El blog de Gallardo
Especulación, operativa y análisis técnico sobre valores y futuros financieros.

Construyendo el gráfico: la escala

11
Publicado por Gallardo el 16 de abril de 2009
En la confección del gráfico se podrán incluir diversas herramientas e indicadores de análisis técnico como volumen, medias móviles y osciladores, que servirán para iniciar una operación o descartarla, pero lo verdaderamente esencial, la única referencia imprescindible, siempre será el precio. De hecho, la primera premisa del análisis técnico es que todo aparece recogido en el precio: cualquier factor o circunstancia que afecte a la oferta y a la demanda de un valor tendrá su reflejo en el precio.

Si lo más importante es lo que señale el precio, hay que reseñar, y así se hizo en la entrada anterior, que las variaciones de precio -el dinero que se gana o que se pierde-, hay que medirlas en términos porcentuales. Evidentemente no es lo mismo que un valor suba de 10 a 11 euros, que de 100 a 101 euros. En ambos casos el precio varía en una unidad; pero mientras que en el primer caso supone una variación de un 10%, en el segundo tan sólo lo será del 1%. Este simple razonamiento debe figurar apropiadamente en el gráfico, y la manera de que así conste implica el empleo de escalas logarítmicas.


En el gráfico de Avanzit de la izquierda, que aplica una escala lineal o aritmética, hay la misma separación entre las unidades de precio, de modo que se concede la misma representación gráfica a la distancia que separa 1 euro de 8 que a la que separa 8 euros de 16. En el primer segmento el capital habría sido multiplicado por ocho, mientras que en el segundo segmento únicamente habría sido duplicado. Si algún lector le concede la misma importancia a una situación que a otra, no estaría mal que dejara sus datos en un comentario de cara a poder entablar algún tipo de acuerdo.

En el gráfico de Avanzit de la derecha se aplica una escala logarítmica o porcentual, de manera que la separación entre las unidades de precio representa movimientos porcentuales similares. Como se puede apreciar, se representa de igual manera la distancia entre 0,5 y 2 unidades que entre 2 y 8 unidades, puesto que el incremento es el mismo, y la distancia entre 8 y 16 euros es más pequeña en tanto que la variación porcentual es mucho menor. En la escala aritmética costaba incluso reparar en ese segmento comprendido entre 0,5 y 2 euros, y supone cuadriplicar el capital invertido.


En los gráficos de Acciona se puede distinguir claramente lo anterior; basta mirar la regleta de los precios situada en la parte derecha del gráfico. Si algún simpático lector no está de acuerdo en priorizar un tramo alcista de compra a 2,5 euros y venta a 100 antes que uno de compra a 100 euros y venta a 240, le vuelvo a pedir encarecidamente que deje un comentario con sus datos. Es también manifiesta la diferencia entre ganar 14 euros si se ha comprado a 2,5 y se ha vendido a 16,5, y ganar 14 euros comprados a 200 y vendidos a 214 euros. Y esa diferencia debe quedar correctamente reflejada en el gráfico. Esto que, a la luz del ejemplo de Acciona, puede parecer incluso baladí, no es tal y mucha gente (y bastantes analistas) continúan empleando la escala lineal.

Las ventajas de la escala logarítmica no tienen que ver exclusivamente con la claridad, sino también con la fiabilidad. En el gráfico de la izquierda de Acciona se observa que no sólo quedan distorsionadas figuras, patrones y proyecciones, sino que quedan desvirtuadas las mismas líneas de tendencia. La diferencia supondría, en el caso de Acciona, haber vendido sobre 130 euros al perder la directriz de aceleración si se aplica la escala porcentual, o haber esperado a vender la posición sobre 60 euros de aplicarse la escala aritmética. En el supuesto de plantearse una posible compra, en la escala lineal se podría hacer al superar la línea de tendencia que pasa sobre 90 euros y la resistencia posterior; mientras que en la escala porcentual habría que aguardar hasta los 120 euros.


Las diferencias entre ambos tipos de gráfico se aprecian aún mejor en plazos muy amplios y con grandes oscilaciones de precio. En el gráfico lineal de Jazztel durante un largo periodo apenas si se puede diferenciar algo. En cambio, en el gráfico logarítmico Jazztel adquiere una perspectiva completamente distinta. El precio se hace visible, y se pueden observar correctamente elementos como el volumen y detectar directrices y patrones. Mientras que usando el gráfico lineal de Jazztel se podría haber comprado prácticamente en cualquier momento entre 2003 y 2009 pensando incluso que se compraba un chollo, empleando la escala logarítmica uno se podría haber arruinado o enriquecido varias veces sabiendo en todo caso a qué atenerse.

Por último, una referencia al futuro del Ibex 35, ya que en futuros algunos operadores prefieren usar la escala aritmética al ser los plazos más cortos y tener otra importancia la variación porcentual debido a los efectos del apalancamiento. Si se observa el gráfico sito a la izquierda, se podrá apreciar que habría sido necesario dibujar y rectificar varias veces la línea de tendencia de más corto plazo. La escala logarítmica, por el contrario, habría reforzado sin necesidad de retocarla la relevancia de esa directriz bajista y, así mismo, posibilitado varias operaciones de venta bastante provechosas.


Es de esperar que tras esta entrada del blog esté más claro que la rentabilidad hay que medirla en porcentajes y que es conveniente usar escalas logarítmicas. En los gráficos que aquí se muestren será, desde luego, será la que se emplee.
Etiquetas: construir · gráfico · escala



Añadir comentario
11
Comentarios
1 Fernan2
17 de abril de 2009 (11:37)

Muy buen artículo!! El tema no es nada original, mucha gente ha escrito ya sobre esto (aunque aún hay muchísimos que no se han enterado), pero creo que nunca lo había visto tan bien desarrollado como aquí... enhorabuena!!

s2

Me gusta
2 Anonimo
Anonimo
18 de abril de 2009 (05:21)

No deja de ser tu opinión.

Por supuesto, los ejemplos que pones son los que están a favor de tu opinión.

Bien sabes que hay otros ejemplos y situaciones en los que salen favorecidos los gráficos aritméticos.

Así que acabas de escribir un artículo que es un ejemplo de sesgo en la interpretación de los gráficos :

...ves lo que quieres ver...

...y encuentras precisamente lo que andabas buscando.

Me gusta
3 Anonimo
Anonimo
18 de abril de 2009 (05:30)

En esta Rankia cada vez están proliferando más Blogs de gente que no tiene ideas avanzadas sobre bolsa.
Sólo saben los 4 tópicos de siempre.

Son meros principiantes.
Supongo que con el tiempo aprenderán algo.

Me gusta
4 Anonimo
Anonimo
19 de abril de 2009 (13:13)

Totalmente de acuerdo, si es válido para cotizaciones lo es aún más para multitud de fenómenos físicos.

Una pregunta: ¿cómo se puede forzar a la Excel o al OpenOffice Calc a que representen la escala logarítmica con los límites bién ajustados? A mí me da la sensación que la Excel (tema gráficos) no ha mejorado nada en 10-12 años.

Me gusta
5 Gallardo
19 de abril de 2009 (16:04)

Gracias, Fernan2. El tema no era original, pero sí necesario. Y como bien dices todavía hay muchos que no se han enterado.
Anónimo 1, creo que es demasiado evidente que he buscado los gráficos. Si quieres dar argumentos a favor de los gráficos aritméticos, puedes darlos. Así aprenderemos todos.
Anónimo 3, no te puedo ayudar con Excel, pero comparto que Excel, o Microsoft, ha mejorado poco en los últimos años.
Saludos.

Me gusta
6 Anonimo
Anonimo
20 de abril de 2009 (00:33)

Alguien puede indicarme como pasar de lineal a logaritmico en los graficos del visual chart?? muchas gracias y un saludo

Me gusta
7 Gallardo
20 de abril de 2009 (14:12)

Marca con el botón izquierdo del ratón sobre las barras y mantén apretado, te aparecerán puntos. Luego botón derecho: configurar objeto - escala - tipo.
Gracias a ti, y suerte con las especulaciones.

Me gusta
8 Anonimo
Anonimo
22 de abril de 2009 (11:46)

Yo en Excel hago gráficos logarítmicos creando una nueva columna que calcule el logaritmo del valor que me interesa. Luego hago el gráfico representando el valor calculado.

Me gusta
9 Anonimo
Anonimo
26 de abril de 2009 (21:21)

Gracias gallardo!, un saludo y suerte

Me gusta
10 Anonimo
Anonimo
27 de abril de 2009 (00:38)

Los argumentos a favor de los gráficos logarítmicos me parecen razonables, y es cierto que a veces se ven mejor las pautas y movimientos técnicos en este tipo de gráficos. Pero también es cierto que en otras ocasiones los gráficos aritméticos parecen funcionar mejor.

Yo no descarto ninguna opción, y lo importante es el método y el sistema de cada uno, que debe ser coherente y si a uno le da resultados, estupendo. En mi caso, uso preferentemente los gráficos aritméticos. Los logarítmicos los dejo para ver gráficos de muy largo plazo, donde a menudo son imprescindibles.

Ahora bien, preguntas si hay alguien que pueda dar un motivo por el cual debe considerarse igual una subida que, a igual cuantía represente porcentajes muy diferentes, que es lo que pasa en los gráficos aritméticos.

Yo tengo un motivo por el que efectivamente sí deben considerarse por igual. Se dice que los gráficos logarítmicos se adaptan mejor a las expectativas del inversor, que mide su inversión en porcentaje. No obstante, los gráficos no creo que reflejen esto, sino que el análisis técnico guarda más relación con la llamada "memoria de los precios", niveles psicológicos de precios que la mayoría de los inversores ven como caros o baratos. Y en esto nada puede aportar el gráfico logarítmico, pues estaríamos hablando de precios absolutos. Por ejemplo, tal valor está a 2 euros y la "memoria de los precios" nos dice que en esos niveles está barato, independientemente de que el movimiento que lo haya situado ahí sea del 10% o del 150%

Es solo mi opinión. Un saludo.

Me gusta
11 Gallardo
27 de abril de 2009 (15:36)

Gracias, Extremeño. Da gusto tener lectores con argumentos.
La psicología de los números redondos está en la mentalidad de los inversores no en los gráficos. En cualquier caso, el valor de las cifras redondas se aprecia de igual manera en los logarítimicos, pero además se ve en su contexto, porque hay que distinguir los 10000 puntos de los 20000. En el caso del Ibex la importancia del precio 16000 es evidente, pero no es lo mismo llegar ahí desde 8000 que desde 12000, y eso se aprecia mejor en el logarítmico; y las figuras, directrices y proyecciones hay que establecerla en esa medida.
De acuerdo en que lo importante es ser coherente con el método propio.
Gracias por tu aportación y recibe un saludo cordial.

Me gusta

Recomendado por: 1 usuario



Guardado por: 1 usuario




Twitter
RSS
e-Mail







Sitios que sigo


Sígueme en Twitter

    Sígueme en Twitter


    Rankia utiliza cookies propias y de terceros, con ellas obtenemos información sobre tus pautas de navegación y así podemos ofrecerte una mejor experiencia de uso y servicio mostrándote información relacionada con tus preferencias e intereses. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies.