Las reglas de la economía han cambiado
Un debate abierto sobre la economía actual

¿Keynes responsable?

3
Publicado por Yo mismo el 09 de abril de 2012

 

De vez en cuando escuchamos ciertos análisis que explican los problemas presupuestarios de los países en base a las teorías de inspiración keynesiana que se han desarrollado a partir de 2008, para tratar de frenar la crisis financiera. En este sentido, algunos hablan de “culpa”, asumiendo que acordarse de keynes fue un gran error, y otros hablan de “responsabilidad”, ya que nos cuentan que en realidad en 2008 no quedaba otra opción.

Y alguna vez alguien tendría que preguntarse si esto es cierto, o si bien es otro de los casos, en los que por algún tipo de razón o simplemente por incompetencia, se lanzan mensajes que no responden demasiado bien a la realidad. Independientemente de que se esté de acuerdo con los postulados de Keynes o no se esté de acuerdo, creo que lo primero es tratar de entender un poco si las medidas tomadas han seguido algún tipo de inspiración keynesiana. El razonamiento es simple: bien sea para culpar o bien sea para responsabilizar a las teorías de inspiración keynesiana de la situación actual, es condición sine qua non el hecho de que se hayan llevado a cabo.

El argumento para defender que lo que hemos tenido es un seguimiento de las políticas de keynes parte de la base de que este defendía que en períodos de recesión, el estado debería incrementar el gasto público, para buscar que la demanda del sector público compensase la caída de la demanda del sector privado. En definitiva, defendía la necesidad de realizar políticas anti cíclicas estimulando la economía en períodos de recesión y enfriándola en momentos de expansión.

Por tanto, teniendo el concepto “estimular la economía” encima de la mesa, no hace falta más que escuchar todas las declaraciones de los bancos centrales, que siempre se basan en estímulos a la economía, o estímulos por el empleo para llegar a la conclusión facilona: “han existido ingentes estímulos a la economía” y “keynes hablaba de estimular a la economía frente a sus detractores que defendían la no intervención” para llegar a la única conclusión posible: keynes es en cierto modo responsable de la situación actual.

El problema a dicha justificación es cuando tratamos de analizar un poco más a fondo lo que se ha hecho. Y lo que se ha hecho es inundar de liquidez los mercados financieros. Es decir, cuando nos han dicho aquello de los estímulos económicos, en realidad lo que han hecho es toda suerte de estímulos monetarios. Oficialmente nos cuentan que los motivos de todas estas actuaciones han sido para finalmente que el estímulo llegase a la economía real; sin embargo, un par de detalles nos llevan a indicar que en realidad esto no era así. Por ejemplo, recientemente el Banco Central Europeo inyectó ingentes cantidades de euros a tres años. La razón que nos han dado para tal medida es que era para reactivar el crédito y estimular la economía. Sin embargo cuando unos días después se le pregunta a Draghi por los riesgos inflacionistas de semejante inyección monetaria, nos cuenta que no existe estos riesgos porque la inmensa mayoría de los fondos serán usados por las entidades para sus necesidades de financiación y que no llegarán a la economía real, de tal forma que no supondrán inflación. El hecho de que se alterne el discurso de “tenemos ciertos indicios de que el dinero llega a la economía real”, cuando se critica la inutilidad de las medidas, con el de “el dinero llega a la economía real”, cuando se critica la expansión monetaria y los riesgos inflacionistas, sólo tiene una conclusión posible: lo de los estímulos económicos no es más que un cuento chino para justificar el rescate continuo a los bancos, y entre esto y estimular la demanda, existe una notable diferencia.

Pero aún asumiendo que los estímulos efectivamente tuviesen como objetivo la economía, ¿sería compatible dicho instrumento con lo que recomendaba Keynes?. La respuesta es muy simple, ya que el sesgo hacía el uso de políticas fiscales frente a políticas monetarias es más que evidente. En consecuencia, parece difícil que un contexto en el que se use masivamente la política monetaria encaja muy mal con una inspiración de corte keynesiano.

De hecho debemos recordar que es del propio Keynes la definición de la trampa de liquidez, que se define como aquel punto en el que la política monetaria deja de tener cualquier tipo de efecto, que es aquel punto en el que existe una situación de sobre liquidez. Aunque particularmente crea que no estamos en una situación de trampa de liquidez, es difícil entender que exista en estos años cualquier tipo de inspiración en un economista que afirmaba que a partir de un determinado tipo de interés, o de una determinada oferta monetaria, las inyecciones o bajadas de tipos adicionales no tendrían ningún tipo de efecto, sobre todo cuando es esto exactamente el eje principal de las políticas de todo el mundo occidental.

Por tanto, en una primera aproximación podemos tener en cuenta que existen motivos fundados para dudar de la responsabilidad de keynes en la situación actual. Sin embargo, aún quedan algunos flecos, ya que aunque de un impacto e importancia mucho menor, tanto cualitativa como cuantitativamente,  ciertas políticas fiscales si se han realizado. ¿Han seguido una inspiración keynesiana?.

Artículos relacionados con "¿Keynes responsable?"

Etiquetas: teorías keynesianas · estímulos de la economía · ley de say · politicas monetarias · trampa de liquidez · Keynes



Añadir comentario
3
Comentarios
1 Capbolsa
10 de abril de 2012 (12:49)

Buen artículo

Me gusta
2 Deus ex Machina
11 de abril de 2012 (20:14)

El problema es que los "liberales" creen que los moneraristas como Milton Friedman eran keynesianos....

Me gusta
3 azuleta
12 de abril de 2012 (12:40)

Si creo que estamos en una trampa por la liquidez en la mayoría de las economías del mundo. No viví cuando Keynes vivió y él no vive ahora. Creo que su mensaje es válido también hoy. El Estado debe intervenir porque el Mercado no es perfecto. Se trata de beneficiar a los menos beneficiados. El mejor instrumento es estimular la demanda de manera directa. Hoy se parte de varios puntos falsos. Primero, se cree que la actividad económica se refleja bien en índices de Bolsa. Segundo, se cree que salvando a las grandes empresas se salvan los puestos de trabajo. Tercero, se cree que la deflación puede ser un problema. El problema fue el crecimiento desbordado de las instituciones financieras, que ganaron mucho durante años y cuando lo iban a perder, casi todo, llamaron al gobierno a que los salvara. Tanto G.W. Bush, como Obama, salvaron a los grandes Bancos. Los despidos no se evitaron, pero los muy ricos no perdieron nada. Qué hubiera dicho Keynes? No lo podemos saber con certeza. Pero salvar un para de bancos no es política keynesiana. Eso fue un catastrofe.

Me gusta



Guardado por: 1 usuario

Yo mismo

Yo mismo

Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.




Twitter
RSS
e-Mail







Sitios que sigo



Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.