Pensamientos Neoliberales
Reflexiones sobre los mercados de un asset manager internacional

Aprendiendo de Sacyr (edición viejos fantasmas)

1
Publicado por PNeoliberales el 13 de abril de 2012

 

Por casualidades de la vida, ayer estaba precisamente echándole un vistazo a Sacyr como posibilidad de inversión. Ya en su momento 

escribí sobre Sacyr, donde explicaba que nunca invertiría en una empresa como esta y daba mis razones. Pues bien, mucho ha llovido desde entonces, han cambiado de Consejero Delegado, de accionariado, han rebajado su deuda, la acción ha caído desde los 7 euros aproximadamente en que cotizaba cuando escribí el artículo a los 2 euros a los que cotiza hoy en día, etc. De modo que mi nueva aproximación a Sacyr ha dado el mismo resultado: no invertir en ella. Mi rápido análisis se basa en 2 razones:

 

1- Su Patrimonio Tangible es negativo:

 

Haciendo un cálculo rápido sacamos de su informe de la segunda mitad del 2011 lo siguiente:

 

Patrimonio = 2.548.251

 

Le vamos a descontar:

 

Intangibles por 159.172, activos fiscales por 880.527.

 

Y aparte yo le voy a descontar:

 

- 341.069 en sus activos inmobiliarios (que me parece prudente bajar en un 12% lo que tienen puesto que valen sus casas y terrenos)

 

- 1.265.791 en sus activos en empresas participadas (principalmente su participación en Repsol)

 

Resulta que Sacyr tiene en sus balances a Repsol a un precio superior a los 28 euros por acción, recordemos que su precio de compra fue cerca de los 26 euros. Esto se debe al método utilizado para contabilizar esta inversión. Repsol cotizaba ayer cerca de los 18 euros por acción, es decir, el precio en balances está inflado más de un 50% con respecto al de mercado. Ajustando el precio de Repsol a 18 euros, nos da el descuento de 1.265.791 en el valor que debe tener en el balance el apartado de inversiones mobiliarias.

 

La suma de los descuentos es: 2.646.559, más de lo que declaran como patrimonio. Es decir, si decidimos liquidar Sacyr mañana los accionistas se quedan sin nada y sus acreedores se tendrían que pelear para ver a quién le pagan primero. Como regla general no invierto en compañías sin patrimonio tangible (a menos que te llames Google).

 

2 - El riesgo Repsol:

 

La otra razón para no invertir en ella es el riesgo Repsol, que tiene la mitad de sus activos en Argentina, un país con crecientes hostilidades hacia la empresa, y que conociendo la forma de actuar de los gobernantes suramericanos en boga, terminará nacionalizando la industria petrolera.

He escuchado a varios "analistas" hablar de que eso "no es posible", que Argentina "no tiene dinero para nacionalizarla", que si las "relaciones con España y con Europa", etc etc. A ellos les digo lo siguiente, si Grecia (que por ahora está dentro de Europa), ha dejado de pagar su deuda y "no ha habido default", ustedes creen que Argentina no es capaz de nacionalizar YPF al precio que le de la gana y pagarlo en cómodas cuotas que el mismo gobierno establecerá como le venga en gana?

 

Y ya saben lo que pasará con el precio de Repsol si este escenario se termina de materializar, Sacyr tendría que poner nuevas garantías por el préstamo que tienen con los bancos por la compra de estas acciones, por supuesto, y a ver qué activos tienen ahora para poner en garantía.

 

Lo que no entiendo es por qué no vendieron esta participación durante el 2011 (bueno, los obligaron a vender la mitad a finales de año), y siguen diciendo que piensan seguir en Repsol y que no aceptarán ningún precio inferior al que tienen en su balance. Hay veces que aunque el mercado te muerda, no se aprende...

Etiquetas: aprender · sacyr · edicion · fantasmas



Añadir comentario
1
Comentarios
1 Rjavier
13 de abril de 2012 (22:34)

Yo no sé porque los bancos no ejecutaron las garantías cuando Repsol bajó a 8 euros, dejando correr las ganancias para Sacyr y quedándose ellos el riesgo.
Sin embargo el tema Repsol en parte es una tapadera que ha servido para despistar al inversor, porque aunque la inversión fue ruinosa bien es verdad que la situación de Sacyr seguiría siendo pésima sin haberla hecho.
El problema de Sacyr es el de muchas otras grandes empresas venidas a menos y con futuro imposible: Una deuda monstruosa, unos beneficios raquíticos, unos balances inflados y unas perspectivas de futuro malas. ¿Como se paga la deuda?
Para disimular su mala situación a veces se agarran a su supuesto valor contable superior al de cotización pero eso apenas sirve porque en la situación es muy dificil de liquidar y si se vende a precios de ganga se vislumbra la quiebra. Tampoco vale el seducir al pequeño ahorrador en una ampliación recaudadora.
Hay muchos analistos recomendando comprar incluso cuando cotizaba 3 ó 4 veces más alto, pero no me fiaría yo mucho de ellos sabiendo el dinero que tiene pillado la banca aquí.

Me gusta






RSS
e-Mail









Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar