Bitácora de crisis
La crisis económica en tiempo real

De demandas embalsadas y otros trucos para evitar al mercado

0
Publicado por Macroymicroblogger el 12 de noviembre de 2007
Ante todo digo que como vidente no tengo precio. En mi artículo de ayer sobre El Incidente (Hugo Chávez versus Juancar) vaticiné que la frase iba a traer cola. Pues nada: politono y dominio web al canto. Por si alguien piensa que esto era demasiado previsible, ahí va otro acierto: después de quedarme sólo en medio de la blogosfera jurando que los 210 euros no van a inflar los precios de los alquileres, veo que por fin alguien me apoya, aunque con sus propios argumentos y con mensaje envenenado, ya que se quejan de que la Ley del Suelo se va a financiar con SUS impuestos al contrario que la renta de emancipación, que saldrá de NUESTROS impuestos. Que se lean mi antepenúltimo post. Y si no les gusta, ¿por qué no se callan?

La verdad es que los promotores y allegados andan muy revueltos y no es para menos: la banca ya no colabora, la prensa mete miedo, las instituciones avisan de muy mal rollo económico en 2008 y la gente de a pie vuelca toda su ira en foros enemigos del especulador. Con este panorama, no es extraño que haya desesperados amenazando con subidas vertiginosas de precios, sunamis de demandantes retenidos esperando como buitres bajadas sustanciales o, incluso, solicitudes de maquillaje informativo a cara descubierta.

Todo con tal de no respetar las reglas del mercado y cortarle su mano invisible. No quieren que oferta y demanda se entiendan a su manera: exigen estimular a los potenciales compradores a base de empujones presupuestarios y financieros, así como facilitar a los vendedores (ellos mismos) continuar con el negocio. Por el bien de la economía española. No vayamos a pensar mal.

El caso es que no podemos hablar de un verdadero mercado de vivienda en España. El precio, en realidad, se asigna por el método de la subasta: cada vivienda, por cara que sea, tiene un potencial comprador que tardará más o menos tiempo en aparecer, pero que estará dispuesto a pagar el precio que pida el promotor o el intermediario con tal de que no venga otro a quitárselo de las manos. Y así se van colocando todas las viviendas desde la más cara a la más barata, con los distintos grupos de compradores. Y lo de la demanda retenida o embalsada, a punto de reventar la presa, no es más que la última esperanza del sector, que cree que bastan un par de millones de rebaja para animar al incauto a comprar, antes de que lo haga otro.

Así que, como decía ayer, dejemos la demagogia chavista y evomoralista: el sistema está corrompido pero no por neoliberal. Ya quisiéramos un orden económico nuevo y libre de verdad. Háganme caso: los peces grandes no caben por el aro del mercado. Por eso se comen al pequeño.
Etiquetas: embalsadas · trucos · mercado



Añadir comentario



Macroymicroblogger

Macroymicroblogger

Economista y presunto emprendedor




Twitter
RSS
e-Mail









Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.