ETFs - PM
ETFs y panorama mundial

A veces el peor Enemigo de la Inversión somos Nosotros mismos (I)

9
Publicado por Gfierro el 20 de mayo de 2012

 

¿Qué podría tener en común el error de Warren Buffet[1] de no participar en el negocio que su amigo Tom Murphy ofreció en 1968 llamado Integrated Electronics (INTEL) con el  comportamiento de un pequeño inversor al no tomar en cuenta a otros sectores, países o regiones? ¿Qué similitud hay entre Santander siendo engañado para invertir con Madoff y el de un pequeño inversor cayendo en las garras de un vende motos? ¿Qué semejanza existe entre un inversor que confía demasiado en su estrategia y valoración y los Fondos Quants perdiendo dinero en 2008 por pensar que sus sistemas eran infalibles? 
 
El común denominador de éstos y muchos mas errores cometidos por nosotros y hasta por los inversionistas mas avezados, podría ser los sesgos cognitivos o en otras palabras, las trampas que nuestra mente nos juega al percibir la realidad. Estos fenómenos son analizados por la psicología y aunque han sido estudiados desde hace varias décadas, sólo después de que la crisis del 2008 reveló las fallas del homo-economicus comenzaron a ser mas famosos y con ellos la rama que los investiga: Behavioral Finance/Economics
 
En esta serie de post resumiré algunos de los sesgos, que según yo, mas afectan al inversionista porque tal vez conociéndoles mejor y estando conscientes de ellos podremos cometer menos errores.
 
 
 

Defensa del Status Quo

Es la tendencia a mantener decisiones anteriores a pesar de los cambios a nuestro alrededor. Las personas suelen sentirse mas cómodas con su estado actual y son reacios a los cambios o a conocer y explorar cosas nuevas. Así, los inversores son mas propensos a quedarse con la misma asignación de activos de su portafolio por mucho tiempo, haciendo caso omiso a su edad, aversión al riesgo, retornos, trampas de valor o a la variación en los porcentajes de asignación por evolución de los precios. El costo de oportunidad de quedarse en la misma situación por miedo, comodidad o falta de conocimiento es alto, sobre todo si se aferra a acciones o instrumentos independientemente de su desempeño[2]. A veces otros sesgos son culpables de éste como la Ilusión de Control, la Ilusión de la Percepción Asimétrica o Exceso de Confianza, pero de ellos hablaré en la segunda parte de esta serie. Una forma de reducir este sesgo sería hacer comparaciones con portafolios similares, revisiones periódicas y buscar alternativas parecidas y viables.
 
 

Aversión a la Ambigüedad  

Somos propensos a rechazar situaciones inciertas y con probabilidades desconocidas, sin dar oportunidad a conocerlas y estudiar mas a detalle. Todo aquello que no es familiar tiende a ser rechazado súbitamente. Es muy parecido a juzgar a primera vista. Este sesgo esta muy relacionado con el anterior porque al no dar la oportunidad a explorar e investigar otras opciones, sólo se reafirma el Status Quo y la permanencia. Rehuimos a decisiones complicadas, difíciles, laboriosos y optamos por lo popular o mas conocido, llevándonos otra vez al Status Quo. El problema aquí es que precisamente lo "conocido y popular" no siempre es lo que mejor funciona en bolsa. Este sesgo puede conducir a procrastinar y postergar decisiones importantes sobre nuestras inversiones, ya que preferimos no complicarnos la vida hoy a costa de nuestro posible futuro. Un ejemplo es seguir con nuestros depósitos bancarios o con nuestro fondo de toda la vida de altas comisiones y bajos resultados o comprando matildes y santanderes para seguir con nuestra asignación predeterminada. Voluntad y curiosidad son necesarias para minimizar este fenómeno.
 
 

Sesgo Doméstico

Este sesgo se refiere principalmente a la tendencia de las personas a invertir grandes porcentajes de su portafolio en acciones de la compañía en la que trabajan, pero también puede ser aplicado a aquellas personas que invierten la mayoría de su dinero en empresas nacionales o incluso locales de su misma comunidad. Esto sucede porque estamos dispuestos a  apostar más en cuestiones familiares a nosotros que en cuestiones que no lo son, aunque ambas tengan las mismas probabilidades de éxito. La incertidumbre sigue existiendo, pero la descartamos porque sentimos que al ser algo mas cercano tenemos mas control, aunque ésto sea sólo una ilusión.
 
 

Aversión a los Extremos

Al ofrecernos varias alternativas descartamos automáticamente o vemos menos atractivas las que tienen Valores Extremos y nos inclinamos por aquellas con valores intermedios. El problema aquí es que las alternativas pueden ser independientes y mutuamente excluyentes y por tanto no tiene sentido comparalas. Además también implicaría que una vez descartados los Valores Extremos, los Intermedios también podrían tener Extremos entre ellos y al realizar este proceso varias veces podríamos estar desechando alternativas muy buenas. Un ejemplo sería ir descartando Fondos o ETFs con base a sus comisiones sin analizar mas variables que posiblemente no estén en los Extremos. Otro ejemplo podría ser descartar automáticamente las empresas con valores altos de PER, omitiendo el hecho que muchas empresas con alto PER son consideradas Growth y pueden ser oportunidades de mediano plazo. Este sesgo no sólo se refiere a Valores Altos sino también a Valores Pequeños. Descartar automáticamente nos puede privar de buenas oportunidades y los Valores Intermedios no siempre son no siempre es la mejor opción.
 
 

Sesgo de Disponibilidad

También conocido como Disponibilidad Heurística. Los eventos mas recientes son los mas disponibles, no sólo por nuestra mente para recordarlos sino por los medios de comunicación. Lo mismo sucede con eventos destacados o vívidos en la memoria como son las crisis. Nuestros recuerdos y sentimientos hacen que nuestras valoraciones sean exageradas muchas veces y genera un cortoplacismo que da demasiado peso a hechos muy recientes o comparaciones con sucesos anteriores que nos marcaron pero en diferentes contextos. Todo ésto hace que calculemos mal las probabilidades, guiando nuestras expectativas con base a lo que acaba de ocurrir o a lo que recordamos y no con base en lo que sucederá o realmente sucedió. Un ejemplo es el enorme pesimismo que existe tras una caída muy fuerte de la Bolsa y como ese pesimismo dura inclusive cuando la Bolsa rebota. Tal vez este sea el sesgo que mas aprovechan los verdaderos Contrarians.
 
 

Sesgo de Confirmación

Es la tendencia a buscar selectivamente evidencia y ejemplos que respalden nuestras ideas, creencias y expectativas, sin importar si son sólidas porque no las ponemos aprueba, simplemente las aceptamos y tomamos como verdaderas por estar de acuerdo con nuestro pensamiento. Por eso lo mejor que podemos hacer es buscar argumentos que desafíen nuestra percepción, ser nuestros propios abogados del diablo, sopesar las Ventajas y Desventajas de cada alternativa, tomar como premisa que siempre podemos errar y aceptarlo. En pocas palabras seguir el método de Tesis, Antítesis y Síntesis. Así pues, al buscar información de porqué deberíamos comprar una compañía o un ETF, también deberíamos buscar información del porqué no deberíamos hacerlo.
 
 

Sesgo Inductivo

El proceso inductivo con base a observaciones particulares infiere principios generales, pero debemos se muy cuidadosos, ya que muchas veces se cae en el error de generalizar simplemente mostrando un par de ejemplos que coincidan con nuestra percepción, ésto nos hace caer en el Sesgo de Confirmación y se convierte en un círculo vicioso. La inducción en las inversiones hace referencia a un proceso bottom-up y por eso es muy importante no brincar a una conclusión rápidamente tomando los datos mas recientes o vívidos, cayendo en el Sesgo de Disponibilidad, sino hacer una muestra representativa y no caer en la Aversión a la Ambigüedad o a Extremos rechazando ejemplos y datos poco conocidos o que contradigan nuestra hipótesis inicial. Realizar un buen proceso inductivo nos puede ayudar a prevenir situaciones como las de 2008, 1987, etc.
 
 
Sólo quiero aclarar que los sesgos no son leyes generales del comportamiento de todo inversor por tanto siempre existirán excepciones. En referencia a primeros cuatro sesgos del post, aunque moderarlos podría traer beneficios a nuestras inversiones nada es 100% seguro y en el caso específico de estos sesgos el resultado podría ser ambiguo, en algunas ocasiones podríamos ganar mas dinero pero en otras podríamos perder.
 
 
 
 

NOTAS:

[1]Según el libro: "The Snowball: Warren Buffett and the Business of Life" de Alice Schroeder, en el capítulo 35, Buffet afirma que no haber entrado en ese deal ha sido uno de sus mas grandes errores: “he later called one of his greater business mistakes.”

[2]Ya sea en precio o fundamentales.

Guía de ETFs publicados
Lista de libros mencionados
Este blog está escrito y editado por su autor. En ningún momento expresa el punto de vista y sentir de Rankia. Puedo cometer errores, malinterpretar la información o no coincidir con la idiosincrasia, opinión y juicio del lector. El autor de este blog no está siendo compensado al proporcionar ninguna opinión sobre productos, servicios, websites o cualquier otro rubro con excepción de libros a través del programa de afiliados de Amazon. No soy experto ni estoy certificado. Nada de lo escrito aquí debe interpretarse como recomendación para iniciar cualquier tipo de operación financiera. El lector deberá hacer su propio “due diligence”.

Artículos relacionados con "A veces el peor Enemigo de la Inversión somos Nosotros mismos (I)"

Etiquetas: errores trading · errores · invertir · inversión · status quo · Warren Buffett · Intel (INTC) · Bernard Madoff · Banco Santander · Crisis de 2008 · Behavioral Economics · Behavioral Finance · homo economicus · Inversionista · PER · Growth · ETF · contrarian · bias · sesgo · Finanzas conductuales



Añadir comentario
9
Comentarios
1 Fercanarias
20 de mayo de 2012 (22:11)

Bueno lo de Buffet no sería exactamente un error, porque mal no le ha ido, le podía haber ido aún mejor, vale, pero fue fiel a sus principios, es decir, no invertir en algo que no entiendes, yo esto lo considero esencial, aunque parezca que estas dejando de ganar dinero.

Hay instrumentos de inversión que no los entiende ni el que los creo...

Me gusta
2 Gfierro
Gfierro  en respuesta a  Fercanarias
20 de mayo de 2012 (22:30)

Jeje lo del error de Buffett no lo digo yo, él mismo lo ha dicho y yo confío en su juicio, yo sólo tomé sus palabras.

Como dije en el último párrafo, los resultados de controlar o no los 4 primeros sesgos pueden ser ambiguos, pero tal vez el punto no sea si entendemos ciertos instrumentos y sectores o no los entendemos, sino si estamos dispuestos a dedicar tiempo y esfuerzo para aprender, conocerlos mejor y ampliar nuestra visión y después de entenderlos bien podremos tomar una decisión mas informada. Un ejemplo podría ser las Opciones, para algunos puede parecer muy complicado y prefieren no entrar, pero con un poco de dedicación y estudio se darían cuenta que son una poderosa herramienta para cualquier filosofía de inversión. Tal vez el punto sea ir aumentando nuestros conocimientos y oportunidades y nunca quedarnos estáticos.

Saludos

Me gusta
3 Comstar
21 de mayo de 2012 (02:14)

En estos momentos hay un sesgo en los medios, un sesgo externo, una trampa para cazar bobos.

Cuidado con los rumores en el periodo de silencio
http://www.rankia.com/blog/comstar/1270651-cuidado-rumores-periodo-silencio#comentario_1273007

Me gusta
4 Comstar
30 de agosto de 2012 (18:43)

* Defensa del Status Quo: No permitir la dación de pago.
* Aversión a la Ambigüedad: Los banqueros lograron evitar esto, pues hoy es casi seguro de que si te lanzas al riesgo y pierdes, el contribuyente paga.
* Sesgo Doméstico: ¿Mejor invierte en China?
* Aversión a los Extremos: Si parece demasiado bueno para ser cierto, probablemente lo es. Los amantes de los extremos son buenos candidatos a ser estafados.
* Sesgo de Disponibilidad: Es causada por la falta de pensamiento crítico, aceptar la información predigerida de otros.
* Sesgo de Confirmación: Antes de lanzar el Challenger, hubo cohetes que despegaron de vandenberg con diseño similar a los SRB que reportaron fugas de material en combustión y los ingenieros sospecharon . Los burócratas que decidieron lanzar pensaron que "no hay evidencia" por tratarse los cohetes de Vandenberg (VAFB) de casos "selectivos" en lugar de una falla general de diseño que se manifiesta selectivamente. Olvidaron que si falló una vez, puede fallar de nuevo.
* Sesgo Inductivo: Los burócratas del Challenger generalizaron bajo el principio de que si no ha pasado nada antes, no pasará hoy, porque pensaron que los cohetes de VAFB eran casos selectivos. Pensar bien de la banca y defender todo lo que tenga que ver con esta, por mera conveniencia ideológica y económica, lleva a un sesgo inductivo.

Me gusta
5 Gfierro
Gfierro  en respuesta a  Comstar
31 de agosto de 2012 (17:00)

Creo que no has entendido bien algunas definiciones y por eso las estáis aplicando a tu conveniencia tergiversando el concepto, pero si has utilizado tu definición personal en otras palabras como “crisis” a tu conveniencia y no según RAE creo que esto no me debe de sorprender aunque sé que no lo hacéis siempre. Lo que sí sorprende es que hasta la fecha te sea tan difícil comprender y utilizar el proceso inductivo, es algo imagino los de informática ven matemáticas discretas muy al principio de su universidad. Ya te lo había tratado de explicar en un post de otro rankiano hace meses, pero trataré de nuevo: Un sesgo inductivo sería pensar bien de un banco y por lo tanto concluir pensando bien de todos los bancos. Cuando tu dices Pensar bien de la banca y defender todo lo que tenga que ver con esta, por mera conveniencia ideológica y económica: i) “banca” es plural, por lo tanto sugeriría un proceso deductivo (de lo general a lo particular) y no deductivo; ii) si se defiende por conveniencia, entonces ya deja de caer en el sesgo inductivo y pasamos a otro tipo de sesgo diferente.

Solo para aclarar porque creo que o no me has entendido bien o yo no he sido lo suficientemente claro durante el tiempo que llevo en rankia. Yo no pienso ni bien ni mal de los bancos por que eso es generalizar, sólo sé que hay cosas que funcionan y cosas que no, que hay personas mal intencionadas trabajando en ellos y otras que no, que tienen productos/herramientas tanto buenas como malas, que algunas practicas deben eliminarse y otras no; todo esto lo he expresado en varios comentarios contra los rescates bancarios, mas regulación y vigilancia, prisión para algunos directivos, bail-in en vez de bail-out, criticas al crony capitalism, comisiones excesivas, no hacer caso a sus recomendaciones, etc.

Tampoco defiendo todo lo que tenga que ver con esta (esto de hecho es una de tus muy comunes generalizaciones). Yo simplemente trato de ver los matices y así como la banca tiene matices, también los tienen los deudores, los ricos, los pobres y casi cualquier tema, por eso si lees con atención mis posts verás que en la mayoría escribo una frase que brinde un matiz, ya sea sobre: desventajas, excepciones, riesgos, interpretaciones, etc. A veces parece que tu problema es que para temas como este ves las cosas blanco y negro: o son malos o son buenos, son culpables o inocentes, o sirven o no sirven, casi como un todo o nada. La verdad es que la vida es una escala de colores.

Saludos

Me gusta
6 Comstar
Comstar  en respuesta a  Gfierro
31 de agosto de 2012 (17:18)

Al analizar procesos, existe un concepto llamado "causa asignable". Aunque estadísticamente parezca una rareza, la causa asignable en la práctica es causa de anomalía. Ignorar esas excepciones más bien conducen a sesgos en el análisis. Para efectos de diseño de procesos, encontrar las causas asignables es lo necesario.

Por ejemplo, si tienes una máquina embotelladora y sale una botella mal llenada, es preciso encontrar la razón. Si la razón es una falla temporal o es una falla permanente que puede causar nuevos eventos futuros, es algo que debe determinarse. De esta manera es que se trabajaba en el análisis de procesos en las empresas japonesas en sus mejores años.

Cuando encontraban una falla, detenían la fábrica hasta encontrar la causa, resolverla y luego seguir adelante. Continuar un proceso sin arreglar la falla, significa arriesgarse a obtener unidades defectuosas que implican un costo.

El problema de tu enfoque es que confundes la familiaridad con el riesgo. La falta de familiaridad de un evento no hace que haya menos riesgo. Ahora bien, a ti te entrenaron para usar como eje central la familiaridad estadística en los números e ignorar los números que se salen de la cola por considerarlos "casos particulares" descartables o cuya importancia se puede minimizar en lugar de "causas asignables" que representan un riesgo, mientras que a mi me entrenaron para identificar los riesgos en procesos, ver las causas por las cuales se salen de la cola. Es una diferencia en la formación.

A mí me parece que la identificación de riesgos es más aplicable en finanzas que en manufactura, la familiaridad en cambio consiste en ver el pasado para extrapolar el futuro, que es como conducir un coche mirando por el espejo retrovisor.

Me gusta
7 Gfierro
Gfierro  en respuesta a  Comstar
31 de agosto de 2012 (17:40)

Asumes como siempre cosas que no sabes como que me entrenaron de una manera que ni siquiera conoces, al igual que hablas tan libremente de España cuando ni siquiera vives aquí o de la Bolsa, te recomiendo leer mi post sobre "La lección olvidada de los mercados", para que no tergiverses mi palabras, porque casos particulares = a descartables es algo que yo jamás he dicho, es algo que salió de tu mente y así como has inventado este sofisma inventas muchas veces otros. Yo hago hincapié en los casos particulares, revisarlos uno por uno lo he repetido muchas veces, esto no es descartarlos. Te confundes.

Además te estas yendo por las ramas, esto no va de riesgos o familiaridades y todo tu rollo, sino simplemente de no generalizar y saber hacer un proceso inductivo, de ver los matices en las cosas.

Saludos

Me gusta
8 Comstar
Comstar  en respuesta a  Gfierro
31 de agosto de 2012 (23:29)

Tu te vas por las ramas, apenas refuto lo que has dicho y para tapar la huida dices que confundo. La vieja frase "yo sé mucho y tú no". Afortunadamente yo no necesito decir quién soy, no necesito mostrar atestados, ni tampoco demostrar que yo sé mucho. Si la gente quiere pensar que soy un idiota o no, tiene la completa libertad de hacerlo. Tú también.

Me gusta
9 Gfierro
Gfierro  en respuesta a  Comstar
01 de septiembre de 2012 (17:11)

Es que no refutas nada y no sé por qué al igual que en muchas otras ocasiones mencionas tus complejos y traumas de los que nadie ha hablado. Comienzas armando tu argumento haciendo gala de tus conocimientos en procesos, pero después agregas sofismas que llevan a conclusiones ridiculas como decir:

1.- que sabes cómo he sido entrenado, cuando yo nunca te vi en mis aulas de clase ni en mis intercambios;

2.- inventas que confundo familiaridad con riesgo, cuando en muchos de mis posts aclaro que no debemos confiarnos nunca de nada, siempre estar alertas con un plan B y hasta C por muy confiados que estemos de algo, que no entender los riesgos es la forma de perder dinero;

3.- Inventas que ignoro los números que se salen de la cola por considerarlos "casos particulares" descartables, cuando yo mismo escribí un post mencionando la importancia precisamente de esos casos particulares y su incorporación nuestro análisis. Lo peor es que tu infieres que dichos casos particulares son descartables, pero de donde te has inventado esto. De hecho si tuvieseis buena memoria y realmente investigarais antes de comentar, deberías recordar que soy yo el que comunmente te indica que debemos analizar caso por caso, (“yo prefiero ver caso por caso.” escribí en uno de tus posts). Lo he dicho cuando tu generalizabas y descartabas los casos particulares sobre los derivados, los banqueros, los ricos, los bancos.

Como puedes ver tus "argumentos" llegan a conclusiones que no coinciden con las cosas que yo he comentado y escrito en Rankia, digo que son invenciones porque no coinciden con la realidad que yo he dejado plasmada en Rankia, por eso digo que vaís por las ramas. Esta mal decir que otra persona hace determinada cosa cuando todos sus comentarios indican lo contrario.

Saludos

Me gusta

Recomendado por: 4 usuarios



Guardado por: 4 usuarios

Gfierro

Gfierro

La economía esta para servir a las personas y no las personas para servir a la economía.




Twitter
RSS
e-Mail








Creative Commons License
Este Blog esta bajo la licencia de Creative Commons.


Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar