Subastas judiciales
Las subastas judiciales desde la mirada de un subastero

Dos modelos de empresario

23
Publicado por Tristán el subastero el 13 de marzo de 2012

Hoy quiero mencionar a dos empresarios que han encarado de manera muy diferente las dificultades por las que atraviesan sus respectivas empresas. Ambos las crearon de la nada y consiguieron, con su esfuerzo y su talento, dar trabajo a muchas personas y de paso enriquecerse considerablemente.

Lamentablemente, en 2.009 llegaron las dificultades, la facturación se redujo e inmediatamente llegaron las pérdidas.

Antonio había levantado una empresa de comercialización de materiales electrónicos, teniendo una nave grande en Madrid y sucursales comerciales en varias provincias españolas. Tanto la nave como las sucursales estaban a su nombre (no al de la empresa), además de un pisazo de 400 m2 (sí, cuatrocientos) en una zona estupenda de Madrid y varios locales comerciales, todos arrendados. O sea, que estaba forrado.

Cuando empezaron las dificultades el banco le exigió nuevos avales para mantener el crédito y él,  incapaz de concebir la pérdida de la empresa o el despido de ninguno de sus trabajadores, hipotecó todas sus propiedades con la esperanza de capear el temporal. Al fin y al cabo, pensaba, la crisis no iba a durar para siempre.

Pero tras tres años perdiendo pasta ya no queda nada de colchón financiero y más pronto que tarde va a salir a subasta todo el patrimonio de Antonio, quien se va a quedar sin nada. Ha intentado vender la empresa pero hoy no le dan nada por ella a pesar de que antes de la crisis una empresa italiana le ofrecía un pastizal por comprarle el 60% de la misma.

Según mi punto de vista Carlos ha sido mucho más listo. Al igual que Antonio, Carlos se hizo con un patrimonio bastante importante durante los veinte años de existencia de su empresa de publicidad, pero a diferencia de él, Carlos no comparte la idea romántica de que una empresa es como una familia ni tampoco las chorradas acerca de la responsabilidad social de las empresas ni esas milongas. Para él la empresa es un conjunto de capital y trabajo dedicados a satisfacer una necesidad del mercado con el objetivo de maximizar las ganancias y el valor de sus inversiones. Nada más.

Así, cuando empezaron las dificultades, Carlos siguió gestionando y defendiendo su negocio lo mejor posible pero teniendo siempre muy clara la línea divisoria entre lo que era la empresa y lo que era su patrimonio, de manera que cuando empezó a agotarse el exiguo colchón financiero de la empresa, redujo en lo posible el negocio, empezaron los despidos y, finalmente hace unos meses cerró y santas pascuas.

Antonio no va a tener ni dónde caerse muerto y, sin embargo Carlos conserva íntegro su patrimonio, sigue igual de forrado que siempre y en cuanto vea que cambia el panorama económico volverá a la carga creando riqueza y empleo como si nada hubiera pasado. 

Qué queréis que os diga, y no es porque sea mi amigo de toda la vida, pero yo me quedo mil veces con la actuación de Carlos. Además ahora sus ex-empleados no le odian más de lo que odian a Antonio los suyos. Ambos son odiados, pero mientras eso ocurre, uno de ellos se fuma un puro y el otro se va a quedar en la calle con una mano detrás y otra delante.

 

Postdata: Tras el comentario de un lector quiero dejar claro que Carlos no ha dejado deudas sin pagar ni ha descapitalizado la empresa "llevándoselo crudo" al estilo de Gerardo Díaz Ferrán. No ha dejado ni una sola deuda y tras el cierre ha indemnizado legalmente a los empleados.

Cerrar tras haber dejado a la empresa sin activos para evitar pagar las deudas a sus proveedores y a sus ex-empleados es un delito que Carlos no ha cometido, sino que tras muchos trimestres de pérdidas la empresa se ha quedado sin colchón financiero para seguir funcionando y ya solo quedaba la alternativa de pedir créditos aportando garantías personales o hacer ampliaciones de capital con el mismo resultado y él no ha querido apostar al caballo perdedor.

 

Artículos relacionados con "Dos modelos de empresario"

Ruina de un empresario honesto 19 de noviembre de 2011
Etiquetas: relato



Añadir comentario
23
Comentarios
2 Biriru
13 de marzo de 2012 (12:09)

Es lo que hay en esta vida.... gente para todos los gustos.

Claro que en el medio de estos dos extremos que presentas existe una gran escala de grises en la que yo me encuentro más cómodo.

Los extremismos que tanto criticas para un lado del arcoiris político son igual de malos para el otro lado del arcoiris.

Pero vamos, que es tu tribuna y ya sabemos que la demagogia vende mucho (me incluyo entre los compradores).

Me gusta
3 Nitsuga2010
13 de marzo de 2012 (13:41)

Hombre, la teoria es mas clara que el agua: Patrimonio empresarial a un lado, patrimonio personal a otro. Esto es como el trabajo y el amor: De donde saques para la olla, no metas.....

Ahora bien, ¿Que haces si quieres ampliar tu negocio, preferentemente a base de credito, tu empresa no tiene casi bienes, y las entidades financieras te piden que garantices hasta con el ataud de la abuela? Pues en la vida real, constituyes hipoteca y cruzas los dedos. Aunque se deberia ser minimamente conservador y poner siempre a buen recaudo al menos la vivienda habitual, pues con esta y con salud casi siempre se puede volver a empezar...

Me gusta
4 Tristán el subastero
Tristán el subastero  en respuesta a  Nitsuga2010
13 de marzo de 2012 (14:43)

Pues te garantizo que el caso de Carlos es bien real, aunque claro, con otro nombre. El estuvo en la tesitura de hipotecar su patrimonio no para ampliar el negocio sino simplemente para mantenerlo a flote y prefirió ir ajustando gastos hasta el cierre definitivo. Gracias a eso ahora conserva su patrimonio inmobiliario y una cifra en la cta cte que le levantaría la... moral al mismísimo Lutero.

Me gusta
5 Boggy
13 de marzo de 2012 (15:49)

Yo me quedo con la escala de grises y dependiendo de la situación. Pero claramente si me viese en esa situacion y tal y como estamos ahora.....tengo claro que mi apuesta por la empresa termina en los bienes de la empresa.
Una regla que tengo en negocios es intentar desarmar los cimientos economicos personales lo menos posible, es la única manera de conseguir que si un negocio sale mal, poder volver a empezar de manera mas sencilla....

Hasta que no se termine de "odiar" al empresario o pensar que es el "enemigo" no iremos a ninguna parte.

Me gusta
5 Boggy
13 de marzo de 2012 (15:49)

Yo me quedo con la escala de grises y dependiendo de la situación. Pero claramente si me viese en esa situacion y tal y como estamos ahora.....tengo claro que mi apuesta por la empresa termina en los bienes de la empresa.
Una regla que tengo en negocios es intentar desarmar los cimientos economicos personales lo menos posible, es la única manera de conseguir que si un negocio sale mal, poder volver a empezar de manera mas sencilla....

Hasta que no se termine de "odiar" al empresario o pensar que es el "enemigo" no iremos a ninguna parte.

Me gusta
7 Cheetos
13 de marzo de 2012 (16:36)

En la guerra empresarios-trabajadores falta algo para que se puedan poner de acuerdo: El empresario antes que empresario ha sido trabajador, y conoce bien los dos puntos de vista. Pero el trabajador pocas veces, por no decir ninguna, conoce ni quiere ponerse en el punto de vista del empresario. Y claro, con esas pocas ganas de aportar una solución nunca se llega a nada.

Me parece muy triste que en España el 100% de la gente no sueñe con ser empresario, crear empleo, y ayudar a decenas de familias a sobrevivir gracias a la inversión de su esfuerzo y patrimonio (aunque luego por supuesto todo el mundo no pueda hacerlo. Pero qué menos que soñarlo....) Si todos nos pusiésemos en ese punto de vista entenderíamos mejor el despido y los objetivos de ganancias que tanto nos chirrían a los que somos paletos currantes incultos y ciegos.

Me gusta (1)
8 Tristán el subastero
Tristán el subastero  en respuesta a  Biriru
13 de marzo de 2012 (16:39)

Vale, soy un demagogo, eso mis detractores ya lo saben, pero... ¿cuando dices que te encuentras más cómodo en la escala de grises te refieres a que tú habrías empeñado y perdido la mitad de tu patrimonio a cambio de que la empresa resistiera otros tres o cuatro años? ¿O solo el 30% del patrimonio? ¿O el 80%? ¿Cuánto de tu patrimonio habrías estado dispuesto a dilapidar para mantener artificialmente a tu empresa?

O dicho de otra manera: ¿En qué punto de esa escala de grises que va del uno al cien te pondrías?

Me gusta
9 Madoz
13 de marzo de 2012 (17:31)

La gran diferencia entre ambos, es la responsabilidad, aunque es verdad que es mejor "los barcos que la honra"a corto plazo, a largo no funciona, aunque haya autónomos (trabajadores), que se crean erróneamente empresarios, cuando no hablamos de ellos.

No pongo en duda su importancia o necesidad, la de los autónomos, sino el poder individual de influencia en la Economía, que es de lo que hablamos.
----------------
Cuando establecemos una hipoteca con el banco, hacemos como el primero y nadie se rasga las vestiduras, porque lo hacemos con "todos los bienes presentes y futuros".

El segundo ha dejado sin pagar todas las deuda y se lo lleva "crudo", porque como empresario hace con "su dinero" lo que le da la gana y se ha encargado de descapitalizar la empresa en su beneficio, mientras existía y haciendo piruetas contables y de gestión impedirá en el futuro que le pillen los bienes, como el inefable Ruiz Mateos.

El problema es cuando además de responsabilidad civil pendiente, que se tendrá que poner a prueba, cuando vuelva a necesitar ayuda financiera en el futuro, por la nula confianza que inspira, quizás pueda sortearlo sin dificultad, pero yo si fuera acreedor, personalmente nunca confiaría en alguien que se lucro en los buenos momentos, pero que no responde en los malos y si confiaría en el que arriesga TODO por el negocio.

Aún así, cuidado en el segundo caso, porque hay que hacerlo bien, sin que se note y sin pasarse.
-------------------------------------
El juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, ha citado a declarar como imputados al expresidente de Viajes Marsans, Gerardo Díaz Ferrán, y a su socio, Gonzalo Pascual, por un delito continuado de apropiación indebida en la quiebra de Marsans por valor de 4,43 millones de euros, según un auto hecho público ayer por el magistrado.

El juez, según el documento, observa en la documentación aportada por el fiscal "aparentes indicios de criminalidad" en la gestión de la empresa, actualmente en liquidación tras declararse en concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos) con una deuda de 420 millones de euros.
---------------------------------------------------------
El Banco de España acusa a la cúpula directiva de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) de maniobrar para enriquecerse, utilizar artificios contables para falsear los resultados con el objetivo de enmascarar pérdidas y obviar los riesgos del negocio de una entidad de crédito, entre otras prácticas inadecuadas. Así figura en un informe elaborado por la Dirección General de Supervisión del organismo, al que tuvo acceso Europa Press, que propone a su Comisión Ejecutiva que incoe un expediente disciplinario, iniciativa que ya se ha materializado y que afecta a un total de 48 antiguos administradores y directivos de la CAM.

El informe ha sido remitido a la Audiencia Nacional atendiendo a su solicitud de información sobre las irregularidades e incumplimientos de la normativa bancaria y mercantil cometidos por los anteriores responsables de la CAM, que fue remitida al Banco de España en las diligencias previas. El Banco de España ha detectado evidencias de actuaciones por parte de los órganos de administración y control de la entidad para conseguir mayores retribuciones que las estatutariamente establecidas y, en caso de los directivos, de maximizar sus retribuciones y jubilaciones. Con este objetivo, se eludió la limitación de cobro de dietas utilizando sociedades participadas de la CAM, hasta el punto de que la cuantía de la remuneración no se vinculaba a asistencias y de que en el caso del expresidente Modesto Crespo ascendieron a 640.000 euros entre 2009 y 2011. «Del estudio del sistema retributivo de la alta dirección de la CAM se puede concluir que en la actuación de la caja hay una apariencia de legalidad en las retribuciones establecidas, pero se hace un uso excesivo de la relación laboral ordinaria», dice el informe, para el que además, no se han cumplido los requisitos legales en todos los casos.
---------------------------------------------------------
La ley a diferencia de las familias, concede a las empresas (no autónomos, aunque tengan sociedades limitadas) el privilegio de crear legalmente responsabilidades limitadas (Ley de SOCIEDADES ANONIMAS), pero no será o debería ser lo mismo, para el que ponga el dinero.

Los autonómos somos demasiado pequeños en el poder económico (yo lo soy), para sentirse como los que representan al capitalismo y son una cuestión aparte con su propia organización empresarial, muy diferente a las grandes empresas, aunque sean necesarios.

" los actores económicos privados no siempre actúan de un modo económicamente racional, casi siempre es posible prevenir la comisión de delitos económicos a través de un incremento de la práctica de esclarecimiento y castigo", lo cual hace bregar a este autor alemán por la introducción de reformas que incluyan los "tipos penales de captación" , que en caso de fracasar la difícil prueba de los elementos típicos de la estafa , abarquen comportamientos que puedan consistir , por ejemplo, en meras actuaciones defraudatorias , en la medida de que ese tipo de actuaciones sean en sí mismas suficiente merecedoras de pena. Un ejemplo de lo que decimos, lo constituye el típico comportamiento engañoso desplegado en la fundación de sociedades de capital , que dada la limitación de responsabilidad y el anonimato de los socios , debe ofrecer especiales garantías a favor del tráfico económico.

En la misma medida en que se ha ido liberando a la sociedad anónima de los estrictos controles del Estado y de las autoridades gubernamentales para poder funcionar - o tal vez mejor , nacer como tipo de sociedad- , el riesgo que corren los terceros que con ellas contratan , y los propios accionistas minoritarios, de quedar subordinados , se acrecienta, razón por la cual se hace preciso reforzar la responsabilidad civil con normas de tipo sancionador penal que protejan a terceros y minorías. Vale decir, que frente al criterio tradicionalista de que los actos de directores que desbordan la responsabilidad civil de los mismos deben ser juzgados en función de leyes penales generales , se va imponiendo el criterio de dictar leyes sancionadoras específicas y concretas..."

¿De verdad, que clase de empresario (no autónomo, que es un trabajador)o trabajador que manda en la empresa (ejecutivos) necesitamos, si queremos aumentar la riqueza de un país?

Un saludo

Me gusta
10 Tristán el subastero
Tristán el subastero  en respuesta a  Madoz
13 de marzo de 2012 (19:13)

Das por hecho que Carlos ha dejado deudas sin pagar y que ha descapitalizado la empresa "llevándoselo crudo" al estilo de Gerardo Díaz Ferrán y no ha sido así. No ha dejado ni una sola deuda y tras el cierre ha indemnizado legalmente a los empleados.

Son dos cosas distintas, lo que tú apuntas es un delito que consiste en cerrar tras haber dejado a la empresa sin activos para evitar pagar las deudas a sus proveedores y a sus ex-empleados. No es eso lo que ha ocurrido, sino que tras muchos trimestres de pérdidas la empresa se ha quedado sin colchón financiero para seguir funcionando y ya solo quedaba la alternativa de pedir créditos aportando garantías personales o hacer ampliaciones de capital con el mismo resultado. Naturalmente no ha sido tan tonto.

Me gusta
11 El sujeto pasivo
13 de marzo de 2012 (21:43)

Un negocio que deja de dar beneficios y al que no se encuentra salida o en el que ya se ha dejado de creer debe ser abandonado (que no se entienda abandonado a su suerte). Meter dinero en un agujero que no tiene fondo no tiene sentido. Lo vemos todos los días con empresas que terminan cerrando porque no tienen solución y al final terminan arrastrando más víctimas consigo que si se hubieran cerrado en el momneto adecuado.

Respecto al primer empresario, si decimos que todo aquél que se ha hipotecado y no puede afrontar sus compromisos debe asumir las consecuencias, éste también se ha equivocado y por tanto deberá correr la misma suerte por su error.

Me gusta
12 Madoz
Madoz  en respuesta a  Tristán el subastero
13 de marzo de 2012 (21:43)

Pero eso, lo ha añadido después de mi comentario, que no pretendía ser torticero y solo quería enriquecer el debate, aunque sea polémico.

Me da una importancia, que no merezco.

Creo que una quiebra, insolvencia, concurso de acreedores o cese de actividad sin deudas pendientes, es muy rara en la práctica.

Un saludo

Me gusta
13 Tristán el subastero
Tristán el subastero  en respuesta a  Madoz
13 de marzo de 2012 (21:54)

Perdón por lo de torticero, lo borro inmediatamente.

Pero primero te he respondido aquí, en los comentarios y luego se me ha ocurrido ampliarlo en el post con una postdata, para evitar que los lectores pudieran seguir equivocándose respecto a la actuación del segundo empresario.

Me gusta
14 Feinmann
13 de marzo de 2012 (22:43)

Respecto a la postdata, son legión los parados que están esperando que el FOGASA pague los salarios que les fueron dejando sin pagar los empresario, que no solo no eran tan tontos como el primero que comentas, sino que incluso dejaron por tonto al segundo que presentas, pues se fueron forrados con lo que dejaron debiendo a todo quisque.

Das por bueno todo lo que hizo el segundo y por mal lo que hizo el primero. No consideras otra posibilidad, que se hubiesen diversificado, o que hubiesen reconvertido el negocio a uno que tuviese mas posibilidades. Yo, de poder, habría montado una fabrica de material antidisturbios, que promete ser un buen negocio en el futuro.

Me gusta (1)
15 Rafamtz
Rafamtz  en respuesta a  Tristán el subastero
13 de marzo de 2012 (23:21)

Leches, que muchos empresarios no buscan sólo ganar dinero. Su empresa es mucho más que eso. Es toda una vida de esfuerzo e ilusiones. Y aunque muchos les cuesta creerlo, a este tipo de empresario les duele tanto o más perder su empresa que perder su casa. Ya se que es suicida, y más con los tiempos que corren, pero es así.

Me gusta (2)
16 Madoz
Madoz  en respuesta a  Tristán el subastero
13 de marzo de 2012 (23:32)

Gracias.

Un saludo

Me gusta
18 El sujeto pasivo
El sujeto pasivo  en respuesta a  Feinmann
14 de marzo de 2012 (00:07)

Pero más le valdrá ser amigo del ministro y alimentar al egipcio.

Me gusta (2)
19 Biriru
Biriru  en respuesta a  Tristán el subastero
14 de marzo de 2012 (00:25)

Eso ya depende de qué tipo de persona sea uno. Si uno es capaz de fumar puros mientras mira por la ventana cómo la gente mendiga un chusco de pan puede hacer lo que El Listo. Sino intentará crear algo sostenible arriesgando hasta quedarse comiendo sopa mientras mira por la ventana.

Después el tiempo pondrá a cada uno en su lugar.

Sé que es difícil de entender pero en esta vida hay más cosas aparte de papelines de colores.

Me gusta
20 Feinmann
Feinmann  en respuesta a  El sujeto pasivo
14 de marzo de 2012 (00:54)

En España parece inevitable. La población lo tiene asumido y los políticos lo saben.

Me gusta
21 erkritt
erkritt  en respuesta a  Rafamtz
14 de marzo de 2012 (08:31)

Pues que quieres que te diga, si yo quiero ayudar a los pobres simplemente doy el dinero a una ONG y me olvido. No me meto en marrones que me pueden dejar en la p*** calle siendo uno de esos homeless a los que quiero ayudar.

Ya me empieza a aburrir tanto 'hombrenuevismo ciudadánico'. Seamos serios, una persona se mete a empresario para arriesgar su dinero y ganar más. Si una empresa no te da más que lo que te puede dar un depósito, pues apaga y vámonos, mete tu dinero en el banco y a vivir.

Nos hemos convertidos todos en personajes muy 'cool' que trabajan por amor al arte, por sentirse realizados y demás pamplinas. De nuevo, seamos serios: todos trabajamos para ganar dinero. Porque sinceramente, si no nos pagasen, estaríamos mejor en casa regando los geranios.

Me gusta (3)

Recomendado por: 6 usuarios



Guardado por: 1 usuario

Tristán el subastero

Tristán el subastero

Información y opiniones sobre el mundo de las Subastas Judiciales desde la mirada de un subastero.




Twitter
RSS
e-Mail
Facebook







Sitios que sigo



Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.