Las reglas de la economía han cambiado
Un debate abierto sobre la economía actual

Ni se va a reducir el déficit ni va a mejorar la competitividad II

3
Publicado por Yo mismo el 04 de julio de 2012

 

Ayer comentaba un par de medidas que no van a hacer que se mejore la competitividad de la economía española, ni van a solucionar el problema del déficit ni van a lograr que salgamos de la crisis, sino que realmente nos metían más en ella, debido a que suponían toda suerte de obstáculos y costes para las personas, a cambio de ofrecer unos beneficios muy tangibles a determinados grupos de presión, (para más inri en gran parte extranjeros).

En estos casos, la subida de la tributación no suponía reducción de déficit debido a que los ingresos se trasladan directamente a otras empresas, y anticipaba que me tocaba hablar de otras medidas que en principio si podrían afectar al déficit, aunque aquí también tendremos que tener en cuenta determinados aspectos.

En este sentido tenemos los recortes que parece que afectan principalmente a sanidad y educación. En ambos campos tenemos una serie de medidas que afectan a la recaudación y a los servicios prestados, (desde el campo de la administración), o bien a lo que se paga y lo que se recibe, desde el lado de los ciudadanos.

En principio parece claro que todas y cada uno de los aspectos en estos dos campos mejoran la situación del déficit público, de tal forma que los ciudadanos acaban pagando un importe superior, mientras se dejan de financiar o prestar determinados servicios que suponían un coste.

La parte relativa al incremento del coste, (pago de parte de las medicinas o incremento salvaje de las tasas de educación), no es distinto que el establecimiento de un impuesto indirecto a estos bienes. Soy consciente de que técnicamente no es exactamente como el IVA pero en realidad tiene exactamente los mismos efectos, ya que se grava la adquisición de determinados bienes y servicios.

Por otra parte se dejan de financiar completamente estos bienes para determinados casos. En sanidad se dejan de financiar completamente para el caso de determinados medicamentos, mientras que en el caso de educación, se alteran las notas y se ponen determinadas condiciones. Lo que varía es la forma de segmentar, y no la segmentación.

En ambos casos estamos también ante otro caso de impuestos indirectos. Como en el caso de cualquier bien, los afectados van a ser aquellos que usaban estos servicios y ahora tendrán que pagar más y por supuesto aquellos que los usaban y ahora no podrán pagar.  En definitiva tendremos dos ahorros, Por un lado es cierto que se van a reducir el consumo de medicamentos, (importante la idea de que derrochamos) y se va a reducir el nivel educativo ya que habrá muchas personas que no podrán estudiar.

Lo curioso es que a nivel global puede parecer que se ahorra, (por estas reducciones), mientras se reparte de otra forma la renta. Por un lado, las personas que no usaban la educación y el sistema de salud público no van a verse afectadas, (en principio y por definición). Por lo tanto si hubiese que cubrir estos costes con impuestos tendrían que pagar por algo que no usan, y a su vez las personas que si usaban esto, resulta que ahora incrementan su coste, por lo que realmente la primera diferencia entre cubrir estos servicios con impuestos directos o de esta forma es directamente cargar la factura sobre aquellas personas que no pueden escapar y que aún se mantienen en servicios que son claramente inelásticos, (en sanidad y en educación todo el mundo pagará hasta donde pueda).

Pero el problema es que resulta que absolutamente nadie del sector privado se ha quejado de esto y esto es por una sencilla razón. Las farmacéuticas están encantadas porque la medida de sacar de la financiación pública la mayoría de los medicamentos recetados, (según lo que me ha comentado un familiar, que ejerce la medicina, y lo siento por no haber tenido tiempo para buscar fuentes más oficiales), lo cual provoca un efecto curioso. Tras la medida de los genéricos, las farmacéuticas tuvieron que bajar los precios para adaptarse a la nueva circunstancia en lo que es un ejercicio de competencia. Al desaparecer estos medicamentos de esta lista, pueden volver a subirlos, y en palabras del familiar, (con cierta ironía y un gran cabreo): “Por mi cojonudo, ahora volveremos a los viejos tiempos donde las farmacéuticas pagaban vacaciones vestidas de congresos para que recetemos los fármacos que cobrarán a un precio mucho más alto a los pacientes que pagarán lo que sea por lo que recetemos”.  De hecho, esto explica la frase que Mato pronunció cuando presentaron dicha medida, y que venía a decir que el ministerio vigilará que no existan excesivas subidas de precio. ¿Cómo hará esto?, ¿no entraremos después en aquello de “mercado liberalizado”?. Claro que se olvidan que primero se ponen todas las trampas y se definen unas reglas de juego en la que las  empresas ganan y luego competimos. Por tanto el ahorro del estado va a ser muy inferior a lo que van a costar las medicinas, lo cual implica que el coste para la sociedad crece, a la vez que crece el beneficio de las empresas. Este incremento de costes no afectará al déficit público pero sí a la economía, ya que lo que se va a destinar a esto, impactará sobre las economías domésticas y en consecuencia sobre el resto de negocios. Además irá  el mismo sentido que la medida inicial.

Este efecto se complementará con los recortes, (y aquí entramos en las coincidencias con el sector educativo), de tal forma que tanto el empeoramiento de la sanidad y educación pública, y por supuesto, la sensación de empeoramiento, (en esto resulta que todo el mundo está de acuerdo ya que interesa a todo el mundo lo mismo aunque por razones distintas), provocará un incremento de la demanda de los servicios de las privadas. Por esto no es casualidad la aparición de todos los anuncios y ofertas de seguros privados y centros privados de educación. Ya tiene guasa que sean los supuestos liberales los que por un lado facilitan ingresos públicos a la sanidad privada y educación privada, (a través de la famosa colaboración público-privada) y por otro lado se cargan la competencia de la pública. En definitiva al final todo nos lleva a una situación en la que menos personas tendrán acceso a la sanidad y a la educación, que a su vez será más cara, por lo que resulta que aunque no afecten al déficit nos encontraremos con la paradoja que representarán un porcentaje superior del PIB, que según como se mire es una oportunidad o un coste, (dependiendo por su puesto si se cobra o si se gasta). Al igual que en las medidas de ayer, la realidad es que además nos encontramos con que de acuerdo a estas reglas lo que hacemos es destruir la economía de tal forma que además un porcentaje importante de los beneficios generados se van fuera, y por mucho que nos cuenten, no va a ser por crear nada, sino por destruir para crear una estructura de mercado más favorable.

Por ahora, resumiendo, estos dos post, nos queda una situación en la que tendremos costes mayores en el transporte, con mayores dificultades para generar beneficios para las constructoras, pagar a las eléctricas, que también han tenido incrementos de precio elevados, (al igual que las del gas), mientras beneficiamos a las empresas de transporte que se ven beneficiadas por el incremento de costes de las alternativas y por la compensación que se ofrece para que no protesten.  Esto genera menor competitividad y sobre todo un impacto en el poder adquisitivo de los consumidores, que se va completando con el hecho de tener que pagar los beneficios de las farmacéuticas y las empresas sanitarias y educativas. Curiosamente gran parte de estos grupos están pasando dificultades financieras de forma que los bancos se ven inmediatamente beneficiados por esta situación, al igual que los fondos propietarios de estas empresas que ven recuperado el valor con unas técnicas no muy liberales y que además podrán salir con más facilidad.

Y de los dos post parece que se desprende que va  a bajar el déficit, (quizás no tanto como prometen), pero que va a bajar cuando esta serie de post la inicié diciendo que no va a bajar, (salvo el primer efecto), sino que va a subir. Que también trataré de explicarlo.

Artículos relacionados con "Ni se va a reducir el déficit ni va a mejorar la competitividad II"

Etiquetas: competitividad · crisis de deuda · peajes · céntimo verde · impuesto hidrocarburos · Déficit tarifario · ley de say · reforma sanitaria · Reforma Educación Chile · recortes educación · recortes sanidad



Añadir comentario
3
Comentarios
1 Txuska
04 de julio de 2012 (21:49)

Buenas noches , Tomas .

DEMOLEDOR EL POST

Impepinable lo de tu pariente medico .
Ahora no se queja nadie excepto los enfermos , es decir casi todos .
Antes solo se qyuejaban las farmaceuticas es decir casi nadie .
Yo pensaba que este gobierno defendia la competencia , jejeeeee.

S2

Me gusta
2 Cano003
04 de julio de 2012 (22:54)

Me gustaría añadir una página que os gustará si no la conocéis : http://www.colectivoburbuja.org/index.php/defcon/ (cifra de deuda real)

y os dejo un comentario muy bueno que solo un genio ha podido escribir:

CONOCE A TU ENEMIGO

No sé si conocen este experimento, si metemos una rana viva dentro de una cacerola de agua fria que vamos calentando poco. poco muere cocida. Si por el contrario, calentamos el agua de la cacerola sin la rana y una vez caliente echamos una rana, la rana salta y salva su vida.

Creo que nos estan tratando como a las ranas, porque si nos hubieran contado en el 2007 la situación real, hubieramos reaccionado rápidamente quizás salvando la libertad de nuestro pueblo.

Es más si la conocieramos hoy dia también reaccionariamos igualmente ya que nunca es tarde para empezar a luchar por nuestra libertad. Pero seguiran calentando lentamente el agua, y las noticias negativas se irán sucediendo, justificando recorte tras recorte,y una intervención extranjera detras de otra.

Yo ánimo a que nos enfrentemos con la realidad porque ya no hay excusa para no estar informado, tú que estas leyendo este texto y compartes este momento histórico sabes que no podemos escudarnos en un necio optimismo que solo servirá para cocernos vivos, como la rana del experimento.

La realidad es la siguiente: estamos en guerra, de hecho llevamos 40 años en una guerra, una guerra moderna y sin sangre y la mala noticia es que la hemos perdido. El ejercito de ocupación ya ha entrado en nuestra tierra y simplemente están tomando posesión de nuestros activos, presentes y futuros.

No creo que la guerra haya estado orquestada por personas o instituciones concretas sino que es una guerra entre el sistema político-económico contra una humanidad que no es capaz de dominar y someter al sistema.

Por supuesto que ese sistema esta dirigido por personas que están a la cabeza de instituciones públicas y privadas y que conforman el 1%. Ese pequeño grupo no ha crecido en 40 años, ni siquiera son los mismos, van cambiando de cara, de país… Es un monstruo de mil cabezas, con un fin no declarado, pero obvio, concentrar en muy pocas manos el poder económico, político, de comunicación y poco a poco el poder de cualquier ámbito público o privado.

La globalización tal y como la hemos vivido ha sido la herramienta perfecta para que el 1% tenga cada vez más riquezas y más poder, por encima de cualquier control y protegidos de los más elementales límites legales o éticos. No tienen que cometer ninguna irregularidad, cualquiera de sus lacayos en gobiernos, instituciones o empresas lo hará con gusto.

Este sistema ha creado un desequilibrio inmenso en la economía global año tras año. La deuda de occidente ha ido aumentando para conservar el nivel de vida de sus ciudadanos, mientras que los centros de produccion se deslocalizaban sin resistencia a los emergentes. Ese desequilibrio es el que ahora que se rompe, a esto lo llamamos crisis. Podemos intuir que nunca volveremos a la situación anterior, ni nos prestarán el dinero ni los centros de produccion volverán a los países desarrollados.

Es más, siendo realistas, estamos en una espiral de rápido decrecimiento, en la que unas economías deprimidas disminuyen el consumo y por tanto su crecimiento y arrastran a sus Estados a contraer cada vez mayores deudas a un precio cada vez más alto. Esas economías dejan de consumir rápidamente lo que otros países producen y empujan a otras economias a la depresión. Como un castillo de naipes las cartas de desmoronan porque lo único que puede salvarnos es una inyeccion del dinero del 1% que tienen a salvo en sus madrigueras. Su codicia nos hundirá a todos irremediablemente, porque la lógica del sistema no permite invertir en donde hay riesgo de perdidas, y ahora tenemos un mundo en pérdidas.

Por tanto ahora que todo se derrumba corremos el peligro de que el 1% tenga el poder absoluto, y esa es la guerra que hay que luchar, sin divisiones ideológicas. Esta guerra es una realidad, mira a tu alrededor y verás que es obvio que el 1% quiere ese poder absoluto y para conservarlo dominar hasta la esclavitud al 99%.

La guerra es global, porque el monstruo de mil cabezas lo es, el sistema es el mismo en todo el mundo y practicamente nadie escapa de las reglas creadas por el 1%, el dinero viaja sin limites de espacio ni tiempo, arrasando la libertad de millones y llevando a la miseria y la esclavitud a naciones enteras como Grecia.

La escasez de trabajo digno en el planeta garantiza un poder casi ilimitado al 1% que lo genera. Es sobradamemte conocida la semi-esclavitud en ciertos países asiáticos y contratación de menores que fabrican lo que consumimos en los países desarrollados. Una verguenza para la Humanidad tolerada por todos nosotros, y mil veces justificada porque sin ese trabajo estarían incluso peor…

Los que todavía creen en la ilusión de la democracia, que piensen si les han formado para tener criterio y votar sobre:

1) El abandono del patrón oro que respaldaba las monedas hasta los años 70, que permite al 1% crear dinero de la nada, una ilusión para el 99% cuyo valor podrán hacer desaparecer en cuanto convenga.

2) El libre movimiento de capitales, permite al 1% poner a salvo sus riquezas para no pagar impuestos, o deslocalizarlo llegado el momento.

3) La globalización sin límites, permite al 1% esclavizar a los emergentes y controlar los gobiernos, y los gobiernos mediante subvenciones, sindicatos y los medios de comunicacion controlar al pueblo.

4) Las guerras en las que ha participado el país, permite al 1% conseguir los recursos naturales y políticos necesarios para alimentar su máquina de poder.

5) La entrada en la Unión Europea y el abandono de nuestra propia moneda, que permite dominar al 1% a las naciones más pobres de Europa.

6) El propio sistema democrático y su funcionamiento, el 1% está encantado de mantenerlo corrupto y bajo influencia de lobbies de presión para evitar que el pueblo tenga una soberanía efectiva, el pueblo está engañado con la ilusión de que deciden.

Pero no es así, les dejan votar sobre lo que no es importante, es decir el 1% les permite votar si el lacayo de turno tiene ojos azules o si tiene barba. El 1% ya se encarga de que no tengas formación ni criterio, y que te mimetices con alguna de las ideologías existentes, que sigas el carril de ese partido y que aceptes todo lo que tu grupo de pensamiento defiende, y sobre todo que desprecies al resto.

El 1% nunca permitirá que una alta abstención deslegitimara inmediatamente las elecciones y disparara automáticamente un proceso de renovación de las instituciones y procesos de la democracia.

Como un engranaje perfectamente ajustado, las piezas del sistema han funcionado para que el 1% tenga más poder que nunca en la Historia de la Humanidad, nunca tanto poder y riqueza estuvieron repartidos en tan pocas manos, y nunca la Humanidad se ha enfrentado a semejante reto, porque el mundo es global y ya no hay donde escapar…

Gracias a la manipulación de los Medios muchos piensan que en otros países estarán mejor, pero muchos no lo creemos, el tiempo dirá…

Para el combate usaremos las redes sociales en internet mientras nos dejen, las redes tanto privadas como públicas están monitorizadas por gobiernos lacayos del 1%. Eso no debe preocuparnos porque el movimiento debe ser pacifico y legal, y su creatividad dará a luz nuevas formas de presión social. La no violencia es clave para la victoria, al igual que es clave la unidad de la sociedad contra un enemigo común con una estrategia contra el pueblo:

1) Intentarán fomentar violencia dentro de nuestras filas y cambiar leyes, aumentar las penas y acercarse al Estado policial y así también tener la excusa para controlar internet.

2) Intentarán dividirnos con ideologias de uno y otro signo para que no tengamos exito. Usaran las banderas para que existan grupos enfrentados dentro del 99% y así manipularnos y no ofrecer resistencia.

3) Los recortes promovidos por el 1% y ejecutados por cobardes gobernantes de todos los signos, mantendran al pueblo en continuo estado de shock, enfrentandose por grupos alternativos dependiendo de que partido o coalición gobierne.

4) El 1% intentará retener el dinero del mundo, manteniendo condiciones de semi-esclavitud no sólo en los emergentes sino tambien en los países desarrollados.

5) Nos intentarán enfrentar a pueblos de paises endeudados con los pueblos de países teóricamente acreedores, teóricamente porque el verdadero acreedor ya sabemos quien es.

6) No intentarán enfrentar a los pueblos de los paises desarrollados con los pueblos de los emergentes. Es un objetivo compartido que los pueblos del mundo Ekualizen su nivel de vida, acercando a los ciudadanos de los países más miserables al nivel de los desarrollados. Un sacrificio que los pueblos de desarrollados están dispuestos a hacer siempre que el 1% distribuya la riqueza del mundo entre todos, y no intente dominarnos.

Hay un ejercito en la resistencia del que tú formas parte, y no hay generales sólo una orden: respetar las diferencias individuales y unirse en el objetivo común de impedir que la Humanidad caiga en el periódo más oscuro jamás vivido.

Me gusta
3 Ramon13
11 de julio de 2012 (00:43)

des de 2007 no han realizado nada, para activar la contratacion y evitar el cierre de empresas, esto indica que les importa poco ir por este camino, entonces con un 52 % de paro juvenil ya se ve que indican...que 4 millones de jovenes se larguen del pais
¿es asi? ....?

datos...un pais con 160 años de deficit comercial ,excepto en dos momentos puntuales---que desde 1959 solo sabia solucionar sus problemas via devaluación, una media de una cada diez años, un pais donde la mayoria de instituciones estan coptadas...un pais con pymes sin financiación, sin capacidad de crecimiento...

¿solo con un plan de choque a 10 años sale de esta?

Me gusta

Recomendado por: 5 usuarios



Guardado por: 2 usuarios

Yo mismo

Yo mismo

Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.




Twitter
RSS
e-Mail







Sitios que sigo



Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar