Invirtiendo en empresas

Experiencias en empresas de crecimiento NO cotizadas y cotizadas

0
Publicado por Nel.lo el 01 de octubre de 2012

En determinados momentos notamos que algo se está moviendo en algún sector y se ve claramente porque todo el mundo sabe que va a ocurrir algo, por ejemplo mirando la historia reciente cuando se sustituyó el SEAT 600 por los modelos que empezaban a salir (SEAT 127, R5, …) se notaba que algo ocurría, si querías comprar cualquier coche tenías que esperar meses y usar influencias para al final comprar el color disponible aunque no te gustara porque si no, tenías que seguir mas meses de espera.

Cuando empezaron a venderse televisores, al principio algunas casas, luego mas y al final todo el mundo tenía tele y varias, luego vino el color, la pantalla plana y luego vendrá Internet.

Cuando se legalizó el juego, empezaron poniendo maquinitas tragaperras en algún bar, luego en mas bares, luego en todos los bares y luego dos o tres maquinitas en cada bar.

Cuando empezaron los móviles, primero exclusivos de maleta, luego analógicos de bolsillo, luego llegó el digital y la competencia, se fue popularizando y llegó el color, los multifunción y actualmente Internet, con los que hasta se puede hablar con ellos.

¿Cuantos años hace que estamos comprando ropa en alguna tienda de Inditex? ¿Cuantos años hace que siempre que vamos encontramos la ropa que nos gusta y a buen precio? ¿Porque en Inditex y no en otro sitio? Esto fue mucho antes de que subiera en bolsa y ya entonces notábamos que Inditex era especial.

 

Estos sectores y alguno mas que me habré dejado tienen en común una cosa: un gran crecimiento. Si la intención es montar una empresa propia, son una gran oportunidad, tienes tiempo para entrar y prepararte mientras el producto empieza a calar entre los usuarios porque, primero crecen sumando, luego multiplicando y al final de forma exponencial, después dan un corte radical y todo el mercado da un vuelco, pero luego pueden volver a levantarse y caer varias veces.

Lo ideal si entras de nuevo es entrar cuando lleve cierto tiempo sumando e intuyas que va a empezar pronto a multiplicar, eso se nota simplemente observando el sector hablando con gente relacionada con el mismo y preparándote mientras para el gran momento. Si entras demasiado pronto, o tienes un negocio ya establecido y lo vas complementando con el nuevo o necesitas la financiación que te permita aguantar las pocas ventas del principio, como el disponer de mucha financiación no es lo normal, en empresas que empiezan lo mejor es elegir el momento, de no acertar será cuestión de mas financiación.

La fase previa a la entrada es fundamental, ya sabes que vas a entrar pero no entras, el sector está sumando, te informas y te preparas, como experiencia personal, intenté crear hace bastante tiempo (1.997-1.999) un par de empresas relacionadas con Internet y contactamos con gente del supuesto negocio, de esta forma, en esta fase nos dimos cuenta que era un negocio falso porque los gastos los teníamos claros y eran seguros, pero no se veía de donde iban a venir los ingresos (empieza y cuando tengas muchas entradas en tu aplicación ya veremos como la rentabilizamos), mas tarde con la burbuja de  las puntocom vimos que las grandes empresas seguían la misma filosofía. Sean cotizadas o no, el negocio surge de la misma madre.

 

En el caso de las empresas cotizadas, estos acontecimientos también les influyen, las acciones de fabricantes de coches, fabricantes de televisores, fabricantes de maquinitas de premio, fabricantes de móviles, operadoras de móviles, fabricantes y vendedores de ropa, se verán afectadas por la evolución de estos negocios, pero la bolsa posiblemente anticipará los beneficios y pronto estarás pagando por las acciones lo que valen mas los beneficios que dará el sector en todo su recorrido. Por lo que en las cotizadas interesa entrar cuanto antes y no esperar porque los precios de compra se van a disparar y no vas tener negocio.

 

Volviendo a la empresa no cotizada, una vez dentro del sector y que haya empezado la movida, se producirá una inflación de empresas que se incorporarán al negocio, pero no hay problema (lógicamente si en tu zona no se instala nadie mejor, pero es algo que no podrás controlar normalmente) porque empezará a haber negocio de sobra para todos y el dinero comenzará a correr y todo el mundo se considerará el mejor vendedor, el mejor financiero, el mejor empresario y el rey del mambo (exactamente igual que cuando sube la bolsa)

En la bolsa, las empresas relacionadas ya habrán descontado este crecimiento con anterioridad y seguirán subiendo, descontando que el crecimiento durará toda la vida.

Esta situación durará mas o menos tiempo pero, vendrá un momento en que el mercado estará saturándose y si nos centramos en los móviles que es lo mas reciente y en las no cotizadas, cuando todo el mundo tiene móvil y en consecuencia, el mercado se frena, empiezan a caer algunas empresas, las que quedan se benefician del mercado que dejan libre las que desaparecen por ser empresas que trabajan con mayores costes en relación con los ingresos que obtienen del mercado que coparon anteriormente.

Anteriormente fué fácil en estas empresas confundir la economía con las finanzas, hubo momentos en que el negocio generaba mas dinero que beneficios, con el gran crecimiento los mayoristas entraron en competencia con sus similares, querían vender mucho mas y daban facilidades de pago, si cobras al contado y pagas aplazado en un momento de grandes ventas se genera mucha liquidez y da sensación de que se gana muchísimo, cuando la realidad es que simplemente se gana o ni eso, es el momento de los mercedes, los viajes …. y luego desgraciadamente, será el momento de las lagrimas.

En el momento de la saturación algunas empresas, en vez de cerrar o venderlas, se niegan a abandonar un “buenísimo” negocio y se endeudan para cubrir el déficit de liquidez que se produce cuando frenan las ventas y tienes que pagar las grandes compras que habías aplazado con el poco dinero que entra ahora que han bajado mucho las ventas, con esta decisión alargan la agonía hasta perder la vivienda o los avales que pusieron en garantía en el banco.

Las que quedan aguantan un tiempo con dificultades, la cosa ya no es lo que era, pero el negocio puede entrar como de hecho entró en la segunda gausiana. Michael E. Porter cuando hablaba del ciclo de vida del producto señalaba las distintas fases (introducción, crecimiento, madurez y declinación) de la vida del mismo (gráficamente tiene forma de campana gausiana) y decía que si llegados a la fase de madurez se empalma con otro producto, desde la madurez nace otra gausiana que marca un nuevo ciclo de introducción, crecimiento e indefectiblemente después una nueva madurez y declinación y vuelta con lo mismo, hasta que al final ya no da mas de sí y se acaban las gausianas, el producto y las empresas relacionadas con el producto.

En el caso de los móviles vinieron los puntos para cambiar terminales usados por nuevos y se aprovechó para dar móviles con mas prestaciones (fotos, radio, juegos etc..) que dieron nuevos aires al sector en las no cotizadas, la siguiente gausiana vino con la incorporación de Internet y tal vez luego vendrán otras …. o no¡¡¡

En cada paso por la madurez y antes de que nazca otra gausiana se produce una guerra y las empresas mas débiles, son eliminadas, con lo cual quedan cada vez menos empresas hasta que llegará un momento en que quedan las pocas que se necesitan para atender un mercado maduro, serán mas grandes y mas profesionales y permanecerán en un negocio que ya no será de crecimiento, habrá pasado a ser de valor y ya no se incorporarán mas empresas (la miel ha desaparecido) tendrán ingresos mas estables y beneficios mas normales pero mas seguros. Pero esto será solo para los que queden y no es fácil permanecer.

Una estrategia valida para las empresas no cotizadas de crecimiento puede ser asumir que lo anterior se va a producir y elegir hasta donde estas dispuesto a llegar, porque si no quieres pelear en cada fase, puedes optar por aprovechar las primeras gausianas en las que hay mas negocio y en la que creas conveniente (la puedes elegir en cada fase de crecimiento-madurez) en vez de luchar por la siguiente, vender la empresa a otra de las que luchan por permanecer, previamente ya llevarás un tiempo sin invertir pues, toda empresa necesita reinvertir parte de los beneficios en mejorar, formar, etc.. pero si piensas salir del sector, estas cantidades te las puedes incorporar a los ingresos personales con lo que aumentas los ingresos mas de lo normal y luego con la venta de la empresa obtienes los beneficios que hubieras obtenido en los años siguientes.

 

En el caso de las cotizadas, también pasan por gausianas, el crecimiento de cada producto que fabrique o comercialice la empresa durará mas o menos pero alguna vez se quedará obsoleto y habrá que sustituirlo por otro con mas o menos acierto. Y eso se sabe hablando con la gente, empleados, clientes, proveedores, usuarios y similares. Yo personalmente he trabajado en dos empresas que vistas desde fuera eran una mayor que la otra pero similares y con cierto prestigio en el sector, una semana después de entrar ya notas si es especial o no, se nota en el ambiente, en la claridad de la información, en la capacidad para formar equipo de las personas, en las ganas de permanecer o de entrar a trabajar en la empresa de la gente, muchas de las persona relacionadas con la empresa tienen esa información que necesitas y tu trabajo como inversor es conseguirla de la forma adecuada, cuando estuve en las dos empresas mencionadas, en una sabía, como todos los que trabajábamos o nos relacionábamos con ella que era una empresa excelente, ahora cotiza en el Ibex, en la otra todo el mundo sabía que no tenía futuro, era todo lo contrario de las virtudes mencionadas, hace algunos años entro en suspensión de pagos y fue absorbida por otra.

En cuanto a la bolsa, si cuando intentaste entrar en la empresa ya había salido el tren porque la tenias demasiado cara, hay que tener claro que en cada gausiana posiblemente volverás a tener otra oportunidad, porque la bolsa pensará que el producto ya está obsoleto y venderá las acciones de la empresa, provocando fuertes caídas, luego cuando la siguiente gausiana nazca y las expectativas de nuevos grandes beneficios aparezcan con ella volverán a comprar y provocaran nuevas subidas (puede pasar que las gausianas se empalmen tan sucesivamente que no se note el cambio y no lo puedas aprovechar).

En mi opinión no hay que entrar en estas empresas cotizadas cuando el mercado ya esta descontando que tienen gran crecimiento, es mejor esperar a la siguiente gausiana si se quiere entrar, porque entrar cuando están lanzadas (y esto vale para cualquier periodo de euforia y pánico en la bolsa) supone un riesgo enorme porque pagas un precio muy superior al precio de seguridad y el riesgo lo marca la diferencia entre el precio de seguridad y el precio que pagas porella y suele ser en estas situaciones muy grande, entonces la bajada de cotización que se puede producir es tambiénmuy grande, aproximadamente igual a la diferencia entre el precio que pagamos y el precio de seguridad.

En cambio si ya estas dentro, la conoces bien y si piensas que es capaz de generar otra gausiana, es mejor no pagar impuestos y permanecer aunque sepas que va a bajar (ya volverá a subir) y si se tercia aumentar posiciones, de lo contrario, si vendes puede que ya no encuentres un precio de entrada que te interese.

 

Me queda un artículo sobre crecimiento dedicado al riesgo en este tipo de empresas que lógicamente es mayor que en las de valor, ese para la próxima.

Saludos

Etiquetas: experiencias · Empresas · crecimiento · cotizacion



Añadir comentario

Recomendado por: 4 usuarios



Nel.lo

Nel.lo

La política sería una actividad noble si no fuera por los políticos




RSS
e-Mail









Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.