Kaos
Kompañía de Ácratas Occidentales Sincopados

La avaricia

46
Publicado por Boswell el 10 de septiembre de 2010

LA AVARICIA

09-09-10

Nos consideramos unas personas generosas. No tiene ningún mérito, porque tuvimos el mejor maestro posible, nuestro padre, que nos enseñó a tener una relación armónica con el dinero.

Siempre observamos con  pena y  lástima a los llamados tacaños, que padecen de una enfermedad incurable (es hasta una patología, estudiada por la psiquiatría) que se agrava con el tiempo y la edad, justo cuando uno se supone que tiene más dinero y patrimonio. No saben los tacaños que un día se convertirán en los más ricos del cementerio de su pueblo. Un segundo antes de expirar, se darán cuenta de toda la vida que no han vivido a causa de su enfermiza obsesión. Pero, ay, es demasiado tarde.

Y a veces uno tiene mucho dinero, pero lo que no tiene es salud para disfrutarlo y compartirlo, por ejemplo, en espléndidos viajes o en inolvidables comidas, porque uno a lo mejor ya no puede andar o ya no puede tomarse un vaso de vino a causa de una enfermedad. También demasiado tarde. Habérselo pensado antes. Casi nada queda impune en esta vida.

Nada hay mejor que compartir lo mucho o poco que tenga uno. Lo hemos escrito tantas veces ya, y que no se trata de cantidad ni de tamaño. No sabemos mirar. Hemos perdido la mirada inocente de niño que tuvimos, cuando un palo nos parecía una espada de oro; una cueva en el campo, el mejor de los palacios; un carro hecho con cuatro tablas, el mejor de los coches; un campesino analfabeto y pobre, el mejor de nuestros amigos durante dorados veranos; un baño en el mar y un fuerte revolcón de unas olas que nos parecían titanes legendarios, una aventura excitante y extraordinaria; un ocaso, y cómo el encendido sol se ocultaba bajo una manifestación de arreboladas nubes, un enorme misterio.

Lo pequeño y lo poco, y trascender de lo que tengamos o no en cada momento. Tan sencillo, pero tan difícil, porque la edad adulta, significa, además de perder la inocencia que a lo mejor volveremos a recuperar cuando seamos unos viejos (otra vez dependientes, ya no de nuestros padres sino de nuestros hijos, como en un eterno retorno), descubrir el valor de las cosas, que todo lo que vemos tiene un precio, cuesta dinero. Y nuestro entorno (sociedad, cultura, familia y amigos) nos obligarán a intentar a acumular cuanto más, mejor.

La gran tragedia de la pérdida de la infancia, es comprobar que queremos una espada de oro en lugar de un simple palo; una gran casa en vez de una cueva; un gran coche y no un simple carro de madera; un amigo refinado y de nuestra clase y cultura y no un campesino. Dejamos de bañarnos en el mar como si fuera una aventura, y ya ni siquiera miramos las puestas de sol que la Naturaleza, la gran olvidada, nos regala todos los días.

Las personas que menos tienen, las más humildes, las más pobres, las más incultas y hasta analfabetas, suelen ser las más generosas. Hemos sido  en el campo invitados espontáneos en humildes casas ajenas. Todo lo que tenían, nos lo ofrecieron: esa botella de vino reservada para una gran ocasión; ese queso que tanto les costaba comprar o producir; esa humilde pero exquisita carne de la matanza pasada.

Quien no tiene casi nada, en general se conforma con muy poco, o con mucho, según se mire: simplemente sobrevivir.

Así, como un virus que no es inoculado de forma inadvertida y sin nuestro consentimiento, la codicia y la avaricia nos van dominando. Algunos aprenden a convivir con el dinero: establecen una relación armónica con él, y ni lo malgastan con imprudencia (con liberalidad, preciosa palabra) y ni lo acumulan sin sentido y sin objetivo, por el puro fin de acumularlo, sin darle utilidad y sin compartirlo con nadie. Otros conllevarán una maldición hasta el final de sus días. Muchas veces, cuando quieren reaccionar, cuando quieren convertirse a la religión de su niñez, o ya no tienen tiempo o ya no tienen salud. Es una penitencia, un purgatorio en vida muy amargo, y todo por no haber sido capaces de aprender a ser generosos. Porque hasta la generosidad se puede aprender.

La avaricia, pecado capital, conlleva el peor castigo: cuando el avaricioso de repente se da cuenta que va a ser el más rico del cementerio, y que nada de este mundo  podrá disfrutarlo en el otro (si lo hubiere), intenta cambiar. Pero ya no tiene tiempo. Y observa que su vida no ha tenido sentido (Alma, venas y médulas, serán ceniza, y no tendrán sentido). Y peor todavía: polvo será, más no polvo enamorado.

La avaricia, o la suprema forma del egoísmo, la carencia absoluta de empatía. 

Etiquetas: avaricia



Añadir comentario
46
Comentarios
1 3...s
10 de septiembre de 2010 (12:10)

Don Ramon Maria del Valle Inclan, con retablo de la avaricia la lujuria y ...la muerte, ha marcado parte de mi, esta obra representada por unos amigos de un incipiente Centro de Teatro y en la que colabore... me impresiono...los actores o hipócritas representan en la vida algo que en el teatro es solo vanidad...a la muerte vamos por la avaricia y su intima codicia como teloneras la vanidad y su inseparable lujuria...y de paso nos perdemos los armónicos tanto los pitagoricos como los del kaos... que concierto representaron antes de ayer las nubes ...para quien lo quiso ver...

Me gusta
2 Conde bracula
10 de septiembre de 2010 (13:57)

"...and all your money wont another minute buy
dust in the wind"

Un minuto nada mas...magnifico tema de Kansas y magnifica y evocadora columna querido Boswell. Gracias por escribir.

Por cierto, casi se me olvida. Aunque ya lo barruntaba, otro de los parroquianos de este bar parece ser hombre de sangre caliente y huevos prietos y pegados al culo como los tigres.

Tras leer un comentario de Nuria (topicazos encadenados del rojerio mas casposo y trasnochado –ojo¡¡¡ respeto a la persona, no necesariamente a sus opiniones- presididos por la necesidad cuasi vital de negociar con los hideputa de ETA; me pregunto que cojones hay que negociar con esta chusma infecta y malnacida) me sentí renacer a la Paz de Dios NS tras ver como herrador hacia honor a su oficio. jajajajajja

Si, definitivamente el simpar Orlando también merece el tuteo.

Saludos cordiales

Me gusta
3 herrador
10 de septiembre de 2010 (15:06)

Gracias, Boswell, por esta columna llena de reminiscencias.

La he leído dos veces y la volveré a leer más tarde, cuando salga de la oficina después del no-trabajo y pueda saborearla lentamente en mi casa.

El otro día, al hilo del texto que traje de Pérez-Reverte, me acordé que mi más antiguo mejor amigo se llamaba también Arturo. Era en aquella época en que en el pueblo aún no había agua corriente y las mujeres seguían bajando a la fuente a por agua con los cántaros y la ropa se lavaba en el lavadero porque nadie tenía máquina de lavar en casa. Los niños nos entreteníamos con los mixtos de pedo, mascábamos regaliz, comíamos torrates o altramuces, jugábamos a escalabrarnos unos a otros a pedradas y nadábamos en los charcos del río entre libélulas y culebras de agua. Nuestros padres nos hacían farolillos con un melón vaciado, una vela y una cuerda para ir por la calle la noche de Todos los Santos y yo estaba enamorado de la hermana pequeña de Arturo.

Al acordarme de ella me sorprendió comprobar que, en mi recuerdo, aquella niña de bien pocos años tenía el mismo aspecto que mi mujer: rubia, alta, delgada.....A lo mejor estuve muchos años buscando una repetición de aquel amor infantil, hasta que, cuando ya no me acordaba de ella, la encontré reeditada en una chica de veintidós años de la que no me he separado desde entonces.

Con ella y con mis hijos vuelvo a los charcos y veo las mismas culebras de agua, las mismas libélulas, los sapos y el musgo que nos alegran el día, sea en el Júcar de mi infancia, sea en la Charca Verde del Manzanares, en el Lozoya o en el Arroyo de la Laguna Grande de Peñalara.

Otros se quedan frente a la Play Station o necesitan ir a comer al restaurante del club de paddle. No saben lo que se pierden.

http://www.fotonatura.org/revista/fotos/issue8/cascada450.jpg">

Me gusta (2)
4 Arrapiezo
Arrapiezo  en respuesta a  herrador
10 de septiembre de 2010 (17:12)

Orlando: Eres bueno, muy bueno, por eso he recomendado tu comentario.

Me has hecho retroceder muchos años, a cuando yo jugaba también con mi espada de madera a "escalabrarnos" por las laderas, entre los pinos, junto al arroyo.

¡Qué tiempos aquellos!

Me gusta
5 herrador
herrador  en respuesta a  Arrapiezo
10 de septiembre de 2010 (17:55)

Si, Arrapiezo, qué tiempos aquellos.

¿Tú tambien jugabas a coger morciguillos (murciélagos) para emborracharlos haciendoles fumar de un pitillo?
¿Cazabas pájaros de noche, tumbándolos de la copa de los árboles con una linterna y un rifle de aire comprimido?
¿Robabas uvas de las parras y frutas de los árboles de la huerta del Tío Cogeyvete?
¿Comías panochas asadas en las brasas en septiembre, cuando llegaba la Feria del pueblo?
Y en Diciembre, durante la matanza, ¿te daban el rabo, la careta, las orejas asadas entre pan?

El mérito es de Boswell, amigo, que nos ha traído todas esas reminiscencias.

Me gusta
6 3...s
3...s  en respuesta a  Arrapiezo
10 de septiembre de 2010 (18:22)

Pues si que abra que recomendar esa instantanea de hombre sacando la cabeza del agua...muy bonito herrador...alli en casa de pilar nos hemos cruzado ...y un tal no se que ... usando un sencillo por simple doble lenguaje...

Abrazos

Me gusta
7 herrador
herrador  en respuesta a  Conde bracula
10 de septiembre de 2010 (18:25)

Querido Conde:

Unos habláis de la Paz, justo lo contrario que promueven los terroristas (huy, no, que hay que decirles abertzales; terrorista sólo se le puede llamar a Aznar, según cierta manera de pensar) y otros os referís a un concierto de nubes entre los armónicos del kaos....

El caso es que yo escribí unas 1600 palabras para complementar la no-columna de Boswell, que tenia otras 700 y para rebatir el comentario de Nuriawoman, que tenía unas 220 palabras. Entre las 1600 que yo escribí había unas 15 o 20 insultantes, el resto eran argumentos, datos y hasta 3 enlaces para rebatir lo que tu llamas "topicazos encadenados del rojerio mas casposo y trasnochado".

Esas 15 o 20 palabras, de las que no me retracto mientras no se rectifiquen sus 220, fueron el clavo al que se agarró para dejar de contra-argumentar las otras 1580. Notarías que sí pidió perdón por escribir chantajista con g, pero no por decírselo al PP (y no decírselo también al PSOE), que no rectificó por llamar terrorista a Aznar y abertzales a los etarras, que no hizo ninguna rectificación por considerar reprobable desde la ética y la moral la ilegalización de los batasunos al tiempo que pedía alguien "con huevos" para ilegalizar al PP....

Si, le vinieron muy bien las 15 o 20 palabras que componían tres o cuatro insultos para no contra-argumentar sus "soluciones políticas" al "conflicto vasco" y al "problema catalán".

Es una pena, porque en cualquier discusión hablada, en una taberna o en un café, se pueden soltar tantos o mas insultos como los que yo solté y no por eso se acaba la discusión. En una conversación los tacos, y hasta los insultos, pueden emplearse como una especie de signos de puntuación sonoros, como una reafirmación de los argumentos entre frase y frase.

Es cierto que se deben usar distintas reglas y un estilo diferente al hablar que al escribir, pero, a veces, las reglas y el estilo hay que mezclarlos.

Tuyo en el tuteo.

Orlando.

Me gusta
8 herrador
herrador  en respuesta a  3...s
10 de septiembre de 2010 (18:29)

.....los armónicos del kaos.... el concierto de las nubes.....de negro.... y....oro.....que imágenes mas bellas....amigo.....para quien las quiera ver......

Me gusta
9 3...s
3...s  en respuesta a  herrador
10 de septiembre de 2010 (20:43)

No Mataras¡¡¡¡...sencillo herrador...quien no lo vea es un pobre indigente mental...ya sabes que mi actual no militancia...no significa que no tenga un pasado errado y quien sabe si un futuro...en francia echan a los rumanos y aqui se quitan derechos a los trabajadores en función de una reforma que todos sabemos que no creara empleo...porque no es su función...

ya sabéis que la bandera anarcocapitalista es la orinegra...que enredo...total para que estalinistas y estatalistas juntos cojidos de la mano nos vendan el humo de uno en uno de los malos que son los punks y los cabezas rapadas...en fin que desde mi mas profundo sentimiento anarcocristiano...no puedo odiar...pero a veces te juro y no suelo jurar que me gustaría intentarlo...

herrador todos sabemos que el enemigo es el que usa al enemigo como barricada para que no descubramos su sucia trama de intereses...estos fascistas soci(a)lisados...insolidarios con su propia impronta y su propio ser nos quieren hacer ver lo que no existe...sus verdades ya figuren estas en listas azules o rojas ....mas de lo mismo...

a nuestro querido argentum en presencia de desvelada le revele mi visión...el día que liberales y anarquistas se den cuenta de lo próximos que están por lo alejados que se encuentran de los rojiazules...ese dia ya no existirá ni eta ni su puta madre...Con perdon...SE METAN EL "MANIPULO" POR EL CULO...

Me gusta
10 Borodin
10 de septiembre de 2010 (21:51)

Buena columna Boswell, muy buena.

Mandeville decia que en una nación libre la riqueza más segura consiste en una multitud de humildes laboriosos, pero es necesario que sean pobres porque será mas fácil satisfacerles ya que se conformarán con menos…..

Es ésta la mentalidad que tienen y practican los que dirigen este mundo: halcones del mundo financiero, grandes corporaciones petrolíferas, farmacéuticas, armamentísticas…. Gentes con pocos escrúpulos a los que nada les importa que el mundo no sea mundo en un siglo o dos mientras ellos mantengan la bolsa llena…… no, no son avaros, son unos miserables carroñeros que llevan a la humanidad a un futuro incierto.

Me gusta
11 Comstar
10 de septiembre de 2010 (22:15)

La avaricia es un tipo de enajenación mental, una obsesión autista por el dinero, donde el dinero es una construcción social, algo imaginario. Debería ser considerada una enfermedad mental.

Este artículo humorístico, dentro de su humor posee un trasfondo filosófico muy interesante sobre la naturaleza del dinero:

U.S. Economy Grinds To Halt As Nation Realizes Money Just A Symbolic, Mutually Shared Illusion
http://www.theonion.com/articles/us-economy-grinds-to-halt-as-nation-realizes-money,2912/

La avaricia surge de un sentimiento de escasez, y entonces se pelea por lo escaso sin trabajar, en lugar de producir abundancia trabajando entre todos. Por eso ves que para un avaro ninguna cantidad de dinero es suficiente. Es que un número externo no llena un vacío emocional interno.

Me gusta
12 Boswell
Boswell  en respuesta a  3...s
10 de septiembre de 2010 (22:19)

Ay querido 3..s que don Ramón es una de mis lecturas pendientes, aunque no te lo creas.

Cuando me aproximo a un escritor de esa categoría, lo hago con respeto reverencial. Y cuando me dedicido a leerle, lo hago d forma sistemática y completa. Necesito demasiado tiempo (tardes o días enteros de lectura, como cuando no tenía responsabilidades) y ahora no le tengo.

Umbral, junto con Quevedo, colocaba a don Ramón con el maestro absoluto del castellano.

Me gusta
13 Boswell
Boswell  en respuesta a  Conde bracula
10 de septiembre de 2010 (22:20)

Hombre Conde, bueno es saludarte.

Tienes que visitar este garito más a menudo.

Anda, un abrazo.

Me gusta
14 Comstar
Comstar  en respuesta a  Borodin
10 de septiembre de 2010 (22:23)

Por el contrario, el capitalismo se beneficia de una clase media tan amplia como sea posible. Las empresas se benefician más cuando hay más clientes, y la pobreza lo que causa es recesión. Por eso ves que poner una empresa y expandir el mercado de la empresa en Jamaica es mucho más difícil que ponerla en Brasil.

Las ideas de Mandeville son recesivas. Los estadounidenses y europeos van camino a ser multitud de humildes laboriosos. ¿Eso generará crecimiento económico? No. El ideal de Mandeville es un país feudal. Donde muchos trabajan y pocos disfrutan de la vida con el trabajo de otros.

EUA y Europa intentaron establecer el ideal Mandevilliano, y lograron ser financieros, y la crisis que sufren EUA y Europa resulta del Mandevillismo. La mecánica del asunto la expliqué en este post:

El horrible dilema: Inflación o desempleo
http://www.rankia.com/blog/comstar/551147-horrible-dilema-inflacion-desempleo

Me gusta
15 Boswell
Boswell  en respuesta a  herrador
10 de septiembre de 2010 (22:27)

Otro brillante comntario, Herrador.

Parece que todos tenemos un "tiempo perdido", además asociado a las vacaciones de verano y al campo, a lo rural.

Es verdad: nuestros hijos son producto de nuestro tiempo, del desarrollo de España.

Cuando yo era niño, España era todavía relativament pobre. Hijos de una durísima postguerra, nuestros padres nos educaron en la austeridad, tuvieran dinero o no.

El dinero es lo de menos: prima el juego, la imaginación, la libertad de un campo que no tienes n una gran ciudad.

Tienes razón. Ahora los niños tienen demasiado. Ya no ven una espada de oro en un simple palo.

Me gusta
16 Boswell
Boswell  en respuesta a  3...s
10 de septiembre de 2010 (22:32)

Ja, ja, muy bueno, 3...s.

Es verdad: los liberales y los anarquistas tan próximos.

Seremos unos "anarcoliberales" (que no es lo mismo que narcoliberales)?

E imágenes bellas, como dice Herrador. Yo también las imagino.

Me gusta
17 Boswell
Boswell  en respuesta a  Borodin
10 de septiembre de 2010 (22:39)

Hombre Borodin, cuánto tiempo.

Efectivamente, somos unos peleles en mano de unas súper estructuras invisibles. NJ sabe aparentemente de esto.

Por eso don Vito Corleone no quería que su hijo Michael fuera un mafioso más. Quería convertirlo en uno de esos jefes o miembros. Y así el cartel de presentación en su día de "El padrino", era una mano que controlaba las marionetas, es decir, nosotros.

Me gusta
18 Boswell
Boswell  en respuesta a  Comstar
10 de septiembre de 2010 (22:42)

Comstar:

Mira que la calidad de tu prosa y tu estilo me recuerda a un participante del antiguo blog de "Expansión". Se hacía llamar DFC.

No sabía que tenías blog en Rankia. Luego te leo.

Me gusta
19 Borodin
Borodin  en respuesta a  Comstar
10 de septiembre de 2010 (23:10)

Buenas tardes Comstar:

La primera frase yo pondría:
El capitalismo se beneficia “A” una clase media tan amplia como sea posible.

Será porque tu lo llamas “ideal Mandevilliano” y yo
“neoliberalismo”, y salvo que se haya intentado establecer en Europa (si en algunos Paises), de acuerdo con el resto del post.

Saludos

Me gusta
20 Borodin
Borodin  en respuesta a  Boswell
10 de septiembre de 2010 (23:22)

Hola Boswell:

Por aquí andaremos (mayoritariamente leyendo) después de unas merecidas y descansadas vacaciones.

Aunque parece que existen algunas sonadas “discrepancias” y notables “ausencias”, espero que todo vuelva pronto a la normalidad.

Saludos

Me gusta



Guardado por: 1 usuario

Autores

Yo mismo

Yo mismo

Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.

Manealonso
Argentum
3...s
herrador
Boswell
germinio
desvelada
Maois
Viejo
Arrapiezo
Maroci






Anteriores Más leído Más recomendado





Riesgo de quiebra del Reino de España DEFCON




ARGENTUM

Bottom 10


Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar