Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.

Aceptar

Información de Aseguradoras

Las entidades aseguradoras son verdaderos intermediarios financieros (aunque no sean crediticios): mediante las primas cobradas para cubrir un posible evento captan un volumen de ahorro que, tras detraer las provisiones técnicas y otros capitales pertinentes para cumplir la regulación sobre control y solvencia, se canalizan hacia los mercados financieros.

Durante la última década el sector asegurador se ha reestructurado siguiendo las mismas pautas:

  • que las entidades de depósito:

• aumento de la competitividad: desregulación, modernización tecnológica e innovación financiera,
• fortalecimiento del control y la solvencia, y

  • que los intermediarios crediticios no bancarios:

• aumento de la especialización: sobre todo en la rama vida, y
• potenciación de nuevos campos de actividad, como el mercado de los reaseguros.

La desregulación ha estado orientada a armonizar la legislación española con la normativa comunitaria, para la construcción del Mercado Único de Seguros (Tercera Directiva del seguro vida y Tercera Directiva del seguro no vida).

Las Directivas para la construcción del Mercado Único de Seguros introducen como principales novedades:
a) El “permiso único” para que las aseguradoras con sede en la Unión Europea puedan ejercer su actividad en todos los países miembros.
b) Control por el Estado de origen.

Se ha producido un proceso de concentración importante, desapareciendo la cuarta parte de las compañías (sobre todo mutuas privadas) entre 1986 y 1996, y su importancia en el sistema financiero aumenta. Se han convertido en agentes muy dinámicos, y desde 1991 las primas recaudadas superan al aumento de los depósitos en la banca, cajas de ahorros o cooperativas de crédito. Las entidades aseguradoras se han convertido en la tercera fuerza del sistema crediticio español, tras bancos y cajas de ahorros.

La fisonomía de la actividad aseguradora en España difiere sustancialmente de la de hace una década. Su expansión revela las mayores dosis de flexibilidad, libertad, modernidad y solvencia introducidas. La difusión de los seguros de la rama vida es lo que más ha contribuido a dicha expansión. Su popularización ha tenido dos concreciones básicas:
1. Captación de seguros de prima única entre 1986 -1990,
2. Penetración de las entidades de depósito en la actividad (una prueba más de la respuesta de las entidades bancarias a la creciente desintermediación: diversificación de su negocio).
- El bajo nivel de desarrollo es debido a la inexistencia de tradición de los seguros, y el potencial existente en nuestro país es elevado según la media europea y el proceso de concentración se incrementará.

El sector seguros apoya su crecimiento con un empleo más estable y mejor pagado

Captura de pantalla 2016 07 15 a las 14.37.00 foro

En un entorno nada favorable para los trabajadores en el actual mercado laboral hay un sector que marca la diferencia. Quienes trabajan en el sector asegurador tienen contratos más estables y mejores sueldos, según pone de manifiesto el último informe sobre la Memoria Social del Seguro de Unespa.

Los números lo dejan claro: casi un 97% de sus empleados de compañías aseguradoras como Seguros RGA, tiene un contrato indefinido, lo que convierte al empleo estable en una de las principales cualidades de un sector que ha sabido sobrevivir a la crisis y mejorar, incluso, las condiciones laborales, muy al contrario de lo que ocurre en otros sectores donde destacan la temporalidad y los contratos que popularmente se conocen como ‘contratos basura...

Foro de Aseguradoras

Otros titulares

  1. Crisis en el seguro español

    Seria conveniente debatir la que se avecina en el sector asegurador que tanto presume de su...


Ver más

Conoce la otra comunidad del grupo Emergia.

Verema: Vinos, Restaurantes, Enoturismo y Club de Vinos