Berbis Swap
El mundo de las divisas y las finanzas internacionales

Ampliaciones de capital (2) Los Bonos Convertibles

2
Publicado por Berbis el 28 de mayo de 2008
Y es que una emisión de bonos convertibles puede ser considerada una ampliación de capital. Una herramienta que usan últimamente los bancos, como La Caixa o el Santander en su momento. Para otros puede ser una emisión de deuda, pero creo que la diferencia reside en que posteriormente se es accionista de la empresa. Y esto me hace pensar que se trata de una ampliación de capital encubierta.

Bonos convertiblesPero ¿cómo funcionan estas emisiones? Digamos que para que un proyecto empresarial prospere, como ya comentamos en el capitulo 1, debe ser atractivo para el inversor. Pero además, la forma, en este caso una emisión de acciones nuevas, en momentos como la actual en donde el mercado bursátil no es del todo interesante. Claro, muchos inversores, sobre todo los más defensivos, salen a la caza de renta fija. Y en esto Llinares nos puede dar lecciones interesantes…
El bono convertible

Bien, una empresa que quiere obtener X millones del mercado debe tener presentes estas situaciones, y por eso surgieron los bonos convertibles. Un activo que combina unos años de renta fija para luego ser un activo de renta variable. Vamos, el inversor compra un bono que tiene una duración de imaginemos 3 años, y luego el inversor convierte en acciones de la empresa.

Existen dos formas de hacer esta emisión, una en la que “obligamos” al inversor a que posteriormente, y cuando termine la vida del bono, recoja sus acciones; y una segunda, en la que la empresa le otorga el derecho al inversor a intercambiar el bono por acciones.

Claro, visto así ¿a que suena bonito? Tenemos un bono de renta fija y luego acciones y solo nos ha costado 1.000€, por ejemplo. Para un inversor conservador puede ser una buena estrategia, pero puede que para la empresa no sea del todo rentable.

Como todo en la vida esto tiene ventajas y desventajas tanto para el inversor como para la empresa. Primero vayamos a quien más nos interesa que somos nosotros como inversores.

Como comenté anteriormente, en épocas en donde la Bolsa no da señales claras de entrada es interesante poder irse a la renta fija. Muchos eligen la renta monetaria o gubernamental por ser aún más defensiva, pero para el intrépido, la deuda empresarial puede tener sus emisiones interesantes.

¿Cuando será ventajoso para un inversor entrar en este tipo de bonos?

Una emisión de estos bonos que sirve para financiar un proyecto de inversión, para un inversor puede ser interesante siempre y cuando el proyecto lo crea atractivo y que va a tener luego su recompensa en Bolsa. No olvidemos que el periodo de vida del bono es una escusa lo que cuenta luego es obtener acciones de la empresa.

Por tanto, si el proyecto no es atractivo para el inversor, podemos buscar otros caminos. Mientras que si el proyecto es interésate, hay otro factor a tener en cuenta y es la remuneración. ¿Qué obtenemos a cambio de tener ese bono?

Si el tipo de interés del bono es superior al IPC, al menos estamos ganando dinero, con un riesgo menor que el de la Bolsa. Mientras que si el bono nos ofrece un interés similar al de un depósito o cuenta remunerada, este bono siempre va a tener un riesgo mayor que el de una cuenta…

Aquí entrarían otros factores, como por ejemplo, que nos guste la empresa, que sus fundamentales sean buenos, y que el proyecto tenga una viabilidad interesante. Si nuestro fin último es conseguir acciones de la empresa, pero entendemos que aún le queda recorrido a la baja, podemos optar por los bonos convertibles y nos ofrecen una cierta rentabilidad.

Hay otro factor, y es el precio al que posteriormente nos ofrecen las acciones. Generalmente esto se sabe de antemano en la oferta de los bonos. Imaginemos tres casos hipotéticos:

Que el precio de emisión (=) al precio de mercado
Que el precio de emisión (>) al precio de mercado
Que el precio de emisión (<) al precio de mercado

Puede que nos ofrezcan las acciones a un precio igual o distinto al que cotiza el día de la emisión. Aquí depende de la intuición del inversor, si cree en el proyecto, en la empresa y su equipo gestor puede pensar que la vida útil del proyecto, que es normalmente la vida útil de los bonos, puede hacer que la cotización suba y pueda ser una buena oportunidad. Aunque en aquellos casos en los que el precio de compra de la acción vaya a ser superior al que está en esos momentos cotizando tiene mucho más riesgo. Y es en este caso cuando debemos de analizar bien si queremos comprar los bonos.

Otro de los factores que hemos mencionado anteriormente, es la obligación o el derecho a elegir comprar acciones de la empresa. Claro, si la empresa nos obliga a comprar posteriormente acciones, el inversor debe de pedir una remuneración mayor. Mientras que si solo nos otorga el derecho a convertir los bonos en acciones, puede que el tipo de interés que nos ofrezca la empresa sea menor.

En otras palabras, es una conjugación entre derechos económicos y políticos intrínsecos en una acción. Si los derechos económicos son mayores, el tipo de interés que nos ofrezcan será menor. Mientras que si hay una mezcla de derechos tanto políticos como económicos, la remuneración debe ser mayor, puesto que estás obviando derechos económicos por políticos.
Y la empresa ¿Qué opina de esto?

En el lado de la empresa, podemos ofrecer versiones muy parecidas pero que irán del lado contrario al del inversor.

Podemos destacar por ejemplo, que la diferencia entre este tipo de ampliaciones de capital, es que como hay que remunerar a los nuevos inversores con un tipo de interés por la compra de los bonos, esta ampliación se verá reducida, y claro la empresa deberá tener presente que la ampliación deberá realizarla por un mayor número de bonos que el necesario para hacer frente al pago.

Y sobre todo, que aquel bono que ofrezca una mayor rentabilidad al inversor, y la posibilidad de ejercer un derecho y no una obligación va a tener una mejor acogida en el mercado.

¿Te ha resultado interesante? Suscríbete a Berbis Swap

Etiquetas: bonos convertibles · bonos



Añadir comentario
2
Comentarios
1 Cachilipox
28 de mayo de 2008 (21:33)

Propiedad NO biyectiva!!!

Que A+B den C+D, no quiere decir que C+D den A+B. A veces la igualdad es reversible, a veces no.

Lo comento por eso de afirmar (¿en base a que?) que los bonos convertibles de Criteria son una AK.

Si bien es cierto que una emisión de convertibles muchas veces es una AK (aplazada), como en el caso de los Valores Santander, o los bonos Jazztel de su época, otras veces no es así. En tal caso acostumbran a ser una forma "protegida" o "blindada" de entrar en el capital de una empresa, sin AK.

Un caso muy claro fue el de Jové y BBVA. Lo de Criteria se parece más a esto que no a los Valores Santander.

Me gusta
2 Berbis
29 de mayo de 2008 (14:24)

Hola,

En mi opinión lo de La Caixa se trata de una ampliación de capital a largo, puesto que si tu luego quieres convertir tu bono en acciones, entiendo que será sobre acciones nuevas.

Puesto que si La Caixa ofrece acciones a un precio X, no será de su autocartera.

Ya digo es mi opinión...

S2

Me gusta



Berbis

Berbis

La cita: El éxito es conseguir lo que se desea. La felicidad es apreciar lo que ya se ha conseguido




RSS
e-Mail









Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.