Contrarian Investing
Buy when there is blood in the streets

El día que iba a ser millonario, capítulo quinto

18
Publicado por Deferrer el 23 de marzo de 2011

 

En el capítulo 1 relaté mi desastroso y ridículo primer día de bolsa. 

En el capitulo 2 relaté como me arruiné por primera vez. 

En el capítulo 3 relaté como empecé a aprender algunas cosas y tuve mi primer gran día de gloria.

En el capítulo 4 relaté como no confiar en mis ideas fue un error y lo fácil que es perder el norte. 

.........después de mi ingrata experiencia donde en una misma semana toqué el cielo y el infierno, me quedé en silencio. 

Poco a poco recuperé la consciencia y la tranquilidad. Prácticamente no hice nada en los mercados. Al darme cuenta de lo débil que es la mente y lo fácil que es entrar en "modo ludopatía", decidí que tenía que contrarrestar mi trabajo intelectual con actividad física intensa. Y eso empezó a liberarme. Desde entonces ni mucho menos soy un deportista regular, de hecho paso meses sin hacer prácticamente nada, pero si he encontrado que mis fases de mayores ganancias concuerdan con las fases de mayor actividad física. Estar delante de un ordenador todo el día puede llevar la mente hacia muchas trampas. Mens sana in corpore sano. Las mayores cagadas siempre las he hecho después de una fase de estrés mental dónde no contrarresté ese estrés con carga física. De hecho lo primero que pienso tras perder es: "¿hace cuánto que no corres?"

Cuándo aún me lamentaba por mi operación fallida - dónde el mercado me humilló hasta lo más profundo- el día 27 de diciembre ví algo:

¿Qué era eso? sí, un doble techo irregular formado durante el mes de diciembre. Hmm me encantan los patrones "W", desde casi el principio me había dado cuenta que es el lenguaje íntimo del mercado. Y además estaba de acuerdo con mi sensación de que el mercado era bajista....

....pero estaba dolido y no podia apretar el gatillo. Y cuando esto ocurre el mercado solo puede hacer una cosa.....

...seguir cayendo por supuesto. ¡Maldita sea¡ Estaba en lo cierto pero mi dolor todavía estaba muy presente en mí. Esos días no tomé ninguna gran posición. Aunque como siguió cayendo si operé a cortos e hice algo de dinero. No mucho.

Finalmente, el día 11 de enero sabía que tenía algo. Después de la caída de esos días el mercado continuaba débil. Pero  esta vez no pensé que el mercado volvería a rebotar, sino que se iba a despeñar. El mercado en gráfico horario mostraba un doble techo y sabía que era una gran oportunidad para ponerse cortos y coger una buena tendencia bajista. Y eso hice. 

Creo que nunca en mi vida he tenido mejor timing que esa vez. Fue vender a cortos a última hora del día y el precio no hizo ni un tick más al alza. Para mi alegría, el mercado empezó a caer:

Les digo la verdad. Estaba convencido de que el mercado iba a caer un 10%. Era lógico. Lo veía así. La tendencia alcista estaba comprometida y lo único que podían hacer los índices eran caer a plomo. Además el precio y su comportamiento me lo confirmaban: extrema debilidad. 

Sin embargo el mercado rebotó. ¡Maldita sea¡ 

Mi stop estaba al nivel de entrada y aún no se había ejecutado. Me volví a poner nervioso, parecía que el mercado no iba a caer. Otra vez me había equivocado. En fin, así es la vida. Al menos al entrar con tanta exactitud no me creará pérdidas. Recé para que no subiera más.....y efectivamente no subió, al día siguiente el mercado cayó con fuerza:

¡Mis rezos habían sido escuchados¡ Sin embargo, después del acojone del día anterior donde mi stop estuvo a punto de ser reventado y viendo que los 1380 eran un soporte donde el precio se había frenado en día previos, decidí tomar beneficios. No sé cuanto eran, unos 3000 o 4000. Con mi situación no era poca cosa. Tenía una fuerte idea de que los mercados iban a caer más. ¿al fin y al cabo no habia estado en lo cierto desde diciembre y el mercado había caído montón?. Pero entre el susto de perder otra vez la operación y viendo dinero encima de la mesa decidí cerrar. No estaba para muchas incertidumbres. Sin embargo, el mercado en su infinita capacidad para humillarnos, me haría la misma jugada de los últimos tiempos:

 

El lunes los mercados seguían cayendo con fuerza. Yo estaba fuera del mercado. Entonces el mundo conocío a Jerome Kerviel y entendimos porque los mercados se habían despeñado tanto. Societe Generale venia desaciendo una posición enorme de futuros desde el día 18. Finalmente, el mercado al darse cuenta de que algo raro ocurría se despeñó. 

¡¡ouch¡¡ mierda¡ lo sabía, lo sabía¡¡ Otra vez lo mismo. No salía del mismo maldito bucle donde se que va a ocurrir, el mercado me engaña (o me acojono o gestiono mal) para finalmente el mercado hacer exactamente lo que pensaba. ¡¡otra vez no por dios¡¡ Mi dolor se intensificó. Da lo mismo perder dinero que perder una oportunidad. A efectos prácticos es exactamente lo mismo: menos dinero en la cuenta. 

Respiré. Sabía que ahora no tenía nada que hacer. Ese movimiento a la baja no podía ser eterno. Hasta un niño de 5 años sabe que lo que rápido cae tiene que rebotar.

Pero esa la teoría a medio plazo. Al día siguiente, el 22 de enero, el pánico seguía sacudiendo los mercados financieros. Aquel día solo observaba. Me quedé fascinado con la velocidad con la que podían caer los mercados. Nunca había visto nada igual. Era frenético. 

 

Ya no me interesaba el trading. Aquél día era historia viva y solo intentaba observar y leer que estaba ocurriendo. En un momento dado del día, y antes de la apertura de los mercados americanos se dió un hecho espectacular en todos los mercados. 

¡¡Nadie compraba¡¡ Absolutamente nadie. En el libro de órdenes de los futuros americanos ¡¡no había posiciones de compra¡¡ ¿cómo era eso posible? ¿Se iba a acabar el mundo? Vemos en la imagen siguiente como a las 12:55 del 22 de Enero no había nadie ofreciendo precios de compra el futuro del miniibex. 

 

Y a continuación la imagen de captura de mi pantalla del futuro de mini Dow Jones de aquél día. Me quedé fascinado: ¡¡el gráfico había muerto¡¡, no había transacciones por un periodo prolongado de tiempo. El gráfico que tiene una componente temporal, solo podía dibujar rayitas planas, una detrás de otra, a medida que pasaban los minutos. Sentí miedo por el futuro. Si nadie compraba aquéllo debería ser el fín ¿no? Se cerrarían los mercados financieros. Los especuladores serían echados del sistema y abrazaríamos el comunismo ¡¡nadie compraba¡¡

 

Seguía observando el libro de órdenes del futuro del mini Dow (aunque en todos los relatos he hablado del S&P 500, lo cierto es que operaba este otro futuro totalmente correlacionado). Nada. Ni rastro de vida. Sin embargo, o muy cerca de la apertura o justo en ella, me quedé más anonadodado aún. ¡¡Un tipo había comprado 2000 contratos de futuro!! ¡¡Wow! pensé. Ese debe saber lo que hace. En apenas unos pocos minutos un futuro en el que ver operaciones de más de 50 contratos ya era raro, se había llenado de ordenes de compra multimillonarias. 2000 por aquí, 1000 por allá, otros 500 contratos comprados por aquí. Todo en apenas unos 10 minutos. La desidia compradora se había tornado en euforia compradora. Desesperación por entrar en el mercado. ¡¡Que coño había pasado¡¡ ¿Qué ocurre? No tenía ni idea. 

 

Finalmente en algún momento del día, la Reserva Federal recortó los tipos de interés en 75 puntos básicos, y lo hizo por sorpresa. Tal y como se ve en la imagen inmediatamente anterior, la gran vela verde correspode a ese momento. Después el mercado empezaría a caer con fuerza. Se estabilizó y meti unas operaciones. Pensé: "si la FED ha hecho eso tal vez valga la pena comprar, aún recuerdo mi primer gran victoria en bolsa cuando la FED recortó tipos, así que vayamos al alza" . Y compré. Se ve en la imagen las flechitas de las compras (en un círculo). Esta imagen corresponde a mi diario de trading de aquél día. Y salen flechas porque en aquellos momentos operaba con Visual Chart unido al broker. Se ve que cuando llevaba unos 140 puntos de beneficios cerré. Y más tarde en el día hice montón de operaciones intradía sin  ton ni son. Aquél día fue netamente positivo, pero tampoco espectacular. 

En los siguientes días el mercado rebotaría. GRRR¡¡ Tenía que haber aguantado mis primeras compras, pero en fin, hacía mucho tiempo que estaba tocado y cuando aguantaba las operaciones me salía mal y cuando no las aguantaba el mercado se iba. 

 

Todos estos hechos, especialmente los hechos del día 22 de enero en el que el mercado se "secó" y donde inmediatamente pasó de esa situación a la contraria, viendo como se hacían compras millonarias con futuros, fue el primer despertar de mi consciencia Contrarian.

El ver que "el fin del mundo" estaba cerca, pero que había gente que en un momento dado estaba comprando cantidades enormes de futuros y que la jugada le había salido bien, hizo nacer en mí la idea de que tal vez comprando en los peores momentos era el mejor momento para hacerlo. ¿Qué sabían esos compradores que no supieran los demás?

Fin de la noche más larga. Inicio del alba. Había despertado la consciencia de un Contrarian. 

Etiquetas: Contrarian Investing



Añadir comentario
18
Comentarios
1 Augur
23 de marzo de 2011 (10:17)

Está claro que tras el parón empezaron a comprar los que tenían información privilegiada.

No entiendo como desde la primer figura te fijas en el doble techo irregular y no te fijas en que se está formando el segundo hombro del cambio de tendencia primaria. Las noticias de prensa de diciembre-2007 ya hacían presagiar la futura caída y tú aún no eras contrarian

Me gusta
2 Deferrer
Deferrer  en respuesta a  Augur
23 de marzo de 2011 (11:28)

No recuerdo lo que se decía sobre H-c-H en aquella época. Supongo que lo habría escuchado, pero ni idea ahora mismo. El que si recuerdo es el gigantisimo hch de 2008 (que empezaba en 1998) y recuerdo que casi nadie hablaba de el..pero ese es otra historia.

lo que si te puedo asegurar es que a pesar de que hubiera noticias negativas, la mayoría no eran bajistas. recuerdo perfectamente revistas que compré que eran bestialmente alcisas en su análisis.

sobre lo de información privilegiada es desde luego un ejemplo exageradamente bueno sobre la información asimétrica. Tal vez era la misma FED comprando.

S2

Me gusta
3 El caza gangas
23 de marzo de 2011 (11:29)

Hola,

Como siempre, muy interesantes estos posts acerca de tu operativa real.

Me ha gustado en especial tus frases "¡¡Nadie compraba¡¡ Absolutamente nadie. En el libro de órdenes de los futuros americanos ¡¡no había posiciones de compra¡¡ ¿cómo era eso posible? ¿Se iba a acabar el mundo?..."

Aquí cabría recordar el primer comentario que recibió Kostolany cuando llegó por primera vez a la Bolsa: "Mira, como tú eres nuevo por aquí, te diré en qué consiste esto, hay que ver si hay más tontos que papel o más papel que tontos".

Un saludo,

Me gusta (2)
4 Pepcaro
23 de marzo de 2011 (12:06)

los bonos de irlanda al 10% y portugal va por el mismo camino

Me gusta
5 Kosfer
23 de marzo de 2011 (12:35)

Yo lo más espeluznante que he visto en mi vida fue la bajada del 27 de octubre del 97. Aquella mañana estaba todo en preapertura bajando el 15% que era el máximo permitido. Se acumulaban miles o millones de títulos a la venta y ni un sólo título a la compra. Era increible, daba igual que fuera Telefónica, que Santander, que Sniace, el 100% de los valores estaban al límite de bajada. Así se tiró horas el mercado y nadie podía vender aunque quisiera. Después no recuerdo porqué pero empezó a subir, y el día acabó con una bajada del 5% aproximadamente.

Creo que ese día me marcó de por vida, a mi y a todos los que estábamos en la sala de bolsa, ya que entonces no existían brokers online como ahora. Me había leído un montón de libros y en muchos de ellos te contaban los cracks del 29, el del 87, la burbuja de los bulbos de tulipán...Yo aquel día vi por primera vez en mi vida algo parecido a esos cracks. Por aquel entonces tenía yo 19 añitos y muy poca experiencia en bolsa. También había entrado en este mundillo creyendo que me iba a hacer millonario, y operaba como casi todos al principio, sin tener ni idea de nada. Sin embargo como todo subía, me creía que era el rey del mambo.

Por aquel entonces también había leído a muchos "expertos" diciendo que era imposible que se pudiera dar un crack como el del 87, que patatín y que patatán, pero yo vi con mis propios ojos que si que era posible, vaya si era posible!! De hecho creo que hoy es más fácil que nunca que se vuelva a dar esa situación en el futuro, ya que nunca fue tan fácil especular en el mercado y nunca hubo tanto dinero dedicándose a esto. Me imagino que ese día será espeluznante y espero que no me pille dentro del mercado.

Un saludo

Me gusta (2)
6 Deferrer
Deferrer  en respuesta a  Kosfer
23 de marzo de 2011 (12:52)

como eran y donde estabas localizadas esas salas de bolsa?

como cambia el mundo, desde el 97 solo han pasado 14 años y te estoy preguntando por una reliquia :-P

Me gusta
7 Mariodi
Mariodi  en respuesta a  Deferrer
23 de marzo de 2011 (13:33)

No llevamos nada Deferrer, somos unos novatos. La bolsa es la vida.. cuantos más años más experiencia. Somos unos pimpollos xD

Me gusta
8 Efectoesponja
23 de marzo de 2011 (13:57)

Me encantan los artículos en los que se comparten experiencias personales. Gracias Deferrer!

Me gusta
9 Kosfer
Kosfer  en respuesta a  Deferrer
23 de marzo de 2011 (14:30)

Yo empecé a interesarme por la bolsa cuando tenía 15 añitos. Empecé a leerme periódicos, a ver las cotizaciones...y convencí a un grupo de amigos para comprar entre todos una acción que se llamaba Picking Pack que estaba a 100 pesetas o algo así. Total que juntamos el dinero, unos 150.000 pesetas de lo que habíamos sacado trabajando en el verano y le dijimos a mi padre que fuera al banco a comprarlas. Después llegó a bajar a 60 pesetas incluso, pero al cabo de un tiempo multiplicamos el dinero por dos y compramos Tubacex, con el que pasó algo parecido...

Más tarde entré en la Universidad y allí había un Club de Inversión. Alumnos de la Facultad de Empresariales poníamos un dinero, y entre todos lo invertíamos en bolsa. Cada uno debía comprar un mínimo de 10 participaciones que iban variando de valor como si fuera un fondo de inversión. Para poder entrar se necesitaban 13 o 15000 pesetas. Los alumnos más veteranos y que pertenecían a la directiva daban al resto de socios formación gratuita sobre mercados financieros. Allí fue donde empecé a conocer por primera vez el Análisis Técnico, el Análisis Fundamental y esas agencias donde se podía consultar gratuitamente las cotizaciones en el Infobolsa, las comisiones eran mucho menores y demás...

Por aquel entonces cualquiera ganaba en bolsa. Veías el Expansión por la mañana y un porcentaje altísimo de valores habían subido un 2-3% día tras día. Ver chicharros subir el máximo permitido del 15% también era bastante habitual. Vamos que un mono lanzando dardos a una tabla de cotizaciones habría sido capaz de ganar muchísimo dinero. Era prácticamente imposible perder, pero casi todos los que estábamos allí nos creíamos que éramos más listos que nadie.

Yo manejaba muy poco dinero, pero llegué a ver a un par de compañeros de carrera y del club de inversión que con seis millones de pesetas que les habian prestado sus padres, habían ganado en un sólo día 900.000 pesetas. ¿Tu sabes lo que es para un chaval de 18 años ganar en un día ese dinero? Yo recuerdo no ir a clase muchos días y quedarme allí las horas muertas viendo las cotizaciones en el Infobolsa. Cuando iba a clase pensaba para mis adentros...¿Qué coño hacen estos aquí estudiando? Todo el que ha ganado dinero en bolsa sabe la euforia que eso te proporciona. Así que si yo iba a clase creyéndome más listo que todos mis compañeros de carrera, imagínate lo que pensarían esos que habían ganado casi un millón de pesetas en un sólo día.

En la sala de bolsa nos juntábamos casi todos los días los mismos: muchos compañeros del club de inversión, un cartero que se pasaba por allí siempre a mediodía al terminar de trabajar, un ex-empleado del Banco Santander que no tenía ni idea de lo que hacía pero que ganaba muchísimo dinero, otro que tampoco trabajaba y también se dedicaba exclusivamente a vivir de los mercados y alguno que otro más que ya no recuerdo. También me acuerdo que al lado de la sociedad de valores donde yo operaba, trabajaba un chico que vendía seguros y empezó a ir por allí para curiosear... Como veía que todo el mundo ganaba dinero menos él, le dijo a su mujer que tenían que vender la casa del pueblo y meter el dinero en bolsa, y así lo hicieron. Así que allí estábamos todos, rellenando boletas de órdenes de bolsa, llamando a la mesa para que nos hicieran las operaciones y comentando las magníficas operaciones que habíamos hecho y todo lo que habíamos ganado.

Yo después del crack del 97 que he comentado antes, y a pesar de que la bolsa siguió subiendo durante mucho tiempo, empecé a sospechar que algo no me cuadraba y que esto no debía ser tan fácil como pensábamos. Así que empecé a leerme un montón de libros, me los devoraba en tres o cuatro días: "Un paseo aleatorio por Wall Street", "Análisis Técnico de las Tendencias de los VAlores", "Psicología del mercado Bursátil", libros de Kostolany, de Peter Lynch, todo lo que cayera en mis manos me lo leía. En esta serie de libros efectivamente me di cuenta de que esto no podía durar eternamente y a pesar de que la bolsa subía día si y día también, todas las noticias eran hipermegaoptimistas, y yo seguía invertido, cada día estaba más inseguro, más asustado...

Un día de marzo del 98 fui a clase de Macroeconomía, teníamos un profesor que era diferente a todos los demás, él era un auténtico crack en la materia y me gustaba ir a sus clases para escucharlo. Aquel día habló del sistema financiero, del proceso de creación del dinero y de la reserva fraccionaria, de los miles de millones de dólares o de papelitos que existían en el mundo moviéndose por el mundo con el único objetivo de especular. Comentó que la economía estaba asentada sobre arenas movedizas, que en realidad no había economía real, y mucho dinero del que se debía dedicar a actividades productivas, era mucho más rentable invertirlo en bolsa y sin ningún esfuerzo se podía ganar más dinero que invirtiéndolo en una empresa por ejemplo. Total que entre los libros que me había leído y lo asustado que salí de esa clase, me fui corriendo a la agencia y vendí todo lo que tenía ese mismo día.

Le dije a mis padres que había vendido todo, que no me encontraba seguro invirtiendo en ese mercado tan desbocado y empecé a contarles a algunos compañeros de la sala de bolsa lo que me había leído en los libros, que eso no era normal, que tal... Pero como todo seguía subiendo y habían ganado tanto dinero nadie me escuchaba. Más tarde el mercado empezó a moverse lateralmente y en octubre del 98 cayó bastante. Después seguiría subiendo hasta el año 2000 pero yo ya estaba fuera desde el 98.

No sé que habrá sido de la mayoría de mis compañeros de sala de bolsa. Pero los chicos que habían llegado a ganar 900.000 pesetas en un sólo día con 18 añitos, acabaron arruinados con Terra. Lo vieron a 150 euros y a a 100 les pareció que era imposible que bajara más, a 75 les pareció más imposible todavía, a 50 ni te cuento, a 25... Yo que sé hasta donde invirtieron, pero creo recordar que acabó en 5 euros cuando Telefónica la volvió a absorver. Otro que se dedicaba exclusivamente a la bolsa, le pasó algo parecido con Asturiana del Zinc. El que había vendido la casa del pueblo, acabó también arruinado y con unos problemas que no sé si no le acabarían costando el matrimonio. Creo que casi todos, por no decir prácticamente todos salieron escaldaos de sus aventuras bursátiles.

Yo sigo vivo, no me he hecho millonario, pero tampoco me he arruinado nunca, así que de momento seguiremos disfrutando de los mercados...

Un saludo

Me gusta (15)
10 Deferrer
Deferrer  en respuesta a  Kosfer
23 de marzo de 2011 (14:55)

Magnifica historia (abreviadísima).

Gracias por compartirla.

Me gusta
11 Comstar
Comstar  en respuesta a  Kosfer
23 de marzo de 2011 (18:00)

Te va a interesar leer este libro. Corto, pura sustancia, directo al grano, sin nada de desperdicio.

Agenda for a New Economy: From Phantom Wealth to Real Wealth Escrito por David C. Korten

Me gusta
12 Xman6020
Xman6020  en respuesta a  Kosfer
23 de marzo de 2011 (20:27)

Que bien narrado tanto el post de Hugo como tu historia cuentan historias reales no palabreria.

Me gusta
13 Kosfer
Kosfer  en respuesta a  Comstar
23 de marzo de 2011 (22:20)

Gracias. Lo leeré!

Me gusta
15 Franz
24 de marzo de 2011 (15:27)

De los pequeños y grandes errores con destreza descubrimos la experiencia y sabiduría, que al final se consigue deviandonos de los obstáculos los cuales algunas veces no debemos franquear o atravesar.
Un saludo

Me gusta
16 Anibal13
25 de marzo de 2011 (00:59)

Cuando realmente crea que no es necesario saber, entonces estará pensando en
término de probabilidades (la perspectiva del mercado) y no tendrá ninguna razón
para bloquear, descontar, distorsionar, negar, o atacar cualquier cosa que el mercado
está ofreciendo acerca de su potencial para avanzar en cualquier dirección particular.

Tenga en cuenta que nada tiene más potencial para causar discordia
emocional que una expectativa no cumplida. El dolor emocional es la respuesta
universal cuando el mundo exterior se expresa en una forma que no refleja lo que
esperamos o creemos que es cierto. Por consiguiente cualquier información del
mercado que no confirma nuestras expectativas es automáticamente definido e
interpretado como amenaza. Esta interpretación nos lleva a adoptar un estado mental
cargado negativamente, defensivo, donde al fin y al cabo se crea la propia experiencia
que estamos tratando de evitar. La información sobre el mercado sólo es una amenaza
si usted está esperando que el mercado haga algo por usted. En caso contrario, si no
espera que el mercado le de la razón, usted no tiene ningún argumento para tener
miedo a equivocarse. Si no esperamos que el mercado nos haga ganar, tampoco
tenemos ninguna razón para tener miedo de perder. Si no esperamos que el mercado
vaya a mantener en forma indefinida su dirección, no hay ninguna razón para
molestarnos si dejamos dinero sobre la mesa. Por último, si espera ser capaz de
aprovechar cualquier oportunidad sólo porque usted la percibe y ésta se presentó,
usted no tiene ninguna razón para tener miedo de perder.

Mark Douglas

Me gusta (2)
17 Deferrer
Deferrer  en respuesta a  Anibal13
25 de marzo de 2011 (12:32)

Excelente.

Me gusta
18 Prias
28 de marzo de 2011 (17:35)

He leído este y tus cuatro anteriores artículos soibre el tema y te felicito por tu humildad al compartir tus experiencias negativas, eso te honra como trader y como persona.

Un saludo

Me gusta (1)
19 Hh600
28 de julio de 2011 (05:03)

El detalle de la venta de Jerome Kerviel y casualmente ya no hay demanda jejejeje. Que bonito es lo bonito.

Me gusta



Guardado por: 3 usuarios




RSS
e-Mail









Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.