Oscar Cagigas
Gestión del capital, ondas de Elliott y sistemas de trading

La Gestión de Capital

4
Publicado por Oscar Cagigas el 06 de junio de 2012

¿Qué es la Gestión de Capital?

La gestión de capital tiene muchos nombres: tamaño de la posición, peso de cada componente de la cartera, ponderación de las posiciones. La gestión de capital es uno de los conceptos más importantes y menos entendidos por los traders u operadores que no triunfan en los mercados. No se trata de control del riesgo ni diversificación ni evitar riesgos ni stoploss.

La gestión de capital nos dice cuantas acciones o contratos comprar y que parte de nuestro capital arriesgar en la siguiente operación.
Cada vez que introducimos una operación hemos tomado dos decisiones. No solamente hemos decidido si comprar o vender (en corto), también hemos decidido la cantidad con la que operar. La mayoría de los inversores ignoran la importancia que tiene esta última decisión acerca de la cantidad. Piensan que es algo arbitrario y que no importa demasiado. Lo que creen que importa es acertar en cuanto a la dirección de la operación. Sin embargo la decisión concerniente a la cantidad a arriesgar en una operación es tan importante como la decisión de comprar o vender.
 
Mientras un sistema de especulación indica que operar y cuando, una estrategia de gestión de capital indica cual es la cantidad adecuada para operar.
 
Manual Gestión Capital
 

¿Porqué es tan importante que la cantidad arriesgada sea la correcta?

Para contestar a esta pregunta vamos a dividirla en dos partes. Primeramente veremos el caso de un sistema que pierde dinero a largo plazo. Evidentemente mientras se opera este sistema no se sabe que pierde dinero a largo plazo porqué en caso contrario no se operaría. La sucesión de pérdidas indica que algo va mal y que el riesgo debería reducirse tras cada nueva operación perdedora para poder preservar capital con el objeto de usarlo cuando vengan las buenas operaciones. Si estas buenas operaciones no llegan entonces el trading debe abandonarse y replantearse la metodología de inversión.
 
El capital restante en este momento será una función directa de la cantidad que se arriesgó cuando se hicieron las operaciones perdedoras. Si se arriesgó demasiado es muy probable que el capital quede reducido a una cantidad inoperable. Incluso con un sistema perdedor deberíamos controlar el riesgo al máximo para podernos permitir una segunda oportunidad.
 
Veamos ahora la segunda opción, que es ver el impacto del cálculo correcto de la posición en un sistema ganador. Un sistema ganador lo es a largo plazo como consecuencia de la suma positiva de negocios con ganancias y pérdidas. Que se sepa no hay sistema que acierte el 100% de las ocasiones. En un sistema ganador si se arriesga más de la cuenta en una operación y esta resulta ser una pérdida estaremos “modificando” el sistema de forma que podemos convertirlo en perdedor por mala Gestión de Capital. Esas son las malas noticias. Las buenas son que si arriesgamos la cantidad correcta en función de nuestros resultados podremos conseguir un crecimiento geométrico de los beneficios.
 
Es posible operar 10.000 dólares hasta 1 millón y hubo alguien que lo hizo en el año1987: Larry Williams. Este señor atribuye su éxito a la gestión de Capital. En sus seminarios siempre dice “el concepto simple más importante que puedo enseñaros es Gestión de Capital”
 

¿Qué es eso de la f óptima?

Para explicarlo lo mejor es un ejemplo. Supongamos que dispone de 10.000 euros para operar en bolsa y que opera con futuros. El resultado de operar siempre con un futuro le ha proporcionado por ejemplo las siguientes operaciones:
 
+600
-400
-400
+1000
 
Es decir que hizo 4 operaciones y ganó 800 euros. Si vd opera de forma que compra o vende un futuro por cada X euros de su capital es posible que se pregunte lo siguiente:
 
Cual es el número optimo de futuros con el que hubiera obtenido el máximo beneficio en estas operaciones?
La respuesta a esa pregunta la proporciona la fracción óptima o f óptima.
 
Primeramente veremos de forma experimental como saber el número óptimo de futuros. Las operaciones del ejemplo son equivalentes a decir
que se ha comprado un futuro por cada 8000 o 9000 euros de capital ya que tras las dos pérdidas seguidas el capital cayó por debajo de 10000.
 
Supongamos ahora que decidimos comprar un futuro por cada 5000 euros de capital. Es decir, arriesgar más. En ese caso en la primera operación compraríamos dos futuros y ganaríamos 600 euros por futuro lo que es 1200 euros en lugar de 600. Es decir que tras la primera operación tenemos un capital de 11200 euros. Eso nos permite comprar 2 futuros para la operación segunda.
 
En la segunda operación tenemos una pérdida de 400 euros por futuro y por tanto 800 euros en total. Nos queda un capital de 10400 euros al terminar la segunda operación. Compraremos 2 futuros para la operación 3.
 
En la tercera operación tenemos de nuevo una pérdida de 400 euros o 800 euros en total. Eso nos deja con un capital de 9600 euros. Estamos por debajo de 10000 y ya no podemos comprar 2 futuros, ahora compramos 1 futuro para la siguiente operación.
 
En la cuarta y última operación tenemos una ganancia de 1000 euros por futuro. Puesto que solo teníamos comprado un futuro la ganancia es de 1000 euros. Eso nos deja con un capital final de 9600+1000 = 10600 euros. Veamos una tabla resumen de las operaciones:
 
f óptima cuadro resumen
 
Veamos ahora que sucede si compramos un futuro por cada 2000 euros de capital. El resultado es el siguiente:
 
f óptima
 
No está nada mal, ahora la ganancia es de 2600 euros!
 
Y que pasaría si compramos un futuro por cada 1000 euros?
 
f óptimo
 
En este caso tenemos menos ganancia por arriesgar demasiado. Existe un número óptimo de futuros. No se gana más por arriesgar más, sino todo lo contrario!
 
Si seguimos haciendo pruebas llegamos a la conclusión de que con estas operaciones lo óptimo es comprar un futuro por cada 1600 euros de capital:
 
 
Con una ganancia neta de 3000 euros.
 
La fracción optima en euros es comprar un futuro por cada 1600 euros de capital.
 

¿Cómo se puede saber la cantidad óptima sin probar todos los valores?

Si asumimos que un inversor opera a un múltiplo de su máxima pérdida entonces se puede incluir este múltiplo en los cálculos y convertirlo en una variable que queremos maximizar.Así:
 
Net = 1+f*op/MP
 
Donde Net es el resultado neto, f la variable que queremos cambiar para conseguir el mejor Net posible, op es la operación que estamos estudiando y MP la máxima pérdida anterior. Y si son dos operaciones:
 
Net = (1+f*op1/MP) * (1+f*op2/MP)
 
Y así sucesivamente. Cuando encontramos el valor de f que hace que el resultado neto sea máximo estamos encontrando la fracción óptima.
 
En este caso en particular sería:
Net = (1+f*600/400) * (1-f*400/400) * (1-f*400/400) * (1+f*1000/400)
 
Hacer los cálculos a mano es algo complicado. Aquí se muestra la salida del programa Sizer tras introducir las operaciones del ejemplo:
 
Sizer f óptima
 
La fracción óptima es 0.24. Para pasarla a euros se divide la máxima pérdida entre este valor. Por tanto: 400/0.24 = 1667 euros. El cálculo dice que lo
óptimo es comprar un futuro por cada 1667 euros de capital.
 
Existe un número óptimo de futuros. No se gana más por arriesgar más, sino todo lo contrario. 
 

¿Realmente importa tanto operar de forma óptima?

Depende de la cantidad de operaciones que haga. Por lo general a partir de la operación número 20 la estrategia de fracción óptima es superior a todas las demás y es cuando se empiezan a notar diferencias abismales en el resultado final. En la gráfica se muestran las operaciones de 4 inversores aplicando diferentes estrategias de Gestión de Capital a las mismas operaciones. La línea roja representa una estrategia óptima y el capital final obtenido es más del doble que con la estrategia de arriesgar siempre un 2% del capital total, algo que muchos recomiendan.
 
Invertir de forma óptima
 
A la hora de invertir en los mercados hay cientos de variables que pueden provocar un resultado negativo. Solo unas pocas de estas variables son controlables por nosotros, como el momento de entrar en el mercado o timing y como arriesgar la cantidad adecuada a nuestro capital y acorde con la estrategia que se esté utilizando. Puesto que el éxito no está asegurado deberíamos por lo menos asegurarnos de que controlamos al máximo las variables que podemos controlar. La cantidad a arriesgar determina el resultado final de una serie de operaciones.
 

¿Puede la Gestión de Capital asegurar una ganancia?

La Gestión de Capital se basa en la premisa de que se parte de un esquema ganador a largo plazo. Es lo mismo que decir que en promedio se gane
más de lo que se pierda. Si un inversor no dispone de una aproximación ganadora entonces no hay ninguna estrategia de gestión de capital que le haga ganar dinero. La única forma de ganar dinero con una estrategia perdedora es retirándose a tiempo tras estar en ganancias.
 

¿Son independientes las operaciones bursátiles?

Por dependencia se entiende que el resultado de una operación anterior va a influir en la próxima operación. En general las operaciones bursátiles
son independientes entre sí. Existe a veces algo de dependencia entre las variaciones de los precios, pero es algo puntual.
 

¿Se puede ganar en los mercados a “cara o cruz”?

Curiosamente las estrategias seguidoras de tendencia tienen un porcentaje de aciertos en los entornos del 40%. A simple vista parece que si lanzáramos una moneda conseguiríamos mejores resultados. Sin embargo cuando se trata de cuantificar la bondad de un método o aproximación de mercado no solo hay que tener en cuenta el porcentaje de aciertos, sino también lo que se gana cuando se acierta y lo que se pierde cuando se falla. La solución la proporciona la expectativa.
 

¿Qué es la expectativa?

La expectativa es la ganancia esperada por cada unidad que se arriesga. Supongamos un sistema con un 90% de aciertos que en las operaciones
ganadoras obtiene un promedio de 200 euros y en las perdedoras un promedio de 1500 euros. En media ese sistema proporcionaría:
 
0.90*200-0.10*1.500=30 euros por operación
 
Esa es la expectativa del sistema. Como se puede ver no es cuestión de ganar mucho ni de acertar mucho, sino de que la combinación de los dos parámetros resulte positiva. Por ejemplo en un típico sistema seguidor de tendencias (porcentaje de aciertos del 40% y cuando se acierta se gana el triple de lo que se pierde cuando se falla):
 
Exp = 0.40*3-0.60*1=0.6
 
La expectativa es de 60 céntimos por cada euro que se arriesga. Un buen sistema tiene una expectativa de 0.5 o superior.
 
Para poder aplicar Gestión de Capital a un sistema es necesario que este sistema tenga expectativa positiva.
 
 

¿Cuál es la clave para que el capital crezca de forma rápida y constante?

Para que el capital crezca de forma sostenida es muy importante que las disminuciones de la curva de capital o drawdowns sean lo menos profundas posible. El generador de drawdowns son las operaciones perdedoras y por ello es equivalente tener muchas perdidas pequeñas como tener pocas pérdidas pero demasiado elevadas. Por tanto, en sistemas que acierten poco (seguidores de tendencia) buscaremos una diversificación adecuada ya que estos sistemas deben “encontrar” la operación que compense las pérdidas tras un 60% (o más) de operaciones negativas.
 
En los sistemas con alto porcentaje de aciertos no se necesita diversificar tanto ya que lo más probable es que la siguiente operación salga bien, pero hay que tener especial cuidado en que las pocas pérdidas no arruinen un número demasiado elevado de operaciones con ganancias.
 
Cada sistema tiene una Gestión de Capital que sólo sirve para este sistema en particular. 
 

¿Qué es una  estrategia de cobertura de capital?

Se basa en proteger su capital si las operaciones no van bien. Es una buena manera de probar una metodología de inversión sabiendo de antemano el capital restante en el peor de los casos. Supongamos un trader que comienza a operar con 100.000 euros y no quiere que su cartera caiga por debajo de 70.000. Este trader adopta una sencilla estrategia de gestión de capital consistente en operar con la mitad de su riesgo disponible. En este caso arriesgará 0.5 * 30.000 = 15.000 euros en la próxima operación.
 
Si su cartera cae hasta tener una valoración de 80.000 euros este trader solo puede arriesgar ahora 5000 euros (80.000-70.000) * 0.5. De esta forma
estamos “aplanando” la curva de capital y solo se arriesga dinero cuando se tiene y las operaciones van bien. Esta estrategia se basa en que teóricamente nunca llegaríamos al límite de 70.000 euros por tener que asumir un número infinito de divisiones del capital. Es la famosa paradoja de Zenón y la tortuga (Zenon no puede alcanzar la tortuga sin antes haber recorrido la mitad del camino entre ambos, y antes debe recorrer la mitad de la mitad y así sucesivamente....)
 
Si el trader opera correctamente y su cartera alcanza una valoración de 200.000 euros ahora ya puede arriesgar 65.000 y también puede subir el límite inferior para asegurarse que siempre queda en ganancias.
 
Todo inversor quiere saber cuando y que comprar, pero son pocos los que quieren aprender a vender y muchos menos los que quieren saber sobre gestión de capital. No es una casualidad que la mayoría de los inversores pierda dinero de forma constante y sostenida.
 

Oscar CagigasPor Oscar Cagigas

www.onda4.com

Etiquetas: Manual · gestion capital · sistemas de trading



Añadir comentario
4
Comentarios
1 Xman6020
07 de junio de 2012 (17:05)

Enhorabuena, un gran articulo y bien explicado.
Me puedes recomendar alguna lectura para ampliar conocimientos sobre gestion de capital.
un saludo

Me gusta
2 Oscar Cagigas
Oscar Cagigas  en respuesta a  Xman6020
07 de junio de 2012 (23:25)

Los libros de Ralph Vince están muy bien. También los de Van Tharp. Pero están en Inglés. En castellano te puedo recomendar "Trading con Gestión de Capital"
Saludos,

Me gusta
3 Ancano
08 de junio de 2012 (11:04)

Buenas Oscar,

Conozco tu página y he sacado algo de información de ella. En efecto, la F-optima, formula de Kelly y demás variantes, pueden mejorar los rendimientos de ingresos, pero la realidad es que no lo hacen, pues descansan sobre el hecho de que los resultados pasados se repetirán en el futuro y esto, sencillamente, es imposible, casi tanto como predecir el futuro.

Utilizo tu ejemplo de un 1 futuro del Dax cada 1600€. En la primera operación pasas de 10.000 a 13.600, para 2 operaciones más tardes quedarte el 8.000 €, esto es una perdida superior al 40% en solo 2 operaciones. Sé que es solo un ejemplo, pero todas las pruebas que he hecho y demás artículos que he leído arrojan cifras aterradoras. DD del 40% del capital se ven rápidamente a las pocas operaciones. Si añadimos que la mayoría de los traders son discreccionales, añadimos el efecto emocional que lo complica todo, quién puede seguir operando con el mismo criterio cuando a perdido la mitad de su cartera??? Eso en una empresa es una bancarrota.

Con sistemas automáticos la cosa cambia, pero no arrojan muchos mejores resultados, da igual que los sistemas se adapten a las nuevas condiciones, lo hacen a toro pasado y a raíz de incurrir en perdidas (vale, o menores ganancias), pero es el eterno problema, como el de seguir la tendencia, cuando quieres unirte ya se realizado la mitad de esta y si esperas confirmación a salirte, tendrás suerte si no pierdes. Al final es el problema de siempre, no se pude predecir el futuro y suponer que nuestra operativa se comportará en el futuro con la serie pasada, aunque la adornemos de variánzas, desviaciones y demás florituras estadísticas.

Tal y como yo lo veo, y por supuesto lo enfoco en mi operativa, es que la preservación de capital debe estar por encima de todo, pues es lo único realmente necesario (si, podemos perder todo el capital y volver a recapitalizarnos, pero esto suele ser un proceso duro y largo). A partir de ahí, deberíamos centrarnos en la perdida como unidad de medida y desde ahí construir nuestro sistema. Partiendo de un capital X, si acepamos una máxima perdida del 2% de nuestro capital inicial, tendremos que perder 50% veces seguidas para arruinarnos. Si además ajustamos esta medida al capital disponible después de cada operación, mejoramos nuestro sistema aplanando la curva de ingresos/perdidas. Si perdemos reduciremos nuestra apuesta, si ganamos, la iremos aumentando, pero siempre en relación a nuestro capital disponible y nuestro estado de ánimo, entiendo que es la forma más "humana".

Para el resto de fórmulas super-otimizadas, pueden que los juegos a azar funcionen mejor, pero estoy convencido de que en trading no funcionan.

Saludos.

Me gusta
4 Oscar Cagigas
Oscar Cagigas  en respuesta a  Ancano
08 de junio de 2012 (11:40)

Estoy completamente de acuerdo contigo. Solamente unos comentarios:

Se trata de un ejemplo muy simplificado donde se pretende dar a entender la potencia de la gestión de capital y cómo es tan malo arriesgar demasiado poco como lo sería arriesgar demasiado.

Por otra parte y como bien dices con sistemas esto funciona mejor pero hay que ver cada caso en particular porque las rachas de pérdidas deben ser tenidas en cuenta sobretodo en los sistemas que aciertan poco (seguidores de tendencia, principalmente).

La f-que-es-óptima para mi no es la que sale del cálculo de Vince sino otra menor que sale de tener en cuenta las rachas de pérdidas y demás implicaciones reales de operativa. Esto lo explico en mi libro en el capítulo "limitaciones de riesgo adicionales". Quizás podríamos estar hablando de un máximo riesgo de un 5% del capital.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de la gente no conoce el tema de la gestión de capital (no es tu caso) y por tanto solo se pretende dar una introducción breve al tema que ponga de manifiesto que el resultado de una operativa depende más del calculo de riesgo que de las operaciones en sí mismas ya que te puedes arruinar con un buen sistema si te pasas con el riesgo. Aquí añadiría que la aproximación de f-óptima es determinista mientras que los resultados de un sistema de trading son aleatorios (dentro de unos parámetros estadísticos) así que conviene aplicar una aproximación estadística al problema y generar tantas curvas de capital como sea posible basadas en números aleatorios (simulación de Montecarlo). Algunas curvas terminarán en pérdidas. Sí, la suerte también cuenta en trading. Ten en cuenta que de 20 personas con un sistema fiable al 95% de confianza uno se arruina solamente por tener mala suerte. El trading debe ser estudiado de forma estadística y la f-óptima es determinista. Por eso es exacta. Pero insisto, a la mayoría de la gente espero que le sirva el cálculo simplificado para entender lo importante que es calcular riesgos antes de operar.

Una vez dicho eso sí que es cierto que una aplicación inteligente del riesgo permite resultados extraordinarios, y solo hay que ver lo que hizo Larry Williams, y unos años después su hija. Eso sí, tuvieron suerte porque podían haberlo perdido todo. Ese tipo de operativa no es para una cuenta personal sino para ganar un concurso (o quemo la cuenta o gano el concurso) pero sirve como ejemplo de la potencia de un riesgo planificado, que como bien dices debe ser de tipo antimartingala (arriesgar más cuando ganas y reducir el riesgo cuando pierdes).

Y efectivamente (de nuevo), el trading no es como los juegos de azar. No podía estar más de acuerdo contigo :)

Me gusta

Recomendado por: 2 usuarios



Guardado por: 6 usuarios

Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar