Bitácora de crisis
La crisis económica en tiempo real

La reforma laboral, la huelga y otras chapuzas

10
Publicado por Macroymicroblogger el 14 de marzo de 2012

Pues bien, ya tenemos en vigor la enésima reforma laboral de la democracia y yo tenía pendientes unas palabras para dar la bienvenida a la nueva norma. Lo voy a hacer en calidad de trabajador por cuenta ajena y me voy a olvidar por un momento –sólo por un momento- de mi deformación económica y empresarial. La reforma anterior (la enésima menos uno) me dejó con el culo en la calle –me cambiaron por otra camarada con nuevas bonificaciones y la posibilidad de encadenar contratos temporales sin límite- . Por suerte –y por algunos méritos propios-, en noviembre volví al mercado con un contrato como personal laboral en una Administración Pública. Y resulta que la nueva norma, además de reinventar la rueda en cuanto a despidos procedentes, obligaciones de los desempleados y tipologías de contratos, también se propone llevar los expedientes de regulación a la Administración. Así que, qué os voy a decir yo, la nueva reforma no me conviene. Y el día 29 os quiero ver a todos en la calle detrás de la pancarta. Por aquello de hoy por mí y mañana por mí también…

Bueno, ahora en serio. No sé si la reforma me va a afectar o no pero yo no pienso jugar a dar penita. Cada uno que haga lo que le dé la gana pero no vayamos de solidarios porque todos vamos a defender lo nuestro. La reforma no cambia lo sustancial, es decir la dualidad del mercado de trabajo: sigue habiendo trabajadores blindados y trabajadores prescindibles, empresas que salen en los titulares y empresas que no valen un breve, sectores estratégicos intocables y actividades vitales que no merecen ni un euro público ni privado. Esta reforma no es más que una recopilación de las peores prácticas empresariales y, no nos engañemos, la organización que chapucea con las personas también lo hace con las finanzas, con las relaciones comerciales, con la calidad del servicio, con Hacienda. La chapuza en España es un estilo de vida: si te puedes ahorrar cuatro euros mal contados en contratar a un tío de 29 años, para qué vas a coger a uno de 31. Total, todo el ganado viene a funcionar igual. Para qué vas a perder el tiempo planificando plantillas o diseñando estrategias cuando tienes una generosa carta de modalidades contractuales para ir improvisando sobre la marcha. Para qué te vas a molestar en diseñar políticas de incentivos si los trabajadores más productivos –los que sacan en cuatro horas las tareas que otros hacen en ocho- son premiados con una reducción lineal de jornada y sueldo. No veo a la patronal nerviosa por encontrar nuevos modelos de negocio, sólo sonrisas efímeras de los que se conforman con recortar costes laborales y no se preguntan por su obsoleta forma de generar ingresos.

Lo que necesita esta reforma laboral no es una huelga sino un cambio de sistema liderado desde la propia sociedad. Hay gente llorando por conseguir los mismos derechos que tenían los esclavos (trabajar gratis a cambio de vivienda y comida). Y la cosa no va precisamente a mejor. El modelo de empresa grande y enrollada que invierte pasta y nos da trabajo fijo y derechos ilimitados a todos no va a volver nunca, y esto no es un fenómeno que pueda explicarse apelando a los políticos, a los bancos o a los chinos. Si queremos formar parte de una sociedad más madura, desarrollada, cimentada en valores como la igualdad y la justicia, necesitamos un mercado laboral menos paternalista y más pegado a las necesidades reales de la sociedad. Igual hacen falta menos teleoperadores vendemotos y más solucionadores de problemas. Menos funcionarios tramitadores de burocracia y más dinamizadores de actividad económica. Menos empleados administrativos y más creativos. Menos consejeros delegados y más líderes informales. Menos autónomos dependientes y más redes de profesionales. Menos gigantes subvencionados y más cooperativas autofinanciadas. Como en el mundo de las finanzas, para ganar mayor rentabilidad social debemos perder en seguridad y asumir mayores riesgos. Pero también debemos ser más cuidadosos a la hora de elegir dónde invertimos nuestro tiempo y nuestras capacidades: no dejemos que ningún trabajo por cuenta ajena consuma lo mejor de nosotros.

Me temo que la reforma laboral no va a ayudar a construir un mercado de trabajo más maduro pero el modelo que se va a defender en la próxima huelga general ha caducado hace tiempo. Respeto profundamente al que quiera seguir subido a esa burra pero creo que los trabajadores necesitamos otra cosa. Y debemos reaccionar antes de que venga la reforma enésima más uno.

S2. 

Etiquetas: Reforma Laboral · Mercado Laboral



Añadir comentario
10
Comentarios
2 Antoine
15 de marzo de 2012 (12:35)

sigo sin ver cual es la burra que vendes ...

Me gusta
3 tonihuelva
15 de marzo de 2012 (22:11)

Pues mira tu por donde, yo estoy en que estos estan "compinchaos", por mas que leo y releo la reforma, que no me gusta nada por cierto, no veo las diferencias con lo que ya teniamos, y mucho menos diferencias que justifiquen una huelga general.
Yo creo que el mismo Rajoy les ha dicho a los sindicatos por lo "bajini", necesitamos bronca, mucha bronca, para que los de Bruselas piensen....."Puff, con la bronca que hay en España, ¿quien les pide que se aprieten mas el cinturón?".
¿No creeis que la Merkel no se quedara tranquila hasta que no vea en España los mismos follones que en Grecia?, pues eso, vamos a darselo y que nos deje tranquilos.
S2

Me gusta
4 Macroymicroblogger
Macroymicroblogger  en respuesta a  Antoine
22 de marzo de 2012 (21:09)

Me voy poniendo al día con los comentarios...

Mira que a veces soy espeso... La burra que vendo es que no le pillo la gracia a la reforma, no hay un salto cualitativo en ninguna dirección...

Pero tampoco entiendo a qué estamos convocados el día 29, porque los derechos que reivindican los sindicatos ya se esfumaron hace cuatro o cinco reformas. El trabajo fijo no existe desde hace muchos años y el coste del despido normal está entre 0 y 12 días de salario por año trabajado. Todo lo que mejore ese coste se llama privilegio, no derecho. Y entenderé que haya gente que haga huelga para mantener ese privilegio.

La solución no está en la política ni en la acción sindical. Los trabajadores tenemos que coger la sartén por el mango y asociarnos, crear empresas, desarrollar nuevas formas de consumo o producción... Pero bueno, siempre podemos seguir protestando y exigiendo que los problemas se resuelvan desde fuera.

S2

Me gusta (2)
5 Macroymicroblogger
Macroymicroblogger  en respuesta a  tonihuelva
22 de marzo de 2012 (21:12)

Tonihuelva, estamos de acuerdo en que no hay apenas nada nuevo, y sí, puede ser que Rajoy sienta envidia de sus predecesores y quiera su propia huelga general...

S2

Me gusta
6 Antoine
Antoine  en respuesta a  Macroymicroblogger
23 de marzo de 2012 (01:38)

queramos o no, y mas vale que si queramos, existen unas reglas/normas que hacen que la individualidad se transforme en colectividad, que el bien individual no prime sobre el colectivo sino que contribuya al mismo (así es como la humanidad ha ido avanzando)
si se ponen orejeras, la burra sólo ve "p'alante"; sin embargo, el campo siempre es mucho mas grande.

Me gusta
7 Antoine
Antoine  en respuesta a  tonihuelva
23 de marzo de 2012 (02:13)

la merkel está falta de estrógenos

Me gusta
8 Antoine
Antoine  en respuesta a  Macroymicroblogger
23 de marzo de 2012 (02:26)

privilegio era hace miles de años que el esclavo no muriese en manos de su amo
privilegio era hace cientos de años que el señor no ejerciera su derecho de pernada contigo
privilegio era hace decenas de años que tu señor dejase migajas para que tú comieras
privilegio era hace algunos años que siguiese existiendo tu señor sin que tú hubieses acabado con él
y privilegio sigue siendo que sigan existiendo señores que digan que tú no has de comer

Me gusta
9 Macroymicroblogger
Macroymicroblogger  en respuesta a  Antoine
23 de marzo de 2012 (08:35)

Cuando un derecho no se extiende a toda la colectividad se convierte en un privilegio. Por ejemplo, el derecho de unos cuantos a recibir la indemnización de 20 días o la de 33, cuando en muchos otros casos la indemnización es de 12 días o de 0. Por desgracia, la igualdad al alza no parece factible en estos tiempos y el legislador ha decidido tirar por la discrecionalidad en lugar de por el modelo de contrato único.

El día 29 nadie va a salir a la calle a defender el contrato único (derecho a participar en el mismo sistema de indemnizaciones), cada uno saldrá a título individual a defender su privilegio. Y entiendo que eso es lo natural porque todos somos individualistas por genética, para desarrollar una inteligencia colectiva necesitamos aprender a ceder en favor de los demás. Y eso es mucho más difícil.

S2

Me gusta
10 Antoine
Antoine  en respuesta a  Macroymicroblogger
23 de marzo de 2012 (12:48)

"la igualdad al alza no parece factible en estos tiempos" ves alguna razón para ello o es solo por que lo dice el legislador?????
también el derecho de pernada recaía sólo sobre las mujeres y no sobre los hombres. según tu planteamiento suprimir ese privilegio supondría en lugar de la supresión del derecho el extenderlo también a estos últimos.

creo que aquí es donde está tu confusión, el privilegio no lo tiene ningún trabajador, tenga derecho a 0 días a 12 o a 20 o a 33, el privilegio lo tiene la clase dominante que cada vez acumula y sigue acumulando mayor porción de la tarta, y para continuar este proceso iguala hacia abajo las condiciones laborales, es decir, suprime derechos.

para suprimir privilegios primero hay que identificarlos, y sobre todo no confundir derecho con privilegio.

como ves, pues andando como cangrejos ...

Me gusta
11 Macroymicroblogger
Macroymicroblogger  en respuesta a  Antoine
23 de marzo de 2012 (20:52)

Entonces vamos a exigir al legislador que unifique indemnizaciones y, de paso, como es cosa del legislador, que suba a 50 días de salario, para redondear... Seguro que es factible, sobre todo teniendo en cuenta el tamaño de las empresas españolas.

Pero en España hay muchos más privilegios, perdón, derechos conquistados. Por ejemplo, si eres empleado de una empresa de las que salen en los periódicos, te colocan inmediatamente (y, en algunos casos, hasta sales con una indemnización mayor que la legal). En cambio, si te han despedido de una empresa normalita, no te comes ni los mocos.

¿Hace falta que comente el tema de la Administración? Mejor no, que igual me echan (pertenezco al grupo de los "otros"). Aquí siempre ha habido clases.

En fin, sin ánimo de acritud, o salimos todos juntos de la crisis o no salimos ninguno. Y me temo que nuestros representantes políticos y sindicales sólo tienen soluciones para unos pocos.

S2.

Me gusta

Recomendado por: 3 usuarios



Guardado por: 1 usuario

Macroymicroblogger

Macroymicroblogger

Economista y presunto emprendedor




Twitter
RSS
e-Mail









Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar