Las cosas de Adan Esmit
Lucubraciones de un ciudadano español, que no entiende de aficiones políticas. Sólo de hechos y resultados

El euro o "la casa por el tejado"

1
Publicado por Adan esmit el 29 de abril de 2012

Eso es lo que ha ocurrido en Europa, crisis aparte. De aquel originario Mercado Común del Carbón y del Acero (1951),  cuyo objetivo económico era establecer un mercado común, es decir suprimir aranceles, subvenciones nacionales o medidas discriminatorias, para asegurar así la libre competencia en este sector, obtener precios más baratos y un abastecimiento sin interrupción, hasta el tratado de Maastricht (1992) verdadero embrión de la Unión Monetaria, los pasos dados no llevan al objetivo de arrastrar a los países a una unión económica y política irreversible.
Así en 1955 los ministros de Asuntos Exteriores y de Economía de los países de la CECA deciden ampliar el acuerdo a toda la economía, dando lugar al Tratado de Roma (1957). Las negociaciones se inician en Bruselas en 1956. El resultado fue la puesta en común de los mercados y los recursos, y el equilibrio global de la economía. Pero no se suprimen las aduanas. Se tiende a la armonización social de las condiciones de trabajo. El Tratado de Roma no crea una zona de libre cambio, sino una unión aduanera. El Mercado Común Europeo (CEE, Comunidad Económica Europea) pronto se revela como la mejor asociación de países para permitir el desarrollo económico, y todas las naciones quieren formar parte de él. Así, tras diversos avatares, llegamos en 2002 a la puesta en marcha de la Unión Monetaria y su moneda el Euro. Los países que lo adoptan, con diferentes políticas económicas y fiscales, consecuentemente heterogéneos, con desiguales crecimientos, modelos presupuestarios e impositivos redunda en un desequilibrio de la moneda de referencia, que se hace evidente y más acusado al aparecer una crisis internacional de carácter financiero que acaba por transformarse en una crisis de deuda que muestra sin pudor la vulnerabilidad de una moneda común a diversos países de diferente idiosincrasia, que carecen de una verdadera autoridad colectiva.
Ahora pues, la solución pasa por crear de verdad una armonización fiscal, presupuestaria, económica y política para todos los países integrantes, con la posibilidad de que se descuelguen de forma no traumática, aquellos que por diversas razones ni deben ni pueden estar en un proyecto de tal envergadura y naturaleza. O sea, hay que hacer los cimientos con la estructura ya ejecutada, para impedir que esta se hunda. Un trabajo de especialistas, no de aficionados.

 

Etiquetas: Euro · casa



Añadir comentario
1
Comentarios
1 munpalero
29 de abril de 2012 (16:57)

Interesante comentario sobre el euro. El futuro del euro, y de la Unión Europea, es una incognita, depende de las políticas de austeridad practicadas, que den sus frutos, no hundiéndose las economías de los países del Sur. Si no dan sus frutos, se imponen o nuevos recortes en servicios fundamentales, o crear una Europa de 2 velocidades: La Europa del Norte, rica y la Europa del Sur, más pobre. En este caso no se sabe si la moneda común seguiría siendo el euro. Es todo una incognita, encima puede que en Francia gane la Presidencia de la República el socialista Hollande que no apuesta tanto por políticas de máxima austeridad. En fin toda una incognita, pero que afecta directamente a millones de personas en Europa.

Me gusta (1)



Adan esmit

Adan esmit

Las Cosas de Adan Esmit "Lucubraciones de un ciudadano español, que no entiende de aficiones políticas. Sólo de hechos y resultados"




RSS
e-Mail









Este sitio web usa cookies propias o de terceros para analizar la navegación del usuario. En caso de seguir navegando se entiende que acepta la política de cookies.
Aceptar