Las reglas de la economía han cambiado
Un debate abierto sobre la economía actual

Un increíble caso a cuenta de preferentes, endeudamientos, valores de Santander y estructurados... todo junto

5
Publicado por Yo mismo el 24 de agosto de 2012

 

Echando un cable a una amiga, que es una más de los miles, (o cientos de miles o millones) de personas enganchadas en participaciones preferentes, me he dedicado a bucear un poco por la jurisprudencia al respecto, ya que los temas de justicia y los económicos no siempre coinciden. Y lo cierto es que entre la jurisprudencia que he encontrado, sobresale y mucho una sentencia (la 75/2012 del juzgado de primera instancia 3 de Santa Cruz de Tenerife), por que relata unos hechos que son directamente espeluznantes; En la sentencia constan las dos versiones de los hechos que trato de redactar en base a lo que consta en la demanda, para exponer una conclusión de una situación absurda:

 Dª Esperanza, con 62 años, artesana de profesión ha desarrollado su actividad entre Venezuela y Tenerife durante años. en el año 2006, la Sra. Esperanza decide establecerse definitivamente en la isla, donde reside su hija, y para ello "trae los ahorros de toda su vida", producto de la venta de su vivienda en aquel país, ingresándolos en una cuenta abierta a su nombre en la entidad Banco de Santander S.A., sucursal de la calle Valentín Sanz de Santa Cruz de Tenerife.

La señora Esperanza era por entonces ya cliente de la entidad, por cuanto en fecha 14 de octubre de 2003 abrió una sencilla cuenta personal y un depósito a plazo fijo. Textualmente sigue relatando la demanda que "cuando el empleado de la sucursal vio que la cuenta comente de Dª Esperanza pasó de tener un saldo de 1.856,14 euros a tener 107.500,50 euros, no paró hasta convencer a Dª Esperanza de que cogiera nada menos que 100.000 euros de los ahorros de toda una vida y los invirtiera en un fantástico producto de total seguridad; así, el empleado de la sucursal vendió a la cliente dos participaciones preferentes de la empresa SOS-Cuétara por importe total de 100.000 euros".

Afirma la demanda que, aprovechándose de las circunstancias personales y del desconocimiento de Dª Esperanza en lo relativo a operaciones financieras, el Banco ofreció una información parcial y solo de carácter verbal sobre las características del producto, pero sin explicarle que su rentabilidad no estaba garantizada, que las participaciones adquiridas no tienen salida en el mercado bursátil y que tienen carácter perpetuo, de modo que la dienta ha perdido en la práctica la posibilidad de disponer de su capital, por cuanto no se especifica la fecha de vencimiento ni la obligación de reembolso.

También textualmente reza la demanda que "Dª Esperanza , a no ser que fuera una chiflada susceptible de ser incapacitada, que no lo es, jamás hubiera metido el 95% de los ahorros de toda su vida, con 62 años de edad, en un producto financiero que es deuda perpetua (...) la actora fue fuertemente presionada por el Banco de Santander para que contratara este producto (...) se lo vendieron como una cuenta a plazo fijo, de mejor rentabilidad, diciéndole que en cinco años la empresa emisora recompraría seguro las acciones, a sabiendas de que esto no sucedería (...) en resumen (el Banco) omitió expresamente la información de la Comisión Nacional de Mercado de Valores, no entregaron folleto informativo y no informaron de que si la empresa emisora no iba bien no percibiría ingresos del producto".

Entendiendo la actora que concurrió en la celebración del contrato vicio del consentimiento, solicita la declaración de nulidad radical de aquel, con restitución de las cantidades percibidas por cada una de las partes. Continúa la demanda narrando que, dos meses después de la adquisición de las acciones preferentes, el Banco de Santander recomendó a Dª Esperanza , por cuanto "ya sabían que era una cliente fácilmente manipulable", la adquisición de dos seguros de inversión por un montante total de otros 100.000 euros; "como la señora ya había perdido la disposición sobre casi todos sus ahorros, el empleado de la sucursal le señaló que no era problema porque el Banco le daba un préstamo para adquirir el producto que le ofrecían". Sigue diciendo la demanda que "analizando este contrato, y a pesar de que leemos en el enunciado Condiciones Particulares, vemos que falta absolutamente toda la información del producto, al que le dan formato de seguro, en concreto falta informar de que se trata de un producto de riesgo, falta saber si está comprometida la inversión inicial o los intereses", añadiendo que "lo más sangrante para la desdichada dienta es que el asesoramiento profesional del Banco consistía en la contratación de este producto teniendo aparejada la suscripción de un préstamo que firmó el 15 de febrero de 2007 y cuya copia nunca recibió; este préstamo supone, aparte de los gastos de Notaría, tener que devolver 115.371 euros pasados tres años", con el consiguiente perjuicio económico para Dª Esperanza .

Solicita la actora, con base en la existencia de un vicio del consentimiento, la declaración de nulidad del contrato de suscripción de seguro de inversión Petrobolsa y préstamo anejo celebrados en fechas 15 y 20 de febrero de 2007, con restitución de las cantidades desembolsadas por cada una de las partes.

 Habiendo suscrito la actora, en el mes de octubre de ese mismo año, la adquisición del producto Valores Santander por importe de otros 100.000 euros, nuevamente obtenidos a través de un crédito concedido por el propio Banco, y con la misma ausencia de información predicable de los supuestos anteriores, se solicita igualmente en la demanda la declaración de nulidad radical de los correspondientes contratos.

En resumen, el banco le colocó a esta señora 3 joyas, por valor de 300.000 euros y dos préstamos por valor de 200.000 euros. Por supuesto es evidente que la señora buscaba un beneficio, (a menudo se nos recuerda que las entidades no son ONG, pero parece que se olvida todo el mundo que los clientes tampoco lo suelen ser), y en base a estos objetivos ha realizado esta increíble sucesión de operaciones.

Que la señora no comprendía estos productos es más que evidente con un simple cálculo de escenarios. En el improbable caso de que todo saliese bien, obtendría un beneficio muy limitado y las pérdidas son brutales, sobre todo teniendo en cuenta que estamos hablando de operaciones financiadas. Y esto es clave para tratar de entender la culpa de un negocio ruinoso; Banco Santander tenía intención de ganar, la señora también, pero resulta que hay que mirar si alguien engañó o si todo el mundo cumplió su parte. 

En su escrito de contestación, Banco de Santander S.A. alega que las acciones de anulabilidad instadas respecto de la contratación de las acciones preferentes de SOS Cuétara y los seguros de vida Petrobolsa II se encontraban caducadas en la fecha de interposición de la demanda, por el transcurso de más de cuatro años desde la celebración de los correspondientes contratos.  (aspecto rechazado en la sentencia porque el plazo no comienza a contar desde la firma del contrato)

También opone la excepción de falta de legitimación pasiva en relación con la acción de anulación de contratos de suscripción de las participaciones de SOS-Cuétara, el seguro de vida Petrobolsa II y los Valores Santander; En resumen, nos cuenta que la entidad  no ha sido contraparte en ninguno de esos contratos, y que se ha limitado a intermediar en la contratación, sin percibir importe alguno, por lo que nada podría restituir a la actora. El juzgado rechaza el argumento en base a que la entidad ha realizado funciones de asesoramiento y además los debería haber rechazado, en el sentido de que han sido todos productos ofertados por la entidad, (préstamos incluidos) y que existieron bastantes reuniones y evidentes esfuerzos de la entidad por convencer. Lo que sí que me extraña de la sentencia es que no se haga ningún tipo de referencia a la increíble alegación de que la entidad no es contraparte en los valores Santander, y mucho menos en que la entidad no percibe importe alguno.

Niega Santander la concurrencia de vicio del consentimiento en la actuación de la Sra. Esperanza, afirmando en cambio que con anterioridad había adquirido otros productos financieros de cierta complejidad, alguno de ellos de similares características a los que son objeto de este procedimiento; añade que, antes de contratar los tres productos financieros cuya nulidad se insta, Dª Esperanza recibió información completa y detallada sobre las características y los riesgos propios de cada uno de ellos, habiéndose suministrado la documentación necesaria, supervisada y aprobada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Además, alega Banco de Santander que la actora reconoció en el momento de contratar cada uno de los productos, y firmó de su puño y letra, que la información proporcionada resultaba adecuada a su experiencia y objetivos de inversión. Abunda la demandada en la ausencia de desconocimiento alguno en Dª Esperanza a la hora de contratar, señalando que entre los años 2003 a 2007 suscribió diversos productos financieros de funcionamiento complejo y sofisticado, tales como fondos de inversión referenciados a índices bursátiles o a cestas (así, los siguientes productos: Santander 104 USA 2, Santander Memoria 2, Santander Equilibrio Activo 1, Santander Calleras Garantizado y Santander Doble Inversión A).

 El juzgado no está de acuerdo, básicamente porque entiende que no se ha facilitado la información completa y detallada por varios motivos, (los requerimientos son mayores al ser la persona consumidora, minorista, está plagada de frases genéricas en el sentido de que “el cliente comprende”…). Importante es el matiz en el que el hecho de que la señora firmase de su puño y letra que conocía el producto y los riesgos, queda desvirtuada por la obligación de probar que se informó a la persona de acuerdo a sus necesidades y circunstancias. Al no probar la entidad el suministro de la información concreta y suficiente, y ser obligación de la entidad probar tal circunstancia, (por aquello de la imposibilidad de probar cosas negativas).

Por último dice que Santander que para el caso de que se apreciara la invocada causa de nulidad de los contratos suscritos, alega la demandada que el defecto habría quedado subsanado, y los contratos confirmados, por la propia actuación de la demandante, que recibió los rendimientos de los productos y dispuso de ellos. Es lógico entender que al anular los contratos, no tiene sentido que sirvan por haber recibido algún pago. El argumento de la entidad supondría que si yo le pido un préstamo a sabiendas de que no le voy a pagar, engañando y mintiendo, (lo que cuando se lo hacemos al banco se llama estafa), con pagar una letra ya no sería estafa.

En definitiva se acaba sentenciando:

 

“Que debo ESTIMAR Y ESTIMO INTEGRAMENTE la demanda interpuesta por la Procuradora Dª Ana Isabel Scwartz Gutiérrez en nombre y representación de Dª Esperanza , declarando en consecuencia la nulidad por vicio de error en el consentimiento de los siguientes contratos:

- contrato de adquisición de participaciones preferentes SOS Cuétara de fecha 30 de noviembre de 2006, con restitución a la actora de la suma de 100.000 euros retirada el 20 de diciembre de 2006, más el interés legal desde esa fecha y con restitución a Banco de Santander de los intereses percibidos por la actora más el interés legal del dinero desde cada una de las fechas de ingreso.

- Contrato de Seguro de Inversión Petrobolsa II de fecha 20 de febrero de 2007, con restitución a la actora de la suma de 100.000 euros más el interés legal desde aquella fecha.

- Contrato de préstamo de fecha 15 de febrero de 2007 y restitución a la actora de los intereses cobrados, más los intereses legales devengados desde la fecha de cada uno de los cargos.

- Contrato de adquisición de Valores Santander de fecha 26 de septiembre de 2007, con restitución a la actora de la suma de 100.000 euros retirada en fecha 4 de octubre de 2007, más el interés legal desde esa fecha, y con restitución a Banco de Santander de los intereses percibidos por la actora, más el interés legal del dinero desde cada una de las fechas de ingreso.

- Contrato de préstamo de fecha 2 de octubre de 2007, con restitución a la actora de los intereses cobrados, con más los intereses legales devengados desde la fecha de su cobro, así como nulidad de la póliza de pignoración de valores de fecha 2 de octubre de 2007.

Las costas ocasionadas en esta primera instancia serán íntegramente satisfechas por la parte demandada.

La presente resolución no es firme y contra la misma cabe interponer recurso de apelación en el plazo y con los requisitos establecidos por la Ley para el mismo.”

 

 

Aquí pueden descargar la copia de la sentencia a quien le interese.

 

Artículos relacionados con "Un increíble caso a cuenta de preferentes, endeudamientos, valores de Santander y estructurados... todo junto"

Etiquetas: stoppreferentes · participaciones preferentes · deuda subordinada · cédulas hipotecarias · abusos de la banca · impunidad · inmunidad · reformas legales · valores convertibles santander · SAN (Banco Santander) · bolsa · inversores minoristas · CNMV



Añadir comentario
5
Comentarios
1 Cambioyev
24 de agosto de 2012 (12:11)

Creo que para acabar de una vez por todas con estas prácticas fraudulentas generalizadas en todo el sector bancario habría, además de anular las operaciones y restituir las pérdidas ocasionadas a los clientes que de buena fe han confiado en las convincentes y sonrientes palabras de los comerciales y directores que les han vendido estos productos...

...habría que exigir responsabilidad civil y penal con carácter solidario y con todos sus bienes presentes y futuros, por los daños causados por estafa continuada en el tiempo y por colaboración y complicidad necesaria para que se produzcan estos robos encubiertos de legalidad, a los siguientes actores de estas estafas:

1- Comercial que convence y vende el producto sabiendo que perjudica a su cliente.

2- Interventor y Director de la sucursal que firma las operaciones.

3- Jefe de zona en cuyo ámbito se ha producido la estafa, por ser el responsable de la zona.

4- Jefe regional, por el mismo motivo.

5- Directivos de las oficinas centrales de los que dependan la responsabilidad comercial y el nombramiento de los trabajadores antes citados, por fijar los incentivos para conseguir los objetivos que permiten estas actuaciones fraudulentas y por el nombramiento de trabajadores que estafan a los clientes.

6- Presidente de la entidad financiera, por ser el máximo responsable de la entidad y por dar las instrucciones en el modo de conseguir objetivos (hay alguno que dice que si un empleado hace que su banco gane más dinero, aún con estafas y engaños por medio, hay que defenderlo y premiarlo).

5- Presidente del Banco de España, por mirar para otro lado y permitir que durantes bastantes años se hayan producido estafas de forma continuada.

6- Ministro de Economía, por ser el máximo responsable del funcionamiento del sector económico y financiero en el país y permitir que ocurran estas cosas (la inmunidad parlamentaria no debería estar para encubrir actuaciones cuando menos negligentes que causen tanto daño a la sociedad).

7- Presidente del Gobierno de España. Por ser el máximo responsable político de que se haya permitido esta atrocidad bancaria contra los ciudadanos.

Si esto se cumpliera una vez, sería el mejor ejemplo para que cada actor responsable en política, economía o banca no tuviera incentivo alguno en volver a estafar ni en dejar que otros actores bajo su responsabilidad lo hagan.

Me gusta (3)
2 Madoz
24 de agosto de 2012 (13:33)

Me alegro de que se enfoque ahora la cruzada contra los grandes bancos, en los aspectos donde más se puede hacer y no con los cortos o con el miedo sobre sus cuentas, que se ha visto ahora que no son efectivas, ni eficaces, por la recuperación del valor.

Me alegraría también que como en la lucha de David contra Goliat, o en los cuentos que siempre terminan bien, la mayoría de estafados por preferentes consigan sentencias favorables que escarmienten en la pérfida e indiscutible e indiscutida nunca por mí, mala conducta de los bancos, no solo sobre hechos pasados tan díficiles de remover, sino para que no vuelva a pasar más.

Lamento recordar en esta supuesta fiesta de los estafados que sobraría el triunfalismo, que no compartiría porque poner la excepción, hace que se creen falsas esperanzas y que se queden solo en eso y que no solo se reciba la estafa bancaria, sino la de numerosísimos profesionales y/o sanguijuelas intermediarias, que se frotan las manos en el litigio y el conflicto, y como hay demasiada tela que cortar al respecto, en esta sentencia sería como más prudente esperar en mi opinión, antes de lanzar las campanas al vuelo, a que sea firme y/o por lo menos, cree jurisprudencia (aunque en el sistema español la jurisprudencia no es fuente del derecho).

Supongo que esto, es como intentar en plena orgía inmobiliaria poner un poco de racionalidad y mira que tengo un lema optimista, pero sería demasiado pretencioso, confundir lo que diferenciaba un tal Sigmund Freud, entre el principio del placer ( los deseos que están en un lado )y el de la realidad, que va por otro y salvo que todo sea irracional, quizás podamos pedir que todo el que haya puesto un negocio o haya firmado cualquier contrato como una hipoteca por ejemplo, pueda deshacerlo porque no haya salido como esperaba, pero es que los negocios y los contratos o no se deberían de haber firmado o si se han hecho mal pienso tan estúpidamente como Sócrates que es preferible beber la Cicuta y morir, aunque podría fácilmente no haber acatado la sentencia injusta, porque por encima del interés personal y privado tenemos algo más importante, que es superior al egoísmo y la avaricia individual, aunque prefiero en este caso, no ser un aguafiestas y celebrar lo que NO ME GUSTARIA, NI DESEARIA, fuera una victoria pírrica:

Una victoria pírrica es aquella que se consigue con muchas pérdidas en el bando aparentemente o tácticamente vencedor, de modo que aun tal victoria puede terminar siendo desfavorable para dicho bando.
El nombre proviene de Pirro, rey de Epiro, quien logró una victoria sobre los romanos con el costo de miles de sus hombres. Se dice que Pirro, al contemplar el resultado de la batalla, dijo "Otra victoria como ésta y volveré solo a casa" (griego: Ἂν ἔτι μίαν μάχην νικήσωμεν, ἀπολώλαμεν).

http://es.wikipedia.org/wiki/Victoria_p%C3%ADrrica

Con todos mis mejores y sinceros deseos, que siga la fiesta, en la medida de lo POSIBLE, por supuesto.

Un saludo

Me gusta (2)
3 Scoralstom
Scoralstom  en respuesta a  Madoz
26 de agosto de 2012 (10:06)

El problema de todo esto es saber de donde va a salir el dinero con el que devolver a los que dicen afectados, si con nuestro dinero salvan bancos imagino que con nuestro dinero se pagara esta fiesta, viva la pepa.
s2

Me gusta
4 Madoz
Madoz  en respuesta a  Scoralstom
26 de agosto de 2012 (11:49)

Es verdad que cuando hay vicios en el consentimiento o diferencias entre la voluntad real y la del contrato, la ley establece unas maneras de volver atrás e intentar, como si nada hubiera pasado deshaciendo todo, pero a mi me gusta anhelar una época en la que los gentleman´s agreemeent anglosajones (el Pacta Sunt Servanda español) entre las partes eran la ley simplemente sin que tuviera que entrar un tercero para resolver conflictos entre las partes, como cuando entra el Estado dictando justicia, intentando poner orden o a lo peor como "un elefante en una cacharrería", desordenandolo más produciendo el KAOS que alguno busca premeditadamente.

Efectivamente en el mundo de los negocios no podríamos saber a que atenernos nunca, si la mayoría de todos nosotros nos declaramos incapaces , menores o minusválidos o ignorantes mentales, DESPUES de firmar, en función de la marcha del negocio, de si es favorable o no a nuestros intereses.

Todo empresario se deja la piel y asume un riesgo y por eso recibe su recompensa, por lo que intentar reducir el riesgo al mínimo de forma ficticia no es posible y nunca desde fuera de la esfera del empresario, sino que él debe ser RESPONSABLE.

Esto es matizable, si hablamos de Consumidores y Usuarios, pero no puede ser pervertido.

Para mí, el mensaje general de que lo mejor es vivir en la ignorancia premeditada, pensar que se es incapaz o irresponsable para todo y que el resto tiene la culpa de lo que a uno le pase, o que el Estado va a estar SIEMPRE para "desfacer entuertos" es muy perverso porque con ello, se busca la inoperatividad premeditada de sus funciones.

Cuando se interviene, se tiene que hacer como el cirujano y no como el militar a bulto sin diferenciar como en el sistema judicial en el caso concreto, porque la intervención siempre crea DISTORSIONES en el mercado, que algunos han buscado a propósito sin pensar, en las consecuencias.

Sobre Preferentes, algunos avisamos ANTES desde el foro, que en mi opinión debe ayudar a una actitud RESPONSABLE, de INFORMACION y DIDACTICA y no debe ser un lugar de búsqueda deliberada de conflictos, que es lo crea la intervención caótica de un gobierno que intente poner patas arriba una situación sin considerar que no se puede dar marcha atrás en el tiempo como si nada hubiese pasado, eso es la mejor manera de reventar, lo poco que queda en pie, aunque es verdad que algunos, es lo que buscan de forma premeditada, sin pensar que en el sistema nadie se beneficia del KAOS y mucho menos ellos o sus ideas, ya que dijo alguien:

"El conocimiento te hace libre" mientras otros pensarán que no, que te hace infeliz.

Un saludo

Me gusta (2)
5 Scoralstom
Scoralstom  en respuesta a  Madoz
26 de agosto de 2012 (12:07)

Totalmente de acuerdo, que se estudie cada caso si asi lo quieren y que busquen responsables en el que comete el acto, que nunca hagan pagar al resto de ciudadanos las, como dicen algunos, estafas o la, como dicen otros, picaresca del que afirma rotundamente que es afectado.................que responda con su patrimonio si asi lo considera el juez, sabemos que estos ultimos sentencian segun la capacidad de pago del demandado, si dispones de un seguro x piden x y si dispones de un seguro 3x pues piden 3x, me temo que tambien piensan al igual que muchos ciudadanos que el dinero sale de los arboles o lo que a medias se paga sale mas barato.
s2

Me gusta (1)



Guardado por: 4 usuarios

Yo mismo

Yo mismo

Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.




Twitter
RSS
e-Mail







Sitios que sigo



Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.