Posts de Blogs > En defensa de WikiLeaks, el mundo debe y puede cambiar

El caso Wikileaks también plantea la cuestión del verdadero valor y calidad de

<< Volver al mensaje 'El caso Wikileaks también plantea la cuestión del verdadero valor y calidad de '

5 Josephine
09 de diciembre de 2010 (06:07)

El caso Wikileaks también plantea la cuestión del verdadero valor y calidad de tanta información secreta. Porque lo cierto es que, hasta ahora, lo conocido se limita a un sinfín de informaciones banales que cualquier lector atento de periódicos ya tiene en sus manos. Las descripciones de los caracteres personales de los principales líderes políticos mundiales, y estos últimos días, también del presidente y ministros españoles, destacan por su obviedad. Para saber que Rubalcaba es el mejor ministro actual o que Chacón es tan ambiciosa como inexperta no nos hacía falta el servicio de información secreto de la mayor potencia mundial. Incluso las sospechas de negocios turbios, como el caso de las complicidades entre Putin y Berlusconi, o el talante patológico de Gadafi, tampoco puede decirse que hayan sorprendido a nadie. De manera que la banalidad de los secretos desvelados hasta ahora plantea por lo menos tres graves cuestiones.

La primera, sobre la justificación del coste económico de este amplio y retorcido sistema diplomático de “chismorreo de Estado” (no creo que merezca ser calificado de “secreto de Estado”). La propia idea de diplomacia, el “ser diplomático”, conlleva la imagen de “noble mentira”.
Pero, de momento, no nos han descubierto ninguna noble mentira, ningún engaño piadoso que justifique tanto boato institucional.

La segunda cuestión es que al margen de si la información desvelada es poco o mucho relevante, su existencia ayuda al desarrollo de una visión conspirativa de la política internacional verdaderamente poco seria. ¡Sólo nos faltaba esto para redundar en la desconfianza hacia la política!

Pero queda una tercera cuestión:

¿Realmente se nos está contando todo lo que está en estos cables secretos? En una reciente tertulia radiofónica en una emisora de ámbito estatal, un periodista del periódico al que se le han revelado los secretos contaba que ellos, igual que The New York Times y otros, estaban en contacto con sus respectivos gobiernos antes de publicarlos, “por responsabilidad”.

¿Cómo es que aún no se conocen las transcripciones de las conversaciones del rey Juan Carlos?.

¿A qué esperan a desvelar las informaciones relativas a ETA que están en los cables de Wikileaks?.

Si es cierto que el delito está en revelar secretos de Estado pero no en publicarlos, ¿podemos confiar en que la “responsabilidad” a la que se refería aquel periodista estará de la parte del objetivo democrático de “desocultación”, o más bien todo lo contrario, va a estar a favor de la protección del “poder invisible”?.

Me gusta
<< Volver al mensaje 'El caso Wikileaks también plantea la cuestión del verdadero valor y calidad de '


Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar