Biografía de Warren Buffett

Autor: Alexey de la Loma ( 22 de julio de 2008 )
Tema: Bolsa

¿Quien es Warren Buffett?

 

Warren Buffett constituye la segunda mayor fortuna del planeta, sólo superado por su buen amigo Bill Gates. Su riqueza ha sido constituida a través de sus inversiones en bolsa, canalizadas todas ellas a través de la compañía Berkshire Hathaway. Sus principales inversiones se han centrado en compañías con negocios consolidados como American Express, Walt Disney, Coca Cola o Gilette. Su forma de invertir se basa en la búsqueda de negocios con alto potencial de revalorización y que cuenten con un buen equipo gestor. Desde este punto de vista, Warren Buffett podría ser considerado como un manager de managers en lugar de un analista bursátil y mucho menos debería ser considerado como un analista fundamental, como algunos proclaman. Desde que se interesó por el mundo bursátil, le fascinaron las teorías de Benjamin Graham, maestro de la teoría del “Valor” (por contraposición a las teorías de “Crecimiento”), al que seguiría para convertirse en alumno suyo en la Universidad de Columbia y como empleado en su firma de inversión Graham-Newman.

Enemigo declarado de la diversificación y enamorado de la comida basura y de la Coca Cola. Su ritmo de vida no está en consonancia con su increíble riqueza. No tienen yates, ni lujosas mansiones. Su testamento deja toda su fortuna a su mujer, Musan, y en caso de fallecimiento de ésta a su fundación, que tras su muerte se convertirá en la fundación más grande del mundo. Tiene 3 hijos, Meter, Howard y Susan, a los que no ha querido corromper con sus riquezas. Es un férreo defensor de la Meritocracia basada en la igualdad de oportunidades, considerando el dinero heredado como algo socialmente injusto. Sus hijos, tendrán fondos suficientes para vivir el resto de su vida, pero el monto principal de su fortuna quedará en su fundación y no en manos de su descendencia.

 

Desde los 6 años, de vocación, empresario

Warren Buffett nació en Omaha, Nebraska, el 30 de Agosto de 1930, donde vive y trabaja en la actualidad. A pesar de su avanzada edad y su inmensa fortuna, continúa trabajando de forma activa. Se le conoce como “El oráculo de Omaha” por su facilidad para entrar en negocios que suben como la espuma. Desde pequeño supo lo que quería. A los 5 años el pequeño Warren Buffett les dejo bien claro a sus padres que tenía una meta importante en la vida: hacerse rico. A los 6 años se puso manos a la obra, comprando paquetes de 6 botellas de Coca Cola a 25 centavos, que después revendía a 10 centavos la botella. Una ganancia más que jugosa para un empresario de 6 años en sus primeros años como empresario.

 

Con sólo 16 años, y junto a otro compañero del Instituto, fundó la Wilson Coin-Operated Machine Company que basaba su negocio en reparar máquinas de pinball para después instalarlas en diversos establecimientos. La primera compra se hizo por 25 dólares y tras instalar la máquina esa misma noche ya había recaudado 4 dólares y ese fue el comienzo de su meteórica carrera como empresario. Con el dinero generado por este negocio se compró una granja en Nebraska por 1.200 dólares. También se dedicaba a recoger y revender pelotas de golf y a repartir periódicos, lo que le reportó un total de 9.000 dólares con los que pagó sus estudios en la Universidad de Nebraska.

Su padre fue congresista republicano durante 4 legislaturas para después constituir una empresa de intermediación bursátil, en la que trabajo Warren Buffett durante algunos años. La integridad y rectitud de Warren provienen de la educación recibida, lo que no se sabe es de donde viene el afán por amasar millones ya que su padre nunca mostró un interés especial por hacerse millonario. Cuando los salarios de los congresistas se incrementaron de 10.000 dólares a 12.500, rechazó el incremento y no entendía la pasión de su hijo, al que deseaba ver convertido en clérigo.

Warren Buffett aprendió los fundamentos de las finanzas en la escuela de negocios de Wharton, Pennsylvania y obtuvo la licenciatura en Economía en la Universidad de Nebraska. Durante su estancia en esta Universidad tuvo acceso a las teorías de Benjamin Graham mediante la lectura de su libro “The Intelligent Investor”, esta lectura marcaría un punto de inflexión en su carrera profesional. Quedó fascinado por las teorías bursátiles de Graham y decidió completar sus estudios con un Master en la escuela de negocios de Columbia para poder asistir a sus clases. Tras acabar el Master en Columbia, Warren se ofreció para trabajar, sin cobrar sueldo, en la firma de inversiones Graham-Newman, siendo rechazado por lo que volvió a Omaha para trabajar en la firma de intermediación de su padre.

A pesar del rechazo de la firma Graham-Newman, Warren y Benjamin mantuvieron el contacto y en 1954, el maestro le ofreció al alumno la oportunidad que tanto anhelaba, por fin llegaba la oportunidad del joven Warren Buffett, un puesto en su compañía de intermediación Graham-Newman como analista bursátil, puesto que retendría a Buffett por 2 años, tras este periodo decidió que ya había aprendido todo lo necesario y regresando a su Omaha natal constituyó en 1956 una firma de inversión con 100.000 dólares de conocidos y familiares. El acuerdo con sus inversores consistía en gestionar el patrimonio recibido, recibiendo Warren el 25 por ciento de los beneficios generados más el 6 por ciento de comisión de gestión anual y el  objetivo en la gestión era batir al índice Dow Jones Industriales Average (DJIA) en una media de 10 puntos anuales. Una de las cláusulas del negocio se basaba en la falta absoluta de transparencia en los activos gestionados, algo que en los tiempos actuales resultaría impensable. Warren Buffett no tenía la obligación de revelar a sus clientes los activos que constituían el portfolio gestionado, evitándose así muchos dolores de cabeza.

El resultado de la gestión fue todo un éxito, tanto para sus inversores como para el bolsillo de Warren Buffett, que ganó aproximadamente 25 millones de dólares. Si usted hubiera invertido 10.000 dólares en el momento de la constitución de su sociedad de inversión, en 1956, en el momento de la disolución de la misma a finales de  1969, contaría con 267.691 dólares. No sufrió ni un solo ejercicio de pérdidas, incluso en los severos mercados bajistas de 1957, 1962, 1966 y 1969. Si tras el cierre de la compañía usted hubiera decidido colocar su capital resultante en acciones de Berkshire Hathaway, los iniciales 10.000 dólares  se habrían convertido en, aproximadamente, 50 millones de dólares.

 

El método de inversión de Warren Buffett

El método de trabajo de Warren Buffett se basa en la búsqueda de negocios cuyas acciones estén infravaluadas y con un sólido equipo gestor. Las dos premisas son muy sencillas y lógicas, pero ¿cómo demonios se sabe cuando una acción está infravalorada o cuando estamos ante un buen equipo gestor? Para Warren Buffett el negocio de la empresa adquirida debe ser sencillo, rentable y con una buena proyección de ventas. Desde este punto de vista, Warren Buffett no analiza el valor bursátil de la compañía sino la proyección del equipo gestor, al que siempre mantiene con un porcentaje del 5 o 10 por ciento de la compañía comprada con objeto de mantener su motivación. Para Buffett los gestores deben ser austeros y sobre todo decir siempre la verdad, eso le viene de herencia paterna, integridad por encima de todo y sobre todo deben huir de las fusiones y adquisiciones.

 

Warren Buffett tiene una opinión muy clara ante los procesos de fusiones y adquisiciones. El tamaño no es lo importante, lo que realmente debe preocupar al gestor es el control de los costes y la rentabilidad y no el tamaño de la compañía medido por sus activos totales. Para Warren Buffett muchos gestores lo único que buscan con las fusiones y adquisiciones es escalar posiciones en el ranking de la revista Fortune 500 y supone una gran atraso tener un departamento de fusiones y adquisiciones ya que esto presiona e incita a la compra de otras compañías, sin que existiera una clara necesidad en la fusión o la adquisición.

Si bien Bill Gates es un buen amigo, Warren Buffett no se deja encandilar por la Nueva Economía. Ni siquiera posee títulos de Microsoft. Warren Buffett confiesa: Microsoft es una firma excelente, pero como inversor no puede estimar donde estará su valor en 5, 10 o 20 años. Sin embargo con Coca Cola o con Gilette tiene la más absoluta seguridad de ello. Para Buffett existen un conjunto de principios que debe seguir todo inversor para triunfar en los mercados:

■ Fascinación por el mercado financiero y gran ambición por triunfar en el proceso de acumulación del capital.
■ Mucha paciencia. Una de las frases más conocidas de Buffett es que si no te puedes permitir mantener una acción durante 10 años, entonces, mejor no comprarla.
■ Pensamiento independiente. No hay que dejarse influenciar por la masa, lo mejor que podemos hacer es operar según nuestras ideas y no dejarnos llevar por las modas del momento.
■ Seguridad y confianza en las posibilidades de cada inversor.
■ Entrar en negocios de los que se conozca a la perfección el funcionamiento. A este respecto Warren nunca invirtió en las empresas punto com y por lo tanto no le enganchó la burbuja tecnológica de principios del siglo XXI, tampoco invierte en Microsoft, a pesar de la excelente relación de amistad que mantiene con Bill Gates.
■ Ausencia de diversificación. Para Warren Buffett la teoría tradicional de la diversificación es como el Arca de Noé. Te dedicas a comprar dos de todo lo que se ponga al alcance y al final acabas con un Zoo en vez de un portfolio.
■ Solo posicionarse en el lado largo del mercado. Al igual que su maestro, Warren siempre mostró reticencia por atacar el lado corto del mercado y durante toda su trayectoria su dinero ha venido del lado largo y de los mercados de contado.

 

Berkshire Hathaway: El pilar del imperio Buffett

En 1965 Warren Buffett compró la compañía textil Berkshire Hathaway, situada en Massachusetts, compañía por aquel entonces mal gestionada y con cuantiosas pérdidas. Warren Buffett adquirió las acciones a 7 centavos y aunque nunca consiguió hacer rentable el negocio textil de la firma, utilizaría Berkshire Hathaway como vehículo de inversión para el resto de inversiones durante el resto de sus días como inversor, ya que cuando en 1969 acabó su etapa como gestor de patrimonios, se retiró a la presidencia de Berkshire Hathaway, donde empezaría a gestar la fortuna que hoy constituye su imperio, valorado en aproximadamente 40.000 millones de dólares y que está prácticamente en su totalidad invertido en dicha compañía, cuya junta general de accionista se convierte en un acto multitudinario al que acuden más de 15.000 accionistas todos años y es considerado por muchos como el Woodstock del capitalismo.

 

Durante 9 años la compañía había perdido 10 millones con unas cifras de ventas de 530 millones. A  pesar del buen equipo gestor y de las ganas de trabajar de sus empleados, no hubo más remedio que cerrar la producción textil, para dejar que el resto de actividades, tremendamente lucrativas, auparan la compañía hacia su posición actual. Entre las excentricidades de la compañía están la ausencia de reparto de dividendo y el alto precio de las mismas, que supera los 80.000 dólares.

Warren Buffett  justifica la ausencia de dividendo como una mejor gestión para el accionista, ya que el dinero se queda en la compañía y se reinvierte creando más valor para el accionista, se busca por lo tanto un crecimiento vía incremento patrimonial y nunca se reparte dividendo. El alto precio de cotización de las acciones constituye un importante barrera de entrada, ya que Buffett no quiere inversores que especulen con sus acciones, los inversores deben tener vocación de largo plazo y que mejor para eso que tener que pagar por cada acción más de 80.000 dólares, estas dos políticas de Warren Buffett se mantienen, a pesar, de la presión recibida para efectuar splits y para repartir dividendos entre sus accionistas.

 

Algunos ejemplos de sus rentables inversiones y algunas sombras en su trayectoria profesional

El 15 de Marzo de 1989, Berkshire anunció que se había convertido en el mayor inversor de Coca Cola con un 6,3 por ciento de las acciones, por el que se había desembolsado, aproximadamente, 1.000 millones de dólares con un precio medio de compra de 10,96 dólares. Se trata de la típica compañía al estilo Buffett, con un negocio simple y de fácil comprensión por cualquiera, nada de tecnología punta. El producto es barato y se consume constantemente en todo el mundo. Durante los tres años siguientes a la compra los títulos se revalorizaron notablemente y los 1.000 millones invertidos se habían convertido en 3.750 millones, a mediados de 1999 en 13.400 millones. De esta forma los accionistas de Berkshire Hathaway, incluido Warren Buffett, se beneficiaban una vez más del olfato del ‘Oráculo de Omaha’ para detectar empresas con un potencial de revalorización que no ha sido detectado por el resto del mercado.

 

Una operación parecía fue la realizada en Gillette. Al igual que con Coca Cola, se trata de una compañía con un producto sencillo, una larga tradición empresarial y unas grandes posibilidades de revalorización. En abril de 1991 Berkshire adquiere un 11 por ciento de la compañía por 1.500 millones que a mediados de 1999 se habían convertido en 4.600 millones. Ejemplos similares de sus operaciones en contado se encuentran en American Express y en Wells Fargo. Todos ellos ejemplifican las máximas de inversión de Buffett que como todos los lectores han podido comprobar basa sus inversiones en productos de contado y en posición larga, salvo algunas excepciones, como la compra masiva de plata.

El 3 de febrero de 1998, Warren Buffett anunció que había estado comprando lotes de plata hasta acumular un total de 129,7 millones de onzas, nada más y nada menos que una quinta parte de las reservas mundiales. Esta era una cantidad mayor de la que tenían los hermanos Hunt cuando en 1980 intentaron estrangular el mercado. Había empezado a comprar en Julio de 1997 a un precio de 4,22 dólares por onza. En Febrero de 1998 el precio se situaba en máximos históricos de los últimos 10 años, con un valor de 7,20 dólares por onza, haciendo que el monto total de Warren Buffett en plata fuera de más de 900 millones de dólares. A partir de ese momento empezó a vender su posición, deshaciéndose de un 30 por ciento del total en el citado mes.

El peor episodio en su trayectoria profesional fue el escándalo de Salomon Brothers, el mayor banco de inversiones de Wall Street. Warren Buffett tuvo que dirigir la compañía durante más tiempo del deseado y pasar mucho tiempo alejado de su Omaha natal para salvar el banco y recuperar su gran inversión en la compañía, que ascendía a 700 millones. Otra fue la venta de su posición en McDonald’s en 1998, tras sólo tres años de mantenimiento de las acciones y antes de un movimiento alcista contundente.

 

Filantropía. Objetivos de la fundación Buffett

La fundación Buffett se constituyó en 1979 con objeto de donar parte de los beneficios a obras caritativas. En el momento de la fundación el patrimonio de Warren ascendía a 150 millones y el presupuesto de la fundación fue de 38.453 dólares, un 0.025% de su patrimonio. En 1990 el presupuesto era ya de 2,3 millones y para 1997 la cifra ya rondaba los 10 millones de dólares. Y ¿en que decide la segunda persona más rica del planeta hacer obras benéficas?

 

El primero objetivo es la prevención ante una guerra nuclear, mediante, entre otros, la creación de centros de prevención de riesgos en Washington y Moscú. El segundo objetivo y al que dedica el 90% de los fondos es el control de la población mediante investigación en métodos más baratos de profilaxis, píldoras adoptivas y en definitiva todo aquello que pueda ayudar a aliviar el exceso de población de los países tercermundistas. Ambos objetivos por lo tanto tienen una visión de largo plazo, para que ni el exceso de población ni la amenaza nuclear supongan un problema para futuras generaciones.

Autor: Alexey de la Loma, director de CursosBolsa.com

 

Conoce el Curso de introducción a la bolsa y el trading y el Curso de sistemas de trading con Visual Chart que imparten Alexey de la Loma y Mario Somada.

Artículos relacionados

Biografía de Richard Davoud Donchian
Biografía de Jesse Lauriston Livermore
Los consejos de Francisco Paramés, de Bestinver, a Warren Buffett, son pesimistas sobre España
Warren Buffett, la fortuna más grande del mundo
Warren Buffett: las lecciones del Oráculo de Omaha
Etiquetas: Inversor · fortuna · bolsa · guía Warren Buffett · Warren Buffett
Añadir comentario

Recomendado por: 3 usuarios

Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar