Las reglas de la economía han cambiado
Un debate abierto sobre la economía actual

¿Por que la banca tiene barra libre? En parte ¡culpa nuestra!

17
Publicado por Yo mismo el 27 de abril de 2010

 El sábado 23 de abril sale en expansión un interesante artículo al respecto de Goldman; en síntesis se hace eco de los rumores generados a partir de la denuncia de la SEC y afirma lo siguiente:

 

“La cuestión que se plantean algunos juristas y consultoras, que seguramente tengan que declarar como testigos en los juicios, es cuál será el siguiente paso que tomen. ¿Deberían aliarse con una de las empresas que decidan enfrentarse a Goldman y arriesgarse a despertar la cólera del conocido como el “Gigantesco Calamar Vampiro” o deben dar por hecho que Goldman seguirá dominando el futuro entorno y evitar ofender al grupo?”

 

Pues el caso es que es una pregunta interesante, pero no sólo para juristas y consultores, sino que es una pregunta que debería hacerse todas y cada una de las personas. ¿Por qué no se van a hacer esta pregunta los políticos, la prensa, los blogueros, la patronal, los sindicatos y en general cualquier persona que tenga cierto interés en esta historia?.

En algún sitio leí que en los circos se ata a los elefantes a un pequeño enganche clavado en el suelo. Ese pequeño clavo, no podría ni aguantar un tirón del animal, pero lo importante es que el paquidermo, cree que sí, porque la clave está en que se le ató cuando era pequeño. Cuando era un bebé, un pequeño clavo era suficiente para sujetarlo, de tal forma que creció con la idea de que era imposible que se soltase y cuando es mayor, simplemente ya no vuelve a intentar tirar.

Por otro lado, hace tiempo que recibí un mail que describía comenzaba con el “se hizo un estudio…”. Por supuesto, quede claro que la frasecita “según estudios..”, suele ser equivalente a la frase “a alguien se le ocurrió”; pero lo saco a cuenta porque por una vez tiene sentido.

Según el experimento en cuestión, se pusieron a 5 monos en un recinto con una escalera al fondo de la cual había comida. Cada vez que uno de ellos subía por la escalera mojaban a los otros cuatro monos. De esta forma, se lograba que los monos atacasen al que intentase subir por la escalera. Una vez se lograba este objetivo, se cambiaba a uno de los monos y se introducía uno nuevo. El nuevo intentaría subir por la escalera, (ajeno a las consecuencias), y en ese momento, los otros cuatro monos se lo impedirían; no siendo necesaria el agua.

Pasado un tiempo, se volvería a repetir el proceso, hasta que al final no quedase ninguno de los cinco monos iniciales. El caso es que en cada nueva entrada, el resto de los monos, impediría siempre la subida del nuevo por la escalera para acceder a la comida. A pesar de que ninguno de ellos sufrió el castigo por que el compañero subiese, todo el mundo asume que las consecuencias serán malas.

Estas dos historias, las pongo porque a veces me da la sensación de que en algún sentido nos pasa esto. De vez en cuando en mi entorno, me avisan que tenga cuidado con lo que digo por aquí; que si corro un riesgo, que si van a venir contra mi, y unas cuantas cosas más.

Y cuando me enfrasco en estas discusiones es cuando tengo la sensación de que la economía se ha convertido en una especie de religión, con sus Dioses, sus dogmas, sus castigos, (nunca claros), sus promesas de una vida mejor a cambio de la fe, y desde luego con todos sus sacerdotes. Y como si una religión fuese, no hay forma de razonar.  Parece que poniendo el cuestión los dogmas que nos caen desde el sistema financiero, todo el mundo se desplomará encima de nuestras cabezas, con el amplio y expresivo, (aunque carente de todo significado): “¡pueden ir a por ti!”.

La verdad es que esto me recuerda lo de los monos y las amenazas de toda religión; ¿Qué significa ir a por mi?. Sólo hay dos posibilidades; una es que vengan a darme un par de tortazos, para enviarme al redil, o me envíen a alguien de la Cia, o algún sicario. Y sinceramente no imagino a ningún financiero haciendo nada ni tan siquiera parecido. Por supuesto, queda lo de la vía legal. Claro que la duda es ¿Por qué me van a denunciar?. Porque bueno, un detalle que solemos olvidar es que para que una denuncia vaya a algún lado, tiene que haber un motivo. Por supuesto, al que se mantenga a un lado de la raya, no debe preocuparle demasiado este aspecto. Aunque la justicia no esté en sus horas más altas, lo que tengo claro es que la denuncia puede caer, y no tiene porque ser agradable, ¿pero que se ha de temer?.

Otra cosa son los periodistas del corazón que se pasan la vida en los juzgados. Claro que para evitar esto, llega con no soltar lo de que el famosote de turno se acostó con la famoseta de turno, porque se lo dijo el cuñado del primo del hermano del chofer del padre de uno de los afortunados.

Sin embargo el  caso es que ni prensa, ni abogados, ni políticos, se atreven a decir ciertas perogrulladas, y en esto me encuentro con varias posibilidades:

En primer lugar están los que “creen”. Por supuesto, tengo que decir que yo no me creo la inmensa mayoría de los mensajes que llegan desde el sector financiero. En todo caso, nadie garantiza que este o no este equivocado. Por lo tanto, con los que creen los mensajes de la prensa, pues toca analizar, discutir, razonar y tratar de llegar a conclusiones.

Luego están los que “no creen”, pero tienen miedos. Aquí creo que está mucha gente anónima, y sinceramente, (y perdón por decirlo tan crudamente), me recuerda mucho a lo del mono. Quizás en cierto tiempo criticar al poder suponía un castigo; y quizás en estos momentos, sigamos manteniendo un cierto miedo a posibles represalias si decimos algo que pueda resultar inconveniente. A estos, me queda decirles que ahora ya no está el de la manguera y que debemos pensar en la situación actual. Si creemos que la banca, la CEOE, los sindicatos o los partidos políticos, tenemos que decirlo y punto. Si nos mantenemos en la educación, tratamos de no difamar y de justificar mínimamente lo que decimos ¿Qué problema hay?.  

Y por fin están los que “no creen”, pero hay que ganarse la vida. Vale, lo admito. Yo puedo salir aquí y decir que los fondos de pensiones tienen un gran peligro y que se están comiendo todos los marrones que andan por ahí sueltos. Y puedo hacer unos cuantos post al respecto. Nadie me va a rallar el coche, ni mucho menos nadie me va a tocar. Por supuesto, en el improbable caso de que alguien me denunciase, pues el perjuicio se limitaría a ir a un juzgado a poner argumentos. Creo que los tengo y los he puesto; y aunque estuviese equivocado, lo que está claro es que poco puedo temer, al tener argumentos y razones. Pero lo que está claro es que a mi no me van a contratar los de Goldman. Pues si, reconozco que a mi no me van a contratar; pero es que claro; ¡ni a mi, ni a la inmensa mayoría de la gente!.

Puedo comprender por tanto, que determinadas personas, (aunque los llamemos prensa, sistema, políticos, formadores de opinión, debemos recordar que las voces y las decisiones las ponen personas), asuman determinados dogmas buscando un beneficio. Y en este caso, deberíamos valorar si se están equivocando.

Ya no trato de entrar en aspectos que entrarían en la ética planteando la pregunta de si interesa defender algo que no es cierto a sabiendas; (total, creo que no hay forma de defender que eso sea ético). Dónde pretendo entrar es que ni tan siquiera es comprensible, por que aparte de poco ético, indica una miopía increíble ya que estamos olvidando un pequeño detalle.

 Es cierto, que el elefante adulto permanecerá tranquilo atado al palito, sin ser consciente de su fuerza; pero ¿Qué ocurre si de repente se declara un incendio y el elefante se empieza a quemar?. En ese momento desplegará su fuerza, y lo que pareció un obstáculo insalvable se va a convertir en lo que es; una simple barrera mental. Esto es lo que creo que ha venido a decir Milton Friedman cuando nos habló de la crisis como propiciadora del cambio. Una gran contradicción es que parece que los que se están preguntando si las cosas van a cambiar o no, están asumiendo las enseñanzas de Friedman, (que en nuestra peculiar religión sería el profeta), como lo interpretan los teóricos de la conspiración con su doctrina del shock.

Desde luego no tiene sentido negar el poder y la capacidad de imponer del sector financiero en general, (Y Goldman es quizás el ejemplo más representativo de una forma de hacer las cosas). Y si puedes mejor no te enfrentes a él. Pero debemos recordar que esta imposición es más aparente que otra cosa, y debemos tener en cuenta que hasta hace poco todo el mundo temía, adoraba y admiraba a Lehman, que se ha derrumbado de forma estrepitosa, con todos sus apoyos, y es que al final por mucho que nos empeñemos y tengamos miedos, la realidad es la que es.

Una primera idea es que podemos aprender mucho de los animales, pero sin embargo, se supone que la gran ventaja del ser humano es la inteligencia, y en este caso, en lugar de copiar valores en los que nos dan mil vueltas, copiamos las partes en las que manifiestan una inteligencia limitada. Y aplicando esto, lo que procede es:

  • Discutir y analizar con los que de verdad creen que así podemos salir de esta, (bien para que ellos se den cuenta de su error, bien para que me saquen a mi y a los que como yo piensan).
  • Que los que se resignan a “los bancos mandan”, “el poder es el poder”, “no se puede hacer nada”; se den cuentas de que están atados a un pequeño clavo.
  • Y a los que creen que es un negocio, ¡Pues que valoren que los buenos negocios, son los que se mantienen dentro de diez años!. Sí alguien cree que esta situación se puede mantener indefinidamente, ¡adelante!; Y si me explica como, se lo agradeceré mucho.

Y cada uno de nosotros ¡a pensar y pensar!. Tenemos mucho que recuperar del pasado. De esta forma, podemos copiar de los animales muchas cosas, pero a veces debemos recordar que por lo menos en teoría somos la especie inteligente.

Etiquetas: Goldman Sachs (GS) · Economía · banca · SEC



Añadir comentario
17
Comentarios
1 Unukalhai
27 de abril de 2010 (02:42)

En realidad este "comentario" pretende ser un mensaje de enhorabuena, de ánimo y de agradecimiento. Y me explico.
Soy absolutamente lego en economía pero me interesa conocer y comprender la realidad en la que vivo. Así pues, hace como seis o siete meses, deambulaba yo por la red buscando respuestas entre noticias y comentarios económicos y siguiendo el hilo de gente muy cabreada encontre un enlace a este blog. Lo que a continuación sucedió es que pasé varias horas leyendo todas las entradas que pude,salvo las más técnicas que no entendía, hasta altas horas de la madrugada. Tras año y medio leía, al fin, unos razonamientos y explicaciones a la Crisis que, a mi humilde entender, estaban llenos de lógica y sentido común, razonados y comprensibles.Tenían sentido. Explicaban las cosas. Y para mi satisfacción personal los artículos coincidían con lo que yo pensaba a la vez que añadían inmumerables ideas e información que yo ni siquiera consideraba o imaginaba. Estaba aprendiendo mucho y entendiendo mucho mejor que estaba sucediendo en realidad. Y lo mejor de todo, podía decirle a familia y amigos "¡leed esto, es lo que yo pensaba y parece que él sí sabe de lo que habla!
Y ahora te leo y te sigo todos los días.

Por lo tanto me gustaría felicitarte por el blog, que a mi modo de ver, no tiene desperdicio hoy en día. Desearte mucha suerte con todo lo que emprendas y animarte para que sigas escribiendo y describiendo este surrealismo económico y político en el que nos encontramos. Permíteme el comentario, eres como una particular Alicia que nos guía por este "País de las Maravillas"

Muchas Gracias.
Otro gallego.

Me gusta
2 Ramon13
27 de abril de 2010 (15:02)

"El problema del hombre moderno zarandeado por todo tipo de teorías, es que termina por no poseer la verdad alguna...consiente de su incapacidad intelectual presta oídos a los demagogos, que endulzan su inteligencia, con la sacarina de la vida inconsciente...el fin de la historia, el catastrofismo... el no ver las soluciones"

".... Lo que precipito el final de la civilización europea ha sido su propia generosidad, porque el ideal humanista contiene en su centro una -debilidad estructural- en su repugnancia hacia cualquier tipo de fanatismo, en su tolerancia y complacencia ante la bondad humana..."

Reclamaban una variante del humanismo más militante, con mas fuerza.

Estos parrafos no son de ahora son de 1933, en Reflexiones cruzadas de Herman Hesse-Thomas Man- y Ortega y Gasset. Articulo:Tiempos dificiles, paginas 286-292 de la Revista de estudios Orteguianos, n.16-17-, 2008.

Si la vision humanista tuviese mas fuerza..no tendriamos los problemas actuales...
http://www.tv3.cat/videos/2867050

Me gusta
3 Esquiman
Esquiman  en respuesta a  Ramon13
27 de abril de 2010 (18:53)

El señor Sampedro como siempre genial.........necesitamos mas gente asi.
El problema es que los animales mas inteligentes, (o por eso nos tenemos) estamos dejando de serlo conforme mas vamos evolucionando y va pasando el tiempo.
Esto esta demostrado en la incapacidad de adquirir unos valores en la gente joven, en la incapacidad de ofrecerles unos valores a la gente joven por parte de sus padres, y por la perdida total de los valores adquiridos conforme las personas van adquiriendo poder en la vida.
Podemos entrar en consideraciones sociologicas esperimentando con animales, pero la sociologia aplicada al humano nos hace ver lo parecido que somos a los monos.
El siglo XXI deberia ser otro siglo de las luces y no una prolongacion del despiadado siglo XX

Me gusta
4 Ramon13
Ramon13  en respuesta a  Esquiman
27 de abril de 2010 (19:26)

Esquiman, coincido con la visión humanistica del sr.Sampedro,
http://www.tv3.cat/videos/2867050, por este motivo lo enlazaba con las reflexiones de O .y G. de 1933, sabemos que todas sus reflexiones y adevertencias no sirvieron de nada...

Ahora estamos en un momento clave, donde la espiral negativa en la que entramos hace una o dos decadas...nos deriva hacia una decadencia, mostrada en la perdida de confianza en el sistema financiero y en las insitituciones.

Si somos inteligentes y aprendemos de la historia (economica) no cometeremos los mimos errores y nos pondremos en marcha en las reformas de un sistema en el cual de los 4 pilares dos estan completamente caducos.

El problema es que las visiones humanisticas, tiene una debilidad estructural como indicaba O. y G. le falta fuerza, le falta coordinación...y sin una conciencicación de la ciudadania, para que tenga voz (FMZ) no avanzaremos...sera mas de lo mismo...hasta la proxima crisis, que sera una mas dura, y con menos salidas que la actual.

Me gusta
5 Eco3t
27 de abril de 2010 (20:20)

Supongo que todo bloguero que consigue cierta notoriedad, tarde o temprano, se plantea todo esto de la libertad de expresión, etc.

¿Que puedes llegar a cabrear a alguien tanto como para que haga algunas llamadas "buscándote las cosquillas"? Cierto. Los humanos que controlaban el experimento de los monos pueden ser muy retorcidos. 8-(

Por lo menos, te quedará el consuelo que algo de razón tenías.

Sobre si nunca te contratará Goldman, no sé: me gusta tener argumentos discordantes alrededor. Si todos pensamos igual, tenemos un problema. Las empresa de seguridad informática contratan a hackers.

Pero no estoy de acuerdo con que debamos sentirnos culpables de todos los males de la sociedad. Me gusta el "Think globally, act locally", pero me gustaría que se lo aplicaran los políticos que elegimos para representarnos.

Es difícil: como muchas veces dices, el sector financiero está para invertir en sectores productivos. Por desgracia, la política es muy productiva... 8-(

Sólo cabe confiar que aparezca algún nuevo líder que nos arranque el clavo del suelo. 8-(

Me gusta
6 Yo mismo
Yo mismo  en respuesta a  Unukalhai
27 de abril de 2010 (21:05)

Pues muchas gracias paisano...

animan mucho estas palabras.

saudos.

Me gusta
7 Yo mismo
Yo mismo  en respuesta a  Ramon13
27 de abril de 2010 (21:08)

Está claro que estamos en problemas que llevamos siglos intentando solucionar. pero en este caso yo soy optimista. En este sentido dos pasitos para adelante, pasito para atras...

pero creo que no queda mucho para llegar al muro.

si algo tiene de bueno las crisis es que vamoa a aprender latin.

Me gusta
8 Yo mismo
Yo mismo  en respuesta a  Eco3t
27 de abril de 2010 (21:15)

No tengo ningún miedo a "cabrear a alguien"

Los que ahora mismo creen que tienen el poder, jamás se preocuparían de alguien como yo.

los que no lo tienen... pues yo soy el menor de sus problemas.

en todo caso, no tengo ningún miedo. No es lógico. Lo que ocurre es que ya me han dicho que me corte, por si acaso, (en mi entorno), y ahí está nuestra culpa.

nos minusvaloramo: si quieres verlo de esta forma, mucha gente se siente inferior a un directivo de un banco o a un representante político, o a un empresario. ¡y no es cierto!

esa es la culpa nuestra. dejamos que nuestros miedos nos atenacen y no somos capaces de sacudirnos complejos...

por cierto, Goldman no me contrata ni de coñas... yo tambien comparto el valor de la discrepancia, pero vamos; la soberbia y el tener a cuatrocientos mil haciendote la pelota acaba sacandote de la realidad....

fijate que en las grandes estructuras ¡no hay discrepancia!. De hecho en todos lados lo que sorprende es el consenso. todo el mundo dice lo mismo.

fuera de los circuitos... pues estamos unos cuantos, que acertados o equivocados, pues tenemos otra vision. Pero estamos y estaremos fuera durante una temporada...

Y digo temporada, porque al final defender traerá premio. y ese no es otro que poder tener la cabeza alta...

Me gusta
9 Ramon13
27 de abril de 2010 (21:32)

Primero....me lo paso mejor siendo enb parte un poco.. outsider..dando paso a los que no tienen los altavoces de los medios...porque "ahora no toca"...y dentro de unos años soltaran las cancioncillas de que "nadie aviso"...o bien que "todo el mundo opinaba lo mismo" y bla , bla, bla

que carayo lo que funciona del sistema funciona y lo que no funciona se debe de denunciar, para ver si se puede mejorar....y si lo que no funciona es causa de llevar a la ruina a mas de uno...se debe de denunciar doblemente..

Me gusta
10 Ramon13
27 de abril de 2010 (21:33)
Me gusta
11 Eco3t
Eco3t  en respuesta a  Yo mismo
27 de abril de 2010 (22:51)

Estoy de acuerdo que no somos inferiores a ningún banquero ni empresario. Todavía somos de la misma especie. En una sola vida no pueden sacarnos tanta ventaja. 8-)

La diferencia es que ellos juegan en otra liga: tienen acceso a una información y, gracias a ello, pueden pulsar unos botones y activar/influir sobre unos mecanismos que, simplemente, nos están vetados a los demás.

Y mientras, nos tienen contentos porque cada cuatro años nos dejan elegir entre "guatemala" o "guatapeor". Depende de quién tenga más dinero para cartelería, o quién tenga más influencia en los medios de comunicación, el péndulo pasa a un lado o al otro.

"Todos somos iguales, pero algunos más iguales que otros". 8-)

OK, esto es mejorable. ¿Alguna alternativa para gobernar 44 millones de personas?

Me gusta
12 Knownuthing
28 de abril de 2010 (01:04)

La historia de los monos es directamente falsa. Y sin embargo se sigue contando porque a la gente le gusta creer que sería así. La del elefante no lo sé, pero me huele que también es falsa.
Ya a Esopo y Samaniego les gustaba inventar moralinas con animales, pero en estos tiempos de etología deberíamos dejar de humanizarles.
A mí la frase según un estudio no me vale. ¿Quién hizo el estudio y dónde se publicó?

Me gusta
13 Yo mismo
Yo mismo  en respuesta a  Knownuthing
28 de abril de 2010 (01:25)

Hombre, imagino que "el estudio" ese jamás se le ocurrió, y que es un mail para explicar lo del conductivismo...Efectivamente tiene toda la pinta de ser una moralina pero muy apropiada.

Respecto a lo de dejar de humanizarles, creo que más bien esto trata de ser al contrario. Recordar que en el fondo nos comportamos a veces como ellos. Pena que no en otras cosas.

lo de los elefantes puede ser cierto. (al menos según la foto de este que busque en el google imagenes).

http://www.zarateinforma.com.ar/imgnoticias/zarateinforma.com.ar_2655_1312010_elefante.jpg

Me gusta
14 Yo mismo
Yo mismo  en respuesta a  Eco3t
28 de abril de 2010 (01:27)

Hombre, yo creo que con las listas abiertas, un espiritu critico en la sociedad, que los gobiernos sintiesen mas profundamente el aliento de las personas que el de los mercados y quitar disciplinas de voto en partidos....

¡mucho ya ganaríamos!

Me gusta
15 Yo mismo
Yo mismo  en respuesta a  Ramon13
28 de abril de 2010 (01:32)

Muy buenos los videos, tanto el catalan como este....

por supuesto mas realista el de la corbata.

Me gusta
16 Fernan2
28 de abril de 2010 (02:20)

Muy divertida y didáctica la anécdota de los monos... yo tb la puse en mi blog: http://www.rankia.com/blog/fernan2/364189-visto-por-ahi-4
Creo que es una magnífica explicación para algunos comportamientos absurdos que se ven a veces. Y francamente, incluso aunque fuera falsa, a mí me sirve...

Respecto a los que “no creen”, pero hay que ganarse la vida, es bien sabido que la prensa oficial se cuida muy mucho de molestar a sus principales anunciantes; de hecho, el modelo de negocio de muchos medios se basa en los ingresos que obtienen por no hablar mal de XXX, ya que XXX paga unas tarifas injustificadamente altas para el retorno publicitario que obtiene... y la explicación es, lógicamente, que en la tarifa va implícito el cuidar lo que se dice de ellos también fuera del recuadro publicitario. De ahí que para mucha gente, los blogs tienen más credibilidad que la prensa, pese a nuestra falta de profesionalización... pero la independencia compensa eso con creces.

s2

Me gusta
17 Nuriawoman
Nuriawoman  en respuesta a  Knownuthing
28 de abril de 2010 (04:06)

La historia de los monos es falsa, efectivamente. Pero no es una historia, es una metáfora para explicar qué es el comportamiento adaptativo a un estímulo externo. Este comportamiento se mantiene aún cuando el estímulo desaparece. Por otro lado, esta metáfora no sólo es aplicable a simios (que no a monos, los simios no son monos aunque tradicionalmente los llamemos así) si no a humanos; no nos olvidemos, nosotros somos primates también. Un niño pequeño que se quema con una estufa, no se vuelve a acercar aún estando apagada; lo importante es que de adultos usamos el coco para entender que la estufa apagada no quema. Esto es lo que nos diferencia del comportamiento adaptativo de los simios (a grandes rasgos y entre otros).
El ejemplo que ponía Yo Mismo viene muy a cuento, a veces aunque ha desaparecido el estímulo (ya no nos meten en la cárcel por criticar la banca, o el gobierno, o al rey...) seguimos actuando como si fuera así. La inteligencia colectiva, en humanos, es siempre menor que la individual porque somos más egoístas (o tenemos la capacidad de percibirnos como individuos particulares y pensantes). Y sigue así, hasta que llega algún individuo que se pasa la tradición por el forro y de manera empírica demuestra a los demás que se puede ir a contracorriente y criticar a todo Dios porque ya no te meten en la cárcel. Y ahí es cuando se cambia la tendencia y comienza la adaptación a la nueva situación, al nuevo estímulo.
Y por lo que respecta a humanizar a los monos. No es una cuestión de humanizar a los simios, sino de "animalizarnos" nosotros. Nosotros somos, por decirlo de alguna manera, la versión mejorada de un chimpanzé o gorila. Y como decía, nosotros usamos el raciocinio (no siempre...) para entender que una estufa apagada no quema, un niño pequeño (como un primate) no ha desarrollado aún esta capacidad.
Buff, vaya taladrazo os he pegao...
Genial post!!
Un abrazo
Nuria

Me gusta

Recomendado por: 4 usuarios



Yo mismo

Yo mismo

Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.




Twitter
RSS
e-Mail







Sitios que sigo



Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar