Las reglas de la economía han cambiado

Un debate abierto sobre la economía actual

Mi critica a los dos autos de los titiriteros.

Yo mismo (11/02/2016)

No creo en una conspiración ni en una actuación de mala fe del juez en el caso de los titiriteros. He escrito un post para tratar de explicar esto, pero me he dado cuenta que necesito hablar demasiado de los autos del juez. En consecuencia redacto este post con mis conclusiones acerca de los autos dictados en este esperpento:

En el primero (que tenemos gracias a overdose) se imponía la prisión comunicada e incondicional a los titiriteros. Yo, en plena discusión, argumentaba que el auto no me parecía correcto. En mi opinión el auto no motivaba absolutamente nada. En particular, me llamaban la atención párrafos como:

Debe ponderarse el peligro de fuga y la posible desaparición de fuentes de prueba y el riesgo de que el imputado cometa otros hechos delictivos. Dicho peligro de fuga es elemento determinante, y sobre ese factor se ha de interpretar el de la gravedad punitiva, pues es lógico pensar que a mayor penalidad el riesgo de fuga aumenta, si bien dicho peligro no puede nunca llegar a subsumirse o identificarse absolutamente con el "fumusboni iuris", pues el Juez siempre ha de ponderar otros estándares, tales como el arraigo, cargas familiares, etc., que puedan acreditar la ausencia del peligro de fuga del imputado. Para valorar la existencia de este peligro se ha tenido en cuenta en el presente caso conjuntamente a la naturaleza del hecho, la gravedad de la pena que pudiera imponerse al imputado, la situación familiar, laboral y económica de éste, así como a la previsión, dada la naturaleza y características de los hechos a que se refieren estas actuaciones, de la celebración del juicio oral.   Leer más >>

Una titiritada no es campaña

Yo mismo (11/02/2016)

Aparentemente puede parecer que se está aclarando el tema de los titiriteros; sin embargo, yo creo que se está tejiendo una explicación de lo que ha ocurrido que no tiene nada que ver con la realidad. Creo que es importante entender lo que ha ocurrido por la sencilla razón de que no vuelva a ocurrir.

Habrá mucha gente que exponga un relato de lo acaecido incluyendo una conspiración de ciertos grupos (cada cual elegirá según sus intereses: Partido Popular como sospechoso principal, los medios de comunicación, los jueces….) para cargarse a Podemos, a Carmena o a los anarquistas. Tampoco creo que nadie haya intentado tapar con esto ninguna corruptela del  PP. En todo caso parece claro que una vez que estalla la situación todo el mundo la ha utilizado de acuerdo a sus fines disparando, con mayor o menor fortuna, contra el rival.   Leer más >>

Los tipos de interés negativos del Banco de Japon

Yo mismo (10/02/2016)

En febrero de 2010 colocaba un post en el que trataba de explicar las razones por las que los tipos de interés se iban a enquistar en niveles cada vez menores durante muchísimo tiempo.  Un poco antes, en enero de 2012, explicaba también las razones por la que la rentabilidad del bund se había puesto en negativo (recomendaría leer el post acerca del patinazo de Rallo para entender la diferencia entre intereses negativos y rentabilidades negativas).

Para explicar que las rentabilidades fuesen negativas trataba de explicar las razones por las que los análisis que se leían en prensa no eran correctos y, en particular, una de las razones que podrían explicar aquella situación: en aquellos momentos no se esperaba que el BCE llevase los intereses de las subastas a valores negativos; pero en aquel post aclaraba que no podíamos descartar que esto finalmente fuese a ocurrir.   Leer más >>

Ahogándonos en la libertad de expresión

Yo mismo (08/02/2016)

Hace unos días expresaba mis temores ante el cariz que estaba tomando la libertad de expresión en España; lo ocurrido este fin de semana no ha ayudado a calmarme. Ahora tan solo nos queda adivinar donde están los limites; los de la libertad de expresión, los de la sociedad y los de los dirigentes.

Algo tiene que ir muy mal para que de repente nos encontremos con  dos personas encarceladas porque en una ¿obra? (reconozco que ni me gustan demasiado los titiriteros, ni los títeres) han representado a un policía corrupto poniendo un cartel que hace referencia a un grupo terrorista que todo el mundo menciona (por seguir la nomenclatura de los que se libran de todas) para simular una acusación falsa de pertenencia a  esa banda armada. También nos cuentan que en la obra (que no se sabe si era para niños o por motivo de los carnavales) existen violaciones, asesinatos y no sé cuantas cosas más. En todo caso esto último no parece el motivo de la cárcel; acaban en la cárcel por enaltecimiento del terrorismo, por mostrar un cartel que colocaban en manos de alguien para simular un delito en una ficción con la que pretendían dar moralina. Ironía es que pretendiendo ofrecer moralina mediante una ficción los acaban de convertir en mártires reales (espero que salgan pronto y que nadie acuda a la ONU, Europa o instituciones porque podemos quedar realmente mal).   Leer más >>

La "dramática" transferencia de riqueza a cuenta de la caída del petróleo

Yo mismo (04/02/2016)

Casi todos los días vemos en los medios de comunicación liberales de las economías dependientes del petróleo noticias anhelando un acuerdo de un cartel (OPEP) para intervenir en el mercado y lograr subir el precio de dicho bien básico.  Curiosamente desde Estados Unidos nos llegan ciertos análisis que difieren un poco de este análisis.

Por ejemplo; el economista refleja un artículo de Reuters en el que parece esperar un “viaje a 1998: ¿Un nuevo acuerdo para triplicar el precio del petróleo?”. Parece curioso que nadie se escandalice de ver a los árabes, rusos, venezolanos e iraníes llegando a acuerdos en el marco de un oligopolio (que hoy ya no lo es tanto) para influir en el precio de un bien básico que necesitamos. En fin, lo curioso es la gráfica de precios de WTI que ponen (el círculo lo añado yo):   Leer más >>

Rallo, Garzón y los tipos de interés negativos

Yo mismo (03/02/2016)

El colega Rallo vuelve a mostrarnos una demostración de las suyas en una discusión que mantiene con Garzón a cuenta de la deuda pública. En el artículo suelta una frase lapidaria:

 “Alberto Garzón estuvo defendiendo la tesis de que la economía real no recibía crédito de inversores privados porque a éstos les resultaba mucho más rentable especular en la economía financiera…

Sin embargo, semejante argumento no resulta en absoluto defendible a día de hoy: actualmente, los inversores privados están comprando deuda pública incluso a intereses negativos, lo que demuestra que las rentabilidades con las que muchos de ellos se conforman son nulas.”

Voy a pedir perdón por escribir lo primero que se me pasa por la cabeza: ¡Anda Coño! O sea que los inversores privados están comprando deuda pública porque quieren subvencionar a alguien (se supone que en tal argumento los intereses negativos significan que pagan por invertir).   Leer más >>

El absurdo contrainforme de Rallo (con Lacalle de Palmero)

Yo mismo (26/01/2016)

En julio de 2015 publicaba un post en el que comparaba lo que decía yo hace unos años (con las previsiones que corresponderían) con lo que afirmaban dos ilustres “pseudoliberales” (en este otro post explicaba las razones por las que estos personajes no podrían ser considerados liberales en este universo). Estos dos personajes son Daniel Lacalle y Juan Ramón Rallo.

En aquel post recogía las predicciones que hicieron en el pasado y, en particular, las referidas a la evolución de los precios. Por resumir, afirmaban en el pasado que si se aplicaban políticas monetarias expansivas tendríamos una situación de hiperinflación.

 Es evidente que dicho análisis era erróneo y, en consecuencia, la predicción no se ha cumplido. Y es evidente también que era sencillo saber que dicha predicción no se podía cumplir (en ese blog están publicados mis post de la época en los que explicaba las razones por las que íbamos a estar como estamos ahora).   Leer más >>

La demanda y los estímulos en China

Yo mismo (20/01/2016)

El consenso económico de todos estos años ha bendecido de forma unánime todas las medidas encaminadas a mejorar las condiciones de los productores de bienes y servicios. Se trata de crecer a todo camino para mejorar las condiciones de la gente. Esto no es nuevo y responde a la Ley de Say.

La justicia de estas medidas siempre ha sido respondida; pero la gran diferencia es que ahora se comienza a cuestionar su utilidad. Es decir, tras años de decididas políticas de oferta y de hacer lo que sea necesario para los mercados, todo se derrumba.

Esto significa que los defensores de determinados intereses tienen que volver a cambiar el discurso. No es nada nuevo; en 2012 publicaba un post en el que explicaba las razones por las que se seguía proponiendo la eterna Ley de Say.  A lo largo de la historia se ha enunciado de muchas formas, pero siempre acabamos en lo mismo: la justificación para apoyar a los productores/creadores de riqueza/emprendedores para generar demanda.   Leer más >>

Petróleo barato: ¿ventaja o problema?

Yo mismo (19/01/2016)

Seguro que al lector le suena la teoría del PeakOil o teoría del Pico de Hubbert. En síntesis afirma que el límite del petróleo ha llegado y que este hecho provoca una hecatombe. En realidad existen varias versiones (según el año que supuestamente se acabó o acabará el petróleo), pero siempre parten de un error tan claro como incomprensible.

Este error se basa en determinar la disponibilidad de petróleo (presente, pasada y futura) en función de la producción de petróleo. El argumento es simple; si hemos llegado al máximo de producción de petróleo esto significa que se ha agotado. Pero… ¿y si la producción de petróleo no dependiese de la capacidad que tenemos de extraer petróleo? Las posibles respuestas a esta pregunta pueden implicar (y lo hacen) que el problema sea mayor que la escasez de petróleo: la abundancia.   Leer más >>

De mi ausencia

Yo mismo (17/12/2015)

Hoy necesito ofrecer una explicación sobre mi ausencia. No es sencillo porque es una combinación de varios factores y la subjetividad. Sin embargo, lo voy a intentar.

Me gustaría pensar que la principal razón es que no acabo de encontrar la utilidad de estos post. En su momento trataba de evitar (a la desesperada) el colapso y no lo he conseguido. Esto ya lo he dicho otras veces y sigue siendo cierto. Ahora ya no hay nada que evitar. El desastre se ha consumado (pese a todos los mensajes optimistas) y ahora sólo quedaría construir.

Pero debo reconocer que quizás no sea del todo sincero; hay dos razones muy poderosas que pesan mucho cuando tengo que ponerme a juntar letras: aburrimiento y temor. Para intentar que no se me malinterprete (por lo menos aquellos que no tengan interés en hacerlo) voy a explicarlo.   Leer más >>

Autor del blog
Yo mismo

Yo mismo

Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.











Sitios que sigo


Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar