Las reglas de la economía han cambiado
Un debate abierto sobre la economía actual

Un servidor vive de un sueldo

9
Publicado por Yo mismo el 04 de octubre de 2012

 

Un servidor vive de un sueldo, y como tantas personas en este país tenemos una nomina todos los meses, (lo que viene a ser un sueldo) y a cambio tengo que hacer algo y asumir unas determinadas responsabilidades.  Soy consciente de que estoy diciendo una perogrullada pero ha llegado un punto en que hasta las perogrulladas parece que han de ser aclaradas. O por lo menos deberían ser aclaradas a María Dolores de Cospedal.

En el caso de los políticos, el tema de los ingresos y de las responsabilidades parece que estamos ante una situación completamente distinta. Actualmente tienen un sueldo y adicionalmente tienen otros ingresos que consisten en ayudas para los gastos y dietas por asistir a determinados sitios. Tanto los sueldos como los conceptos por los que reciben ingresos van variando de caso en caso, por lo que no hay forma de conocer exactamente que cobra cada cual.

Adicionalmente tienen la posibilidad de tener ingresos extraordinarios mediante otras actividades legales, y después nos encontraremos con la existencia de premios de dudosa legalidad, (perspectivas de acabar trabajando en alguna empresa), y en determinados casos con percepciones de manifiesta ilegalidad.

Todo este batiburrillo, al final nos lleva a una situación de descontrol absoluto en el que se entremezclan conceptos e ideas absurdas, en lo que debería ser un sistema de lo más sencillo del mundo.

Por ejemplo, supongo que no seré el único que se ha tenido que desplazar de su ciudad natal o bien que se tiene que desplazar diariamente para acudir a su trabajo. ¿Quiere saber alguien cuanto me pagan por tal circunstancia?. Pues supongo que más o menos lo mismo que a la inmensa mayoría de personas que han tenido que buscar el empleo en otra ciudad. A fin y a cuentas, hay unas condiciones por un trabajo y unas responsabilidades, y ¡búscate la vida!. 

Respecto a lo de la ayuda para gastos de manutención y similares, resulta que lo lógico y normal es que la manutención y similares, me los pague con el sueldo, que por cierto, según la constitución ha de ser precisamente para esto. ¿En qué momento nos hemos encontrado con la necesidad de pagarle a un trabajador un importe para la manutención?.

Y ya el absurdo total es el cachondeo de las dietas; Normalmente las dietas no son otra cosa más que la compensación por el hecho de que en determinados momentos nos tengamos que ausentar por cualquier motivo de nuestro centro de trabajo, usando medios propios para ello e incurriendo en unos gastos determinados, (por ejemplo, coger nuestro coche para ir a determinado lugar que no sea nuestro centro de trabajo). No conozco otro caso similar a personas que cobren dietas por IR a su puesto de trabajo, (máxime cuando en realidad las llegan a cobrar sin ir, o incluso por ir a su puesto de trabajo y a otro sitio como si fuesen dioses).  Pero en todo caso, tan sólo puede existir una razón para que a alguien le den una cantidad fija de dietas o incluso que se le den dietas a una persona para ir a su puesto de trabajo, incluso en el caso de que le pongan coche oficial, (¡lo de que las personas que no pagan gasolina, peajes, talleres, ni coches, y pasan lo que sea que compren como gastos de representación y cobren una dieta es de traca!).

Esta razón en una empresa normal, no es más que pagar una parte del sueldo, de forma que sea poco transparente, (digamos que un premio a algunas de las personas, que no se quiera dar a conocer como sueldo), y buscando un ahorro fiscal (que será fraudulento o no, dependiendo del carácter fraudulento de la dieta). Pues esto que en una empresa es censurable, directamente no tiene nombre cuando estamos hablando de las “altas instituciones del estado”, (como se llaman ellos), ni de las “no tan altas”.

Me quedan los “otros ingresos”; en este apartado tenemos dos casuísticas que llaman y mucho la atención. El primero es la continuación de otras actividades de los cargos, que sorprende cuando existen muchísimos funcionarios, que directamente tienen una incompatibilidad mucho peor que la de los cargos públicos. Más allá de incompatibilidades, lo que no se entiende es que esto sea la norma. Es del todo evidente que hay pocas actividades que deberían requerir mayor dedicación que el hecho de dirigir un país y por la misma razón que un director de sucursal de cualquier banco tiene que vivir en el banco, no se puede entender que un parlamentario o cargo pueda tener otras actividades que las del cargo. Puede darse algún caso muy, pero que muy excepcional, pero la excusa de “puedo desarrollar mi vida aparte realizando otros trabajos”, tiene que servir lo mismo que si este cuento se lo contamos cada uno de nosotros a nuestro jefe, que en la inmensa mayoría de los casos, estará encantado de darnos toda la libertad que estimemos.

Y por supuesto, mucho menos si estas actividades son colaborar en programas, dar conferencias o similares, en un horario que podemos decir de trabajo y presentados como “diputado de tal” o “secretario de cual”, o incluso para transmitir consignas de su partido o del congreso. Esto viene a ser como sí a cualquier trabajador le encargan dar una charla, o incluso en el que parte de su trabajo sea hablar con los medios, y esto lo cobra a otras empresas.

Por último, me gustaría llamar la atención sobre las cuotas que se pagan a los partidos políticos, (a todos), por ser cargo. El hecho de que una persona tenga un cargo, no puede ser jamás motivo para que esta persona pague una cuota mayor por ser militante. Las razones son muy obvias. Lo que se consigue con este sistema, en el mejor de los casos, es financiar indirectamente a los partidos, cuando los cargos públicos están para servir a los ciudadanos. En el peor de los casos, lo que nos encontramos es con todo un sistema en el que se crean asesores para financiar los partidos con cargos públicos y con unos procesos de selección en el que importa un pimiento cuánto vale una persona, (ni tan siquiera para los partidos), ante la disposición a colaborar con el partido.

En consecuencia, lo que está claro es que por las condiciones salariales, lo ideal es un sistema basado en sueldos, (y en mi opinión superiores a los actuales), pero sin ningún otro concepto fijo, con unas dietas que compensen los gastos de forma muy justificada y siempre y cuando se demuestre que son reales y sujetos a los límites de cualquier funcionario. (son gastos, no sueldos); sin ayudas para vivir, (y mucho menos cuando estas son muy superiores al SMI, que según la constitución es la cantidad necesaria para que un trabajador sostenga una familia), y sin ingresos por asistir o por realizar algún trabajo, (concepto ya incluido en el sueldo), y sin que lo puedan completar con otros sueldos o ingresos de actividades empresariales), por que la dedicación han de ser plenas. Y desde luego sin impuestos o cuotas obligatorias que sólo sirven para financiar a terceros. Lo de cobrar por ir a trabajar, es una perversión en si misma porque supone la posibilidad de que no trabajen ¡y no pase nada!. Y esto lo podrán hacer cuando no haya problemas de ciudadanos por resolver, lo cual en tiempos normales es nunca, y hoy es vacile.

En definitiva, exactamente lo contrario a lo que Dolores de Cospedal ha aprobado; que curiosamente ha sido criticado porque de esta forma sólo podrán dedicarse a la política los ricos, lo cual es otro cuento increíble, porque lo que Cospedal propone es que todos los cobros sean oscuros, la mayor parte sin impuestos y sin control, y curiosamente puede ocurrir que incluso cobren más con menos ruido.

Y por cierto, me queda lo de la responsabilidad, que era la contrapartida al sueldo; ese será otro post. En este me conformo con decir que un servidor de ustedes,  trabaja por un sueldo, y un servidor de mayor responsabilidad de todos nosotros ha de hacer exactamente lo mismo.

Etiquetas: sueldos públicos · cargos públicos · Cospedal



Añadir comentario
9
Comentarios
1 Cambioyev
05 de octubre de 2012 (00:33)

Cuando son los propios políticos los que han creado un sistema por el que se aprueban los sueldos y todos los privilegios que tienen... es difícil resistirse a no intentar acaparar cada vez más dinero y poder y a hacer este mecanismo lo más oscuro posible.

Sueldos, influencias, grandes beneficios que le da el ejercicio de la política para su carrera privada futura, privilegios de todos los colores, inmunidad... seguirán siendo material de abuso mientras no exista un mayor control ciudadano sobre la clase política y se establezca que un número relativamente pequeño de ciudadanos puedan ejercer el derecho a plantear una revisión y/o votación ciudadana sobre los actos políticos. Las nuevas tecnologías permiten que esto pueda ser así a un muy bajo coste económico y de tiempo, tal y como ya ocurre en otros países de verdad democráticos.

El punto débil de este argumento es que la clase política nunca concederá a los ciudadanos un mayor control sobre los políticos así, por las buenas.

Me gusta
2 Sasha
05 de octubre de 2012 (08:22)

Me parece que el título está un poco mal, pone 'Un servidor sube de un sueldo', ¿no debería ser 'vive'?

Por lo demás el artículo está correcto. Esto de que los políticos no deben cobrar sueldo es propio de las tertulias para lobotomizados y demás gente corta que dice que cobran demasiado los políticos. A ver, tienen que cobrar, y cobrar algo más de lo que cobra un currito, pero deben tener un régimen de incompatibilidades tal que hagan que sólo quieran aspirar a representante quien tenga buenos conocimientos del campo al que se somete (esto de 'para un ministerio yo pondría a los mejores' se está revelando como una insensatez, porque para cada uno sus mejores son lo que para otros son la peste), pero que debería haber sufrido una injusticia o que fuese un afectado por las malas decisiones de anteriores. No alguien henchido de pasta como Nancy De Cospedal. Esta, que nada en la ambulancia, puede decir lo que le pique sobre lo que ganen los demás tanto como yo puedo decir lo que me dé la gana sobre lo feos que son los demás porque soy rubio, alto y de ojos azules. En el fondo la pájara esa no es quien para hablar de los sueldos de los demás (yo sí, ojo, que soy modesto, no como ella ;p).

Me gusta
3 Yo mismo
Yo mismo  en respuesta a  Sasha
05 de octubre de 2012 (08:40)

gracias.

¡cada vez llegó peor a los fines de semana!

corregido.

Me gusta
4 Sasha
X

gracias.

¡cada vez llegó peor a los fines de semana!

corregido.

Sasha  en respuesta a  Yo mismo
05 de octubre de 2012 (08:51)

Cuidado: eso es señal de hacerse viejuno.

Me gusta
5 Nel.lo
05 de octubre de 2012 (17:07)

Me ha gustado el artículo y además me ha sorprendido, la verdad pensaba que no trabajabas porque no se de donde sacas el tiempo para poder escribir artículos con tanto sentido todos los días :) yo para escribir uno de los mios que son mas cortos me tiro unos cuantos días leyendo y releyendolo.

Me gusta
6 Yo mismo
Yo mismo  en respuesta a  Sasha
06 de octubre de 2012 (01:44)

yo creo que pesan más los kilos que los años... como decía un celebre anuncio.

Me gusta
7 Yo mismo
Yo mismo  en respuesta a  Nel.lo
06 de octubre de 2012 (01:48)

Pues gracias.

Respecto a lo del tiempo, la verdad es que empieza a ser muy justito. En todo caso, hay ciertos trucos; el primero es que normalmente voy preparando los post previamente y siempre tengo unos cuantos a medio acabar, que voy completando en huecos.

Y luego está el que escribo rápido y que soy bueno en el tema de documentación. Aparte no trabajo en una zapateria, de tal forma que al estar relacionado con esto, quizás sea más sencillo obtener información...

Me gusta
8 Bruno9
06 de octubre de 2012 (09:12)

Totalmente de acuerdo, gracias por refrescarnos lo que una gran mayoría pensamos.
Muy estimulante de buena mañana (no lo había leído antes), comprobar que hay personas que reflexionan sobre lo que realmente está pasando y lo denuncian públicamente. Ahora bien, que instrumentos democráticos podemos utilizar para quitarnos a estos políticos que confunden estar al servicio del pueblo con forrarse a costa del pueblo?
Gracias por tu tiempo y saludos

Me gusta
9 Kinsang
Kinsang  en respuesta a  Bruno9
08 de octubre de 2012 (09:18)

Creo, bruno9, que el sistema lo tienen lo suficientemente bien montado para que les permita perpetuarse durante muchos, muchos años en el poder, de echo poco a poco van refinando leyes para restringir ya incluso nuestro derecho a la manifestación, protesta o incluso a ponernos de acuerdo a traves de las redes sociales, y un detalle significativo fué el del apeadero de Atocha, cercenando el derecho a la información.
Tenemos unos politicos tan mediocres y miserables que permitirán que el pais vaya a la ruina total antes de perder alguno de los privilegios que ellos mismos se han otorgado.
Saludos

Me gusta



Yo mismo

Yo mismo

Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.




Twitter
RSS
e-Mail







Sitios que sigo



Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.