Las reglas de la economía han cambiado
Un debate abierto sobre la economía actual

Plan "no demasiado liberal" del PP para los bancos

5
Publicado por Yo mismo el 13 de diciembre de 2011

 

A lo mejor alguien esperaba un cambio en España tras las elecciones generales; pues mala suerte, por lo menos en lo que se va conociendo. Aún no tenemos nuevo gobierno y ya tenemos ciertas pistas de lo que va a ocurrir con los bancos.

Si las primeras informaciones apuntaban a la creación de un banco malo, ahora nos encontramos que lo que se buscan son las fusiones de las entidades para que queden muchas menos. En estas dos tonterías nos encontramos con ciertos aspectos que nos resultan conocidos en esta historia.

El primer punto es que ya nos tenemos que acostumbrar a los globos sondos a ver que opinan los que importan; en este caso resulta que tanto a BBVA como a Santander no les gustaba lo del banco malo, (por que había que reconocer pérdidas y porque preferían seguir con el negocio de las fusiones), pues tenemos el segundo punto de coincidencia, y me temo que a su vez encontramos la única diferencia: lo que el PSOE denominaba “reacciones a los acontecimientos” y el PP denominaba “bandazos fruto de la imprevisión”; ahora será llamado por el PSOE como “bandazos” y por el PP serán reacciones fruto de las circunstancias.

Para contentar a todo el mundo, diremos que lo que tenemos son unas reacciones a unas circunstancias que son tan inútiles que no son capaces de preveer, (tanto para antes como para ahora, que es un poco latoso esto de tener que cambiar las decisiones cada legislatura).

En todo caso, la solución que parece que se va a tomar ahora es la de ir agrupando entidades, hasta que queden muy pocas; aunque me temo que en realidad lo que se acabará haciendo es una mezcla entre fusiones de entidades con dinero público, acompañadas de algún tipo de banco malo, (aunque sea el Banco Central Europeo).

Iba a tratar de exponer las diferencias entre la reestructuración financiera en el pasado y la reestructuración financiera que se plantea ahora, pero lamentablemente no lo acabo de entender. Obviamente, no puedo por tanto decir que significa exactamente esto del cambio que aparecía en los carteles electorales del Partido Popular.

Lo curioso del caso es que si el PSOE traicionaba de una forma absurda todos sus más elementales principios con un apoyo indecente a los banqueros, el PP haciendo exactamente lo mismo que el PSOE, ha conseguido traicionar también a su posición ideológica. En el fondo no deja de ser irónico que mientras medio mundo discute sobre liberalismo o intervencionismo, al final en todos lados nos encontramos en el mismo modelo que simplemente no es ninguno de ellos y no tiene ni el mínimo sentido y que traiciona a todas las tendencias a la vez.

Resulta que aquí a todo el mundo se le llena la boca hablando de libre mercado, de competitividad y de estas palabras, y luego alguien llega a la conclusión de que la solución para el problema de la banca pasa por eliminar competencia, asumiendo que lo que parece que se estila en este país son los oligopolios.

Por supuesto los oligopolios o monopolios, a los que tan acostumbrados en España tienen innumerables virtudes. La primera es que muestran una gran resistencia a la crisis, ya que cuando no hay competencia o cuando esta se reduce, no existen incentivos para renunciar a márgenes. Esto significa que ofreciendo menos, pueden conseguir más, y lo que es más importante, sin necesidad de ofrecer ningún tipo de valor añadido, ya que al no existir competencia, no existen los incentivos.

Por tanto, está claro que a medida que existe menor competencia  en cualquier sector, incluido y sobre todo el sector bancario, las necesidades de que el presupuesto público tenga que acudir a rescatar a las entidades serán más remotas. En definitiva, lo que se consigue es que en lugar de entregarles el dinero de los contribuyentes a las entidades financieras, el plan trata de darle las armas a las entidades financieras para que los contribuyentes entreguen el dinero.¿Qué tiene que ver esto con el liberalismo, por mucho neo que se le ponga ahora de sufijo?. Pues absolutamente lo mismo que tiene que ver con el libre mercado, con la mejora de la competitividad y con la mejora de la situación económica; Con estas tonterías que se les ocurren dejan el liberalismo, el libre mercado, la mejora de la competitividad y la situación económica, tan devaluada como la constitución y como los encefalogramas de nuestros dirigentes.

Pero el hecho de que vayan a existir menos entidades de un tamaño mayor, tiene un problema adicional a la existencia de un menor nivel de competencia. En este sentido deberíamos recordar que el “libre” del mercado implica la existencia de un equilibrio de fuerzas entre demandantes y oferentes en cada uno de los mercados. (se entiende mucho mejor la palabra libertad frente a la imposición). Pues resulta que además de menos entidades serán más grandes, por lo que la libertad pasará a ser algo retórico y poético; quizás algo para argumentos comerciales, pero en todo caso ciencia ficción.

¿que alguien busca entre las entidades las mejores ofertas de depósitos y préstamos?. Pues mala suerte, porque entre la existencia de menores entidades y las normas absurdas para acabar con algo parecido a la competencia, el que pretenda cobrar por sus ahorros cobrará menos y el que pretenda pagar por financiación pagará más.

Pero ya que metemos el tamaño en la ecuación, nos encontramos con una simpática consecuencia de este plan en el que parece que nos metemos. ¿tenemos que recordar que todas las burradas que estamos haciendo son por el carácter sistémico de las entidades financieras?. Pues resulta que en lugar de buscar alguna forma de que las entidades puedan caer, lo que se hace es obligarlas a crear testamentos vitales y planes de  contingencia para el caso de que caigan; (ya es absurdo que sean unas entidades que no han acertado ningún plan que se recuerde, las que planifiquen una caída que se produciría por incompetencia al tener todas las facultades inimaginables para sobrevivir); pero a su vez lo que se hace es hacerlas más grandes y más relevantes en el total.  Es decir; si hablábamos de megabancos sistémicos, tras este plan tendremos este problema de forma exagerada.

Si unimos todo esto, lo que tenemos en conclusión es que alguien que se supone que representa los intereses de los ciudadanos, está proponiendo un sistema en el que unas entidades con un poder inmenso, (hasta el punto de doblegar estados), van a tener más poder, mientras que los ciudadanos y empresas van a tener menor capacidad de maniobra, lo cual significa menos crédito, (más caro, significa menos crédito), que a su vez será más peligroso, porque al detraerse recursos del sistema, lo que se consigue es deteriorarlo; y todo esto para conseguir empeorar un problema relacionado con las entidades sistémicas y que no pueden caer, y con el agravante de hacer exactamente lo mismo que hizo el gobierno que ha sido expulsado con todo motivo del poder ¡ y comprobar que ha sido un desastre!.

 

 

 

Artículos relacionados con "Plan "no demasiado liberal" del PP para los bancos"

De megabancos a Frobs 30 de septiembre de 2009
La idea del banco malo 13 de noviembre de 2011
Tras las sutilezas; ¡otro golpe a la competencia! 14 de abril de 2011
Etiquetas: reestructuracion financiera · crisis sistémica · reforma financiera · PP



Añadir comentario
5
Comentarios
2 Uranio
14 de diciembre de 2011 (09:42)

hola tomas.
que significado tiene que el bce sea el prestamista ultimo?
gracias y un saludo.

Me gusta
2 Uranio
14 de diciembre de 2011 (09:42)

hola tomas.
que significado tiene que el bce sea el prestamista ultimo?
gracias y un saludo.

Me gusta
4 Comstar
14 de diciembre de 2011 (22:32)

Bueno, parece que el PP quiere que le pase lo mismo que al PSOE en las próximas elecciones.
¿Recuerdas cuando yo hablaba del PP y PSOE como "el bipartido"? Bueno, la historia parece darme la razón.
Es que detrás de las quejas aposteriori de Rajoy había un silencio cómplice cuando de tomaban las medidas.

A mi manera de ver el PP no será igual de malo que el PSOE, sino que será peor por una serie de razones. Y no pretendo inspirar pesimismo, sino instar a los ciudadanos españoles a prepararse para lo que viene. Por supuesto, desearía estar profundamente equivocado.

Lo mejor es prepararse para lo peor y esperar lo mejor.

Me gusta (1)
5 Maois
14 de diciembre de 2011 (23:06)

Lo jodido que el agujero está fundamentalemnte en las cajas y esas no tienen "dueño", quiero decir que no se las podemos quitar a nadie. El Banco de Valencia pertenecía además a una caja quebrada. Por mi que se hundan en el fondo por el peso de sus tochos, el estado no debe poner dinero para salvar a nadie por poco acierto en sus préstamos privados.

Me gusta
6 Javieron1
16 de diciembre de 2011 (19:49)

Buenas tardes:

Todavía no ha empezado a gobernar el PP y ya todo el mundo sabe lo qué va a hacer y cómo lo va a hacer.

Evidentemente como se dice de todo, alguno, por churro acertará y se podrá llevar el premio de guru.

Dejad, por favor, dejad que tome posesión y, a partir de ahí, metámosle toda la caña si se la merece pero antes no me parece necesario y suena a hablar por no estar callado.

Un saludo cordial.

Me gusta



Yo mismo

Yo mismo

Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.




Twitter
RSS
e-Mail







Sitios que sigo



Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar