Las reglas de la economía han cambiado
Un debate abierto sobre la economía actual

¡Sí se ganase dinero, no pasaría nada!.

19
Publicado por Yo mismo el 09 de febrero de 2012

 

Una frase recurrente cada vez que se critica cualquier colocación de un activo (o pasivo), financiero es la de hacer constar que si la persona no perdiese la inversión o ganase dinero, no pasaría nada, no existiría polémica y no habría reclamaciones ni foros de afectados.

Es verdad que mientras los atrapados en Banif estaban obteniendo rentabilidades (aunque no las cobrasen, sino que fuese una rentabilidad en un papel), no se quejaban. Tampoco se quejaban las personas que contrataron un SWAP pensando que era un seguro mientras los tipos de interés estaban altos. De la misma forma tampoco se quejarían los de las preferentes, deudas subordinadas, cédulas y demás, si no hubiese resultado que en todos y cada uno de los casos, se encontrasen con una situación en la que tendrían unas cuantas minusvalías.

Este mensaje repetido hasta la saciedad para cualquiera de los muchos frentes que tiene la banca, parece que trata de decir que en el fondo la culpa es de la ambición de las personas. Hasta incluso para contrarrestar este argumento, se tira del argumento que en no pocas ocasiones las victimas de estas artes son personas de edad avanzada, con nulos o escasos conocimientos financieros y con perfiles claramente conservadores.

Esta situación, que espero que a todo el mundo le suene, esconde una idea perversa. La perversidad es que de alguna forma la discusión se aleja de lo que debería ser una perogrullada hacía una discusión en la que se discute si el cliente es bueno o malo. El argumento es simple; mientras ganaba no se quejaba; y buscaba ganar dinero, lo cual nos lleva a generar en cierto modo la sensación de “se lo buscó”.

Pero en toda esta situación, lo triste es que hemos olvidado lo más obvio. Imaginemos que compro un coche. En este caso sería cliente de un concesionario de determinada marca. Ese día yo salgo del concesionario feliz y contento. El coche va de vicio y resulta que tiene de todo. Pues normalmente no hay mayores problemas. Sin embargo a veces ocurre que un coche sale mal, y en este caso comienzan los problemas. Más que nada porque resulta que cuando compramos un coche tenemos unas determinadas expectativas que en caso de que no se cumplan generan problemas.

¿imaginamos lo que ocurriría si todos los coches de una determinada marca funcionan durante 2.000 kms y luego simplemente no vuelven a arrancar?.  Pues entiendo que a nadie le extrañarían las quejas y supongo que a nadie se le ocurriría decir aquello de “si el coche anduviese no habría problemas”. A fin y a cuentas, es completamente normal, porque si nos venden un coche se supone que este va a funcionar y cuando una empresa no da lo que se espera, lo cierto es que lo absolutamente extraño sería que simplemente nos limitásemos a resignarnos y pensar: ¡Es que esperábamos demasiado!.

Pues básicamente esta situación es la que se ha generado en la comercialización de las entidades financieras de todos estos productos, que en todo caso han sido colocados en el peor momento para los clientes, en base a unas previsiones imposibles, (que nunca se cumplieron), con la increíble casualidad de que lo que se suponía imprevisible ha acabado ocurriendo, y teniendo en cuenta que además resulta que en el escenario imprevisto era en el que la banca obtenía unos rendimientos espectaculares.

Por ejemplo, cuando el petróleo llegaba a los máximos de 2008, desde la banca se han comercializado los fondos ligados a la inflación, que básicamente invertían en commodities, para protegerse de la inflación. Está claro que lo que se vendía era protección y un par de meses después se han derrumbado. En la misma época cuando los tipos de interés eran altos y era más que evidente que no podrían subir y tendrían que bajar a toda velocidad, (como finalmente ocurrió), se vendieron los SWAPS bajo las previsiones de que el euribor llegaría al 6 o al 7. El resultado fue de todos conocidos, resulta que los SWAPS eran como seguros, pero no eran seguros, de tal forma que cuando unos pocos meses después se derrumbaron el resultado fue el conocido por todo el mundo.

Cuando la crisis subprime era ya evidente, fue el momento en el que se lanzaron las masivas ventas de cédulas hipotecarias, también vendidas como un valor seguro que obtenía buenas rentabilidades. Hoy en día estamos hablando de unas rentabilidades ridículas, (las colocadas entre 2007 y 2008 están en torno a euribor a tres meses más un diferencial muy pequeño), por unos instrumentos ilíquidos con un enorme riesgo.

Los valores convertibles de Santander fueron otro ejemplo perfecto de un instrumento ruinoso, vendido como una inversión segura y con algo de rentabilidad que al final han supuesto una debacle para los que han invertido. Coinciden con las preferentes en que han sido comercializadas en oficinas con carácter general como “casi depósitos”.

Y es normal, en ninguno de estos productos comercializados por las entidades financieras existía la posibilidad de una remuneración acorde con una inversión que era directamente especulativa. Salvo casos muy especiales es difícil entender que un hipotecado con el euribor en máximos históricos se pusiese a especular, o que las personas comprasen cédulas hipotecarias o participaciones preferentes por el importe nominal en las oficinas por rendimientos reducidos, si hubiesen conocido los riesgos.

O ¿es que creemos que en 2007, alguien se hubiese comprado cedulas hipotecarias al euribor a 3 meses más el 0,10, si llegan a saber que dicha inversión corre un riesgo derivado del hundimiento inmobiliario, que iban a quedar los fondos bloqueados en el mejor de los casos, y  con posibilidad de perderlo?. Es cierto que pueden existir personas que han comprado participaciones preferentes, cedulas hipotecarias, deudas subordinadas y títulos similares, con el objetivo de especular, pero ni una sola de estas personas que buscaban especulación, (y en consecuencia que estaban dispuestas a correr riesgos), las han comprado en oficinas por el importe nominal. Directamente no tiene sentido ninguno. Por supuesto, aquellos que han pagado el nominal simplemente no eran conscientes de que se podía pagar por debajo del nominal, ya que en este caso, pagarían menos que el nominal, (como ha hecho todo el que quería especular o como hicieron los bancos recomprando estos títulos a los clientes atrapados con fuertes descuentos).

En realidad no es tan difícil entender que si se hubiesen vendido cualquiera de los numerosos productos comercializados explicando los riesgos posibles y los beneficios posibles, no estaríamos ante una situación en la que miles de personas no han conseguido precisamente lo que esperaban, lo cual en cualquier otro sector supondría que lo absolutamente normal sería que se esperase un buen follón. Y por cierto, todo el mundo entiende que el banco es una empresa y que por tanto debe ganar dinero; pero también se entiende que un concesionario es un negocio y aún así tenemos la ilusión de que cuando giramos la llave del contacto el coche arranque. ¿en este caso somos  también optimistas, ambiciosos o simplemente se espera obtener un beneficio?. ¿esto no iba de que en cualquier negocio, se supone que ambos ganan y que normalmente cuando uno de los participes sale arruinado por el consejo del otro, que se excusa recurrentemente en que se forra por qué pasa lo impensable es muy sospechoso?. 

Artículos relacionados con "¡Sí se ganase dinero, no pasaría nada!."

Etiquetas: Participaciones preferentes · Deuda Subordinada · Cédulas hipotecarias · Valores Santander · obligaciones convertibles · instrumentos financieros · banif · Swap



Añadir comentario
19
Comentarios
2 Osopolar
10 de febrero de 2012 (11:24)

Más claro, el agua.
Será genética humana que nos convierte a todos en enfermos del síndrome de estocolmo. Masoquismo filogenético. No criticamos al león que se come a nuestro hijo sino a nuestro hijo por ser débil.

No en vano se instaura la famosa frase "you get what you pay for" o en su versión de calle "lo barato sale caro". Hemos llegado hasta tal punto que la gente entiende muy bien la responsabilidad del timado (Cosa que me parece bien hasta cierto punto) pero descarta de buenas a primeras la responsabilidad del timador. Para mí es máxima la segunda, puesto que yo no timo y no porque no pueda sino porque me han educado en sociedad y sobre la base del respeto, la honestidad y la comprensión. Valores que poco existen en el mundo del eslogan.

Ya lo puse en otro lado, pero creo que va que ni pintado en esta entrada tuya. No recuerdo el nombre de la pelicula de Nicolas Cage donde hace de timador y, en una escena, ofendido, dice eso de "Yo no soy un ladrón. Los ladrones roban, a mí me lo dan".

Me gusta (1)
3 Nifunifa
10 de febrero de 2012 (12:20)

Hola, entiendo que esta es la reflexión a la que llegaste por un comentario mio según me dijiste.
Se desprende de algunos de los párrafos que las entidades financieras han colocado a sus clientes productos aposta, para que palmasen pasta. Ej.; swaps de cobertura porque "sabían" que los tipos iban a caer, bonos estructurados con rentabilidades sobre activos que "sabían" que no iban a subir, .... y es ahí donde ya no estoy de acuerdo. Si lo sabían no hacía falta colocar productos a clientes para que perdiesen ellos y cabrearles, hay muchas más formas en mercado de aprovechar esa "certeza" para ganar dinero.
De todas formas hay casos y casos. El director financiero de una empresa que con trata una cobertura de tipos de interés por un nominal de 20 millones de euros no debería reclamar a la entidad financiera con la que lo contrató. Si no sabía donde se metía debería haberlo sabido. Además, se supone que cubría los intereses de un préstamo por si subían los tipos de interés (a cambio de no beneficiarse de posibles bajadas, claro). Si lo hubiese contratado un particular sin nuingún préstamo que cubrir, cambia mucho el escenario.
En fin, no pienses que trabajo en una entidad financiera, no es el caso.
Saludos

Me gusta
4 Yo mismo
Yo mismo  en respuesta a  Nifunifa
10 de febrero de 2012 (13:48)

Estoy convencido, (por supuesto no se entienda que está probado), que SI sabían que los tipos iban a caer; estoy convencido de que sabían muchas cosas... ¿Por qué?. Pues hombre.... razones son muchas y muy evidentes:

La primera es que va a ser demasiada casualidad: ¿viene la moda de los SWAPS cuando los tipos están en máximos en lugar de en mínimos?. Caso por caso, los bancos han colocado los productos muy cerca del peor de los momentos para el cliente; Evidentemente puede ser una casualidad o no, pero vamos, como poco sospechoso es...

La segunda es que tampoco es muy díficil defender que se sabía que iba a ocurrir. En este sentido la mejor prueba es tirar un poco de hemeroteca, pidiendo perdón por la calidad... Verás en 2008 hice unos pocos post, (era cuando se inició técnicamente este blog, aunque no fue ni medio serio hasta el 2009... y ya avisaré cuando sea medio decente). De aquellas mal escribía post en el que es fácil saber que era muy facil ver lo que venía...

http://www.rankia.com/blog/nuevasreglaseconomia/428122-vamos-hacia-colapso-sistema-bancario-europeo

http://www.rankia.com/blog/nuevasreglaseconomia/428325-conclusiones-crisis

son muy cutres y muy mal explicados, pero creo que el tiempo cura los fallos de redacción.

Y pongo los más antiguos porque me interesa dar a entender una idea clave: no era nada díficil saber hacía donde se iba, y en consecuencia lo tenían que saber.

Pero si lo quieres ver de otra forma, resulta que las entidades de crédito toman decisiones en función de las perspectivas. En particular me gustaría llamar la atención sobre el EONIA en el sentido de que representa mucho mejor lo que la banca espera que el EURIBOR. En este sentido ya puse un post en agosto del año pasado donde ponía las gráficas curiosas de la diferencia entre los dos indicadores, que sugieren que los bancos se enteran antes que el resto de lo que va a pasar...

http://www.rankia.com/blog/nuevasreglaseconomia/906629-euribor-eonia-transparencias-perspectivas

Por tanto, en mi opinión SÍ que se sabía y se actuó en consecuencia.

respecto a que no es lo mismo un director financiero que una familia... pues por supuesto.

Me gusta
5 zagadka
zagadka  en respuesta a  Nifunifa
10 de febrero de 2012 (14:27)

Simplemente para insistir en lo ya dicho por Yo mismo te aporto el siguiente enlace:

http://www.elblogsalmon.com/empresas/bsch-vende-todos-sus-inmuebles

En él verás cómo en 2007 Santander vendió TODAS sus oficinas y firmó contratos de alquiler de las mismas con los compradoresm justo en el máximo histórico de los precios de las viviendas... Vamos que no tenían ni idea de que el mercado inmobiliario se iba a desplomar ni vio llegar la crisis. No que va.

Me gusta
6 Lacaseton
Lacaseton  en respuesta a  zagadka
10 de febrero de 2012 (14:34)

Pensar en el 2007 que la burbuja inmobiliaria iba a estallar no era tener información privilegiada, sobre todo teniendo en cuenta que los primeros sintomas de la crisis subprime comenzaron a sentirse en España, como mínimo, a mediados del 2006.

Saludos

Me gusta
7 Nifunifa
Nifunifa  en respuesta a  Yo mismo
10 de febrero de 2012 (15:49)

Veo que mi opinión no es muy seguida.... En fin.
En los swaps que contrataron las entidades con sus clientes, TODAS ellas, cubrían su posición. A partir de ese momento les era indiferente la evolución de los tipos de interés, no ganaban ni perdían por variación de tipos ya que habían ejecutado coberturas. Es más, les hubiese interesado a esos efectos, que los tipos subiesen ya que los clientes hubiesen estado contentos y no hubiesen reclamado (solo se queja la gente cuando pierde). Hay multiplicidad de alternativas de ganar dinero en los mercados si piensas que los tipos van a caer sin tener que montar una parafernalia de colocar swaps a clientes a través de la red comercial.
Saludos

Me gusta
8 Yo mismo
Yo mismo  en respuesta a  Nifunifa
10 de febrero de 2012 (16:01)

vamos a ver.

una cosa es que la entidad cubra sus posiciones y otra muy distinta que por otro lado abra sus posiciones. Es completamente independiente uno de lo otro.

Si sale dinero de los clientes para el sector financiero, sale dinero de los clientes para el sector financiero.

Y si lo ves de otra forma. Si yo pierdo, alguien va a ganar... ¿quien es?

Me gusta
9 Yo mismo
Yo mismo  en respuesta a  Nifunifa
10 de febrero de 2012 (16:03)

respecto a lo de muchas formas de ganar dinero, dos precisiones.

La primera es que estas cosas se activaban en un entorno en el que iban a tener problemas para ganar dinero... ¿no?, que por supuesto era sabido.

la segunda es que aunque hubiese muchas formas de ganar dinero sin recurrir a estas tácticas, la realidad es que ¿por que renunciar a una de ellas?.

Me gusta
10 Comstar
10 de febrero de 2012 (17:17)

La culpa de la estafa es del estafado, por dejarse estafar. La culpa es de los tontos, en el mundo de los ladrones. En el mundo civilizado con estado de derecho, la culpa sería del criminal que estafa. Bienvenidos al planeta Puerto Príncipe, el planeta de los bucaneros.

Me gusta (1)
11 Karlicones
Karlicones  en respuesta a  Comstar
10 de febrero de 2012 (17:58)

¡Qué verdad como un templo de grande acabas de escribir! Efectivamente, la culpa es del estafado, tonto perdido que se deja engañar por el erróneo/mal consejo de su asesor, por su negligente o presuntamente malintencionada praxis (noooo, ésto último nuncaaaaa).

De hecho y para corroborar lo que argumento con meridiana claridad, las más de las veces, el cliente firma un anexo al contrato que dice textualmente que nadie le asesoró para que contratara ese producto, es más que le advirtieron de todos y cada uno de los peligros que corría su inversión si firmaba y aún voy más allá, el puñetero cliente los entendió al dedillo y así y todo, los aceptó, porque no había nada que le hiciera más ilusión ni le diera más morbo, que perder los ahorros de toda su vida de trabajo y sacrificio... Por éso, con 76 años, firmó aquel papelito tan mono... ¿¡Y ahora se queja!? ¿Que se ha enterado de lo que firmó cuando dejaron de abonarle los intereses o cupones?... ¿Quién se lo cree?

Al igual que el paciente que se muere tiene la culpa de morirse, no es nunca por la negligencia del médico o del profesional sanitario que le administra por error un medicamento, éstos actúan siempre de buena fe, porque son unos santos varones y nadie lo pone en duda (yo tampoco); pero es que, además, son como el Papa cuando habla de Fe y Costumbres, hablan ex cathedra, no pueden equivocarse ni equivocarnos... Los malos son los muertos, que se mueren para darle mala fama al galeno... ;-), ¡que hay que tener mala uva!

Y ahora me pregunto: ¿Se podría establecer un paralelismo entre los dos casos?

No sé por qué equivocamos responsabilidad con culpabilidad. Creo que el cliente es responsable de lo que ha firmado y el asesor culpable de no haberle advertido de todos los riesgos que corría y haber olvidado que ese producto no concordaba con el perfil extraconservador que siempre tuvo su cliente... ¡Ah! pero que entonces, no existía todavía el MIFID, yaaa, claaaro, pero supongo que sí existían buenas prácticas bancarias, ética profesional y principios morales, vamos, digo yo... ¿O también las olvidó el muchacho?

Justicia, ¡qué bonito término! Suena bien, espero que algun día lo llegue a conocer en este maravilloso Estado de Derecho.

Un saludo cordial

Me gusta
12 Pocholo r.
Pocholo r.  en respuesta a  Nifunifa
10 de febrero de 2012 (19:07)

Yo creo que "sí lo sabían". Verás, mi madre está jubilada y vive en un pequeño pueblecito en la casa de sus padres. En el pueblecito la única entidad bancaria es la de la cooperativa agraria que en un principio gestionó Caja Madrid y finalmente fue absorbida comprada o lo que fuese por La Caixa. Pues bueno, la "bancaria" de dicha entidad estuvo durante un tiempo acosando a mi madre para que contratase varios productos: células hipotecarias, fondos de inversión, participaciones preferentes, etc. Resulta que a mi madre ya la han timado varias veces: compró un sofa de masajes y una enciclopedia a Ediciones Rueda (Con un préstamo abusivo a 5 o a 6 años) por los cuales paga 60 euros al mes y tiene un serio problema con VODAFONE por una portabilidad fallida que le obligó a contratar una comercial agresiva. Pues bien, gracias a las peleas provocadas por "estos antecedentes" mi progenitora decidió "confiar en mi a regañadientes" cuando le decía que nadie, nadie da duros a 4 pesetas y que yo tenía por costumbre no meterme donde no entendía del tema. Es decir: que no me bastaba con la palabra de una "bancaria" que se negaba a enviarme escaneada toda la documentación de los productos que iba a contratar mi madre. El tiempo me ha dado la razón, un primo de un conocido de mi madre tuvo hace poco un chungo al ir a retirar "las ya famosas preferentes" en dicha entidad. Y muchos otros jubilados semianalfabetos como mi madre han tenido no ataques al corazón pero si berrinches por el timo de las preferentes.

Mi madre hace poco fue a sacar dinero y la susodicha comercial le dijo que si "aún tenía que pedirme permiso a mi para invertir su dinero" pues tenía interesantes productos para mi progenitora ¿? Ja, ja, ja, ¿No saben lo que hacen? Lo saben demasiado bien, saben que cuentan con el apoyo del Estado en contra de los ciudadanos y se aprovechan. Y si no que se lo digan al ex-de Goldman que está de ministro de economia.

Me gusta (1)
13 Comstar
Comstar  en respuesta a  Karlicones
10 de febrero de 2012 (19:18)

Creo que me has dado la idea para un post. Allí explicaré más en detalle. Como dijo Jesús. "Habeis convertido la casa (¿la Tierra?) de mi padre en cueva de ladrones".

Me gusta (1)
14 Karlicones
Karlicones  en respuesta a  Comstar
10 de febrero de 2012 (20:20)

Me alegra haberte dado una idea. Espero que cuando tengas redactado el post me lo hagas saber. Me encantará leerlo.

Un saludo cordial

Espero la próxima vez darte una idea con un tema menos duro.

Me gusta
15 Comstar
Comstar  en respuesta a  Karlicones
10 de febrero de 2012 (21:02)
Me gusta (1)
16 Nifunifa
Nifunifa  en respuesta a  Yo mismo
10 de febrero de 2012 (22:49)

De acuerdo. Dejo aqui mi participacion en la discusion ya que conozco a fondo el tema pero no convenzo a nadie. Esto de pensar en una especie de contubernio mundial entre decenas de miles de personas empleadas en los bancos que sabian que iban a bajar los tipos y por eso disenaron un plan de colocacion masivo de swaps a clientes...., me parece de pelicula de ciencia ficcion o... De miedo. Hablais de los bancos como si fuesen organismos con vida propia. Solo son empresas con empleados, con fallos.....
Un saludo a todos

Me gusta
17 Yo mismo
Yo mismo  en respuesta a  Nifunifa
10 de febrero de 2012 (23:02)

no hombre....

no se trata de contubernios de miles de personas.

Estamos hablando de unas pocas personas que son las que toman las decisiones estratégicas en los bancos. Luego se fijan los argumentos comerciales, las campañas y los objetivos, y lo que ocurre es que los empleados de los bancos luego pues lo colocan en base a esto.

Dicho de otra forma, si decidimos invadir un país determinado por las razones que sean, está claro que intervienen unos cuantos miles de soldados en la historia, pero vamos... ¡que no están compinchados!.

y por cierto. no hablamos de los bancos como si tuviesen vida propia, hablo de las personas que dirigen los bancos como si tienen vida propia...

Me gusta
18 Fercanarias
Fercanarias  en respuesta a  Yo mismo
11 de febrero de 2012 (01:27)

A eso le puedes añadir, que los SWAPS los dejaron de vender cuando los tipos bajaron.

A mí me fue a vender uno una directora de oficina, la cual dejó la banca, y yo no entendía el producto y ella no me sabía contestar las preguntas, con lo cual no compro lo que no entiendo y lo que no necesito y he ido yo a comprar, pero eso soy yo, es evidente que son muy persuasivos, convincentes y hasta pesados, al final lo único que defienden es la comida de sus hijos, no el interés del cliente.

Me gusta (1)
19 Karl baden
11 de febrero de 2012 (20:14)

Hay de todo... desde gente ignorante o ingenua a la que han engañado hasta gente que "sabía" el riesgo que corría (riesgo implica incertidumbre y "cuantificarlo" es un "arte")
Cuando sucede un descalabro, como la actual crisis, resulta vergonzoso, como todos se apuntan al "yo no sabía el riesgo que corría", "me engañaron"... Existe gente claramente engañada, gente "embaucada" influenciada por las circunstancias... hasta los abundantes listillos codiciosos que les ha salido mal la "jugada".
Los engañados deben denunciar a los bancos,etc. y sobre todo, a las instituciones públicas que consienten las frecuentes "prácticas abusivas" y no hacen su trabajo de velar por la "seguridad" ciudadana (típico de países tercermundistas) y si la Justicia funcionara, se vería quién es el verdadero y el falso "engañado".
Si alguien le da a un banco los ahorros de su vida confiando únicamente en la persona que está muy interesada en ese dinero, es un ingenuo (víctima propicia). El MiFID no sirve de nada. No se puede saber de todo, pero se puede pedir asesoramiento a personas serias e INDEPENDIENTES que si se supone que entienden... Sobre todo, precaución y raciocinio (tan escasos). El resto... son las ineludibles consecuencias de vivir en una sociedad capitalista salvaje, que ¡ todo adulto debería conocer ! (Homo homini lupus).

Me gusta
20 Xistral
14 de febrero de 2012 (22:50)

Yo creo que conozco algo del caso del Santander Banif Inmobiliario. Así, por encima (como por otra parte hacen siempre los periodistas económicos que escriben sobre el tema). Si miramos las cifras de los resultados de explotación, menos comisiones, más revalorizaciones ajustadas a normativa, la rentabilidad del fondo en los años 2003, 2004, 2005, 2006 , 2007 y seguramente también en muchos años anteriores difícilmente habría superado el 2% en los mejores años y con mucha posibilidad en algunos de ellos habría sido negativa. Claro que, de haber sido esos los resultados declarados, nunca habría llegado a ser el 2º mayor fondo de inversión español, solo por detrás de un FIAMM del BBVA. ¿Quién era el realmente codicioso en este caso?

Me gusta

Recomendado por: 3 usuarios



Yo mismo

Yo mismo

Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.




Twitter
RSS
e-Mail







Sitios que sigo



Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.