Las reglas de la economía han cambiado
Un debate abierto sobre la economía actual

La sanidad pública ¿insostenible?

31
Publicado por Yo mismo el 07 de mayo de 2012

 

Ya he comentado desde hace tiempo que toca un ataque frontal al sistema público de sanidad. A fecha de hoy parece que es demasiado evidente, de la misma forma que son muy evidentes los ataques a otros sectores. Para identificar los sectores, no tenemos más que fijarnos en los rasgos distintivos respecto a Estados Unidos y encontraremos un patrón. En definitiva; estamos tratando de instaurar la estructura económica de Estados Unidos, con la peculiaridad de que el hecho de que presente graves problemas muy obvios no supone ningún tipo de problema.

En cuanto a la sanidad, lo que está claro es que España destina muchos menos recursos a su sistema sanitario que los países en los que nos estamos fijando como referencia. También es más que evidente también que el sistema Español es mejor. Es cierto que todo el mundo dice que es insostenible, pero lo que no se acaba de entender es una gran contradicción. Si tenemos problemas de sostenibilidad con el sistema barato y mejor; ¿Qué ocurrirá con sistemas más caros y con unos resultados peores?.  

Esta pregunta es tan evidente, que tan sólo se me ocurre una explicación al hecho de que no esté encima de la mesa. Es tan obvia que el hecho de que no se plantee, no puede ser otra cosa que el resultado de un ingente esfuerzo por negarla. Sin embargo, esto plantea una curiosa contradicción; si resulta que estamos ante ciertas campañas formando opinión al respecto, ¿Cómo es posible que trascienda y todos entendamos que el porcentaje del PIB destinado a sanidad es menor en España que en el resto de los países de la OCDE?. Es decir; ¿Cómo es posible que coexista el discurso de que la sanidad es insostenible, con la existencia de numerosos informes que dicen que es más barata y mejor que lo planteado?. Pues en realidad la respuesta a esta respuesta es relativamente sencilla y nos permite sacar unas cuantas conclusiones.

La primera razón, y muy obvia, es la eterna diferencia de enfoques en estos análisis. Es decir, En todos estos análisis, no estamos ante un análisis económico, sino que estamos ante un análisis de un negocio. Es decir, cuando se privatiza lo que sea, uno de los efectos es que se logra generar un negocio importante. Por tanto, privatizar suele ser la solución a todos los problemas, por la sencilla razón de que la solución es beneficiosa para los mercados, ya que se introduce la oportunidad de obtener determinados beneficios. Por supuesto esto se exagera para los “expertos” del ramo en cuestión. ¿Qué va a recomendar una fundación sanitaria que dependa de una entidad privada en el campo de la sanidad?.

Por tanto, en todos estos análisis tenemos la clave de la oportunidad, que no podemos olvidar de ninguna forma cuando tratamos de entender la bondad de una determinada propuesta. Pero curiosamente el concepto de oportunidad no está tan limitado como creemos, por la estructura del sector ahora mismo.

Por ejemplo, según los datos del banco mundial, (digamos que no demasiado sospechoso), en 2010, el gasto sanitario suponía en España un 9,5% del PIB. Este 9,5% del PIB suponen una cantidad nada desdeñable de casi 100.000 millones de euros, que es el potencial mercado para las empresas de sanidad. Cuanto menor sea la participación del estado, mayor será el mercado potencial que es un concepto que se suele usar en cada uno de los análisis de cualquier sector.

Este dato queda muy lejos del 17,9% que nos da para Estados Unidos, por lo que lo único insostenible que se nos puede ocurrir es que se nos ocurra tomar cualquier medida para acercarnos a este punto. Pero si estamos hablando de oportunidad de negocio, tenemos que plantearlo de otra forma:

¿Cuánto es el volumen de potencial de negocio en el campo de la sanidad privada?. Pues es sencillo entender que el negocio potencial casi se duplicaría, si se pasase de la estructura española a una estructura como la estadounidense. El volumen de negocio y posibles beneficios tienen la suficiente cuantía que  explican perfectamente el hecho de que se olviden ciertos aspectos cuando se trata de introducir la posibilidad de negocio en dicho campo.

Una vez aclarada la razón por la que se acaba de producir confusión, tan sólo me queda tratar de explicar “como” se produce dicha confusión. Y es sencillo, porque se trata de usar dos premisas básicas:

Por un lado se trata de analizar la sostenibilidad directamente desde el ámbito de las cuentas públicas. Es decir, de alguna forma se trata de centrarnos en el esquema del estado, hasta el punto de que la discusión se centra sobre la sostenibilidad de las cuentas públicas. Evidentemente actualmente el estado tiene problemas para sostener el gasto sanitario y sobre todo tendrá problemas para soportar la gestión privada de un buen número de servicios. Sin embargo, el problema no es estrictamente de sanidad, sino que estamos hablando de un problema mucho más amplio en el que directamente la capacidad recaudadora del estado se ha reducido y los gastos en otros aspectos se ha reducido. Esto significa que la sanidad no es insostenible para el estado por si misma, sino que gestionada como está siendo gestionada dentro de un estado gestionado como está siendo gestionado es insostenible, (pero tanto la sanidad como lo que no es sanidad).

Y por otro lado nos encontramos con la sempiterna justificación de la ley de Say, que aunque ha sido ampliamente superada se sigue usando con demasiada frecuencia. Los negocios que se generan, suponen una oportunidad de inversión, lo que acaba generando actividad económica, lo que acaba generando riqueza y demanda. Claro que para esto tendremos que olvidar que los negocios que se generan son costes de otro lado. Y si lo que hoy se soluciona con 90.000 millones, mañana se soluciona con 150.000 en realidad tenemos una detracción de 60.000 millones desde la sociedad y del potencial negocio para todo aquel que no esté involucrado en un sector tan básico como la sanidad.

Artículos relacionados con "La sanidad pública ¿insostenible?"

Ahora toca cargarse la sanidad 1 de abril de 2011
Etiquetas: sanidad publica · reforma sanidad · sistema fiscal



Añadir comentario
31
Comentarios
1 Feinmann
07 de mayo de 2012 (23:49)

Tomás, el enlace a BM no funciona.

Me gusta
2 Cambioyev
Cambioyev  en respuesta a  Feinmann
07 de mayo de 2012 (23:53)

Aunque pone "Página no encontrada" puedes pinchar dentro de "TEMA" en la pestaña de "Salud" y ahí viene gran cantidad de datos.

O directamente en:

http://datos.bancomundial.org/tema/salud

Me gusta
3 Feinmann
Feinmann  en respuesta a  Cambioyev
08 de mayo de 2012 (00:06)
Me gusta
4 Comstar
08 de mayo de 2012 (07:01)

El negocio de la salud es tener gente enferma. Lo insostenible de la sanidad española es que es insostenible para los que quieren ganar dinero con la salud de los españoles.

Me gusta
5 Potsis
08 de mayo de 2012 (11:30)

Yo lo que veo claro es que si a los españoles la sanidad nos cuesta 100.000 millones, si se privatiza, lo lógico es que a las empresas también les cueste el servicio 100.000 millones. Ahora bien, estas empresa sanitarias tendrán que tener beneficios, por lo que el coste de la sanidad será de 100.000 millones más beneficios, que será lo que nos cueste a los españoles una sanidad privatizada.

Me gusta
6 Maroci
08 de mayo de 2012 (12:55)

Pues lo que yo no veo claro es que se le dé más importancia a las cifras que al fondo de la cuestión.

El artículo 44 de la Ley General de Sanidad (1986) establece que el Sistema Nacional de Salud lo forman todas las estructuras y servicios públicos puestos al servicio de la salud de los ciudadanos.

El artículo 45 establece que el SNS, integra todas las funciones y prestaciones sanitarias que, son responsabilidad de los poderes públicos para el debido cumplimiento del derecho a la protección de la salud.

El artículo 46 determina las características fundamentales del SNS:

a. La extensión de sus servicios a toda la población.
b. La organización adecuada para prestar una atención integral a la salud, comprensiva tanto de la promoción de la salud y prevención de la enfermedad como de la curación y rehabilitación.
c. La coordinación y, en su caso, la integración de todos los recursos sanitarios públicos en un dispositivo único.
d. La financiación de las obligaciones derivadas de esta Ley se realizará mediante recursos de las Administraciones públicas, cotizaciones y tasas por la prestación de determinados servicios.
e. La prestación de una atención integral de la salud procurando altos niveles de calidad debidamente evaluados y controlados. Ley 14/1986 General de Sanidad. Organización General de Sistema Sanitario Público.

Si se quiere hablar de números, que alguien me diga cuánto debería pagar la/s empresa/s privada/s que fueran adjudicatarias de este sistema, y cuánto tendría que cobrarle esta a los ciudadanos por mantener el mismo statu quo y una relación calidad-precio tan solo parecida a la actual.

Pero se empieza lanzando globos sonda a través de los medios amigos sobre que las Autonomías deberían devolver sus competencias en sanidad y educación al gobierno central y se acaba por posibilitar un business a un grupo de amigos, que ya hace unos añitos que no se les proporciona nada.

De todas formas, sugiero una atenta lectura al enlace siguiente y loss comentarios realizados por algunas personas interesadas en el tema.

http://www.laaldeaglobal.com/2012/04/09/desmontando-la-falacia-la-sanidad-publica-en-espana-no-es-cara/

S2

Me gusta (1)
7 carlos2011
08 de mayo de 2012 (15:52)

La sanidad tal y como esta´ diseñada es insostenible.Nos hemos acostumbrado a querer lo mejor a lo cual tenemos derecho,pero hay que pagarlo.
La gente sobresatura las consultas,sobresatura las urgencias de los hospitales sin ser urgencias(solo un 25% lo son),quiere recetas y mas recetas.Todo eso hay que pagarlo.Si no se puede sostener hay que subir impuestos y entonces lo mantendremos.

Me gusta
8 Sauron
08 de mayo de 2012 (17:02)

Sería interesante desglosar los costes de la sanidad.

Mi impresión (que ahora mismo no puedo demostrar) es que los costes farmacéuticos son completamente insostenibles a largo plazo, mientras que los costes sanitarios son completamente sostenibles.

Los profesionales sanitarios a menudo se van de España (¿qué mejor demostración de que ganan poco? y, por tanto, sus costes son sosenibles).

Los gastos sanitarios crecen a tasas importantes gracias a la extensión de la red sanitaria, ampliación de la cartera de servicios, modernización de la cara tecnología sanitaria, etc

Los gastos farmacéuticos (aunque recientemente se han moderado mucho) han venido creciendo a grandes tasas.

Los dos últimos puntos son los que hay que vigilar y someter a un examen sobre si es posible mejorar la gestión para ver si el conjunto de coste es sostenible.

Me gusta
9 Maroci
Maroci  en respuesta a  carlos2011
08 de mayo de 2012 (17:07)

Hola, carlos

Creo que confundes el verbo "diseñar" con "gestionar". El diseño de la sanidad española la ha llevado a ser reconocida como una de las mejores del mundo. Otra cosa es su gestión en los últimos tiempos.

Dice Tomás (y yo estoy de acuerdo con él):

"Esto significa que la sanidad no es insostenible para el estado por si misma, sino que gestionada como está siendo gestionada dentro de un estado gestionado como está siendo gestionado es insostenible, (pero tanto la sanidad como lo que no es sanidad)"

Claro que hay que frenar la sobresaturación de consultas y la expedición de recetas y más recetas. Los cajones de los jubilados están atestados de cajas de medicinas que llegan a caducar sin usarse. Y es que existe un mecanismo por el que las farmacias "obligan" a los jubilados desde hace mucho tiempo a acudir a las consultas para "repetir" recetas en unas fechas concretas para no perder "su derecho" a esa medicina.

Y no te digo nada sobre la picaresca de los inmigrantes, que se saben todos los trucos para la utilización de la tarjeta de una familiar. (Me lo ha dicho un médico de la S. Social)

Esto se eliminaría con la gestión adecuada, e incluso recurriendo a un copago si fuera necesario, pero de eso a la privatización de la Sanidad hay un abismo.

La figura necesaria se llama GESTIÓN EFICAZ.

S2

Me gusta
10 carlos2011
carlos2011  en respuesta a  Maroci
08 de mayo de 2012 (17:16)

Yo no he hablado de privatizar nada.Si la poblacion envejece y demanda mas servicios porque se vive mas y con mejor calidad,hay que sacar el dinero de algun sitio.
De los profesionales sanitarios,no,son los peores pagados de toda Europa,peor que Grecia y Portugal,muchos se van por la precariedad.Donde gestionar eficazmente?Siendo rigurosos en el gasto,como bien dices: Gestión Eficaz,pero con el dinero actual y las prestaciones actuales no hay suficientedinero (menos trabajadores,menos cotizantes SS,menos recaudación IRPF,más gasto en desempleo,mas gasto sanitario:La gente sin trabajo enferma más,está demostrado y va más al médico),cada vez más pensionistas y menos cotizantes.Y no me meto con el tema de inmigrantes ni turismo sanitario.
Si quieres una Sanidad de calidad (y la nuestra es de las mejores del mundo)
Hay que pagarla,no hay otra.

Me gusta
11 Maroci
Maroci  en respuesta a  carlos2011
08 de mayo de 2012 (17:42)

Y tú como estás tan seguro de que gestionando con eficacia los gastos no hay suficiente con los ingresos actuales, incluso para pagarles mejor a los profesionales de la sanidad?

Es que tienes datos que los demás desconocemos para hacer una simulación?

Me gusta
12 carlos2011
carlos2011  en respuesta a  Maroci
08 de mayo de 2012 (17:50)

(menos trabajadores,menos cotizantes SS,menos recaudación IRPF,más gasto en desempleo,mas gasto sanitario:La gente sin trabajo enferma más,está demostrado y va más al médico),cada vez más pensionistas y menos cotizantes.
Los pensionistas gastan más logicamente y necesitan mas cuidados,mas operaciones,mas protesis,mas estancias hospitalarias.

Me gusta
13 carlos2011
08 de mayo de 2012 (17:51)

Un trabajador cargará con dos jubilados

Que España destina más del 8% de su Producto Interior Bruto (PIB) a sufragar el gasto en pensiones públicas llama la atención, aunque sólo sea por lo abultado de la cifra. Que dentro de quince años será el país del mundo más envejecido, tras Japón, incluso entristece.

Pero que en diez años, el 40% de la población será jubilada y los bolsillos de los trabajadores tendrán que pagar sus pensiones adquiere ya otro cariz. En plena guerra de cifras sobre la salud de las cuentas de la Seguridad Social, los expertos advierten de que la demografía es tozuda: si no hay reformas de por medio, cada trabajador alimentará a dos jubilados en 2050. ¿Le preocupa?

Al Banco de España, sí. Hasta el punto que el gobernador de la entidad emisora, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, advirtió durante su intervención en la Comisión del Pacto de Toledo, el 15 de abril, de que «en un año» la Seguridad Social podría entrar en pérdidas. Para el Ejecutivo lanzar este mensaje es «irresponsable», a la vez que «alarmista».

Si cuatro millones de personas ya no pegan ojo a causa del paro, el mensaje del gobernador podría frustrar el sueño a los ocho millones y medio de pensionistas –la mitad jubilados– que hay en España, un revuelo nada apropiado tras una crisis de Gobierno. Donde el ministro de Trabajo ve un sistema de pensiones «fuerte» y «vigoroso», el Banco de España atisba focos incendiarios, que deben sofocarse con reformas «imperiosas».

Los ingresos, en tasas negativas
¿Y qué dice la Seguridad Social? El debilitado consumo de las familias ha lastrado los pedidos de la industria, lo que ha supuesto el cierre forzoso de miles de empresas. Entre enero de 2009 y el mismo mes de 2008 desaparecieron del mapa 78.800 sociedades. Sólo por este concepto se estima que la caja dejará de percibir, al menos, 5.857 millones de euros este año, una cifra similar al superávit que espera el Gobierno.

La consecuencia directa es una intensa destrucción de empleo, que avanza a ritmos interanuales del 6%, y que ya priva a las arcas públicas de las aportaciones de más de un millón de trabajadores.

El resultado: mientras los gastos reales del organismo crecen por encima del 10%, en tasa interanual, los ingresos en caja marcan mínimos negativos. Las expectativas no son halagüeñas. Debido a esta grieta, y en un contexto recesivo, el sistema seguirá perdiendo cotizantes, a la vez que aumenta la grasa del paro e, irremediablemente, la población cumple años.

En la actualidad, la tasa de dependencia (relación entre el número de mayores de 65 años y la población potencialmente trabajadora) es del 25%. Es decir, hay un trabajador por cada cuatro pensionistas. Si no se aborda ninguna reforma, como alargar la edad legal de retiro para retener durante más tiempo a la masa trabajadora, en 2050 el 66% de los españoles estará ya totalmente apartado del mercado laboral y el gasto en pensiones se habrá duplicado, hasta rozar el 14% del PIB.

Pero no hace falta ir tan lejos. Los expertos tienen clavada la mirada en 2020, fecha en la que comenzará a jubilarse la generación del baby boom (los nacidos en la década de los sesenta). Estas oleadas de trabajadores son las que realmente pondrán a prueba la capacidad de resistencia de la Seguridad Social. Provienen de familias numerosas, pero no han colaborado a retroalimentar el sistema, porque tienen pocos hijos.

El Instituto de Estudios Fiscales (IEF), centro investigador al servicio de la Hacienda Pública, señala que la tasa de dependencia rondará el 30% ó el 40% para entonces. Eso sí, siempre que no acontezca una «drástica pérdida de la ocupación», debido a la crisis doméstica, pues el número de activos disminuiría hasta el punto de que cada trabajador cargará con un jubilado. Relación uno a uno.

La última proyección de gasto de la Comisión Europea señala que cuando los baby boomers se retiren –hay que recordar que los trabajadores abandonan el mercado laboral al menos dos años antes de los 65–, el gasto comenzará a crecer, aunque de modo estable. Pero hecha la estadística, hecha la trampa. Los técnicos del IEF advierten de que se trata de un escenario muy «optimista», ya que esta previsión parte de que la tasa de paro española será del 7%, un escenario difícil de creer.

La solución, según Concepció Patxot, coautora del informe Sipes, un modelo de gasto de la seguridad Social del propio IEF, concluye que el futuro pasa bien por rebajar a la mitad la cuantía de las pensiones o, en su defecto, redoblar las cotizaciones sociales que soportan trabajadores y empresas, una conclusión que también comparten Analistas Financieros Internacional, el Instituto de Estudios Económicos y los expertos de la División Financiera de la OCDE.

Para rizar el rizo, los inmigrantes, llegados a España por la falta de mano de obra, están pisando los talones a la generación del baby boom. Y junto a ellos, reclamarán su pensión las mujeres que, masivamente desde los setenta, se fueron incorporando al mercado laboral. El impacto de ambos colectivos no está debidamente contabilizado. «Ninguna previsión ha tenido en cuenta la entrada de 600.000 extranjeros cada año», achacan los analistas.

Aunque no hay recetas mágicas para salir del atolladero, lo ideal sería que España se planteara, al menos, tres cambios: llevar a toda la vida laboral el periodo de referencia para el cálculo de la pensión (en vez de tener en cuenta los últimos quince años como ahora);_fomentar el ahorro privado para que cada persona se responsabilice de su retiro, y retrasar en varias fases la edad de jubilación, de modo que alcance los 70 años.

El economista de la OCDE Pablo Antolín advierte de que retrasar estos cambios supondría la quiebra del sistema. A expensas de que Bruselas publique el 5 de mayo sus proyecciones revisadas sobre el gasto en pensiones, Antolín se sorprende de que se tilden de «catastrofistas» las conclusiones de los principales organismos internacionales. «Cuando el Gobierno dice que las pensiones están garantizadas, estoy de acuerdo que en cierto sentido lo están», explica en alusión al plano cortoplacista. «Pero eso no quita para que el gasto en pensiones y los déficit estructurales sigan aumentando», concluye.

Me gusta
14 Maroci
Maroci  en respuesta a  carlos2011
08 de mayo de 2012 (18:26)

"UN TRABAJADOR CARGARÁ CON DOS JUBILADOS"

(Publicado el 23-04-2009 en Expansión, por M. Tejo)

Cuando se piden datos que avalen una opinión y se utiliza el copiar y pegar por lo menos hay que hacer alguna referencia a las fuentes, de lo contrario puede parecer que los demás estamos en Babia. Pero, como se puede comprobar, resulta que hasta el más tonto hace relojes de madera.

Este artículo que esgrimes tiene más de 3 años. Un poco más y ya no pilla a MAFO en en el BdE.

Y con esto, definitivamente, termino.

S2

Me gusta
15 pardilladeltó
08 de mayo de 2012 (19:39)

Lo que yo no entiendo es porqué la sanidad tiene que ser un negocio que dé beneficios, se supone que para eso están otras empresas estatales (o estaban).

Pues nada, para no sobrecargar la seguridad social hay una solución: cargarse a los jubilados. Si no a todos, al menos a los que sobrepasen en (pongamos) quince años la edad de jubilación.

Y ya está bien, eh, quince años viviendo del cuento.

Me gusta
16 Trinidad
08 de mayo de 2012 (20:16)

Si sumamos los miles de millones que no pagamos a los proveedores(es que no pagabamos ni cuando no habia crisis),si sumamos que somos el segundo país del mundo en gastos de medicamentos,si sumamos que explotamos al personal médico y sanitario,que mir de primer año hacen las guardias de fin de semana y puentes en los hospitales públicos,etc...Claro que es barata,pongamonos a nivel europeo en retribuciones,medios y pagos a proveedores y
ya veriamos.De calidad...eso es discutible,pues ha ido reduciendose ha pasos agigantados los últimos años.

Nuestra sanidad es muy mejorable y utilizar sistemas de gestión privada (no privatizar) seria muy interesante

Me gusta
17 Pagano
08 de mayo de 2012 (20:44)

Estimado Tomas:

Como siempre vas muy por delante, no hay dinero para la sanidad, y cuando alguien no sea rentable tendra que ser el estado el que sufrage a los enfermos cronicos y con tratamientos caros, que le vamos hacer.
aqui dejo un articulo de I.Escolar, de a donde van a parar los recortes....

Mensaje marcado Martes 8 de Mayo de 2012 19:49El Agujero de bankia en 5 cifras que hablan por si solas...
7.000 millones de euros. Es lo que el Gobierno calcula que tendrá que prestar a bankia para empezar a hablar. No está claro si hará falta más dinero y ni siquiera que vayamos a cobrar. Tampoco es el primer cheque: el Estado ya había prestado antes otros 4.465 millones, hace dos años, como regalo de bodas por la fusión entre Bancaja y Caja Madrid. En total, son 11.465 millones: más que todo el hachazo en educación y sanidad (10.000 millones), casi seis veces más que los recortes en Ciencia e I+D (2.000 millones), tres veces lo que se ahorró con la bajada de sueldos de los funcionarios (4.000 millones) o más de siete veces lo que se recortó al congelar las pensiones (1.500 millones).

12.992 millones de euros. Es lo que se supone que valía bankia según su propia contabilidad, su valor en libros hace algo menos de un año. Para la salida a bolsa, el 20 de julio de 2011, se ofreció un descuento del 60% sobre esta cantidad para motivar a inversores a entrar en este pastel. Ni aún así: desde que cotiza, el valor de bankia (el de la bolsa, no el de los libros) se ha reducido un 38% más.

4.600 millones de euros. Es lo que vale bankia, según su capitalización bursátil de ayer. Es decir: los mercados valoran a esta entidad financiera en un tercio de lo que el Estado tendrá que poner para reflotarla a ella y a su matriz, el BFA, que es una especie de banco malo donde el genio financiero de Rodrigo Rato –aconsejado por MAFO– dejó toda la basura del ladrillo para ver si así podía aguantar. En ese almacén nuclear se guardan 30.000 millones en activos tóxicos, un 3% del PIB nacional o todo el recorte del gasto público de este año. Dentro de esa cifra hay también 5.000 millones en suelo, un patrimonio que se ha devaluado aún más. Es obvio que el dinero público prestado difícilmente va a regresar.

2,34 millones de euros. Es lo que cobró Rodrigo Rato el año pasado (más el variable) por su excelente gestión. Equivale a 260 salarios mínimos interprofesionales. Es decir, un trabajador que cobre el SMI tardaría dos siglos y seis décadas en ganar lo que Rato se levantó en 2011.

1,2 millones de euros. Es la indemnización máxima a la que tiene derecho Rodrigo Rato por su amable dimisión. En realidad, poco dinero: su sustituto como presidente de bankia, José Ignacio Goirigolzarri, se llevó 68,7 millones de euros tras jubilarse con 55 años del BBVA. Para que un empleado con el SMI pudiese cobrar una cantidad así, necesitaría 7.600 años de trabajo.

Actualizació, 12:31. Por si fuera poco, el Estado también ha comprometido 27.500 millones más en avales de bankia.

I.Escolar

Me gusta (4)
18 Cambioyev
Cambioyev  en respuesta a  Pagano
08 de mayo de 2012 (21:06)

Pues sí, parece que los recortes en sanidad, educación y demás servicios públicos no van a servir para reducir el déficit público, sino para rescatar bancos.

Dicen que es un préstamo que el Estado hace a las entidades financieras... y así sería si lo fueran a devolver. Pero en realidad es una ayuda a fondo perdido que hace que aumente el riesgo del país y por tanto que suban aún más los intereses que tenemos que pagar todos por la deuda emitida.

Porque los miles de millones de euros dados por el Estado a la banca provienen de los recortes de los servicios públicos y del dinero recibido por las subastas de deuda del Estado cuyos jugosos intereses pagamos entre todos los españoles.

No es insostenible la sanidad pública española. Lo que ES INSOSTENIBLE es RESCATAR BANCOS con directivos cuyos sueldos son millonarios.

Al final, tendremos menos asistecia sanitaria, menos calidad en educación, menos seguridad y justicia, menos lucha contra el fraude, pagaremos más por la deuda del Estado... a cambio de rescatar bancos para mantener los privilegios y los sueldazos de sus directivos.

¿Tan pillados están los dos principales partidos políticos españoles para defender de esta forma tan insolidaria e injusta los intereses de la banca?

¿Por qué no son responsables ni económica ni penalmente los directivos bancarios de los agujeros milmillonarios que han creado y en cambio obligan a pagar esa deuda a toda la sociedad?

Me gusta (3)
19 Oldboy
08 de mayo de 2012 (22:57)

El problema de la sanidad publica es que en su gestion no prima el componente economico por encima de todo ¡afortunadamente! Y ademas su gestion es publica (todo dicho). Afortunadamente hay una sanidad privada que descongestiona para muchos procesos y la publica que complementa a ala privada para los pacientes que son poco rentables.

Me gusta
20 Feinmann
Feinmann  en respuesta a  carlos2011
08 de mayo de 2012 (23:15)

Todo lo que dices serán abusos reales, pero aún así, seria sorprendente tener una sanidad sostenible estando infrafinanciada. España es el pais número 34 en la lista de paises ordenados por porcentaje del PIB dedicado a la sanidad.
Todos estos invierten mas en sanidad que nosotros (son los 33 que financian mas que nosotros), leela bien, y sorprendete de los que gastan mas que nosotros en sanidad:
Islas Marshall
Estados Unidos
Tuvalu
Micronesia (Estados Federados de)
Sierra Leona
Francia
Países Bajos
Liberia
República de Moldova
Alemania
Burundi
Suiza
Dinamarca
Canadá
Kiribati
Bosnia y Herzegovina
Lesotho
Austria
Portugal
Costa Rica
Bélgica
Cuba
Rwanda
Serbia
Palau
Grecia
Georgia
Nueva Zelandia
Reino Unido
Suecia

Me gusta



Yo mismo

Yo mismo

Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.




Twitter
RSS
e-Mail







Sitios que sigo



Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar