Las reglas de la economía han cambiado
Un debate abierto sobre la economía actual

La medida no es la subida del IVA en 2013; la medida es el anuncio ahora

25
Publicado por Yo mismo el 30 de abril de 2012

 

Todos los que tengan cierta edad, habrán pasado por la decisión de “cuando” cambiar de coche. Llegado un momento, o más bien unos quilómetros, siempre nos encontramos con una disyuntiva, (en el caso de que se pueda elegir, claro).

A partir de un momento determinado, los gastos en reparaciones y mantenimiento se disparan, por lo que empieza a ser interesante cambiar de coche. Por supuesto nos  encontraremos con otra serie de parámetros como seguridad, comodidad, imagen y todos estos atributos que son difícilmente cuantificables, pero que no afectan a lo que voy a exponer. Estos atributos afectan a la decisión de cuando se cambia de coche, hasta el punto de que explican porque nadie cambia de coche en el mismo momento. Es decir, si estos parámetros no influyesen, todo se reduciría a un coste de seguir con el antiguo con una serie de costes o pasar al nuevo con otros costes.

Pero vamos a tirar del famoso Ceteris Paribus y obviar estas cosas, manteniéndolas constantes. La razón es que me interesa que se entiendan las diferencias que la situación general impone a las decisiones y como afectan. En primer lugar entendamos que estamos en un contexto en el de inflación en el que somos conscientes de que el coste de comprar un coche dentro de unos meses supondrá un dinero adicional.

En este sentido, cuando nos toque una operación de mantenimiento grave, o una avería grave, o simplemente el coche haya llegado a unos determinados quilómetros, nos tendremos que plantear determinados gastos, que se ahorrarían cambiando el coche. La opción de retrasar la compra del nuevo vehículo lleva consigo el coste de tener que pagar un precio mayor cuando finalmente se cambie el coche, de tal forma que la subida de precios actúa como incentivo, (y en determinados casos muy fuerte), para que las decisiones de compra se aceleren.

Este proceso fue demasiado evidente en el caso de los pisos, en los que la subida espectacular de precios, era un coste adicional para no comprar. ¿Tenía sentido vivir alquilado hasta comprar cuando cada tres meses subían 6.000 euros?. Con unos ingresos normales, jamás, porque cuanto más tiempo pasase, mayor sería el coste.

Cuando estamos en un proceso deflacionario, el efecto es exactamente el contrario. Volviendo al ejemplo del coche, seguimos teniendo en cuenta el coste de las reparaciones del antiguo, pero es  que el tiempo en este caso actúa en sentido contrario. Es decir, si esperamos que los precios de los coches bajen, esto afecta a la decisión a favor de seguir gastando dinero en el anterior, ya que parte o todos los gastos que tengamos en el coche a sustituir pueden ser compensados con la diferencia de precio derivada de esperar.

Desde luego no es demasiado diferente de lo que ocurre con los pisos. Hoy retrasar la compra de una vivienda es claramente un ahorro de dinero, que compensa todos los gastos que podamos tener por retrasarla de una forma muy clara. No es tanto que las personas tengan más tiempo para ahorrar, (aunque no sea demasiado fácil), sino que el ahorro derivado de la bajada de precio es un considerable ingreso.

Por estas razones siempre hemos escuchado a todo el mundo con aquello de “la vivienda no va a caer”, “los coches no van a caer”, etc… y por esto en la presentación de la ley de economía sostenible, (un engendro de la anterior legislativa que pronto se va a superar). Se anuncio la desaparición de la deducción para vivienda habitual, para el año siguiente, con el objetivo claro de imponer a todo el que estuviese en disposición de comprar una vivienda, el coste de retrasar la decisión. Es decir, se encarecía a futuro la compra de vivienda para tratar de incrementar las ventas en ese momento.  Con la vivienda se ha probado también con la bajada del IVA a las viviendas nuevas, que en teoría comenzaba con fecha de caducidad.

Pues tras estos fracasos del anterior gobierno, intentando reactivar, mediante el uso de las tácticas que cualquier comercial conoce,  un sector determinado, (muy tocado), no son más que el precedente de la táctica que ha lanzado el viernes 27 de abril, el ministro de economía en la rueda de prensa tras el consejo de ministros.

En esta rueda de prensa, el gobierno utilizó el método que impuso Acebes en la comunicación de las novedades tras el fatídico 11-M, para que sin decir absolutamente nada, dejar la sensación clara a todo el mundo de que se van a subir los impuestos indirectos el año que viene.

De esta forma, lo que está intentando el gobierno, no es otra cosa que buscar un efecto llamada para tratar de reactivar el consumo de un buen número de bienes, probablemente con especial incidencia en el del sector del automóvil, que se basan en la reposición de compras, presionando a todas aquellas personas que de alguna forma estén en condiciones de plantearse esta compra con la vieja amenaza de que si no compran ahora en el futuro será más caro.

Desde luego es una medida de escaso recorrido, de la misma forma que nos hemos encontrado en los repuntes de ventas de vivienda o incluso en el período de mayo y junio de 2010, donde una vez anunciado el incremento de IVA de dos puntos se produjo una ligera recuperación del consumo, precisamente por el efecto anticipación.

Evidentemente es difícil calificar como negativa una medida que trata de fomentar la actividad, pero en este caso, como en los otros que se han mencionado, en definitiva se trata de buscar un pico puntual de consumo, que no va a solucionar nada, a costa de inducir a determinadas personas de la sociedad a tomar una decisión en base a una información errónea; (lo que en castellano se llama engañar), ya que cuando el efecto llamada se reduzca nos encontraremos con las lógicas bajadas de precios, que se corresponden con los desplomes en el consumo derivados de la concentración en los momentos del engaño.

 

Etiquetas: subida de iva 2013 · Deducción por vivienda habitual · efecto consumo subida de IVA



Añadir comentario
25
Comentarios (mostrando del 21 al 26)
21 Geoff007
Geoff007  en respuesta a  Feinmann
02 de mayo de 2012 (08:44)

Seguro?... Gracias por tu explicacion! es valiosa para mi.

Pero Tal vez tenemos conceptos diferentes en cuanto al IVA europeo y el de USA (aqui no existe el IVA) Pero el IVA hasta donde tengo entendido afecta todo el proceso de produccion, distribucion, mercadeo y consumidor. Mi papa era un trader fisico de scrap metals con base en curacao y teniamos que lidiar con el VAT porque nuestro clientes eran europeos, por eso decidio eliminar ese mercado de su cartera y enfocarse en USA Y Colombia.

No crees que seria mejor la simplificacion del consumer o sales tax en vez de toda esta burocracia del IVA?..

http://www.washingtonpost.com/wp-srv/politics/special/tax/tax.htm#cons

http://en.wikipedia.org/wiki/Value_added_tax

Me gusta
22 Nosmientenyroban
Nosmientenyroban  en respuesta a  Feinmann
02 de mayo de 2012 (09:13)

Feirmann, no estoy de acuerdo que MR tenga la legitimidad de las urnas. La democracía no puede entenderse como un juego a ver quien mas miente en precampaña. Desde el momento en que MR hace lo contrario de lo que prometió en campaña, de una forma tan clamorosa, y tan prematura, no es un presidente electo legítimo, se ha ganado la desconfiannza de todo el electorado y de todos los inversores externos. Y ya es un daño irreparable, para la economia, y para el normal fucnionamiento del orden social y de esta joven y manipulada democracia que vivimos. Tiempo al tiempo, los onversores externos viendo la "confianza" que siembra el paleto de Rajoy ya han sacado el dinero fuera, lo próximo será que todos saquemos nuestros ahorros también fuera, si nos dejan claro, y lo próximo, al aumentar la probreza y el malestar social, manifestaciones en las calles todos los dias

Me gusta (1)
23 Feinmann
Feinmann  en respuesta a  Geoff007
02 de mayo de 2012 (10:54)

El IVA para los extranjeros es transparente, no existe, pues los extranjeros no tienen que pagarlo. En aduanas hay que declarar los bienes adquiridos y pagar el IVA, pero el vendedor extranjero no se entera de nada. Igual que cuando alguien desde Europa vende al extranjero, vende sin IVA y el IVA que haya pagado se lo resarce en la siguiente declaracion a Hacienda.
Ejemplos:
Yo importo 1000 onzas de plata a 30 $/onza. Al vendedor le tendré que pagar lo que toque, en este caso 30.000 $, y al pasar por aduana tengo que pagar a Hacienda el 8% de ese dinero.
Elaboro esa plata y la exporto por 100.000 $, no pago nada de IVA al exportar y ademas Hacienda me tiene que devolver el 8% que pague en su momento.
Sin embargo, si en lugar de exportar el producto elaborado lo vendo en el mercado interior, tendría que cargar a los compradores el 8% de esos 100.000 $ y me descontaría el 8% que pague en aduana, luego tendría que liquidar a hacienda el 8% de 70.000 $, que en realidad habría cobrado a mis clientes, que son los verdaderos pagadores. Yo solo actúo de intermediario de Hacienda en esta parte.

Me gusta
24 Feinmann
Feinmann  en respuesta a  Nosmientenyroban
02 de mayo de 2012 (10:55)

Estoy de acuerdo en que el voto no es un cheque en blanco, como están interpretando nuestros politicos. Lo malo es que la constitución dice que los cargos electos no están sujetos a mandato imperativo, o sea, que tienen un cheque en blanco. Mal rollo.

Me gusta
25 Comstar
02 de mayo de 2012 (20:14)

El gobierno español puede recortar los gastos de guerra en el exterior, porque el dinero de los soldados se gasta en el exterior, en el lugar donde tienen su base. Ese recorte no traería ninguna recesión a España, sino al lugar donde estaba situada la base.

Me gusta (1)
26 Mancas
30 de noviembre de 2012 (02:07)

¿Y cuanto durará la subida del IVA?, ¿si las ventas caen en picado volverá como antes?, o ya una vez puesto pasae lo que pase no lo tacan y dejan tal como está.

Me gusta

Yo mismo

Yo mismo

Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.




Twitter
RSS
e-Mail







Sitios que sigo



Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar