Las reglas de la economía han cambiado
Un debate abierto sobre la economía actual

Sin entender los efectos, no entendemos nada....

6
Publicado por Yo mismo el 17 de febrero de 2012

 

Empiezan a ser muy habituales casos extremos que van saliendo por cuenta gotas. La semana pasada, las noticias en Galicia se referían a una familia de Lugo que llevaba viviendo 10 días en un coche tras haber perdido su casa y no tener ningún tipo de ingresos.  Llegado un momento han tenido que vender el coche, (no se sabe que modelo era pero no se ve del todo viejo a cambio de un viejo corsa de tres puertas y 150 euros que le han quedado después de pagar la transferencia).  Sinceramente me parece simplemente demencial que una persona consiga un coche de esta forma, ¡y que les haga pagar la transferencia!. 

Pero lo más desgarrador creo que ha sido el martes, en la radio el caso de unas personas a las que su vida ha cambiado y que están literalmente destrozadas. Recomiendo y mucho escuchar los testimonios que han llamado al programa de asuntos propios en radio nacional. En particular la llamada a partir del minuto 6:43 es algo que no se puede dejar de escuchar, aunque sea especialmente dura y precisamente por qué es especialmente dura, sobre todo porque se nota que va in crescendo. Es la viva imagen de una persona que está completamente destrozada y completamente desesperada.

 

 

 

Y es posible que alguien diga que esto es demagogia o que esto es algo que es culpa de las personas, o que esto no tiene nada que ver cuando hablamos de las agencias de calificación o cuando discutimos sobre los rescates a los bancos.

Lo realmente grave de todas las discusiones en el ámbito económico es que no estamos hablando de un juego de simulación. No estamos jugando en la Play Station y resulta que cuando la reforma laboral fracase, no nos encontraremos con una situación en la que tendremos unos cuadros que nos muestren que tenemos un paro que alarma a cuatrocientos mil analistas de tres al cuarto.

Cuando el que juntaletras en este blog, al igual que otros muchos criticamos o halagamos las decisiones del gobierno, no estamos discutiendo sobre algo virtual, sino que lo que estamos es hablando directamente de una situación en la que se están provocando estas situaciones.

Y es que en realidad, puede ser demagogia o puede ser que no. Puede ser que estas situaciones se hayan dado siempre, y que como los accidentes sean inevitables. Pero lo que no puede ser aceptado bajo ningún motivo es que se tomen decisiones que lleven directamente a esto.

Sí, acuso a los gobiernos de llevar a estas situaciones, de la misma forma que acuso a un analista que miente directamente o que es manifiestamente incompetente, o a aquel community manager que está creando una opinión dirigida para conseguir unos intereses particulares de estar detrás de estos casos.

Es cierto que los análisis a veces tienen que salir fríos, (no queda otro remedio para mantener un mínimo de cordura en todo este panorama), pero jamás debemos olvidar que estamos hablando de personas, de gente y de situaciones como está que están reiteradamente ocultas en unas estadísticas que irónicamente tienen como principal función mostrarnos estas situaciones y el peligro de que lleguen antes de que ocurran.

Cuando hablamos de bajar sueldos, hablamos de la trabajadora griega que se intentó tirar el otro día del parlamento porque va a ser despedida y no puede pagar los gastos médicos de su hijo.. Cuando hablamos de la inversión en commodities tenemos que tener en cuenta las hambrunas. Cuando hablamos del petróleo tenemos que tener en cuenta que la especulación salvaje está provocando la ruina, la desesperación y todo lo demás.

Es un poco de cachondeo esto de que de repente el Partido Popular y el Partido Socialista intercambien los discursos en un mercadeo en el que la oposición culpa al gobierno de las miserias olvidando que hace nada eran oposición, mientras el gobierno justifica unas medidas que entendía desastrosas cuando hace nada eran oposición. Son como irresponsables en un coche que no entienden que con su conducción están dejando millones de víctimas en las cunetas. Así de claro. Las medidas que se han tomado han llevado a millones de personas a situaciones insostenibles, por lo tanto que millones de personas estén en situaciones insostenibles es responsabilidad suya.

No vale aquello de “es duro”, o “me preocupa”, porque es muy fácil demostrar que lo que iba a pasar era muy fácil de predecir, y así queda en negro sobre blanco en muchos lugares. ¿se va a reactivar el crédito?, ¿va a crear empleo la reforma laboral?, ¿sirven de algo las inyecciones del banco central europeo?. Todas estas respuestas son muy sencillas y lo eran hace años.

Pero lo más triste de la situación es que incluso en los personalidades que no han tenido responsabilidades de gobierno, están en la misma situación. Sí un partido político quiere salvar a bancos tiene que saber que está ocasionando estas cosas, y si quiere salvar a cuatro progres bajo la bandera verde, tendrá que tener en cuenta que es muy posible que esté ocasionando los mismos males.

No se trata de mensajes, se trata de que se entienda que las decisiones tienen consecuencias, y en muchas ocasiones son absolutamente dramáticas, y se trata de que se aprenda pronto, porque la gente que no puede alimentar a sus hijos, y la gente que pierde toda la esperanza no puede aguantar indefinidamente. ¡ni tan siquiera puede aguantar mucho!.

Estamos en negociaciones entre los distintos países a cuenta con lo que los inversores desean y la bomba va a estallar en cualquier momento. Y en medio los partidos políticos, los sindicatos, los medios de comunicación, los formadores de opinión, están todos haciendo cálculos de táctica y estrategia decidiendo cómo y cuándo quiebra tal empresa o tal banco, o cuando y como se convoca una huelga general.

Lo malo de todas estas tácticas es que no son  más que eso, y simplemente van a estallar en las manos de todo el mundo, de tal forma que la situación puede ser completamente incontrolable. Es sencillo, o se mete a las personas en la ecuación o se van a meter ellas.

Porque resulta que aquí todo el mundo parece que se olvida de algo, los bancos, los políticos, los sindicatos, las asociaciones, federaciones y confederaciones y los periódicos tienen el valor que les da su función en la sociedad. Y va siendo hora que más allá de los intereses de cada uno, llegaremos a un momento en el que habrá personas que serán parte de la solución y las que no, serán parte del problema. Que cada cual piense y elija en que parte quiere estar.

 

No es tiempo de tácticas, ni de dogmas. Es tiempo de hacer lo impensable, que ayer era imposible y mañana será la realidad. 

 

 

Artículos relacionados con "Sin entender los efectos, no entendemos nada...."

Héroes en la crisis 9 de junio de 2010
¡Qué país! 14 de marzo de 2011
Vagos y maleantes 2 de diciembre de 2011
Etiquetas: crisis economica · desahucios · desesperación de la sociedad



Añadir comentario
6
Comentarios
2 Xistral
18 de febrero de 2012 (21:00)

Sobre lo impensable que mañana se hará realidad, no te referirás a esto......

http://www.youtube.com/watch?v=P5wtWd14yms

¿no?

Por cierto, esto no se le puede aplicar ni a la banca ni a los políticos. Como tampoco se le aplicó así en general al clero ni a la nobleza.

Son personas concretas con hechos concretos los beneficiarios concretos de los excesos y muchas veces los hechos consisteron en muy graves irregularidades.

Uno además, que une en su persona humana a las finanzas y a la política, ya tiene al menos una querella presentada en los juzgados. ¿Qué te parece comenzar por Julio Segura Sánchez?

Me gusta
3 Cambioyev
19 de febrero de 2012 (01:57)

Lo realmente grave es que esto SÍ es un juego… para determinadas personas que toman decisiones que afectan a millones de personas… a cientos de millones… a miles de millones de personas.

Buena parte de estas personas poderosas ven la vida como un tablero de juego, cuyo objetivo es lograr el máximo nivel de dinero, poder e influencias. Este reto mundial en el que se ponen a prueba las mejores capacidades cerebrales de la élite financiera y empresarial en la consecución de tan aberrante objetivo, les produce un gran éxtasis de satisfacción.

Pero ellos solos no pueden optar a ganar las medallas de ser los mejores depredadores. Necesitan miles, millones de piezas en movimientos trabajando para hacerles ganar cada vez más dinero… son las personas normales y corrientes, la gente de a pie.

Este sistema financiero y económico ideado para que unos pocos puedan ganar exorbitantes fortunas con el trabajo precario y mal pagado de la mayor parte de la humanidad, del resto de personas que pueblan nuestro mundo, tiene atrapado en el juego a todos los trabajadores.

Unos trabajadores que cumplen con la obligación de hacer “su trabajo”, el que les dicen que hay que hacer y cómo hacerlo. Un trabajo en el que se sirve, a través de la larga cadena jerárquica de mandos, los intereses de esos pocos grandes privilegiados.

Todos somos trabajadores para poder vivir y salir adelante, pero en el camino muchos de nosotros vamos dejando algo nuestro…. Mientras trabajamos y cumplimos órdenes e instrucciones, en muchas ocasiones vamos dejando a un lado nuestro sentido de lo que creemos que es bueno o malo, justo o injusto… aconsejando un producto financiero que sabemos que no es el adecuado para el perfil del cliente, pero sí es beneficioso para la entidad financiera… cobrando reparaciones en el taller que no hemos hecho… construyendo viviendas con una calidad de materiales inferior a la prometida... publicando noticias "dirigidas" sin contrastar... votando leyes en el Congreso que sabemos perjudiciales para la sociedad... y la excusa es que tenemos que hacer los que nos dicen y si el cliente no se da cuenta de que le están engañando es su problema, que espabile.

Sin apenas darnos cuenta, vamos prostituyendo nuestros sentimientos, nuestras razones, nuestras emociones… nuestro ser… en aras a conseguir el mayor beneficio económico para nuestra empresa o sus dirigentes.

Este sistema económico y financiero orientado a la consecución del mayor beneficio empresarial posible y su concentración en unas pocas manos… ha servido a duras penas para llegar hasta aquí.

Pero este modelo necesita una profunda revisión en:

1- Un mayor y mejor compromiso de empresarios, cuerpos directivos y gobernantes para con trabajadores, clientes, sociedad y medio ambiente, que equilibre derechos y obligaciones.

2- La consideración del trabajador como algo más que un mero coste a rebajar por la empresa.

3- Unas mejores herramientas que garanticen de forma real los derechos de los clientes y por extensión los de toda la sociedad.

Esta revisión es urgente. Necesitamos un sociedad más sana y equilibrada.

Dilatar en el tiempo la decisión de llevarlas a cabo puede suponer llegar a un escenario de consecuencias desastrosas… para las gentes de a pie y para los que gozan de una situación envidiable.

Mientras tanto, unos decidirán cómo se mueven las piezas en el tablero y muchos otros padecerán las dramáticas consecuencias de un juego cruel y despiadado que los convierten en presa y en el que no hay salida.

Me gusta (1)
4 Fercanarias
19 de febrero de 2012 (09:48)

Estoy muy de acuerdo y también lo estoy con Cambioyev, salvo un par de cuestiones, que son:

¿Por qué esa manía con reactivar el crédito si es precisamente la droga que nos ha traído a donde estamos?.

Yo no puedo comprar un coche si no puedo llegar a un concesionario y decir, "póngame ese, aquí tiene sus 36.000" Si para esto necesito ir a una finaciera, a un banco, etc, es una compra en falso, nadie ha ahorrado previamente para adquirir dicho bien, y eso es uno de los motivos de nuestra situación. Yo tengo 39, recuerdo de pequeño como había gente en el barrio ahorrando 6 y más años para un coche y pasado ese tiempo lo compraban al contado o con unas pocas letras, letras no créditos.

Existe una obsesión con el crédito que no entiendo, porque además hoy día en España muy pocos negocios que se salgan del ámbito de las franquicias (que no admiten franquiciados) y los centros comerciales, son viables. Se ha producido un triste cambio en la sociedad que han matado a los barrios y a los negocios pequeños, porque este tipo de negocio no tiene acceso a tener niños trabajando en brasil, China o Vietnan, no tiene acceso a operaciones especulativas o coberturas de tipo de cambio, y los otros sí y además no se gravan adecuadamente con impuestos para la correcta redistribución de la riqueza, que es algo que debería desincentivar el amasamiento de mega fortunas.

Tendríamos que empezar a usar otra palabra para definir empresarios, porque ¿es lo mismo Amancio ortega o Botín que el mecánico de la esquina o la tienda de pan? Ambos se definen con la palabra empresario, pero se parecen como un huevo a una castaña.

No puede existir la misma legislación laboral para una Pyme o autónomo, que para el Santander o para un Ayuntamiento, como tampoco pueden existir los mismos impuestos.

Luego, se pide compromiso a empresarios, cuando en realidad mucho de lo que pasa es tristemente una elección nuestra, es duro pero así es. Son nuestros hábitos los que hacen que cierren las tiendas en los barrios, y proliferen como hongos los centros comerciales, son esa búsqueda del céntimo, del low cost la que va degradando la cadena de materiales, mantenimientos y condiciones laborales de todos los que prestan dicho low cost, pero es lo que elige la población, pan para hoy hambre para por la tarde, porque ya es por la tarde.

El coste del trabajador lo establece el cliente.

Esos derechos de los clientes se les deben exigir a las multinacionales y no al intermediario que opriido se intenta ganar la vida, multinacionales cuya máxima extorsión no es el despido de 20 días, su máxima opresión mejor que extorsión, es la subcontratación. Multinacionales sin apenas empleados y con ejércitos de hormigas trabajando para ellas a las cuales pueden despedir al segundo ariando el subcontrato, con empresas subcontratistas cobrando a 180 días y bastante más, esto en periodos de pago normales y si todo va bien.

Así no puede funcionar nada, las facturas deberían cursase a través de un ente público que haga de verdad cumplir plazos, que reclame intereses e imponga multas que vayan a parar a los perjudicados, todo ello de oficio.

Y por último, no se puede globalizar por partes, o solo lo que interesa, los beneficios, el movimiento de dinero, pero no se globalizan los beneficios sociales, se igualan sueldos, etc, etc. Por este motivo las ayudas al desarrollo eran fundamentales, para que no existan subpaises que sean nichos de mano de obra barata y opresión especulativa, como sucede en la práctica.

Me gusta
5 Manealonso
20 de febrero de 2012 (11:21)

Bos días;
Llevo años diciendo lo mismo. Lo único importante son las personas, cada una, única e irrepetible, con problemas únicos e irrepetibles. Y si los que gobiernan no pueden dar respuesta a esto, que se vayan, no pintan nada.
Vuelvo a mi idea (que sobradamente conoces), el estado tiene la obligación de conceder un puesto de trabajo a cada persona que lo necesite. Y me da igual todo lo demás, los bancos, las acciones, toda la mierda que nos rodea.
Unha aperta.

Me gusta
6 Eguzkialde
20 de febrero de 2012 (12:24)

Puede ser el momento para centrarnos en la persona , en mi persona.Jamás un ayuntamiento , diputación , gobierno , nos van a sacar de nada..............a esa cuadrilla de sinverguenzas.....además le tenemos que mantener.......sólo pido a esos .......que no me jodan más.....

Una reflexión de lo que estoy haciendo.
Una mirada al interior con muchísima humildad.
Una mirada al exterior con muchísima solidaridad.

Este sábado en unas jornadas de puertas abiertas de la MU (Mondragón universidad) en su vestibulo leía un slogan : "La vida se nos ha entregado no para contemplarla sino para transformarla"

Por tanto no puede haber buenas ideas sino hay acción posterior.Todos tenemos algo que hacer.Y algunos más que otros.

Reflexión , mirada interior y exterior y acción.; pueden ser el punto de partida.Y habrá que llamar a cada cosa y personaje por su nombre.

Me gusta
8 Feinmann
Feinmann  en respuesta a  Fercanarias
21 de febrero de 2012 (02:24)

¿son nuestros hábitos? Cuando la OMC decide que deben montarse el sistema arancelario preexistente se está facilitando la globalización. Deciden desmontar el sistema arancelario, pero no deciden extender el sistema de protección social, y eso tiene consecuencias. Esas consecuencias es que las empresas tienen más fácil externalizar su producción a países emergentes que no producirla en Europa, y los ciudadanos se limitan a tomar decisiones económicas lógicas en un tablero de juego que les es dado, y sobre el que no pueden actuar.
Respecto al crédito, no se trata de que se de cualquier crédito, sino crédito a proyectos y negocios viables y productivos, pero es que los bancos han negado crédito a proyectos y negocios viables y productivos para inmovilizarlo en un ladrillo completamente improductivo. Es más, prefieren invertir en deuda soberana al 4% que dar créditos al 8% a proyectos viables capaces de producir empleo.

Me gusta



Yo mismo

Yo mismo

Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.




Twitter
RSS
e-Mail







Sitios que sigo



Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.