Las reglas de la economía han cambiado
Un debate abierto sobre la economía actual

La tontería del “como si fuese”.

4
Publicado por Yo mismo el 03 de mayo de 2012

 

Otra de las falacias “bonitas” que nos encontramos con relativa frecuencia es aquella que nos trata de decir que los estados deben asumir las decisiones de política económica asumiendo los principios de funcionamiento de otros. Unos nos cuentan que los estados se deben gestionar como si fuesen familias y otros nos dicen que se deben gestionar como si fuesen empresas.

Lo realmente grave de estas afirmaciones, es que parten de una base equivocada tan obvia que absolutamente nadie parece caer en la gran contradicción. Cada vez que usamos la frasecita del “como si fuese”, estamos reconociendo implícitamente que “no es”. Y una vez tenemos claro que un estado no es una empresa o una familia, ya tenemos claro que las frasecitas se enfrentan a una contradicción evidente: ¿Cómo van a tener que actuar algo, cosas que son distintas, con funciones distintas y que han de buscar cosas distintas?.  Es más que evidente que directamente estamos ante una burrada de gran calibre. De hecho curiosamente gran parte de los problemas vienen derivados de que desde hace tiempo, los gobiernos han dejado de ejercer su función de gobiernos. ¿Cómo va a ser el problema que los gobiernos no se gestionan como entidades privadas, cuando en realidad hace tiempo que se vienen aproximando a tales efectos?.

En todo caso, sorprende la aceptación del “como si” en la sociedad, ya que estamos ante un fenómeno que no es en absoluto específico del ámbito económico, sino que estamos ante un razonamiento que hacemos en todos y cada uno de los campos de la vida.

Imaginemos que estamos en una discusión que todos en algún momento de la vida hemos tenido: ¿Qué tal aquella de cómo debemos conducir?. Pues una de las formas de afrontar este tema es tirar de los ejemplos y concluir que debemos conducir como el que mejor conduce, que en España bien puede ser Fernando Alonso. Vale que en este momento podemos discutir si Fernando Alonso conduce bien o mal, o si en realidad el mejor es Hamilton, Button o Vettel. Aspecto importante, ya que al buscar un punto de referencia, debemos tener claro si el punto de referencia es válido. O sea, que ya que vamos a conducir como alguien, primero tendríamos que discutir si  esa referencia es válida.

Este primer punto es importante, ya que normalmente cuando decimos aquello de que los estados se han de comportar como empresas, la discusión se traslada a otro punto: ¿es que las empresas se han comportado bien?. Lo mismo va para las familias; porque en el fondo no deja de ser curioso que se diga que los estados deben comportarse como familias y empresas, y a su vez hablar de que todo el mundo se ha vuelto loco durante unos cuantos años.

Lo grave es que en este caso mientras discutimos si las empresas o las familias lo hacen bien, o lo hacen mal, realmente estamos cometiendo la mayor de las barbaridades, además de dar por buena la frase del “como si”. En estas cosas es mejor ir por partes, para no liar al personal, (a menos que se quiera liar, como parece últimamente). ¿Por qué digo esto?.

Pues porque si en medio de la discusión de cómo debemos conducir, comenzamos a discutir sobre cuál es el mejor piloto de fórmula 1, inconscientemente estamos asumiendo que en la calle debemos conducir como uno de ellos. Y asumiendo que exista una discusión sobre cuál de los pilotos es mejor, lo que debemos tener claro es que si nos preguntan “como debemos conducir”, jamás deberemos contestar como un piloto de fórmula 1, sea cual sea. No tiene absolutamente ningún sentido discutir sobre la calidad de los distintos pilotos, cuando en definitiva, el problema es que no es lo mismo conducir un fórmula 1, en una competición, en un circuito, de acuerdo con unas reglas y con el objetivo de entretener, a lo que hacemos todos y cada uno de los días.

Pero si algún animal intenta coger el coche y emular a un piloto, (me da igual el que sea), lo más probable es que el experimento acabe con un tortazo. ¿Será porque conduce peor que el piloto que sea?. Evidentemente yo conduzco peor que Fernando Alonso, pero no podré decir que el tortazo será precisamente por conducir peor que él, aunque sea cierto. Desde luego el defecto de no tener la misma calidad para la competición no es nada comparable a la ineptitud para conducir que demuestro intentando trasladar una forma de actuar a donde no es.

En este caso, independientemente de la valoración que se haga de los políticos con los gestores de la empresa privada, el problema no es tanto que aquellos tengan cualidades inferiores a los gestores de la privada, (que a diferencia del hecho de que yo no tenga la calidad de Fernando Alonso, sería discutible), sino que la máxima expresión de la inutilidad de un gestor es precisamente no entender absolutamente las circunstancias, situaciones, objetivos y medios en los que se ha de mover.

Lo que tenemos que entender es que un gobierno no puede tener  la misma función que una empresa o una familia, tampoco tiene los mismos instrumentos y tampoco funciona bajo las mismas reglas. Y es completamente normal, ya que un desatornillador no se usa igual que un alicate. 

Artículos relacionados con "La tontería del “como si fuese”."

Etiquetas: empresas como familias · gestion publica · sector privado



Añadir comentario
4
Comentarios
1 Pagano
03 de mayo de 2012 (02:41)

Estimado Tomas:

Creo que la discusión no deberia de tratar de como gestionar lo publico, como si fuese una familia.

La discusión trata de gestionar lo publico con la misma calidad que lo privado. Pero se da la casualidad que no se mira por lo publico, solo por lo privado.

Solo hay interes por lo publico para robar y privatizar y asi nos luce el pelo.
No nos damos cuenta que si, se privatiza algo lo pagaremos más caro, ya que los beneficios empresariales tienen que salir de algun lado, o bien de la rebaja salarial de los empleados del servicio o bien incrementando las tasas, o las dos cosas al tiempo.

Tampoco existe una supervision de lo publico ni un seguimiento de la calidad de lo publico. Con lo cual el pago de facturas de la medidas tomadas por el Sr.Rajoy ha servido para colar facturas de todo tipo. La pregunta es que clase de politicos tenemos, como es posible que haya facturas de hace 10 añso sin pagar, etc...

Al final como comenta D.Ramiro Pinto en su blog, nos encontramos con la necesidad de nacionalizar el estado, porque la otra opcion es privatizar el gobierno.

http://ramiropinto.es/2012/04/30/nacionalizar-estado/

Un saludo

Me gusta
2 Paolo Mercale
03 de mayo de 2012 (15:10)

No creo que nadie le esté pidiendo al Gobierno que se comporte o tenga las mismas funciones que una empresa privada o una familia. Lo que se pide, en general, es que haga lo que tiene que hacer, gobernar y dirigir el país, pero no para llevar a la ruina al más débil y fortalecer al más fuerte, sino tomando medidas lógicas, coherentes y adecuadas a la situación que se viva en cada momento.

Existen muchas herramientas al alcance de la macroeconomía, existen distintas formas y criterios para aplicarlas pero ni la solución es derrochar por doquier en época de bonanzas ni ahorrarlo todo y privatizarlo todo en época de crisis.

Me gusta
3 qpwoei
04 de mayo de 2012 (09:44)

“To start with, we use metaphors more frequently then we realize, and often without being conscious of the process. Because our thoughts and actions are structured by them, we have a difficult time seeing any aspects of reality that do not fit those metaphors.”

- Limitations of Metaphorical Thinking

"... anyone using metaphors or writing about them should always remember Arturo Rosenblueth and Norbert Wiener's warning: "The price of metaphor is eternal vigilance."

Me gusta
4 Franz
04 de mayo de 2012 (12:15)


Siempre colocandote en sengundo lugar y muy bien sabes que cada cual tiene que estar en su sitio. Hablas de un Fernando Alonso indiscutiblemente para llegar hasta donde ha llegado ha tenido que estudiar mucho y recibir miles de consejos, tú como él has tenido que pasar mil pruebas por no decir exámenes y sin parar, así cada día por no decir cada instante y no creo que seas el único, supongo que todos cada cual a su nivel. La empresa es por decir algo es igual o parecido solo le falta algunos por no decir muchos consejos y mil pruebas que pasar naturalmente y como bien sabemos todos hay muchas clases de empresas como de gobiernos.
Saludos

Me gusta

Recomendado por: 3 usuarios



Yo mismo

Yo mismo

Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.




Twitter
RSS
e-Mail







Sitios que sigo



Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar