Subastas judiciales
Las subastas judiciales desde la mirada de un subastero

Encuentro inesperado en las subastas judiciales

10
Publicado por Tristán el subastero el 16 de diciembre de 2011

Me pasó hace unas semanas y aluciné con la casualidad. Maldita casualidad que me impidió participar en una subasta en la que tenía mucho interés, por una parte por tratarse de una propiedad muy buena (un chalet en Madrid ciudad) y por otra por tener un cliente al que la subasta le calzaba como un guante.

Pero el caso es que cuando me acerqué a ver la casa para hacer las investigaciones rutinarias y llamé al timbre, oh sorpresa, resulta que la cara del tipo que me abrió la puerta me resultaba muy familiar. Y va él y me dice:

Hombreee, Tristán, ya te esperaba yo por aquí y me extrañaba que no hubieras venido antes. 

Y como vio que yo no acababa de ubicar su careto...

¿No te acuerdas de mí, de aquel viaje a Vietnam en que lo pasamos tan estupendamente?

Jooooder!!! Claro que recordé aquél viaje del 2.005, lo que pasa es que no lo pasamos, ni muchísimo menos, estupendamente, más bien al contrario. Precisamente nos conocimos por culpa de un marrón aeroportuario de esos que te dejan colgado en tierra de nadie y en los que las horas y los días pasan mientras los pasajeros se quedan en el limbo y cada vez huelen peor y comen peor y apenas pueden dormir por lo duro que está el suelo. En una de esas nos conocimos.

Era una de esas personas a las que tratas durante un viaje y a las que acabas conociendo muy bien. Al final de la aventura nos despedimos como esos individuos que se despiden en el aeropuerto y dicen adiós, no dejemos de vernos o de llamarnos, aunque sabes que no lo haréis ninguno de los dos. Lo más probable es que no vuelvas a verlo y, si te encuentras con él ¿Qué tal, cómo van las cosas? No me puedo quejar. Tienes buen aspecto. Tú también. He engordado un poco ¿No nos pasa a todos? ¿Recuerdas aquél viaje fantástico a Vietnam? Claro que si, fue un viaje maravilloso. Y un cuerno con el viaje maravilloso. Te aburrías como una ostra y solo hablaste con él porque no había nadie interesante de verdad. 

El caso es que en esta ocasión estaba en un problema mucho más gordo que aquél y su magnífico chalet iba a salir a subasta en unos días por una hipoteca de saldo mareante y con unas cargas posteriores de vértigo. Pero él estaba tan tranquilo porque, aunque no tenía suficiente dinero para pagar todas sus deudas, al menos si tenía el suficiente  -decía él-  para participar en la subasta a nombre de una sociedad y así conservar la propiedad de la casa, bien limpia de cargas tras el centrifugado judicial.

Al cuerno mis esperanzas de terminar el año con una gran compra. Según los mails que me envían algunos lectores especialmente indignados con mi oficio soy un "malvado especulador que se lucra con la desgracia ajena", pero al menos todavía no he llegado a la bajeza de quitarle a un "amigo" su última oportunidad de mantener la propiedad de su casa.

Conclusión, que no fui a aquella subasta y después me enteré de que se la adjudicó por una miseria (en comparación a su valor; en realidad fueron una pila de millones de pesetas). Por ese precio la habría comprado mi cliente y todavía le habría sobrado presupuesto. Qué se le va a hacer.

 

Artículos relacionados con "Encuentro inesperado en las subastas judiciales"

Etiquetas: anecdotario



Añadir comentario
10
Comentarios
2 Azul1
16 de diciembre de 2011 (09:38)

Teniendo dinero y estando informado, hasta una mala situación se convierte en una oportunidad. Lo digo por tu amigo.

Me gusta
3 Draco
16 de diciembre de 2011 (15:43)

¡chapó!

Me gusta
4 Javier 13
16 de diciembre de 2011 (19:27)

Siempre no se puede salir uno con las suya, tu trabajo la verdad no me termina de gustar, pero si lo tendría que hacer lo haría, tampoco esto es justo que alguien se en trampe hasta la cejas y después no paguen, eso deben de tener un castigo de alguna manera, no se va a ir de rosita y lo que paguen, esto esta montado así, hay que adaptarse, suerte Tristan me encantan tu blogs a veces me da pena otra lo veo hasta bien, a lo peor soy como tu y quiero que cada uno sea responsable y paguen lo que deban, si no que no se entrampe.

Me gusta
5 phluisma
16 de diciembre de 2011 (20:19)

No si nos estás dando ideas de dejar de pagar la hipoteca de la vivienda...... y luego presentarse a la subasta y comprarla a nombre de la empresa por 4 chavos... jejejeje

Me gusta
6 Cheetos
16 de diciembre de 2011 (23:12)

Pues me da rabia porque, según lo has explicado y el resto de comentarios, la jugada parece ser obvia. Pero yo sigo sin entenderla.

A ver, este tío debía mogollón de dinero. Ahora se subasta su casa y él la compra limpita de deudas a través de otra sociedad. Me parece muy bien. Mi duda es, puede que él, a través de esta sociedad, tenga una casa sin problemas pero ¿no seguirá el colega estando hasta arriba de deudas? Es decir, vale, tiene casa, pero sigue debiendo lo mismo que debía antes (descontando lo que ha pagado por la casa en la subasta), y encima ya no tiene dinero restante que hasta ahora tenía para ir comiendo ¿verdad?

Desde mi punto de vista, a lo mejor demasiado inocente, el concepto "mi casa" no vale la pena mantenerlo a costa de perder capacidad de reacción. Si el tío hubiese dejado que otro comprase, él ahora no tendría casa pero tendría "no se cuantos mil" euros disponibles para ir viviendo. Ahora tiene casa, pero no le quedará dinero para electricidad...

Me gusta
7 Robinhood
Robinhood  en respuesta a  Cheetos
17 de diciembre de 2011 (13:45)

Depende.Puede que las deudas estén sólo a nombre de la sociedad.liquidas la sociedad y a otra cosa.Aunque lo más probable es que estén a su nombre pero lo que hará es montar una nueva sociedad y un testaferro(su mujer o hijos) y continuará su vida.No es muy ético pero mucha gente lo está haciendo.

Me gusta
8 Rjavier
18 de diciembre de 2011 (00:05)

Es cierto que hay personas que hacen esta jugada, pero no se puede asegurar que es una panacea o una jugada perfecta, tiene muchísimos inconvenientes y finales inciertos y depende mucho de como se fragüe. Cuando mejor funciona es cuando la "operación" se monta desde el principio, o sea antes incluso de solicitar la hipoteca.
Pero que nadie piense que va a vivir de maravilla comprando una casa con hipoteca, cargarse de muchas deudas posteriores y "salvar" la casa comprándola con una sociedad fantasma. De momento mientras los acreedores no se olviden de él pierde toda la capacidad de solicitar nuevos préstamos y de tener nada a su nombre e incluso de heredar y con una buena investigación podrían quitarle la casa. Y si las deudas con Hacienda o la Seguridad Social ya ni os cuento.

Me gusta
9 Inversius
20 de diciembre de 2011 (12:36)

Me gustaría algún día que a los que se pasan de listos nunca se les aplaudiera o sintiera simpatía, pero en este caso parece que tiene niveles de criminalidad, pues, este señor parece que ha cometido el delito de alzamiento de bienes, artículos 257 y 258 del Código Penal, castigado de uno a 4 años, “Quien con el mismo fin, realice cualquier acto de disposición patrimonial o generador de obligaciones que dilate, dificulte o impida la eficacia de un embargo o de un procedimiento ejecutivo o de apremio, judicial, extrajudicial o administrativo, iniciado o de previsible iniciación.”.

Si tiene dinero lo que ha de hacer es pagar a sus acreedores, y no aprovecharse de sus conocimientos para convertir bienes embargables en menos embargables y eludir el pago a sus acreedores como ha realizado. Por otro lado, es tal el nivel de impunidad que le ofrece la sociedad, que se pavonea con su amigo tristan de lo listo que es, al igual que haría un carterista en explicarle a su amigo como le ha quitado la cartera a un turista.

Otra cuestión, es la enorme dificultad que incluso tiene las administraciones para perseguir a las empresas interpuestas para ocultar el patrimonio de los deudores, un registro público de participaciones/acciones o un acceso de las averiguaciones patrimoniales (juzgados y recaudación administración) a los documentos notariales digitalizada e indexadas así como una buena regulación para quitar el derecho de retracto en caso de embargos haría que fuera igual un deudor con un inmueble a un deudor propietario de una empresa con un inmueble.

He topado con muchos deudores, que la administración los ha declarado insolventes (por lo que he tenido que pagar el IBI de años anteriores), y aprovechándose de empresas ocultan su patrimonio a buen recaudo. Y aquí viene la gran injusticia, estas administraciones (Aeat tiene algo de capacidad), pueden perfectamente recuperar la deuda de un pobre Kioskero pero cuando el nivel sube un poco a alguien que interpone empresas, los jefes de recaudación no tienen el apoyo de su organización para hacer derivaciones.

Me gusta
10 Tristán el subastero
Tristán el subastero  en respuesta a  Inversius
20 de diciembre de 2011 (19:24)

Muy de acuerdo contigo. Pero si el tipo es listo es imposible averiguar que está detrás de determinada sociedad mercantil. No tiene más que comprar las acciones de una que ya esté constituida. Al final solo pagan los "pringaos" sin medios ni conocimientos para esconderse.

Esa es una de las razones por las que me lo pienso mucho mucho antes de participar en subastas de bienes realmente caros, porque sus propietarios tienen demasiados recursos y conocimientos y te pueden hacer pasar las de Caín antes de que consigas la Posesión.

Me gusta
11 Nitsuga2010
Nitsuga2010  en respuesta a  Tristán el subastero
21 de diciembre de 2011 (14:53)

A las Haciendas muchas veces les cancelan cargas via ejecucion hipotecaria, por varias razones:
1- No son lo suficientemente diligentes.
2- Casi nunca, salvo que sea un caso muy flagrante, hay dinero en caja para soltar la tela al banco y subrogarse.
3- Y si despues de subrogarse y pagar, el deudor de Hacienda gana en un contencioso, ¿Que funcionario se responsabiliza de haberle pagado la hipoteca al deudor? ¿Y si todavia Hacienda se queda con el piso y luego hay responsabilidad patrimonial?...

Y lo del alzamiento de bienes, no hay todavia juzgado en España que por una ejecucion "planificada" tenga narices de verlo claro y condenar.

Asi que, de momento, el mas espabilado que se aproveche, que asi estan las cosas...

Saludos,

Me gusta

Recomendado por: 4 usuarios



Guardado por: 1 usuario

Tristán el subastero

Tristán el subastero

Información y opiniones sobre el mundo de las Subastas Judiciales desde la mirada de un subastero.




Twitter
RSS
e-Mail
Facebook







Sitios que sigo



Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.