Participaciones del usuario Pendola - Contenidos recomendados

Pendola 07/03/21 12:20
Ha comentado en el artículo Un infierno fiscal llamado España
A todo esto, hay que añadir un cuarto poder: los medios de comunicación, que en la práctica no es más que un formidable aparato propagandístico de una clase en la que el sentido crítico, el análisis imparcial y la objetividad han desaparecido por completo, mientras toma su parte de los presupuestos públicos.Como el dinero que da la economía del país se viene corto se ha ido generando un enorme endeudamiento público que pone al país a merced de sus acreedores y absorbe el ahorro privado “obligando" a  las entidades financieras a financiar ese endeudamiento, pagándoselo a buen precio, eso si, aunque disimulando su sonrisa.El español medio, un auténtico ignorante político, permite que se utilice su dinero en pagar toda una maraña corrupta que en buena medida está orientada a engañarlo.Nos quieren hacer creer que corrupción es meter la mano en la caja pero no es del todo así, la más importante "tajada" se la llevan: inversiones innecesarias, fundaciones, "observatorios" organismos inútiles, cargos absurdos y redes clientelares, que representan muchísimo más dinero y tienen un objetivo igual de abyecto, muy parecido al robo.El elemento más obsceno de la corrupción del sistema es el manejo de los medios de comunicación públicos y las permanente dádivas a los medios privados junto con la galopante degeneración y uso propagandístico del sistema educativo.Las autonomías no se han orientado a una mejor gestión. Su prioridad es la manipulación de los medios de comunicación y de las mentes vía sistema educativo. En las autonomías más identitarias esto es mucho más evidente: lavado de cerebro a costa de lo que sea.Los costes de todo esto son enormes: un sistema productivo menguante y una productividad estancada desde hace 15 años.España va alejándose poco a poco de los niveles de renta de los cinco grandes de la Unión Europea.La corrupción y la mala gestión se ve a simple vista si sabes mirar.— La carestía de la vivienda,— la alta factura de la electricidad,— la falta de oportunidades,— la inflación de leyes,— la pesada burocracia,— la poca innovacióno— los salarios bajos  fruto directo del saqueo.El deterioro de lo que llaman algunos ‘el contrato social’ es ya clamoroso. No existe ya:— igualdad frente a la ley,— protección de la propiedad privada,— ni presunción de inocencia.¡Defender la igualdad frente a la ley llega a ser un acto de subversión!El Estado ya se inhibe de los elementos más elementales de los principios de toda sociedad y se preocupa solamente de sí mismo y de cómo distraer a los aún crédulos, mientras se  va apropiando de sus bienes.La ecología, la desigualdad, el feminismo, las acusaciones de fascismo,… no son más que cortinas de humo que intentan generar una respuesta emocional y, por tanto, irracional.Se evita un análisis racional y por eso llenan las televisiones de fantasmas, verduleras y gañanes que se desvían poco del insulto y el juicio de valor. El análisis racional ha sido totalmente desterrado, ni un solo intelectual tiene hueco ya en los medios.Si queremos encontrar un modelo o algo similar a la España actual solamente hay que mirar a Argentina. Si no estuviéramos en el euro los niveles de inflación serían galopantes.Así que aquí estamos, hasta que no nos sacudamos a esos parásitos de encima seguiremos en una sociedad mediocre, irrelevante y continuará el deterioro económico y moral".
ir al comentario
Pendola 03/03/21 22:28
Ha comentado en el artículo Un infierno fiscal llamado España
No olvidemos que el dinero recaudado, por este Estado Español va a dos grupos:— una clase dirigente y   a — una red clientelar de electores privilegiados que le da soporte.Esas clases privilegiadas son:— partidos políticos,— sindicatos,— altos funcionarios y— algunas grandes empresas,tienen por objeto maximizar el expolio mientras que se desprecia y se subestima el propio sistema productivo.Se:— desprecia al empresario de éxito,— se entorpece la innovación y— se impone un esquema de valores en el que el enriquecimiento honrado es moralmente criticable.El desarrollo del régimen actual nace en los 80. Sus primeras acciones se orientaron a:invadir el sistema educativo,inflar la administración,dar a los políticos el control de las cajas de ahorro,mientras desindustrializaba el país.A la vez se diseña un sistema para que los políticos continúen cobrando de los consejos de administración de las grandes empresas que en muchos casos sirven de enlace con la clase política.De 800.000 funcionarios se ha pasado a casi tres millones y medio, de los cuales sanidad y educación representan un millón doscientos mil, con una clara inflación de centros universitarios, mala calidad educativa y un gasto sanitario por habitante más bien bajo, de donde se deduce que la remuneración de los profesionales sanitarios es escasa.No nos olvidemos que, cuando toma el poder en las elecciones, otro partido, da igual el signo, no desmonta todo el aparato que se encuentra, sino que se aprovecha de él, simplemente toma el relevo.
ir al comentario
Pendola 03/03/21 19:52
Ha comentado en el artículo Un infierno fiscal llamado España
Algunos creen que en España hay socialdemócratas, conservadores o liberales, se equivocan, puede que los haya pero no son los que están en activo en el Estado Español. El Estado Español es lo más parecido a un estado estructurado para saquear y expoliar a sus clases medias, con un sistema impositivo cuyo único objetivo es quedarse con todo lo que pueda de la parte productiva de la sociedad.El sistema impositivo explota y se apropia de lo que producen sus ciudadanos, con un impresionante despliegue técnico, humano y propagandístico. En Hacienda están los mejores profesionales, tienen los mejores ordenadores, el resto de la administración son servicios auxiliares de Hacienda.
ir al comentario

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar