Enrique Gallego
Consejos de inversión de un autodidacta que ha alcanzado la independiencia financiera.

Diversificación en los ETFs: necesidad, utilidad y límites

29
Publicado por Enrique Gallego el 09 de diciembre de 2009

El anterior post sobre ETFs ha originado algunos comentarios en torno a algo que me parecía obvio, pero que probablemente no lo es, la inadecuación del Ibex como instrumento de inversión.

La virtud principal de los ETFs es que permiten una diversificación a muy bajo coste, tanto monetario como de oportunidad. La diversificación es vital para una adecuada gestión del riesgo.

A la hora de abordar estos temas hay mucho enfoque académico. El enfoque académico sobre los ETF tiende a “mundializar” la exposición en bolsa, invitando a invertir en multitud de índices lo más amplios posible. En el mundo ideal de la teoría, inobjetable. En el mundo real dista mucho de ser una buena idea.

Nuestra estrategia de diversificación puede fallar

  1. si la diversificación es insuficiente
  2. si la busca de una mayor diversificación dispara nuestros costes
  3. si para obtener una mayor diversificación=menor riesgo nos vemos obligados a asumir nuevos riesgos, como el de divisa o el tracking error (desajuste entre el rendimiento del fondo y el del índice)

La exposición al Ibex como núcleo de cartera es un ejemplo paradigmático del error 1.

El siguiente cuadro nos muestra el peso acumulado de las cinco y de las diez primeras empresas del Ibex (datos a 13-11-09)

El índice tiene un número muy bajo de empresas, 35, aunque dentro de los límites de lo mínimamente aceptable. Sin embargo, la distribución de pesos individuales es absolutamente inaceptable. Las cinco primeras suponen más del 70% del Ibex y determinan por ello, la casi totalidad del movimiento del índice.

Un desequilibrio tan acusado crea una alta vulnerabilidad frente a un deterioro significativo y permanente del valor de alguna de las grandes empresas, sobre todo las tres grandes, Santander, Telefónica y BBVA.

Ello se ve agravado por la existencia de elementos comunes (tipo de negocio en Santander y BBVA, mercados de actuación en Santander, Telefónica y, en parte, BBVA). La consecuencia es que un deterioro en alguna tiene una alta probabilidad de producirse en las otras.

Este riesgo de vulnerabilidad a problemas con acciones concretas se reduce si las ponderaciones en el índice están más equilibradas, lo que sucede en la inmensa mayoría de los índices, siendo los vinculados a países los más propensos a no cumplirlo. También, como es natural, el incremento en el número de componentes lo reduce aunque se trata de una reducción no lineal y cada vez menos significativa debido al menor peso de los componentes que se van incorporando.

¿Cuál sería la frontera del máximo nivel aceptable de concentración de riesgo? Hay una vieja regla en el mundo de las instituciones de inversión colectiva que prohíbe una exposición superior al 10% en un activo o valor determinado. De hecho fue un obstáculo para la creación en España de fondos indexados al Ibex, hasta que se cambió la regulación para los fondos índice españoles, creando un peligroso equívoco sobre la seguridad del producto ofrecido bajo el paraguas de la inversión colectiva.

Dentro de lo arbitrario de cualquier magnitud, el 10% sería el límite máximo de una inversión en un activo concreto respecto al total del patrimonio, límite que no deberíamos superar nunca (es una de mis reglas personales más sagradas). Y acercarse mucho a él, sólo debe hacerse en circunstancias excepcionales.

En el cuadro siguiente vemos el peso de los 5 y 10 primeros valores en diversos índices (datos a 13-11-09).


En el Euro Stoxx 50 no se rebasa el 10%, en ningún caso y, además, los valores de mayor ponderación peso están bastante lejos. Sin embargo, el peso de los 10 valores más grandes sigue siendo alto, lo que se traduce en una fuerte influencia en el comportamiento del índice.

El Euro Stoxx 300, basado en los mismos mercados que el 50, muestra la no linealidad del proceso de reducción de ponderaciones. Aunque es seis veces más grande, el peso de los 10 valores se reduce relativamente poco, del 40 al 25%

Los índices más amplios, Stoxx 600 y S&P 500, reducen la concentración de riesgo relativamente poco respecto al aumento de componentes, lo que se irá acentuando a medida que se incremente el número de empresas, por la creciente irrelevancia de los incorporados.

Lo que sí aportan estos índices es una reducción de riesgo derivada de la incorporación de nuevos mercados, lo que se traduce en un mayor equilibrio sectorial, sobre todo si creamos un índice agregado S&P+Stoxx por la distinta composición de los tejidos económicos en Europa y USA.

De ahí que el discurso teórico nos lleve a considerar como cartera ideal para un inversor europeo una combinación de estos dos índices (S&P Stoxx 600) complementado con una eventual diversificación hacia Japón, emergentes y valores de pequeña capitalización.

Cuando bajamos del etéreo terreno de la teoría al escabroso de la realidad tenemos que enfrentarnos a una serie de inconvenientes que ponen en cuestión el esquema teórico.

El primero es que se encuentren instrumentos adecuados, lo que dista mucho de ser seguro a pesar del gran desarrollo experimentado por el mercado de ETF. El índice Euro Stoxx 300 es una opción muy interesante, pero se trata de un índice “teórico” sin ETF indexados a él, al menos que yo conozca.

El segundo es que no se disparen los costes. Como es obvio, a medida que el índice va siendo más amplio, más acciones hay que comprar y menos líquidas son (lo que se traduce en mayores horquillas).

Este problema, de entrada, es capaz de cuestionar la validez de los instrumentos referenciados a índices amplios. A lo largo del tiempo se han diseñado varias soluciones, aunque cada una con sus propios inconvenientes.

Una es el uso de derivados sobre índices. En realidad, los derivados sobre índices cotizados en mercados organizados no eliminan las operaciones de compra, pero las realizan mediante unos especialistas, los arbitrajistas, mucho más eficientes por economía de escala y por aprovechar la volatilidad del mercado para compensar posiciones con el consiguiente ahorro de costes. Además, los derivados incorporan la solución a los problemas derivados del cobro y reinversión de dividendos y de los cambios en la composición del índice, pero crean otros, los provocados por las pérdidas y ganancias liquidadas diariamente y por la renovación (rollover) de posiciones.

Lo dicho sólo funciona con mercados de derivados organizados (con cámara de compensación y cotizaciones públicas) y muy líquidos que corresponden con los índices más conocidos tipo S&P, Euro Stoxx, Dax, o FTSE. Fuera de este ámbito hay que recurrir a operaciones fuera de mercados organizados (OTC) con su correspondiente riesgo de contrapartida.

La primera solución alternativa a los derivados fue el muestreo.

El muestreo tiene el inconveniente de aumentar las posibilidades de desajuste con el índice (tracking error). En los ETF hay formas rigurosas de muestreo, como el muestreo estratificado, que tropiezan con el inconveniente de la representatividad en el futuro de cada una de las subpoblaciones.

También, hay una forma, digamos “pragmática”, consistente en comprar los mayores valores y una muestra de los más pequeños, lo que aproxima mucho el rendimiento del fondo al del índice, pero desvirtua aquello que estamos buscando al comprar los índices amplios, el reducir la importancia de los valores más grandes en el rendimiento total.

Otra vía solución son las economías de escala. Cuanto más voluminoso sea un ETF más fácil le es desarrollar su propio sistema de compraventa de cestas con los componentes del índice, tan eficiente o más que el de los arbitrajistas.

El caso paradigmático, pero también único y dificilmente repetible, es el de SPDR indexado al S&P 500, popularmente conocido como “Spider”, el ETF más contratado del mundo, con volumenes medios de contratación en la actualidad (noviembre 09) superiores a los 180 millones de títulos, lo que un precio en torno a los 100 $ (S&P 500/10) supone la friolera de más de 18.000 millones de dólares al día de contratación. Así se puede conseguir un total de costes para el fondo del 0,10%, siguiendo al índice mediante la compra de todos los componentes (full replication) y sin que por ello deje de ser un magnífico negocio para el gestor.

Como los gestores europeos no podían aspirar a conseguir los volúmenes del Spider, ni siquiera en conjunto y mucho menos compitiendo varios por el mercado, optaron por agudizar el ingenio en busca de la fórmula mágica para “replicar” (copiar) índices con costes mínimos y sin errores. Y la han encontado con los llamados ETF sintéticos.

Los ETF sintéticos son “mágicos” porque permiten a la vez reducir costes y reproducir el índice con la máxima fidelidad. Además, colateralmente, reducen la presión compradora sobre los valores del índice derivada de las compras mecánicas para copiar el índice. El lado oscuro de la magia es que estamos exponiendo al fondo a un derivado OTC sometido al riesgo de contrapartida.

Ello nos lleva a evaluar si en la práctica este riesgo puede ser significativo. La crisis del sistema financiero, en especial el caso Lehmann, ha puesto de manifiesto que estamos hablando de un riesgo muy poco probable pero real, no teórico. Sin embargo, creo que esto conduce a una interesante paradoja.

Mi opinión es que ahora es prácticamente inexistente por la misma razón que torna a los aviones especialmente seguros tras un grave accidente.

La clave está en la cantidad y calidad de las garantías aportadas como cobertura adicional a la obligación contractual de la contraparte, contraparte que en principio es la propia entidad financiera propietaria de la gestora del ETF. La desconfianza creada en el mercado está propiciando la aportación de garantías y, además, su incremento hasta niveles por encima del valor liquidativo del derivado (overcollateralization)

El problema es si esto se mantendrá en el futuro como parte de la cultura del fondo o la “normalización” de la situación va a conllevar un relajamiento de los requerimientos de seguridad.

Con todas las pegas que se le puedan poner, el hecho es que los ETF sintéticos con su “virtualización” de la operativa permiten una reducción de costes que en los fondos más grandes y líquidos es espectacular. Los fondos de dbxtrackers indexados al Eurostoxx ofrecen ahora mismo un 0% de coste total (cero, no es una errata).

Tanta generosidad resulta sospechosa, pero tiene una triple explicación convincente:

  • los beneficios los obtiene el banco por otro lado jugando con el dinero depositado en el ETF
  • la competencia por el mercado es feroz
  • el recelo de los inversores tras la crisis del sistema financiero aumenta la prima de riesgo que debe ofrecer el ETF sintético para competir con el fondo tradicional.

La reducción de costes alcanza a los índices más amplios, cosa lógica porque al manejar un concepto y no una cesta física, la réplica no supone grandes costes adicionales, sólo los de las eventuales estrategias de cobertura. Más bien depende del tamaño del fondo, porque cuanto más dinero para jugar con él, mejor, y también de su volumen de contratación, porque permite beneficarse de las horquillas. El fondo indexado al Stoxx 600 de dbxtrackers tiene un all fees del 0,20%

La mejor metáfora para enteder a los ETF sintéticos es la de las centrales nucleares. Económicos, “limpios” (sin tracking error) y tras Chernobyl (Lehmann) con una especial atención a la seguridad. Aún así, la seguridad absoluta no existe y las consecuencias de un accidente pueden ser muy graves.

El tercer inconveniente está en el riesgo de cambio El euro ha supuesto un salto cualitativo respecto a la peseta en la apertura de mercados sin incurrir en riesgo de cambio. Pero en cuanto nos salimos del euro vamos a enfrentarnos para bien o para mal a fluctuaciones que pueden ser muy importantes y muy dolorosas cuando son para mal, como ha pasado recientemente con la libra esterlina y el dólar.

Además, el cambio de divisas, si es necesario porque el ETF cotiza en otra moneda, supone un coste adicional que debiera ser muy poco relevante pero que puede serlo para un pequeño inversor al que apliquen condiciones leoninas.

Podríamos considerar que, con una visión de largo plazo la volatilidad adicional de las divisas debe irse reduciendo hasta aproximarse a su desaparición. Pero este razonamiento no es correcto. Las divisas no fluctuan en torno a un valor sino que están sometidas a dinámicas derivadas de las relaciones económicas y políticas entre los países que pueden desembocar en cambios irreversibles en las paridades.

Además, la pura lógica económica no es fiable, justamente por ser usadas como instrumento político en las relaciones internacionales, por lo que una valoración “fundamental” de las divisas puede ser muy engañosa, no sólo a corto sino también a largo plazo.

La solución téorica es la cobertura pero en la práctica las coberturas, además de ser en general caras e imperfectas son inviables para pequeños patrimonios. Hay que tener en cuenta que el tamaño mínimo de un contrato sobre divisas, es el llamado futuro “mini”, de 62.500. Aparte de su accesibilidad, están los costes de apertura y renovación de las posiciones y la aportación de garantías

Las soluciones alternativas como los warrants tropiezan con los inconvenientes asociados a este tipo de producto: altas comisiones, baja transparencia en los precios, sin garantía de liquidez en momentos anómalos, riesgo de contrapartida…

Una alternativa en el plano teórico podría ser que el ETF cubriera el riesgo de divisa dentro de su gestión, pero no conozco ningún caso en donde esto se haga. El que no existan fondos de este tipo, cuando serían muy atractivos a los ojos de muchos inversores, es un indicio de la dificultad y los costes que supone la cobertura.

En conclusión, y a la vez apuntando ideas para desarrollar en el futuro:

  • Poniendo en la balanza pros y contras, la cartera de renta variable en ETF debe tener como núcleo fundamental de exposición la zona euro, aunque es aconsejable una moderada diversificación a otros mercados con riesgo de divisa.
  • Las posiciones en índices muy amplios sólo son aconsejables en la medida que no supongan incrementos significativos de costes y de tracking error, algo que sólo es posible con ETF sinteticos, o con un fondo enorme en tamaño y contratación (caso del Spider sobre S&P 500)
  • El uso de ETF sintéticos no está exento de riesgos pero tiene ventajas suficientes como para ser aconsejable. Aún así, es una cuestión psicológica, si al usar los sintéticos se pierde lo que los gestores de dbxtrackers llaman con cierta sorna “peace of mind”, es preferible usar los fondos tradicionales.

 

Etiquetas: ETF · fondos de inversión · IBEX 35 · etf ibex · Guia ETF



Añadir comentario
29
Comentarios
1 Valentin
09 de diciembre de 2009 (19:14)

Gracias Enrique por tus aportaciones. Aunque el mundo de los ETFs es relativamente amplio en número de ellos, aún es muy joven visto desde la perspectiva de espacio temporal. El número de ETFs se verá incrementado considerablemente con el paso del tiempo.

Aún así, intentando cumplimentar en parte el artículo, si existe el ETF del Eurostoxx (300) de iShares domiciliado en Irlanda.
Por otra parte, si existen ETFs con cobertura de divisa, aunque aún son la excepción tanto por los costes que ello supone, pero también porque la cobertura requiere de una gestión activa no propia de instrumentos de gestión pasiva.
Como ejemplo de ETF con cobertura de divisa tenemos los referentes al Oro de la gestora JB -Julius Baer- (Suiza), en la que puedes invertir en oro físico en la divisa de tu elección (€, franco suizo o dólar) con cobertura o sin cobertura de divisa. Fondos que permiten incluso que la retirada de dinero pueda ser en Oro físico a partir de 12,5 Kg. (hablo de memoria). La cobertura de divisa en Oro si puede ser interesante, por el comportamiento del dólar con respecto al oro y el dólar con respecto al Euro.

Otros instrumentos de inversión con cobertura de divisa de otros mercados de renta variable, hay que buscarlos en el universo de fondos de inversión de gestión activa tradicionales que sí existen al menos accesibles en el mercado alemán, pero estos fondos además de ser caros, lo son aún más derivado del coste de la cobertura de divisa y por lo tanto especialmente desaconsejables para mantenerlos en carteras de largo plazo.

Saludos cordiales,
Valentin

Me gusta
2 Anonimo
Anonimo
10 de diciembre de 2009 (20:50)

Felicidades por tu blog. Hace tiempo que estoy dandole vueltas a invertir usando ETFs. Mas que nada por la simplicidad y diversificacion de la inversion. Algo asi como un "buy & forget". Un ainversion que requiera mi atencion una/dos veces al anyo. (disculpad las faltas pero estoy con el teclado aleman).
Tengo dos preguntas:
1) Existe algun ETF global? Es decir, uno que diversifique en varios mercados. Estoy seguro de que existe, pero... es recomendable en vista a los argumentos que expones?
2) Y algun ETF que simule diferentes estrategias de inversion, usando el MACD para ponerse largos/cortos por ejemplo, me refiero al ETF en si mismo y no a las estrategias que uno pueda seguir frente al ETF. O eso ya no seria un ETF? y seria otro vehiculo de inversion.

Me gusta
3 Valentin
11 de diciembre de 2009 (00:41)

En respuesta a Oriol (mi opinión): Efectivamente. Existen diversos ETFs globales y regionales. Lo recomendable es tener una estrategia propia, ponerla en practica mediante los activos más convenientes. Digamos que formas la cartera exclusivamente de ETFs, pues está en ti mismo ponderar cada mercado en base a tu estrategia. Conseguir que un solo ETF (global) se adapte a tu estrategia es improbable.

En lo que respecta a tu segunda pregunta, lo estas definiendo tu mismo muy bien. ¿Existe un ETF que se componga de ETFs y que estos sean gestionados de forma activa haciendo uso del MACD... u otras técnicas?. Sí, busca por ejemplo en el mundo de ETF de ETFs así como en el mundo de ETFs de gestión activa (gestión cuantitativa).

Saludos cordiales,
Valentin

Me gusta
4 Enrique Gallego
11 de diciembre de 2009 (12:15)

Sobre el ETF Euro Stoxx 300:

No aparece en el catálogo de iShares, ni en Alemania, ni en Gran Bretaña.

Esto puede ser porque te estés confundiendo con Euro Stoxx 50 o porque no se esté comercializando públicamente, algo que me parece muy raro pero teóricamente posible.

Para salir de dudas, necesitamos el ticker o el ISIN del fondo.

Me gusta
5 Valentin
11 de diciembre de 2009 (13:01)

ISIN: DE000A0D8Q07

Está registrado en Alemania. Disculpa, es que cuando hablo de memoria soy impreciso, inexacto o imperfecto. Realmente, tanto índice como ETF adquiere el nombre de Euro Stoxx, pero cuando hablo con la gente asimilan que me refiero al Euro Stoxx 50. Por eso le añado el apodo (300), actualmete contiene 313 títulos), pero es un apodo personal(izado), por lo que no aparecerá así en ningún nombre de ETF.

Saludos,
Valentin

Me gusta
6 Enrique Gallego
11 de diciembre de 2009 (13:27)

Sobre el oro:

Por lo que dices, especialmente por el detalle de la "convertibilidad", es seguro casi al 100% que no se trata de un ETF sino de un ETC (Certificado cotizado).

Mucho cuidado con este tipo de productos. No son participaciones en una institución de inversión colectiva, sino contratos privados con el emisor, con lo que implica de falta de regulación y riesgo de contrapartida.

Esta es la advertencia que incluye R4 a los ETC:

"Un ETC es un Certificado de deuda por lo que conlleva un riesgo de crédito y contrapartida, no es materialmente un fondo cotizado. Recomendamos revise el folleto antes de invertir en un producto de estas características"

Pues eso :-)

Los ETC sobre oro que conozco suelen tener unas condiciones leoninas, además de la mucho mayor inseguridad derivada de su condición de certificados. Este en concreto no lo conozco, pero sospecho que no será muy distinto.

El ETF sobre el oro por antonomasia es Spider Gold (Ticker GLD en el NYSE). Es un ETF "de verdad", que copia el comportamiento del oro menos gastos (un 0,40%, muy razonable teniendo en cuenta que se trata de oro, con lo que implica en materia de custodia). Contrata de media2.000 millones al día, por lo que es uno de los ETF más importantes del mundo, quizás sólo superado por su "hermano mayor" el Spider sobre el S&P 500

Cuidado con la inversión en oro perteneciendo a la eurozona. Como señalas (entre líneas) muy atinadamente existe un alto grado de correlación negativa entre la fortaleza del dólar respecto a otras divisas y la evolución del oro.

Esto no es una mera casualidad estadística sino que tiene una lógica política y macroeconómica y será así mientras el dólar sea percibido como la moneda de referencia a escala mundial, algo que no tiene por que ser eterno (en su día, el dólar desplazó a la libra)

Con lo que la experiencia puede ser de lo más frustante, lo que se gana con el oro se pierde con la divisa. Habría que cubrir el riesgo de cambio, pero...

Me gusta
7 Valentin
11 de diciembre de 2009 (13:48)

Gracias Enrique por el Imput sobre las precauciones que debemos tener.
He leído los documentos y te puedo garantizar que son ETFs al estilo Spyder Gold. Hablo de memoria: se trata de 6 ETFs distintos, por lo que a lo que la convertivilidad se refiere:
Puedes elegir invertir, por ejemplo en un ETF en Oro, cuya divisa es en Euros. Si mal no recuerdo la extensión A es sin cobertura de divisa, con la extensión AX con cobertura de divisa. Creo recordar que es cuando rellenas el impreso, cuando decides marcando una casilla, si deseas el reembolso (en este caso dado que el ETF es/cotiza en Euros), en la divisa Euro o en Oro. Claro que solo te hacen entrega en Oro creo recordar en lingotes de 12,5 Kg. Peso muy inferior al GLD americano. Las reservas de lingotes de Oro se encuentran almacenadas en Suiza.

Los Otros ETFs de Oro de JB funcionan de la misma manera, solo que para el público USA por ejemplo en USD y para el Suizo en CHF.

Lo que pretendo decir, es que no es un único ETF de Oro con convertibilidad de divisa.

Saludos y gracias.
Valentin

Me gusta
8 Enrique Gallego
11 de diciembre de 2009 (13:50)

Sobre ETF Euro Stoxx 300

Efectivamente, el fondo existe. El equívoco viene de que lo estaba buscando en los fondos irlandenses y este fondo es alemán, no irlandés.

Esto es importante y negativo para el inversor español. Aparte de que cualquier "gracia" que se le ocurra al gobierno alemán en materia fiscal sobre los fondos de inversión puede repercutir negativamente, de entrada tenemos un problema serio, el de las retenciones en origen sobre los dividendos, cuya recuperación total es posible en teoría, pero en la práctica es cara y engorrosa hasta ser inviable.

Lo ideal sería este fondo, pero de capitalización. Ahora iShares está lanzando fondos de capitalización, por lo que está abierta la puerta a que cree uno referenciado a este índice. Mientras tanto, no es aconsejable.

Me gusta
9 Enrique Gallego
11 de diciembre de 2009 (14:10)

Sobre oro:

Valentín, mandame el folleto.

Lo importante no es que el oro exista sino quién es el propietario del oro. En el Spider Gold el propietario es el fondo, una entidad jurídica diferenciada del gestor, State Street, propiedad a su vez de los partícipes del fondo. Por eso State Street puede quebrar y recuperarse la inversión sin problemas.

En un certificado, el propietario del oro es la entidad emisora del certificado y en caso de quiebra va a formar parte del patrimonio a liquidar.

Si estamos en el primer caso, la inversión puede ser interesante, dependiendo de condiciones. En el segundo es a descartar sin más.

En el Spider Gold no hay convertibilidad, ni es algo que tenga mucho sentido tratándose de un ETF. Por eso me chirría mucho en este caso.

Me gusta
10 Enrique Gallego
11 de diciembre de 2009 (14:34)

Sobre ETF Globales:

Existen ETF referenciados al MSCI World.

El MSCI World está formado por 900 y pico acciones de todo el mundo "desarrollado", Norteamerica, Europa Occidental, Japón, Australia, Nueva Zelanda y algún otro, quizás Singapur (hablo de memoria).

ETF indexados al MSCI World

Contratación: Bolsa Alemana (Los de iShares también se puede contratar en UK, pero no es aconsejable)
Moneda del Fondo: USD
Moneda de contratacion: EUR

Fondos de iShares:
Gestor: Black Rock
Domicilio fiscal del ETF: Irlanda
TER: 0,50%

iShares MSCI World (Reparto) Ticker: IQQW.DE ISIN: DE000A0HGZR1
iShares MSCI World (Acumulación) Ticker: EUNL.DE ISIN: DE000A0YBR38

Fondos de Dbxtrackers
Gestor: DB Platinum (Deustche Bank)
Domicilio fiscal del ETF: Luxemburgo

MSCI WORLD TRN INDEX (Acumulación) Ticker: XMWO.DE
ISIN:LU0274208692
TER:0,45%
(TRN: Total Return Net)

No me parecen demasiado recomendables por las razones expuestas exhaustivamente en el artículo, pero tampoco descartables, tienen su utilidad, sobre todo como vía de diversificación moderada a mercados importantes como Japón o Australia. Cuanto más amplio el patrimonio y más ganas de complicarse la gestión de la cartera tenga el inversor más peso se les puede dar.

El tracking error aquí puede ser brutal.

El de dbxtrackers soluciona el problema al ser sintético, pero es bastante inquietante que a diferencia de otros ETF, en la actualidad no tiene "colateralizada" (cubierta con garantías) la contrapartida. En concreto, la exposición al OTC según el último informe a 30-10-09 es del 6,28%.

Me gusta
11 Enrique Gallego
11 de diciembre de 2009 (14:52)

Sobre estrategias de inversión con ETF:

El ETF en si mismo más que un fondo es un instrumento de inversión, alternativo al uso de otros instrumentos, las propias acciones, los futuros, etc, pero con muchas de las ventajas (no todas) de los fondos de inversión.

Para estrategias de especulación:

Si no hay apalancamiento, son preferibles los ETFs a los futuros, sobre todo en estrategias de medio y largo plazo.

Con apalancamiento, son preferibles los futuros a los llamados ETF apalancados, un invento bastante siniestro.

Sobre los cortos, no lo he analizado lo suficiente como para tener una opinión definitiva. Intuitivamente, creo que los futuros son mejores, pero que los ETF pueden tener prestaciones muy interesantes desde el punto de vista fiscal.

Pueden existir fondos de inversión que utilicen ETF como instrumento. Pero esto ya es otro mundo, que conozco poco y que no me despierta demasiado interés conociendo los modos, maneras, mentalidades y objetivos de los gestores profesionales. El analizarlos es como buscar en las alcantarillas. Puede que haya auténticas joyas ocultas pero para descubrirlas hay que chapotear entre mucha mierda.

Mi línea de trabajo personal es crear sistemas propios sin delegar/pagar a nadie.

Lógicamente, no es algo al alcance de cualquiera. Pero es mucho más sencillo de lo que parece.

Si la gente dedicara la mitad del tiempo a sus inversiones de lo que dedica a su coche, podría rivalizar, con un método adecuado, con los mejores profesionales, siempre que su psicología se lo permitiera.

Me gusta
12 Anonimo
Anonimo
11 de diciembre de 2009 (18:31)

Gracias por los comentarios y las respuestas!

Me gusta
13 Valentin
11 de diciembre de 2009 (23:19)

Envío enlace para bajarse folletos explicativos de la bolsa en la que cotizan los fondos de Oro (y nunca mejor dicho, porque es la mejor construcción existente actualmente en el mercado para el pequeño inversor europeo). Es mi opinión. Ahora, tiene un coste difícil de tragar a largo plazo, todo hay que decirlo.

En la parte inferior de la página encontrareis documentación .pdf en inglés:

http://www.six-swiss-exchange.com/marketpulse/funds/security_info_en.html?id=CH0044781232CHF4

Saludos cordiales,
Valentin

Me gusta
14 Valentin
12 de diciembre de 2009 (00:28)

Creo que algo así cumpliría tus exigencias: un ETF sintético que cubra el mercado de la Eurozona para evitar riesgo divisa, que sea un ETF de acumulación, domicilio fiscal en Luxemburgo, ponderado por capitalización de mercado y unos costes de 0,25%. Es decir, se estaría buscando un ETF que haga una réplica por ejemplo del MSCI Total Return Net EMU Index.

En este caso se podría optar por el ETF ComStage ETF MSCI EMU TRN; ISIN: LU0392494729

Sin embargo, yo no soy un defensor de la réplica sintética. Mi preferencia desde luego está por la réplica física asumiendo el mayor tacking error y consecuentemente una menor rentabilidad.

Saludos cordiales,
Valentin

Me gusta
15 Anonimo
Anonimo
13 de diciembre de 2009 (22:38)

De los globales creo que el mejor es el de vanguard, VT

Me gusta
16 Enrique Gallego
16 de diciembre de 2009 (14:14)

Lo de "mejor" es relativo, como casi siempre en el ámbito de los mercados financieros.

Depende del perfil del inversor: en principio, desde un pensamiento convencional podemos considerar el VT como bastante más arriesgado.

Pero también de sus expectativas. Una paradoja interesante es que en determinados supuestos el VT puede resultar menos arriesgado, por la elección por uno u otro irá en función del grado de probabilidad que veamos a los spuestos más favorables al VT. Siempre teniendo en cuenta que las pegas planteadas sobre tracking error y riesgo de cambio son especialmente agudas en el ETF de Vanguard.

En cualquier caso, se trata de una alternativa de inversión extremadamente interesante y digna de consideración. Y el tema de los índices mundiales está tomando una enjundia como para justificar su tratamiento en profundidad en un post específico

Me gusta
17 Anonimo
Anonimo
22 de diciembre de 2009 (12:23)

No entiendo lo que estáis comentando sobre hacer cobertura de divisa al invertir en oro:
Si cambio EUR a USD y compro oro y al cabo del tiempo vendo oro, cobro en USD y cambio a EUR he hecho 2 cambios de divisa, mucho más barato que una cobertura.
Al fin y al cabo, el arbitrje debería hacer que el precio del oro sea el mismo en USD que en EUR añadiéndoles el cambio de divisa

No acabo de entender cómo operan los ETFs sintéticos: ¿Se cubren con futuros?

Me gusta
18 Enrique Gallego
22 de diciembre de 2009 (21:24)

Oro y cobertura de divisas

Vamos a suponer que compramos Spider Gold hace un año y lo vendemos ayer

Tomando datos de cierre y haciendo abstracción de costes asociados a las operaciones:

Compramos 1 ETF sobre oro a 83,46 USD.

Dado que somos inversores en euros tendremos que convertir la divisa para ello. Aplicamos un cambio teórico de 1,3959 USD por cada euro, con lo que la inversión nos costará 83,46/1,3959=59,79 EUR (el cambio real puede ser distinto según el lucro que busque el que lo cambie, aunque las diferencias no deben ser sustanciales).

Al cabo de un año vendemos el ETF a 106,95 USD, obteniendo una ganancia bruta del 28,15%. Sin embargo como el Euro Dolar está a 1,4295, la venta supone un ingreso de 74,82 EUR y la ganancia se reduce a un 25,13%. Esta pérdida de rentabilidad es el riesgo de cambio.

Si hubiéramos sido tan afortunados y/o hábiles para vender en máximos el día 2 de diciembre, lo habríamos hecho a 119,18 y obtenido un beneficio del 42,80%. Pero como "casualmente" el Euro Dólar estaba a 1,502, recibimos sólo 79,35 EUR y la ganancia se nos reduce al 32,71%

La correlación negativa entre el oro y el dólar es un fenómeno habitual y no es una simple casualidad estadística. Debajo hay una lógica económica: los niveles de confianza/desconfianza en el dólar y en la economía USA llevan a compras/ventas masivas de alternativas al dólar sean activos (oro) o divisas (euro).

Así que si no cubrimos el riesgo de divisa una parte de las ganancias con el oro, que puede ser muy importante, se nos va a ir con la paralela devaluación del dólar. A cambio, si las cosas salen mal, las pérdidas se verán mitigadas.

La cobertura evita este problema.

Me gusta
19 Enrique Gallego
22 de diciembre de 2009 (22:21)

Explicar con todo detalle y en lenguaje llano y comprensible el funcioanimiento de un ETF sintético da para un post y casi para un libro :-)

Hablando en "chino financiero" se puede sintetizar aunque no sé si se podrá entender por el "lector no especializado"

La posición de la contraparte del swap index es un long/short. Largo de la cesta de acciones, formalmente propiedad del ETF, y corto del índice al que se referencia el fondo.

Normalmente, una cesta ampliamente diversificada tiene una correlación positiva muy alta con los índices. Por lo que la posición de la contraparte lo que intenta es capturar un hipotético diferencial de rendimientos entre ambos, diferencial que no debe ser muy grande y que es independiente de la dirección del mercado debido a la correlación entre cesta e índice.

Mientras el diferencial sea a favor de la cesta, todos contentos.

Cuando es a favor del índice, la contraparte empieza a tener un problema en forma de deuda con el fondo. Deuda que tiene que liquidar por exigencia del regulador si excediera el 10% del valor del fondo.

Lo prudente y lo ortodoxo es que un momento dado empiece a cubrir la deuda mediante posiciones largas sobre el índice ¿Cómo? de la forma que le sea más eficiente, es un tema instrumental. Lógicamente, hay índices más caros y difíciles de cubrir.

En cualquier caso, la cobertura supone abrir posiciones sólo sobre un pequeño porcentaje de la exposición al índice, porque no estamos en una posición corta contra un depósito financiero sino contra una cesta de acciones. Se está cubriendo un diferencial de rendimientos entre acciones, no el rendimiento del índice en sí frente al activo sin riesgo.

Por ello, aunque la presencia de la cesta en el balance del fondo resulta de lo más "antiestético", yo me sentiría MUCHO más preocupado si en vez de acciones japonesas, por ejemplo, lo que tuviera el fondo fueran letras del tesoro. Aunque parezca un desafío al sentido común.

Además, es posible (e intuyo que probable) que la posición se esté abriendo por un tercero. En este caso, lo importante es la calidad de las garantías aportadas por ese hipotético tercero para cubrir la evolución negativa del long/short y la solvencia de la contraparte para absorber la pérdida si las garantías no son suficientes.

Desde el punto de vista del fondo, es muy importantes la existencia de garantías por un importe ligeramente superior (haircut) al de la deuda. Con ello, el riesgo queda formalmente cubierto, aunque no desaparece por completo, pero queda ligado a un encadenamiento de circunstancias negativas, posible pero muy poco probable.

Me gusta
20 Anonimo
Anonimo
23 de diciembre de 2009 (13:10)

Entonces, si he entendido bien, cuando nos cubrimos el oro con el cambio USD/EUR, en realidad no estamos invirtiendo en oro, sino comprando el diferencial entre lo que sube el oro y lo que baja el USD respecto al EUR.

La explicación del ETF sintético, me hace pensar que no es una buena estrategia para largo plazo, puesto que al final estamos dependiendo de que los gestores lo hagan mejor que el índice y ganen dinero con su long/short.
Además si tienen un poco más de garantías que la deuda, pueden quedarse descubiertos en caso de una gran caida, y eso a largo plazo no es un "cisne negro" sino una realidad (las crisis al final llegan aunque no sabemos cuándo ni porqué).
Corregidme si me equivoco, pero no lo veo como uso para tenerlo como ahorro hasta la jubilación.

Gracias por la respuesta

Me gusta



Enrique Gallego

Enrique Gallego

Autodidacta que ha alcanzado el éxito en sus estrategias de inversión, hasta el punto de alcanzar su independencia financiera.




RSS
e-Mail









Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar