En 2005 pagaremos por el pasado

Respuestas: 1

31/12/04 (20:16)

En 2005 pagaremos por el pasado


Joseph E. Stiglitz es premio Nobel de Economía


El comienzo de cada año es temporada alta para los pronosticadores económicos. Con pocas excepciones, los economistas de Wall Street tratan de dar una interpretación tan optimista como los datos permitan: quieren que sus clientes compren acciones, y las predicciones pesimistas ayudan poco a venderlas. Pero incluso los vendedores están prediciendo que la economía estadounidense irá peor en 2005 que en 2004. Estoy de acuerdo, y de hecho me mantengo en el bando pesimista: en 2005 podríamos empezar a pagar los errores.

La mayor incertidumbre mundial es el precio del petróleo. Claramente, los productores no previeron el aumento de la demanda china. Para que digan de la sabiduría y la previsión de los mercados privados. Los problemas de oferta en Oriente Próximo (y Nigeria, Rusia y Venezuela) también influyen, mientras que la desgraciada aventura de George W. Bush en Irak ha provocado más inestabilidad. Aunque los precios han caído ligeramente desde su nivel máximo, la OPEP ha dejado claro que no tiene intención de permitir que sigan descendiendo. Los elevados precios del petróleo son una sangría para Estados Unidos, Europa, Japón y otros países importadores de petróleo. El efecto es exactamente como un enorme impuesto que transfiere riqueza a los países exportadores. Se calcula que, sólo este año pasado, la cuenta de importación de petróleo estadounidense ha aumentado unos 75.000 millones de dólares.

Si hubiera seguridad de que los precios se mantendrán permanentemente por encima incluso de 40 dólares el barril, se desarrollarían fuentes de energía alternativas (incluido el aceite de esquisto). Pero ahora nos encontramos en el peor de los supuestos posibles: precios tan elevados que perjudican a la economía mundial, pero incertidumbre tan grave que no se están haciendo las inversiones necesarias para reducir dichos precios. Mientras tanto, a los directores de los bancos centrales mundiales les han enseñado a centrarse en la inflación. Muchos recordarán con toda probabilidad que la subida del precio del petróleo en la década de 1970 atizó la inflación, y querrán mostrar su determinación de no permitir que eso ocurra de nuevo. Los tipos de interés subirán, y una economía tras otra se irán ralentizando.

El avance hacia tipos de interés más elevados ya ha empezado en Estados Unidos, donde la Reserva Federal está apostando por una asimetría básica del mercado. Durante los últimos tres años, la bajada de los tipos de interés fue el motor del crecimiento, porque las familias asumieron una deuda mayor para refinanciar sus hipotecas y usaron parte de sus ahorros para consumir. La Reserva Federal espera que todo esto produzca el efecto contrario: que la subida de los tipos de interés no desincentive el consumo. La esperanza tal vez no baste. Las familias estadounidenses están mucho más endeudadas hoy que hace cuatro años, lo cual magnifica los posibles efectos negativos que pueda tener la subida de los tipos de interés. Por supuesto, los mercados hipotecarios estadounidenses permiten a las familias conservar los tipos de interés más bajos. Pero en economía no hay nada parecido a un almuerzo gratis, y en este aspecto el precio puede ser enorme: los nuevos compradores de vivienda tendrán que pagar más, y de esa manera estarán menos dispuestos a pagar tanto, y tampoco podrán hacerlo. Sería muy posible que los precios inmobiliarios descendieran, y es altamente probable que se produzca, como mínimo, una desaceleración de la tasa de crecimiento. También esto desalentará la demanda.

Ésta no es más que una de las incertidumbres a las que se enfrenta la economía estadounidense. Está claro que parte del crecimiento que se produjo en 2004 (no se sabe exactamente cuánto) se debió a las disposiciones que animaron la inversión ese año -importante para la política electoral- a expensas de 2005. Está además el enorme déficit presupuestario y comercial de Estados Unidos, que no sólo pone en peligr

Rankia
en respuesta
a Marinada
01/01/05 (21:06)

Citar la fuente de los artículos

Una norma de cortesía básica en la Web es citar la fuente y, en la medida de lo posible, un enlace activo a la página donde está publicado un artículo que se copia. Si no se respeta esta norma nos veremos obligados a eliminar los mensajes que sean copias de artículos sin indicar la fuente.

También es de agradecer que cuando se copie algún artículo se realice alguna toma de posición o comentario por parte del que lo publica para aportarle algo más de valor añadido al mensaje y que no sea una simple copia.

Gracias por vuestra comprensión y colaboración

Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar