Rankia España

Luisagc

Rankiano desde hace casi 9 años
12
Publicaciones
18
Recomendaciones
--
Seguidores
Posición en Rankia
Posición último año
Resumen
Comentarios 12
Recomendados 1
28/04/13 14:33
Ha comentado en el artículo Importancia ver físicamente los bienes subastados
El plazo para presentar una reclamación de responsabilidad patrimonial es de un año, contado desde que se pudo ejercitar la acción que, en este caso, no sería antes de conocer fehacientemente la clasificación urbanística. Hay bastantes sentencias estimatorias referidas a información urbanística errónea, o sea, cuando le pides al Ayuntamiento la clasificación de una parcela, te dice que es urbanizable, la compras y al final resulta que no es urbanizable. Aunque no es exactamente lo mismo, es bastante similar. En definitiva, se trata de una actuación administrativa (información errónea) que ha provocado un perjuico patrimonial al adjudicatario, que con toda certeza no habría concurrido a la subasta de conocer la verdadera naturaleza de los bienes.´Todo esto lo digo poniéndome de parte del perjudicado, pero la Administración defenderá que la clasificación urbanística de las fincas no forma parte del contenido necesario del Catastro y que el interesado debió comprobar ese extremo ante la Administración municipal. Suerte.
ir al comentario
26/11/12 20:51
Ha comentado en el artículo La peor Justicia del mundo ahora es también la más cara
Las cortes de mediación (en realidad, de arbitraje, que no es exactamente lo mismo) aceptan un asunto, lo resuelven, lo cobran y, después, aceptan otro; en un juzgado entra todo lo que los abogados quieren. El número de asuntos que acuden al arbitraje es muy reducido, por razones que sería largo explicar, pero que se resumen en su elevado coste para las partes y en que, al final, hay que ir a un juez para ejecutar lo resuelto. La dilación de los procesos judiciales en España es muy variable (según territorios y jurisdicciones) y las causas son múltiples, pero lo decisivo es que esas causas afectan a todas las fases del proceso: lentitud estructural del sistema (medios insuficientes, informática obsoleta, personal poco cualificado, inexistencia de un mando único...); lentitud en la tramitación (excesivo número de asuntos, desorganización del trabajo, productividad insuficiente, leyes que permiten toda clase de incidentes dilatorios por parte de los abogados...); lentitud en la fase resolutoria (escaso número de jueces, pautas de trabajo no estandarizadas, productividad mejorable introduciendo métodos de trabajo más eficientes...); y lentitud en la ejecución, porque la estructura de la justicia está hecha para producir papel y no para actuar sobre la realidad. Como bien dices, hay países donde la Justicia funciona como un reloj (Alemania es el mejor ejemplo en Europa) y podríamos aprender de ellos, pero, sinceramente, creo que los políticos no tienen el menor interés en que sea así y no están dispuestos ni a esfuerzos ni a poner dinero.
ir al comentario
26/11/12 19:17
Ha comentado en el artículo La peor Justicia del mundo ahora es también la más cara
Me parece que es algo exagerado decir que la Justicia española es la peor del mundo; basta con saber cómo funcionan las cosas en países como Italia. Las tasas judiciales existen en toda Europa; en la situación actual, no existen recursos económicos para aumentar la "oferta" (más jueces, más secretarios, más juzgados) asi que se ha optado por desincentivar la "demanda". Según los cálculos del CGPJ, un proceso judicial medio cuesta en torno a los 3.000 euros. ¿Por qué tenemos que pagar los ciudadanos no litigantes los pleitos de los demás? Las tasas que se han establecido sólo van a cubrir una parte ínfima del coste del servicio y la agilización de los procesos va a ser muy notable: en uno o dos años, todo irá como una seda, ya lo veréis.
ir al comentario
06/10/12 12:54
Ha comentado en el artículo Los jueces aplacados
Estoy de acuerdo con Tristán en una cosa: sería mucho más honrado, y quizá más eficaz para ellos, que los jueces, los médicos o los inspectores de hacienda dejaran a un lado su preocupación, real o estratégica, por el servicio público y plantearan sus reivindicaciones, más o menos así: "Queremos más dinero. Hemos pasado un porrón de años estudiando y ahora tenemos en nuestras manos la libertad, la hacienda y la salud de los ciudadanos. Trabajos equivalentes a los nuestros se pagan mucho mejor en otros países y en el sector privado. Queremos más dinero". Lo cierto es que todos trabajamos por dinero, ¿no sería mucho mejor decirlo y olvidar la cansina milonga del servicio público?
ir al comentario
05/10/12 14:27
Ha comentado en el artículo Los jueces aplacados
Veo que la labor de intoxicación llevada a cabo por el secretario de estado de justicia, Fernando Román, ha dado sus frutos. Lo cierto es que, una vez terminada la reunión del ministro de justicia con las asociaciones de jueces, el secretario de estado se propuso (y a punto está de conseguirlo) transmitir a los ciudadanos el siguiente mensaje: "los jueces lo que querían era mantener sus permisos, les hemos dicho que vale y asunto arreglado". ¿Parece muy burdo, no? Sin embargo, hasta un avezado subastero ha picado el anzuelo. Sus señorías "estaban mosqueadas" no por los permisos, que son un tema secundario, sino por la situación de marasmo de la administración de justicia, que nadie se decide a resolver, por un proyectado régimen de sustituciones que pretende que cada juez haga el trabajo de dos o de tres y, sobre todo, por una reforma del consejo general del poder judicial que, lisa y llanamente, va a acabar con los vestigios que pudieran quedar de una justicia independiente. Eso es lo que aprobaron los jueces en juntas celebradas en toda España, y en la reunión con el ministro se abrió la posibilidad de negociación sobre todas esas cuestiones. Lo que nadie puede negar es que los jueces, como colectivo, son absolutamente incapaces de transmitir ningún mensaje coherente a la opinión pública. Quizá deberían contratar algún asesor de comunicación, porque se explican fatal y el gobierno siempre les gana por la mano.
ir al comentario
09/09/12 20:51
Ha comentado en el artículo El Lado Oscuro siempre presente
En este caso, la reclamación ante el CGPJ no irá demasiado lejos, porque este absurdo órgano constitucional sólo tiene competencia sobre los jueces y todo lo que ha ocurrido en el juzgado "de marras" corresponde al secretario o a otros funcionarios, en particular, lo relativo a la información a los interesados. Dicho esto, me parece inadmisible que se facilite una información defectuosa -por insuficiente- y que esa deficiencia le cueste al adjudicatario nada menos que 20.000 €. A mi juicio (y ofrezco la idea para quien tenga la paciencia y las ganas precisas), podría sostenerse la existencia de responsabilidad patrimonial del Estado por mal funcionamiento de la Administración de Justicia. Algo parecido a lo que sucede en el ámbito urbanístico, cuando un ayuntamiento informa erróneamente sobre la calificación de una parcela y eso da lugar a perjuicios económicos (p. ej., no se puede construir y te dijeron que sí). ¿Alguein se anima?
ir al comentario
24/04/12 15:11
Ha comentado en el artículo ¿Ejecuciones hipotecarias camaleónicas?
Si algo no son las ejecuciones hipotecarios es "ETJ", que significa "ejecución de títulos judiciales". Me resulta difícil encontrarle explicación a lo que cuentas, pero, con carácter general, el CGPJ y el ministerio llevan años en un continuo tejer y destejer en cuanto a la uniformidad de los sistemas de estadística y registro, con el objetivo loable de que la misma cosa se registre igual en Cuenca que en Madrid. Todavía no se ha conseguido. En cuanto a lo primero, lo único que puedo decirte es que, desde hace unas semanas, los juzgados han puesto en marcha sistemas de embargo telemático, que permiten acceder, de forma inmediata, a cuentas bancarias, registros y devoluciones tributarias. Para eso sí que se informatizan. Un saludo.
ir al comentario
18/02/12 13:40
Ha comentado en el artículo El horror hecho carne
Hay algo muy importante que debe valorarse en este asunto para darnos cuenta de en qué manos estamos: el juez de marras pertenece a la asociación jueces para la democracia, un grupo reducido de jueces que se autodenominan "progresistas", directamente vinculados al PSOE, y que sienten gran afición por experimentos jurídicos de reinserción e ingeniería social, siempre al margen de la realidad. Ese es el motivo (protección política al más alto nivel) por el que al juez no le pasó nada, y ese es también el motivo de que haya ido prosperando desde entonces, de cargo político en cargo político, hasta acabar ¡en el Tribunal Constitucional! Sugiero al próximo gobierno del PSOE que lo nombre ministro de justicia.
ir al comentario
13/02/12 23:01
Ha comentado en el artículo Ranking de funcionarios
No es mi intención defender la forma en la que se trabaja en la administración de justicia, pero es significativo que una persona bien informada, que conoce los juzgados, como Tristán, crea que los secretarios o los jueces dirigen las oficinas judiciales. Nada más lejos de la realidad. Voy a intentar hacer un resumen: 1) Los jueces. Dependen del CGPJ. Ni dirigen ni organizan nada, carecen de cualquier tipo de competencia -por pequeña que sea- sobre el personal de la oficina. Si hay un problema con un funcionario, no pueden hacer mucho más que enviar un escrito a la administración, que lo tirará a la papelera, en cuanto los sindicatos protesten un poquito. 2) Los secretarios. Dependen del ministerio de justicia. Ostentan lo que se llama la "dirección procesal", es decir, deben orientar e indicar a los funcionarios en cuanto a la tramitación de los asuntos. Sin embargo, sus facultades empiezan y acaban ahí, de manera que a un funcionario puede salirle completamente gratis no hacer ningún caso o incluso desobedecer abiertamente. Entonces, ¿quién es el "jefe" de los funcionarios? Lo veremos en el siguiente punto. 3) Las administraciones gestoras de los medios personales. Hay que ponerlo en plural, porque puede ser el ministerio o la comunidad autónoma en algunos casos (v. gr., en Madrid). Sea el ministerio o la consejería, estos sí tienen competencias "de verdad": potestad disciplinaria, concesión de permisos, retribuciones complementarias... El problema es que resulta imposible ejercer estas competencias sin estar presente en la oficina, y la administración responsable no lo está. A lo más que han llegado (algunas) es a obligar a los funcionarios a "fichar". Un elemento muy importante en este "puzzle" son los sindicatos, que aprovechan como nadie la debilidad estructural del sistema. La administración no da un paso sin contar con ellos. 4) Las administraciones gestoras de los medios materiales. Como en el caso anterior, puede ser el ministerio de justicia o la comunidad autónoma. Unos por otros, la casa sin barrer. Aunque la realidad es aún más complicada, me parece que con lo dicho basta. Todos disponen y nadie manda. ¿Puede concebirse un sistema más absurdo? Cualquier iniciativa de cambio tiene que naufragar en tan procelosas aguas. Para dar el mínimo paso (por ejemplo, una informatización digna de ese nombre), hay que contar con todos esos organismos e instituciones. Esto suele hacerse a través de innumerables comisiones y de reuniones mixtas, que terminan por ser objetivo en sí mismas y por reemplazar a la acción: en vez de "hacer", nos reunimos para ver "qué hacer". Y así llevamos, al menos, treinta años. La AEAT o la Diputación Foral pueden funcionar porque allí manda alguien y todo el mundo lo sabe. En la justicia no fallan la "dirección y organización", sino que no existen ni la una ni la otra. Es un barco sin timón y sin timonel y por eso cada juzgado es un mundo, en el que el ciudadano o el profesional está en manos de la buena o mala voluntad del funcionario concreto que le toque.
ir al comentario
17/08/11 22:44
Ha comentado en el artículo El desastre judicial
No me parece exacto echarle la culpa a los jueces y a los secretarios. Aunque resulte increíble (a mí me lo parece), ni jueces ni secretarios mandan nada sobre el personal del juzgado, que depende directamente del ministerio o, en Madrid, de la comunidad autónoma. Lo explico con un ejemplo: si un juez quisiera abrirle expediente a un funcionario de su juzgado, sencillamente NO PUEDE, carece de potestad para ello. ¿Cómo, entonces, se le van a pedir cuentas de lo que hace ese personal incontrolado?. Esto es así desde la L.O. 19/2003 y la consecuencia, en la realidad diaria, es que sobre los funcionarios de justicia no manda NADIE. Esa es la pura verdad.
ir al comentario
28/05/11 21:08
Ha comentado en el artículo La rueda de los cuatro brazos de Ibn Asad en PDF
Me he descargado esos "libros" y he intentado leerlos. Sencillamente, no puedo creer que personas cultas e informadas dén crédito a semejante basura pseudoliteraria, escrita por alguien con evidentes dificultades para usar un lenguaje medianamente correcto. No sé, he llegado a pensar que se trata de un private joke, que yo no acabo de coger. Que alguien me lo aclare. Por cierto, la svástika (la de los nazis) tiene los brazos doblados hacia la derecho, no a la izquierda, como se dibuja en una página del lilbro. Todo es así.
ir al comentario
No hay más resultados
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar