Blog de Francisco Llinares Coloma

Lavado de coco a través del pensamiento políticamente correcto.

74
Publicado por Francisco Llinares el 21 de julio de 2010

He encontrado esta joya sobre la manera de llevar al huerto a la sociedad usando la potente arma del pensamiento políticamente correcto. No me he podido resistir a compartirla con todos vosotros para ser usada como refresco mental veraniego.

 

Entrevista con Vladimir Volkoff
Marc Vittelio


[traducción de Damián Verde]



Vladimir Volkoff es doctor en filosofía, profesor de inglés, militar durante la guerra de Argelia, funcionario del Ministerio de Defensa y, más tarde, profesor de lenguas y literaturas francesa y rusa en Estados Unidos. Fue el primer escritor que Francia dedicó seriamente sus estudios a estudiar la manipulación informativa. Pariente de Tchaikovsky, es uno de los escritores mejor situados a la hora de explicar el concepto que conocemos como "políticamente correcto", tema de su último libro publicado en Editions du Rocher: La désinformation par l’image.


Nos hemos encontrado con este autor que rezuma humor y cultura por todos sus poros y que nos ha prodigado algunos consejos para combatir ese veneno que ataca nuestra sociedad.


—¿Cuál es su definición de lo "políticamente correcto"?
—Lo políticamente correcto tal y como lo conocemos en la actualidad representa la entropía del pensamiento político. Como tal, es de imposible definición puesto que carece de un verdadero contenido. Su fundamento básico es aquello del "todo vale". En él encontramos restos de un cristianismo degradado, de un socialismo reivindicativo, de un economicismo marxista, y de un freudismo en permanente rebelión contra la moral del yo. Si comparamos el hundimiento del comunismo con una explosión atómica, diríamos que lo políticamente correcto constituye la nube radioactiva que sigue a la hecatombe.


—¿En qué consiste lo "políticamente correcto"?
—Lo políticamente correcto consiste en la observación de la sociedad y la historia en términos maniqueos. Lo políticamente correcto representa el bien y lo políticamente incorrecto representa el mal. El summun del bien consiste en buscar en las opciones y la tolerancia en los demás, a menos que las opciones del otro no sean políticamente incorrectas; el summum del mal se encuentra en los datos que precederían a la opción, ya sean éstos de carácter étnico, histórico, social, moral e incluso sexual, e incluso en los avatares humanos. Lo políticamente correcto no atiende a igualdad de oportunidades alguna en el punto de partida, sino al igualitarismo en los resultados en el punto de llegada.


—¿Quién lo inventó?
—Nadie ha inventado lo políticamente correcto: nace como consecuencia de la decadencia del espíritu crítico de la identidad colectiva, ya sea esta social, nacional, religiosa o étnica.


—¿Quién lo practica?
—Lo políticamente correcto es de uso común entre los intelectuales desarraigados, pero como es contagioso, es normal que otras personas estén contaminadas sin que por ello sean conscientes de ello.


—¿Cómo podemos desintoxicarnos?
—La desintoxicación es difícil, en la medida en que vivimos en un mundo en el que los media (y la palabra media es, en sí, un barbarismo políticamente correcto) han adquirido una importancia desmesurada y son precisamente éstos los encargados del contagio masivo. El primer remedio consiste en tomar conciencia de que lo políticamente correcto existe y que circula sobre todo a través de nuestro vocabulario. El segundo, sería tomar conciencia de que el "yo" forma parte de un "nosotros" y de que ese "nosotros" debe proteger al "yo" contra el "se dice..." políticamente correcto. El tercer remedio consiste en poner en práctica la conciencia de renuncia a toda terminología políticamente correcta y a las ideologías sobre las que se apoya. Por ejemplo, hay que decir "aborto" en lugar de "interrupción del embarazo", "sordo" en lugar de "deficiente auditivo", "vejez" en lugar de "tercera edad", "sinvergüenza" en lugar de "inadaptado". Un "docente" nunca llegará a ser un "maestro".


—¿Cuáles son los estragos producidos por lo "políticamente correcto"?
—Consisten fundamentalmente en confundir el bien y el mal, bajo el pretexto de que todo es materia opinable.


—Aparte de la nación, ¿cuáles son los blancos predilectos de lo "políticamente correcto"?
—Los blancos predilectos son la familia, las tradiciones y, sobre todo, la creencia en ello, puesto que para lo políticamente correcto solo hay una verdad y lo demás es falso.


—¿Tiene usted la impresión de que Francia es uno de los países más tocados por lo "políticamente correcto"?
—Lo políticamente correcto es supranacional como todas las enfermedades. Si estamos en condiciones de afirmar que nació en determinadas universidades americanas, no es menos cierto que se expandió rápidamente por todo el mundo. Quizá en los países de tradición cristiano-ortodoxa se resiste más y mejor a esta epidemia, probablemente debido a la propaganda comunista, quizá a la propia fe religiosa. Lo hemos visto recientemente con los casos de Serbia y Rusia.


—¿Cómo detectar a una persona "políticamente correcta"?
—Una persona políticamente correcta se considera a sí misma tolerante, pero no practica la tolerancia...


—¿Cómo evitar la contaminación?
—Es verdad que lo políticamente correcto nos acecha y se presenta siempre con argumentos inocentes y de fácil asimilación. Se trata de rechazar su inocencia y repudiar esa facilidad de asimilación. Es necesario, asimismo, prevenirse contra el mimetismo de hablar como los demás. Repito aún a riesgo de parecer pesado, el vocabulario políticamente correcto es el principal vehículo de contagio. En cualquier caso, hay que afirmar que lo políticamente correcto es una fe débil y que, como tal, no resiste una enérgica aplicación del espíritu crítico. No hay que ser sumisos a los sentimientos y opiniones generalizados: el espíritu contradictorio más obtuso vale siempre más que la aceptación liberal del pasto mediático.


—Según vd., ¿cuáles pueden ser las consecuencias a corto y medio plazo del triunfo de lo "políticamente correcto"?
—Lo políticamente correcto prepara el terreno de forma ideal para las operaciones de desinformación y para la expansión de la mundialización. Cuando todo el mundo crea que las verdades pueden ser objetos de trueque, de que no existen ni verdades ni mentiras, el mundo estará preparado para recibir la misma propaganda, de participar de la misma pseudo-opinión pública fabricada para consumo universal. Y esta pseudo-opinión pública aceptará cualquier acción, incluidas las más brutales que indefectiblemente irán en beneficio de los manipuladores.



(Obras de Vladimir Volkoff sobre la manipulación de la información: Le montage, La désinformation, arme de guerre, Petite histoire de la désinformation, Désinformation, flagrant délit, Manuel du politiquement correct y La désinformation par l’image)

Fuente original

Etiquetas: defectos que condicionan la operativa · política



Añadir comentario
74
Comentarios
1 Javiwoll
21 de julio de 2010 (17:15)

Hace años leí el cuento de Caperucita Roja traducido al lenguaje políticamente correcto, creo que lo sigo teniendo por casa, volveré a leerlo.
http://www.alibri.es/index.php?option=com_commerce&page=product_info.php&&from=col&products_id=140481&osCsid=fe

Me gusta
2 Jicaro
21 de julio de 2010 (18:10)

Si a esto le sumamos la neurociencia, neuromarketing… y el resto de neurosss y los mejores hallazgos y conocimientos se lo brindamos a los políticamente correctos, el coctel esta servido… En estos últimos años los descubrimientos “neuros” se están encadenando cada vez más rápidos, precisos, etc por lo consiguiente, más valiosos… y de este conocimiento se habla poco, pero se está utilizando en la publicidad, en las elecciones, etc.

Me gusta
3 Econovo
21 de julio de 2010 (18:10)

Hola Francisco, si usas un lenguaje politicamente correcto con las tias ligas más, en este caso no esta justificado utilizar un lenguaje de manipulación?

Saludos.

Me gusta
4 Javiwoll
Javiwoll  en respuesta a  Econovo
21 de julio de 2010 (19:09)

No me digas que además de en salud y en economía, Francisco también es experto en el arte del ligoteo.

Me gusta
5 Econovo
Econovo  en respuesta a  Javiwoll
21 de julio de 2010 (19:13)

Todo es posible y mas con el señor Francisco,

Saludos.

Me gusta
6 Francisco Llinares
Francisco Llinares  en respuesta a  Econovo
21 de julio de 2010 (19:29)

Efectivamente, para tener éxito en el área de la que hablas es conveniente un perfecto dominio de la lengua sin menoscabar un ágil manejo de los números.

Me gusta
7 Aymara
Aymara  en respuesta a  Francisco Llinares
21 de julio de 2010 (19:34)

Que solo estamos en el 6.

Me gusta
8 Econovo
Econovo  en respuesta a  Francisco Llinares
21 de julio de 2010 (19:40)

lo de los números lo dices por el 71, bueno hay gente que le gusta el 69, a gustos.

Saludos.

Me gusta
9 Comstar
21 de julio de 2010 (20:29)

/ modo de locura /
Estás siendo políticamente incorrecto, porque cuestionar a los que manipulan el bien y el mal es malo para ellos, y como ellos son el bien, indudablemente tu eres el mal. ...lo dice este servidor que se cree Elvis Presley.
/modo de locura /

El escrito está de antología.

Me gusta
10 David v.
David v.  en respuesta a  Econovo
21 de julio de 2010 (21:38)

Igual lo de los números lo dice por la pasta; ya sabes, si manejas, o al menos lo parece, de forma políticamente correcta, el éxito está casi asegurado, y si además dominas lo de la lengua como dice el maestro ya ni te cuento. A la gente parece que sólo le gusta escuchar las cosas buenas y las malas que queden tapadas o endulzadas. Ya lo dice el refrán: a nadie le amarga un dulce.

Me gusta
11 Comstar
22 de julio de 2010 (02:25)

Personal branding, el arte de ser políticamente correcto.
Ser políticamente correcto tiene la desventaja de que no se hacen valer los derechos o los valores, sin ser a veces políticamente incorrecto.
Y como el mundo es de los audaces, y no de los lamesuelas, entonces ser políticamente correcto sumerge en la pasividad, miedo y sumisión de algún modo.

Me gusta
12 Manuel6
22 de julio de 2010 (02:34)

Siendo toda la entrevista políticamente incorrecta... me quedo con:

"Lo políticamente correcto no atiende a igualdad de oportunidades alguna en el punto de partida, sino al igualitarismo en los resultados en el punto de llegada."

La frase golpea con un mazo sobre los pilares de la pseudoigualdad en España.

Me gusta
13 Nerua
22 de julio de 2010 (03:06)

Si el pensamiento tiene energía, y la energía tiene masa, entonces el pensamiento tiene gravedad y podría influir en el diseño de la realidad que nos rodea.

Entonces si muchas personas piensan de la misma forma, en nuestro caso de una forma políticamente correcta para cada uno de los supuestos de la vida, los acontecimientos podrían sesgarse en ese sentido ¿A quién beneficia esta normalización?

Si google procesa lo que persigue la gente en un día determinado y en unas áreas geográficas concretas y consigue parametrizar en algoritmos esas búsquedas podría establecer inequívocas relaciones entre el pensamiento colectivo de hoy y los sucesos bursátiles de mañana. Es una maravillosa tentación en la que seguramente ya habrán caído.

Respecto a ligar, no voy a discutir que el lenguaje políticamente correcto funcione mejor, no lo sé. Sin embargo en el sexo definitivamente no. Creo mas exitoso el uso términos un poco soeces, incluso por el delicado género femenino. No puedo concebir una fémina que en pleno orgasmo me diga "amor mío que bien copulas, te ruego que eyecules en el exterior" mas bien dirá "cabrón que bien follas, córrete fuera joder".

Me gusta (1)
14 Ananda
22 de julio de 2010 (08:40)

"Si la estupidez no tuviera algún parecido que le permitiese pasar por talento, progreso, esperanza o perfeccionamiento, nadie querría ser tonto". Dice Jose Antonio Marina en http://es.wikipedia.org/wiki/La_inteligencia_fracasada._Teor%C3%ADa_y_pr%C3%A1ctica_de_la_estupidez

Me gusta
15 Daniel Bravo
22 de julio de 2010 (11:19)

Este es un "estudio propio" que he hecho sobre la evolución de la calificación de las personas con una enfermedad mental de nacimiento:

En los 80 se les llamaba "Subnormales"
-->en los 90 pasaron a "retrasados"
--> más tarde, en el cambio de siglo, "deficientes psíquicos"
--> Hoy en día se les llama "personas especiales"

Otros cambios de palabras interesantes que se han producido en los últimos 20 años son:

Aparejador -->arquitecto técnico
Enano --> persona bajita
Profesor de Gimnasia --> profesor de educación física
Marica --> gay (no va con mala intención...¡ya está ahí de nuevo lo pol.correcto!)
Esteticieme --> asesora de imagen
Negro-->persona de color
Reunión --> meeting
Resumen --> Briefing(si existe en castellano, ¿por qué usar una mala traducción?

Un saludo!!!

Me gusta
16 Econovo
Econovo  en respuesta a  Daniel Bravo
22 de julio de 2010 (11:54)

Totalmente de acuerdo contigo, a nadie le gusta que les diga las verdades si estas son negativas, si al padre de un hijo subnormal le dices que su hijo es una persona especial se siente mejor e incluso se alegra por tu delicadez al referirte a su hijo, cuando es lo mismo subnormal que persona especial.

Por cierto a los maricas también se les puede llamar personas especiales, por su enfermedad mental mas que nada.

Saludos.

Me gusta
17 Mikele
Mikele  en respuesta a  Econovo
22 de julio de 2010 (12:01)

Que os parece si enviamos a alguien?

http://www.normativafinanciera.com/normafin/normafin.nsf/vwnovedades/906B5C7EC0E7FECCC125776700245E89?Opendocument

Lo digo por si se puede dar por c.... ya desde europa

PS: Creo que todos somos mas "especiales" de los que nos creemos

Me gusta
18 Javivier60
Javivier60  en respuesta a  Daniel Bravo
22 de julio de 2010 (12:02)

Curiosamente tambien hay terminos que evolucionan al reves. Por ejemplo la gente que cuestiona "la realidad oficial" han pasado a ser conspiranoicos y antisistema. Es increible el poder de los medios de comunicacion y muy peligroso la concentracion de estos en unas mismas manos.

Me gusta
19 Daniel Bravo
Daniel Bravo  en respuesta a  Econovo
22 de julio de 2010 (12:12)

Supongo que en este mundo, todos somos especiales. Alguien es alto, otro es negro, otro habla en gallego, otro es católico, otro le gusta el aeromodelismo, otro es homosexual, otros son fascistas o liberales, etc... no he conocido a nadie que no sea "especial".

un saludo!!!

Me gusta
20 Mambaneggra
Mambaneggra  en respuesta a  Econovo
22 de julio de 2010 (12:48)

Por su enfermedad mental?? Vaya me has dejado sin palabras, rebuscando en lo políticamente correcto iba a decirte que tu comentario es algo retrógrada pero como estamos en esta orgía de sinceridad y anti-eufemismos te diré que es una gilipollez como una casa!!!
Saludos y buen post, Llinares.

Me gusta

Recomendado por: 5 usuarios



Guardado por: 2 usuarios




RSS
e-Mail









Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.