en la Seguridad Social, un lector me hace el siguiente comentario:

Me ha sorprendido el buen funcionamiento de la seg social, les mandé un mail preguntando por las llaves y documentación y me respondieron al día siguiente y me han dado la info y los km e incluso fotos.

Lo que me ha recordado lo bien que organizan las subastas en la Diputación Foral de Vizcaya y en algunos otros organismos como la AEAT, algunos ayuntamientos, etc. Y el caso es que en todos estos organismos los trabajadores son tan funcionarios como los de los juzgados y, sin embargo,  el resultado es notablemente incomparable. Aquí los funcionarios son amables, diligentes, aplicados y bien dispuestos y, lo mejor, ESTÁN BIEN ORGANIZADOS Y MEJOR DIRIGIDOS.

El contraste con el TREMENDO DESASTRE JUDICIAL español y la penosa situación de la organización judicial de las subastas y prácticamente de cualquier otro asunto susceptible de estar judicializado, el contraste digo, es mayúsculo. Es de tal magnitud que mencionarlo es una perogrullada.

El problema, por tanto, no sería comparar a los funcionarios judiciales con los del resto de organismos públicos sino a quienes les organizan el trabajo y les controlan, perdiendo los jueces y secretarios judiciales por goleada.

 

Artículos relacionados con "Ranking de funcionarios"

Etiquetas: funcionarios



Añadir comentario
19
Comentarios
2 Nexcanex
13 de febrero de 2012 (22:03)

No hay porque pensar que jueces y secretarios son geneticamente inferiores a los cuadros de mandos de la SS. El problema, en mi opinión, es el modelo de administración de justicia, excesivamente atomizada y (por obra del sacrosanto principio de la independencia judicial) falta de un control uniformador serio.

Me gusta
3 Luisagc
13 de febrero de 2012 (23:01)

No es mi intención defender la forma en la que se trabaja en la administración de justicia, pero es significativo que una persona bien informada, que conoce los juzgados, como Tristán, crea que los secretarios o los jueces dirigen las oficinas judiciales. Nada más lejos de la realidad. Voy a intentar hacer un resumen:

1) Los jueces. Dependen del CGPJ. Ni dirigen ni organizan nada, carecen de cualquier tipo de competencia -por pequeña que sea- sobre el personal de la oficina. Si hay un problema con un funcionario, no pueden hacer mucho más que enviar un escrito a la administración, que lo tirará a la papelera, en cuanto los sindicatos protesten un poquito.

2) Los secretarios. Dependen del ministerio de justicia. Ostentan lo que se llama la "dirección procesal", es decir, deben orientar e indicar a los funcionarios en cuanto a la tramitación de los asuntos. Sin embargo, sus facultades empiezan y acaban ahí, de manera que a un funcionario puede salirle completamente gratis no hacer ningún caso o incluso desobedecer abiertamente. Entonces, ¿quién es el "jefe" de los funcionarios? Lo veremos en el siguiente punto.

3) Las administraciones gestoras de los medios personales. Hay que ponerlo en plural, porque puede ser el ministerio o la comunidad autónoma en algunos casos (v. gr., en Madrid). Sea el ministerio o la consejería, estos sí tienen competencias "de verdad": potestad disciplinaria, concesión de permisos, retribuciones complementarias... El problema es que resulta imposible ejercer estas competencias sin estar presente en la oficina, y la administración responsable no lo está. A lo más que han llegado (algunas) es a obligar a los funcionarios a "fichar". Un elemento muy importante en este "puzzle" son los sindicatos, que aprovechan como nadie la debilidad estructural del sistema. La administración no da un paso sin contar con ellos.

4) Las administraciones gestoras de los medios materiales. Como en el caso anterior, puede ser el ministerio de justicia o la comunidad autónoma. Unos por otros, la casa sin barrer.

Aunque la realidad es aún más complicada, me parece que con lo dicho basta. Todos disponen y nadie manda. ¿Puede concebirse un sistema más absurdo? Cualquier iniciativa de cambio tiene que naufragar en tan procelosas aguas. Para dar el mínimo paso (por ejemplo, una informatización digna de ese nombre), hay que contar con todos esos organismos e instituciones. Esto suele hacerse a través de innumerables comisiones y de reuniones mixtas, que terminan por ser objetivo en sí mismas y por reemplazar a la acción: en vez de "hacer", nos reunimos para ver "qué hacer". Y así llevamos, al menos, treinta años.

La AEAT o la Diputación Foral pueden funcionar porque allí manda alguien y todo el mundo lo sabe. En la justicia no fallan la "dirección y organización", sino que no existen ni la una ni la otra. Es un barco sin timón y sin timonel y por eso cada juzgado es un mundo, en el que el ciudadano o el profesional está en manos de la buena o mala voluntad del funcionario concreto que le toque.

Me gusta (11)
4 Tristán el subastero
Tristán el subastero  en respuesta a  Luisagc
13 de febrero de 2012 (23:42)

Qué interesante y clarificador esto que cuentas. Así se explica el desastroso resultado. Yo pensaba que el responsable último era el secretario judicial pero esto que dices me parece más razonable.

Tu última frase es para enmarcarla:
"Es un barco sin timón y sin timonel y por eso cada juzgado es un mundo, en el que el ciudadano o el profesional está en manos de la buena o mala voluntad del funcionario concreto que le toque"

Me gusta
5 sir.tim.otheo
14 de febrero de 2012 (01:18)

Claro. Muchas personas se confunden al leer el Real Decreto 1608/2005 por el que se aprobó el Reglamento Orgánico de Secretarios Judiciales. Éste, en su artículo 8, dice:

"Artículo 8. Funciones como directores técnico-procesales de la Oficina judicial.

a. Será competencia de los Secretarios Judiciales la organización, gestión, inspección y dirección del personal en aspectos técnicos procesales, asegurando en todo caso la coordinación con los órganos de gobierno del Poder Judicial y con las Comunidades Autónomas que hayan recibido los traspasos de medios personales al servicio de la Administración de Justicia. A este fin, deberán ordenar la actividad del personal e impartir las órdenes e instrucciones que estimen pertinentes en el ejercicio de esta función, sin perjuicio de las competencias que en materia de organización y gestión de personal correspondan al Ministerio de Justicia o a las Comunidades Autónomas con traspasos recibidos."

Y claro, se puede pensar que son los jefes de personal. Pero no. Si leemos con detenimiento dice "EN ASPECTOS TÉCNICOS PROCESALES". Quien manda, como se ve al final del artículo son el Ministerio de Justicia y las CC.AA. con traspasos recibidosñ

Me gusta
6 Feinmann
14 de febrero de 2012 (01:40)

Tristan, si quieres alucinar, aqui te dejo un interesante enlace: Funcionarios se quejan a la Junta porque ahora trabajan menos

Y no es la primera vez que veo algo así.

Me gusta
7 Feinmann
Feinmann  en respuesta a  Tristán el subastero
14 de febrero de 2012 (01:56)

Si pones una docena de perros en un trineo no conseguiras ir a ningun sitio, por mucha fuerza que hagan, como no haya un guia que haga que todos tiren en la misma dirección. En el momento que lo pongas, volarán sobre la nieve.

Alejandro, con 50.000 hombres derrotó a Dario con 1M de hombres. La dirección es algo crucial.

E igualmete, la motivación. Mira lo que puede hacer una motivación adecuada: Dentro video

Me gusta
8 Tristán el subastero
Tristán el subastero  en respuesta a  Feinmann
14 de febrero de 2012 (10:28)

Lo que confirma mi opinión de que si estuvieran bien dirigidos, organizados y controlados sobraría un buen porcentaje de los funcionarios judiciales y además, se acabarían los retrasos.. El problema es que como no hay nadie que les controle, se producen situaciones como la que viví ayer cuando estaba en un juzgado de Madrid (de los del Paseo de la Castellana) en el que las funcionarias estaban parloteando acerca de no se qué teatritos infantiles, cómo organizarle a uno de sus hijos una fiesta de cumpleaños, etc. La que dirigía la conversación, cuando vio que ya no le daban palique, cogió el teléfono y se dedicó durante media hora a molestar a su parentela.

Mi abuelo decía que la mirada del amo engorda el ganado, pero evidentemente en ese juzgado faltaba esa mirada. Dicho lo cual, el resultado no puede sorprendernos.

Me gusta
9 Nexcanex
Nexcanex  en respuesta a  Luisagc
14 de febrero de 2012 (15:49)

lo has clavado.

Me gusta
10 Carlosr
X

No es mi intención defender la forma en la que se trabaja en la administración de justicia, pero es significativo que una persona bien informada, que conoce los juzgados, como Tristán, crea que los secretarios o los jueces dirigen las oficinas judiciales. Nada más lejos de la realidad. Voy a intentar hacer un resumen:

1) Los jueces. Dependen del CGPJ. Ni dirigen ni organizan nada, carecen de cualquier tipo de competencia -por pequeña que sea- sobre el personal de la oficina. Si hay un problema con un funcionario, no pueden hacer mucho más que enviar un escrito a la administración, que lo tirará a la papelera, en cuanto los sindicatos protesten un poquito.

2) Los secretarios. Dependen del ministerio de justicia. Ostentan lo que se llama la "dirección procesal", es decir, deben orientar e indicar a los funcionarios en cuanto a la tramitación de los asuntos. Sin embargo, sus facultades empiezan y acaban ahí, de manera que a un funcionario puede salirle completamente gratis no hacer ningún caso o incluso desobedecer abiertamente. Entonces, ¿quién es el "jefe" de los funcionarios? Lo veremos en el siguiente punto.

3) Las administraciones gestoras de los medios personales. Hay que ponerlo en plural, porque puede ser el ministerio o la comunidad autónoma en algunos casos (v. gr., en Madrid). Sea el ministerio o la consejería, estos sí tienen competencias "de verdad": potestad disciplinaria, concesión de permisos, retribuciones complementarias... El problema es que resulta imposible ejercer estas competencias sin estar presente en la oficina, y la administración responsable no lo está. A lo más que han llegado (algunas) es a obligar a los funcionarios a "fichar". Un elemento muy importante en este "puzzle" son los sindicatos, que aprovechan como nadie la debilidad estructural del sistema. La administración no da un paso sin contar con ellos.

4) Las administraciones gestoras de los medios materiales. Como en el caso anterior, puede ser el ministerio de justicia o la comunidad autónoma. Unos por otros, la casa sin barrer.

Aunque la realidad es aún más complicada, me parece que con lo dicho basta. Todos disponen y nadie manda. ¿Puede concebirse un sistema más absurdo? Cualquier iniciativa de cambio tiene que naufragar en tan procelosas aguas. Para dar el mínimo paso (por ejemplo, una informatización digna de ese nombre), hay que contar con todos esos organismos e instituciones. Esto suele hacerse a través de innumerables comisiones y de reuniones mixtas, que terminan por ser objetivo en sí mismas y por reemplazar a la acción: en vez de "hacer", nos reunimos para ver "qué hacer". Y así llevamos, al menos, treinta años.

La AEAT o la Diputación Foral pueden funcionar porque allí manda alguien y todo el mundo lo sabe. En la justicia no fallan la "dirección y organización", sino que no existen ni la una ni la otra. Es un barco sin timón y sin timonel y por eso cada juzgado es un mundo, en el que el ciudadano o el profesional está en manos de la buena o mala voluntad del funcionario concreto que le toque.

Carlosr  en respuesta a  Luisagc
14 de febrero de 2012 (18:49)

Viendo cosas así se le cae a uno el alma a los pies y directamente lo que te plantea es cómo no estamos peor... ¡y cómo a nadie se le ocurre poner un poco de cordura!

Me gusta
11 Naeglerio
Naeglerio  en respuesta a  Tristán el subastero
14 de febrero de 2012 (20:06)

Como trabajador público, que no funcionario, diré que el tema es complejo. Por motivos obvios no es que tenga un interés personal muy grande en que se adelgace la administración aunque llegado el caso ya me he intentado (y sigo) preocupar de tener los recursos suficientes para no necesitar ese trabajo. En el fondo y si no me suprimen antes mi sueño es no trabajar allí (ya lo he conseguido a temporadas). Además, y aunque no creo que sea ni el único ni el principal problema como nos lo pintan, sí parece que una administración así de sobredimensionada tenga efectos deletereos sobre la economía y la sociedad en conjunto.

Pero sí puedo decir que donde yo trabajo (que no es un juzgado) se funciona relativamente bien a pesar de los pesares (enchufismo, politiqueo, rentismo, etc) supongo que principalmente porque es una entidad joven. Sin embargo, algunos de nuestros mayores problemas (aparte de nuestros amados directores de orquesta) derivan de factores externos: la interacción con otros puntos de la administración y con el usuario. El problema cultural engloba a toda la sociedad (a algunos sectores especialmente) por un lado, y de ahí los problemas con los usuarios y "abusuarios". Por otro lado, como decía, muchas veces es difícil o imposible ser más eficiente cuando simplemente es otro punto de la administración que tendría que colaborar contigo el que está corrompido por malas prácticas arraigadas durante años y se dedica más a boicotear que a otra cosa.

Me gusta
12 Tristán el subastero
Tristán el subastero  en respuesta a  Naeglerio
14 de febrero de 2012 (20:48)

Como mola el término "abusuarios". Es perfectamente descriptivo.

Me gusta
13 Deus ex Machina
14 de febrero de 2012 (21:52)

También no es lo mismo la carga de trabajo de un ayuntamiento o diputación que la de un juzgado. Lo digo sin defender lo mal que está el sistema judicial, pero una cosa no quita la otra

Me gusta
14 Tristán el subastero
14 de febrero de 2012 (22:04)

Tienes razón, actualmente la carga de trabajo en los juzgados es descomunal, pero si te paseas por allí verás que eso no parece afectarles en lo más mínimo. Se han incrementado los plazos en despachar los asuntos pero la productividad sigue siendo la misma que hace cinco años.

Me gusta
15 Feinmann
Feinmann  en respuesta a  Tristán el subastero
14 de febrero de 2012 (22:57)

Cuando se sabe que la batalla está perdida ninguno de los derrotados combate. Cuando Darío en la batalla de Issos dio la vuelta a su carro y salió huyendo, todo su ejército corrió en desbandada.

Cuando a alguien le pones un trabajo que puede hacer, lo hace. Si le aumentas la carga de trabajo, trabaja más y lo saca, pero cuando la carga de trabajo que les pones es inasumible, ya arrojan la toalla y lo dejan por imposible.

Me gusta
16 phluisma
15 de febrero de 2012 (09:01)

Yo trabajo en la administración y he trabajado en las otras también, llevo desde los 19 currando en diferentes administraciones. Y cada una es un mundo. Recuerdo que en la universidad me contrataran por 6 meses como inspector de patrimonio. O sea para comprobar que las facturas de compra se correspondía con el material comprado... en 3 meses y "sin rascarla" tenía un expediente de más de 1 metro de altura de material que no aparecía. O materiales con precios que no correspondían con el valor de mercado.
Recuerdo que faltaban televisores de pantalla gigante en la facultad de medicina, que faltaban multitud de arcones congeladores y combis, que el decano pagaba los martillos de reflejos por 100 veces su valor, etc etc.
A día de hoy veo como en esa misma universidad, que no citaré porque sino aún te pueden denunciar, en su facultad de odontología en los departamentos, están maridos, esposas, hijos/as y amantes. Que los trabajos de investigación que hacen 2 personas, luego cuando se publican salen 5 o 6, entre ellos el profe, otro profe o algún hijo de un profe o la novia.
Hay una web muy interesante CORRUPTIO.COM que habla sobre la corrupción en la universidad española, y que en breve tendrán un congreso en Madrid.
Lo peor al finalizar el 3º mes de contrato nos despidieron por hacer bien nuestro trabajo, el expediente pasó a "control interno" y por lo que parece fue directo al contenedor de reciclaje. Ningún profesor, ni funcionario recibió tirón de orejas... son vacas sagradas.
Así evidentemente el país no funciona.

PD: y CAmps no fue "sancionado" por ser del PP, sino porque a nivel funcionarial no interesaba tener una sentencia de una instancia superior AFIRMANDO y creando jurisprudencia, de que recibir regalos es delito. Porque mira que no he visto yo recibir maletas, jamones, billetes de lotería, instalaciones de jacuzzis en casa, viajes al CAribe encubiertos como cursos, etc etc... se acabaría con las "gratificaciones" que reciben algunos.

Me gusta (2)
17 Piedrapomez
15 de febrero de 2012 (13:27)

Yo creo que lo que les falta es un modelo de gestión. Ni los secretarios judiciales ni los jueces son gestores ni tienen que serlo.
A la Justicia le hacen falta buenos directivos gestores que conozcan bien su trabajo y que sean respetados (y den razones para hacerse respetar) por jueces y políticos.
No todo se soluciona con una aplicación informática.
Hay que trabajar con planes estratégicos, objetivos, impartir la formación necesaria, innovar, etc, etc
Pero, desde luego, Luisagc tiene razón. Esa complejidad asusta a cualquiera que lo intente.

Me gusta
18 Losezno
19 de febrero de 2012 (00:36)

Una vez más, y vistas las respuestas, quiero centrar la atención en que en esta situación, lo más fácil es "matar al mensajero". Muchas veces, las quejas es al "funcionario de ventanilla". En el tema de juzgados es a los gestores y tramitadores judiciales. Muchas veces estas críticas son una mezcla de ignorancia y análisis de la situación. Otras veces es falta de coj.... del que va, porque al igual si tu vas a un sitio y quieres hablar con el responsable, en estos casos, muy pocas personas quieren hablar con el secretario, sobre todo porque temen que se "calienten" pensando que están en un restaurante quejandose de que les ha llegado el plato 20 minutos tarde, y que en vez de una acción de sumisión de “soy el cliente” y se hago lo que yo digo, esto es un servicio público, hay muchos clientes y dice que todos iguales.
Por otro lado, por el de analizar la situación. Yo pongo el ejemplo siempre del interes del estado-comunidad en invertir, y de como la inversión realmente es lo que renueva la situación. El ejemplo que pongo es la Consejería de Hacienda. Como llega a tu casa cada año tu declaración con un porcentaje de acierto bajo con tus nóminas, depósitos, etc. Algo que parece impensable en justicia. ¿Es que los funcionarios de Hacienda trabajan hasta las 9 de la noche todos los días?. NO ¿Es que están mas motivados?. NO. ¿Es que su sentimiento de deber público es mayor? NO. Lo que pasa es que tienen sistemas informáticos. SI, esto que parece tan lógico, conexión con todas las bases... si eso... pues en justicia se carece. Pero se carece porque no interesa, y ¿porque no interesa?, porque interesa movimientos de opinión como el de Tristán que digan que todo funciona mal. Porque estos movimientos son los que harán que el día de mañana exista el "germen" para empezar a privatizar. ¿Privatizar la justicia?. Eso no es posible. Hombre es verdad, toda toda no. O no por ahor, pero empezaremos con las notificaciones, con pequeños servicios... pues no está tan mal, además ahora podremos bajar el número de funcionarios de España. Pero anda, el gasto es el mismo, porque aunque no tengan la plaza resulta que hay que pagar a quien lo haga.
En fin, que nos damos cuenta que cuando trabajas en un ambiente sin interés de crecimiento, cuando se tienen software de hace 15 años (si, si, tipo MS-DOS o similar), cuando ves que las quejas siempre al pobre pero cuando van al jefe son todo alabanzas y la lengua en el c…, pues en ese caso es cuando tu eficiencia digamos que decrece. Pero da igual, al fin y al cabo, ya no valoramos el servicio público, porque lo privado es siempre mejor, y bueno, a veces se puede entender, pero eso es un equilibrio, que hay que vigilar… Porque se dice que cuando con lo que deseas porque puede ocurrir. ¿Qué puede ocurrir?.Pues no lo se, pero como decía Wiston Churchill de la democracia es el menos malo de los sistemas políticos, pues de los males que pueda tener la justicia, la prefiero lenta, pero no dependiente de “capitales externos”.
Un saludo.

Me gusta
19 Tristán el subastero
Tristán el subastero  en respuesta a  Losezno
19 de febrero de 2012 (11:33)

No estarás de acuerdo, pero esta es Mi solución al desastre judicial

Me gusta
20 Nitsuga2010
20 de febrero de 2012 (13:01)

Gracias de nuevo Tristan, y totalmente de acuerdo con Luisagc: La maraña de la LEC, LOPJ, oficina judicial, etc... hacen el mundo de los juzgados una locura organizativa.

Añadir dos pinceladas simplemente:
1- No hay que olvidar el asunto de la autotutela. Es decir: lo que Hacienda, Seguridad Social, aytos, recaudan es para ellos, y además, por lo general, estas administraciones no tienen ningun interes en tener que quedarse patrimonio para cobrarse las deudas. Al juzgado le da igual, salvo al amor propio de algun que otro buen trabajador, que tambien lo hay, que queden desiertas, se suspendan, te obliguen a ir al Supremo... Es un intermediario que no va a comisión, y por tanto el resultado final se la pela.
2- Un principio que nunca se tiene en cuenta es aquel que dice que "cuando varias manos se meten en un asunto, lo acaban jodiendo". El oficial lo tramita, el auxiliar lo redacta, el servicio central lo notifica, el secretario lo impulsa, el procurador mete prisa... y al final el cerdo se les escapa!!!!

Yo particularmente he llegado a la conclusion de que "no quieren apretar mas". Una cosa tibia contenta a trabajadores, politicos, parte actora, y a seguir la vida, que solo se vive una vez...

Me gusta

Recomendado por: 3 usuarios



Tristán el subastero

Tristán el subastero

Información y opiniones sobre el mundo de las Subastas Judiciales desde la mirada de un subastero.




Twitter
RSS
e-Mail
Facebook







Sitios que sigo



Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.