Enrique Gallego
Consejos de inversión de un autodidacta que ha alcanzado la independiencia financiera.

Inconvenientes y ventajas del pequeño inversor

5
Publicado por Enrique Gallego el 31 de octubre de 2007
Cada persona tendrá sus fortalezas y debilidades específicas pero algunas no dependerán de su psicología individual sino de su posición en el mercado. Toma conciencia de tu situación como pequeño inversor con sus limitaciones y sus ventajas.

Para triunfar en la jungla financiera funciona una receta aplicable a muchos otros aspectos de la vida, al mundo empresarial, por ejemplo, pero también a las relaciones interpersonales. Nadie es perfecto, todos tenemos nuestros puntos fuertes y nuestros puntos débiles. La clave del triunfo estriba en conocer unos y otros y utilizar al máximo los puntos fuertes y evitar los débiles.

Enfrentada a los mercados financieros, cada persona tendrá sus fortalezas y debilidades específicas, pero algunas no dependerán de su psicología individual sino de su posición en el mercado.

Una de las distinciones básicas entre inversores la determina su 'tamaño' es decir, el volumen de recursos con el que operan. Las fronteras entre el pequeño inversor y el grande son algo difusas, pero un posible criterio puede ser el patrimonio que permite promover una Sociedad de Inversión Mobiliaria (algo más de 2 millones de euros). Obviamente no es lo mismo tener 5.000 euros que 500.000, aunque la ironía del asunto estriba que al del medio millón se le presionará ferozmente para que delegue en 'profesionales' con el argumento de que es una cantidad demasiado importante para una gestión directa por el particular. Ironía porque es mucho más fácil (y menos arriesgado) gestionar cantidades relativamente grandes que cantidades pequeñas.

Los puntos más débiles del pequeño inversor son su deficiente acceso a la información (tanto por el retraso como por la manipulación que sufre), la dificultad para diversificar y controlar el riesgo en el caso de patrimonios muy pequeños, la dificultad a la hora de operar y su elevado coste, y su indefensión ante las diversas agresiones perpetradas en su perjuicio por los gestores y accionistas mayoritarios de las compañías. Agresiones que en ocasiones cuentan con la colaboración activa o pasiva de los intermediarios financieros y con la pasividad de las autoridades reguladoras que prefiero pensar no es malintencionada.

Es cierto que la situación ha mejorado mucho en los últimos años en el aspecto concreto de la agilidad operativa y de los costes gracias a la llegada de Internet y del brokerage online. También se dice que ha mejorado el acceso a la información pero esto ya es mucho más discutible. Ha aumentado el 'ruido' hasta hacerse ensordecedor y han aumentado las posibilidades de manipulación colectiva. También puede encontrarse mucha información útil y valiosa antes inaccesible. El problema es lo difícil que resulta separar el trigo de la paja. Y desde luego hay un tipo de información especialmente valiosa a la que nunca accederá el pequeño inversor, aquella que origina 'curiosos' movimientos en los valores antes de una noticia importante.

En cambio, la masificación sin precedentes de la inversión bursátil, que ha traído toda una generación de inversores no formados o, más bien, deformados por el ambiente eufórico y especulativo de la segunda mitad de los noventa, parece ser campo abonado para la agresión a los intereses del pequeño accionista. Stock options, ampliaciones de capital sin derecho de suscripción, retribuciones suculentas a los consejeros por calentar el sillón durante un rato unas pocas veces al año, racanería con el dividendo, cuando no su directa supresión, se han vuelto prácticas muy extendidas. También otros mecanismos más sutiles como el auge de la 'contabilidad creativa' para embellecer artificialmente a la empresa (incluso para dar apariencia de vida y salud a cadáveres como pasó con Enron).

En teoría, los accionistas son los dueños de la empresa pero esto es pura teoría. La falta de conciencia de la inmensa mayoría de los pequeños accionistas acerca de su papel y de sus intereses deja a la minoría de inversores lúcidos y concienciados poco más que el derecho al pataleo. Mientras los inversores individuales están desorganizados, los gestores de las compañías controlan la situación mediante delegaciones de voto procedentes de gestores de instrumentos de inversión colectiva que miran por su propio interés y el de la empresa que les paga antes que por el interés de los partícipes del fondo en cuestión.

Los abusos cometidos están provocando una especie de catarsis en el mercado más maduro y con inversores más conscientes y formados, el estadounidense. Los problemas de fondo no se van a solucionar pero sí pueden tomarse medidas para corregir algunas de las situaciones más sangrantes. Y algo llegará a España, al menos confiemos en que así sea, como consecuencia positiva de la 'globalización' de los mercados.

No todo son problemas e inconvenientes, también hay ventajas en la posición del pequeño inversor.

Una es su nula capacidad de influir en las cotizaciones con sus operaciones, algo que le da una agilidad para entrar y salir de la que carecen los grandes, sobre todo los muy grandes que manejan miles de millones de euros y que pueden tener auténticos problemas para operar en valores por debajo de una determinada dimensión. La falta de repercusión de sus órdenes en la formación del precio proporciona al pequeño inversor la opción de entrar en medianos y pequeños valores que pueden ser auténticas oportunidades a largo plazo tanto por sus dividendos como por las posibilidades de revalorización. Posibilidades de revalorización derivadas bien de operaciones de adquisición, bien de uno de los típicos cambios cíclicos que se producen a lo largo de los años y que transmutan los olvidos en modas.

Otra, la ventaja más importante, está su no sujeción a las reglas no escritas que determinan el comportamiento de los gestores profesionales. Algo que le permite aprovecharse de las imperfecciones que el comportamiento de los gestores provoca en los mercados.

Etiquetas: inconvenientes · inversión



Añadir comentario
5
Comentarios
1 Anonimo
Anonimo
02 de noviembre de 2007 (11:42)

Don Enrique,

Es un auténtico placer releer tus artículos de OpenBank que por sus características son intemporales. Seguro que además traerán actulizaciones. Lo dicho un placer.

Este verano en las fiestas de Pontevedra donde veraneo, pasé por la calle de Sangreal, pero no la encontré. Quizás en semana santa.

Como curiosidad te diré que para analizar mis valores empleo el método que explicaste con ZOT en OpenBank. Ayuda a filtrar...

Una petición que me trae a mal traer últimamente: ando dando vueltas a meterme en FCC. Sector feo (peludo diría yo) y al que le han dado las del pulpo y alguna más, pero por otro lado muy diversificado y que a estos precios puede suponer una oportunidad. ¿Que opinas?

Kan,

Me gusta
2 Anonimo
Anonimo
06 de noviembre de 2007 (10:28)

Don Enrique,

Que sepas que conozco el mejor y más escondido restaurante del morrazo y que sé de gente que tras descubrirlo gracias a mis indicaciones se ha hecho 600 km para volver.

La información es poder.

Nota: esto es un chantaje para que entres al trapo con lo de FCC.

Kan

Me gusta
3 Anonimo
Anonimo
06 de noviembre de 2007 (11:34)

Las agresiones de los gestores y dirigentes se producen, principalmente, por la complicidad de la CNMV; la CNMV es uno de los problemas más graves que tiene el pequeño inversor, y has olvidado mencionarlo.

Y muy bueno el comentario de que presionarán al de 500.000 para que se ponga en manos de gestores, es cierto que lo más duro es gestionar una cartera excesivamente pequeña, porque ves oportunidades aquí y allá y tienes que elegir unas pocas que pueden no ser las correctas.

Me gusta
4 Anonimo
Anonimo
09 de noviembre de 2007 (14:37)

Mi querido, admirado y ausente Don Enrique,

Me parece, me da, me late… que se podría coger tu artículo del año 2002 “¿Crisis?, ¿Qué crisis?” y con gran acierto publicarlo cabeza abajo. Me explico. Los índices en España están altos, muy altos, pero se debe a dos o tres empresas básicamente: telefónica, Santander e Iberdrola. Desconozco cuanto pueden pesar en los índices, pero no creo que yerre mucho si me atrevo a decir que pueden significar un 50% del Ibex35.

¿Y que hay del resto de valores?. Si echamos un vistazo a los valores del IBEX a día 1 de enero y a día de hoy ¿Qué nos encontramos?:

Si hubiesemos comprado una cantidad igual de cada acción del IBEX35 tendríamos una revalorización del 5,6% frente al 11,6% de rentabilidad del IBEX35. La diferencia es del 6%. Apreciable.

Pienso que el efecto se dispara en los últimos 6 meses si repito ese cálculo sale un -0,54% (negativo) frente a una subida de un 9,5%. Es decir un 10% de diferencia. ¡¡¡No esta mal carajo¡¡¡.

Mi impresión: la bolsa se está pegando una leche sonora y que el que no tenga TEF o SAN o IBE en cantidad lo estará pasando mal.

Mis dudas: ¿seguirá esa evolución?, ¿Cuándo toca salir de esos 3 valores para pasar a otros que se la han pegado pero bien?.

Mi intuición: cuando las bolsas extrajeras comiencen a recuperar será la época de mudanza. Mientras tanto el efecto "refugio" continuará.

Saludos para todos.

El paciente Kan,

Me gusta
5 Anonimo
Anonimo
17 de febrero de 2008 (20:58)

Kan:No se si te refieres a un artículo que recogí hace años sobre ZOT y que tenía el título, me parece, "Comprar bien".
Agradecería me dieses la referencia de ese artículo para ver si es el que yo tengo y si no lo fuera complementarlo con el que yo tengo. Me gustó mucho pero me deja con la miel en los labios y quiero insistir en lograr entenderlo bien
Gracias

Me gusta

Recomendado por: 3 usuarios



Guardado por: 2 usuarios

Enrique Gallego

Enrique Gallego

Autodidacta que ha alcanzado el éxito en sus estrategias de inversión, hasta el punto de alcanzar su independencia financiera.




RSS
e-Mail









Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.