Informe Sersan Algorithmic: Octubre

Sersan

Rentabilidades

Rentabilidades

REsumen de cartera

Composición cartera

Atribuciones de la cartera Sersan

Diversificación geográfica

Análisis de benchmarcks y correlaciones

  • El “Credit Suisse Managed Futures Liquid TR USD” es uno de los mejores índices  para medir el rendimiento de la gestión alternativa y encaja con el estilo de Sersan  Algorithmic FI, Managed Futures o Futuros Gestionados. Existe una versión en  euros de este índice, pero incluimos la versión en dólares porque es el único que  nos ofrece cotizaciones diarias en tiempo real. El emisor describe al índice así: “El  índice Credit Suisse Managed Futures Liquid Index busca obtener una amplia  exposición a estrategias del tipo Managed Futures, utilizando una metodología  cuantitativa sistemática para invertir en una gama de activos que incluyen: renta  variable, renta fija, materias primas y divisas. El Managed Futures Liquid Index  también es un factor dentro del Credit Suisse Global Strategies Liquid Index.” 

    Ciertamente este índice lleva años con retornos pobres, sin duda por la baja  volatilidad que ha habido en los últimos años en los mercados. Sorprende más que  este año no consiga tampoco estar en positivo ya que ha habido volatilidad, pero  no podemos ignorar cómo se ha producido esta volatilidad. El aumento de esta fue  tan acelerado que provocó que muchas estrategias no pudieran aprovecharla.  
     
  • El “MSCI World Net EUR Index” como representante de la Renta Variable Mundial.  Usamos la versión Net Return porque es el tipo de índice que mejor refleja el  resultado de un inversor que hubiera replicado al índice, ya que reinvierte en el  índice los dividendos que van pagando periódicamente las acciones que lo forman.  Cualquier inversor que compre acciones cobra esos dividendos, por tanto,  cualquier fondo o gestor que quiera compararse honesta y fielmente con un índice  bursátil, este debe ser del tipo Total Return o Net Return.  

Estos son los datos de correlación utilizando las variaciones diarias desde que cotiza el  fondo:  

Sersan en comparación con índice

Este extraño 2020 también ha provocado un vuelco en las correlaciones del fondo.  Correlación levemente negativa con el índice Managed Futures y moderadamente  positiva con el índice bursátil mundial. Con total seguridad, con el paso del tiempo esta  correlación irá reduciéndose y tendiendo a cero, es decir a moverse de forma independiente a la renta variable. No obstante, es cierto que este 2020 estamos teniendo  una correlación con la renta variable mayor a la esperada, en los entornos del 0.38 y de ahí  que la histórica se mueva actualmente en el 0.33 aunque poco a poco va bajando.  

El motivo ha sido tanto la gigantesca sobreventa y presión bajista que hubo en marzo, con  una velocidad de caída inusual (nunca vista antes), como la persistente recuperación  inicial que provocó que los sistemas persistieran en el lado comprador lo que terminó por  ser un acierto, aunque afectara a nuestra correlación. De hecho, es normal en subidas tan  persistentes que estemos bastante tiempo comprados, esto es, con correlación 1 en ese  momento. De ahí que la correlación tienda a ser más positiva este año.  

De todas formas, seguimos afirmando que una de las virtudes de nuestra gestión es la baja  correlación que tiene en el largo plazo con la mayoría de los activos y especialmente con  la renta variable. Incluso teniendo en cuenta que la correlación actual es superior a la  esperada por los motivos comentados, un 0.33 sigue siendo un nivel de correlación  moderado. Esto significa que Sersan Algorithmic FI resulta muy útil para diversificar  eficazmente cualquier cartera en general y especialmente una cartera de renta variable.  

Diversificar correctamente una cartera es condición necesaria para obtener una  rentabilidad sostenible y tranquila en el largo plazo.  

Ejemplo de Diversificación

Ciertamente, cuando los mercados bursátiles entran en una sólida y, sobre todo,  persistente tendencia alcista como la vivida en los años anteriores, no existe ninguna  estrategia mejor que la clásica comprar y mantener bolsa. Es por lo que la renta variable  debe estar presente siempre en casi todas las carteras, en mayor o menor medida. Esto es  tan cierto como que cualquier cartera debe estar correctamente diversificada, atendiendo  a diversos criterios que no son objeto de este informe, pero que, en todo caso, deben  ayudar a obtener una buena rentabilidad con la máxima estabilidad posible, esto es con  la menor volatilidad y riesgo posible. La clásica frase de no poner todos los huevos en el  mismo cesto aplica perfectamente. Nuestro estilo de inversión, gestión alternativa global,  que persigue obtener retornos positivos en cualquier tipo de mercado, probablemente no  debe ser el principal en la mayoría de las carteras; pero sí debe estar presente, en mayor o  menor medida, en cualquier cartera sea cual sea el estilo del inversor, ya que reduce  enormemente la volatilidad de las carteras.  

Obviamente, ni siempre ganamos cuando la bolsa cae ni siempre perdemos cuando lo  bolsa sube. Somos un fondo global de gestión activa y podemos ganar (y perder) en  cualquier escenario de mercado. Como cualquier operativa, tenemos escenarios de mercado que nos favorecen y otros que nos perjudican. Nuestro peor escenario es aquel  en que la volatilidad es muy baja en todos los activos que operamos, algo poco usual, pero  que ocurrió durante 2019. Justo lo contrario a lo que está sucediendo durante 2020, donde  la volatilidad se ha apoderado de los mercados. Es cierto que la volatilidad ha bajado  mucho desde el extremo aberrante de marzo, pero se mantiene en niveles moderados, lo  cual le viene muy bien a nuestras estrategias. Aunque los índices estadounidenses han  vuelto a los máximos anteriores o se han acercado mucho a ellos, dependiendo del índice  en que nos fijemos, la volatilidad no ha vuelto a los mínimos anteriores, algo positivo para  nosotros. Los entornos de elevada o moderada volatilidad son más favorables para  nosotros que los de baja volatilidad, como se está demostrando en los resultados, pero los  extremos siempre son malos, al alza y a la baja, y la esquizofrénica volatilidad vivida en  algunos momentos de este año también nos ha perjudicado.  

Durante todo 2019 insistimos en la importancia de tener distintos activos en las carteras  y en particular renta variable y seguimos manteniéndolo. Un inversor a largo plazo debe  tener en su cartera renta variable, del mismo modo que debe tener otros activos que  descorrelacionen bien con esta. Usemos el mismo ejemplo de informes pasados para  ilustrarlo incluyendo los datos de este turbulento 2020:  

Supongamos un inversor que hubiera tenido una cartera formada por un 75% del índice  MSCI WORLD NET EUR INDEX y un 25% de SERSAN ALGORITHMIC FI re-balanceada cada  mes, es decir, cada final de mes reequilibramos los porcentajes para mantener el mismo  porcentaje en todo el periodo. Este inversor hubiera ganado durante 2019 un +20.15% (el  índice bursátil ganó un +30.02% y el fondo perdió un -5.75%) teniendo una menor  volatilidad que habiendo invertido solo en renta variable. La volatilidad anualizada de esta  cartera a cierre de 2019 fue del 8.25% (el índice bursátil tuvo una volatilidad del 10.71%  mientras que la del fondo fue del 6.87%). Incluso en este periodo de bajas volatilidades  bursátiles la cartera mixta tuvo menos volatilidad gracias a la menor volatilidad de  SERSAN ALGORITHMIC.  

Veamos cómo le va a esta cartera compuesta por un 75% del índice MSCI World Net EUR  Index y un 25% de Sersan Algorithmic FI durante este turbulento 2020. A cierre de  octubre el índice bursátil pierde un -5.00% con una volatilidad anualizada del 28.88%,  mientras que nuestro fondo gana un +7.86% con una volatilidad anualizada del 20.02%.  Así, la cartera mixta de ejemplo (75% / 25%) se mantiene levemente en negativo con un - 

1.20% en el año, con una volatilidad anualizada del 24.01%, casi 5 puntos inferior a la bolsa.  Y este dato es especialmente relevante porque la volatilidad del fondo ha sido demasiado  alta, superior a la prevista debido a los problemas de ejecución que tuvimos en los  aberrantes, histéricos e históricos días de mediados de marzo, donde los índices  americanos abrieron con Halt (límite de caída máxima permitida) lo que hizo que  ejecutáramos a precios claramente peores a los que deberíamos haber ejecutado. Es cierto que la de la bolsa ha sido enorme, pero históricamente ha estado en niveles  similares a la vivida en otros periodos del pasado y es muy poco probable que volvamos a  sufrir esta volatilidad en el fondo.  

Otra forma menos ortodoxa de evaluar la efectividad diversificadora que aporta el fondo  puede ser esta. Tanto la caída máxima de la cartera de ejemplo como su volatilidad, en  cualquier momento del año, han sido claramente inferiores que las que ha tenido el índice  MSCI. La cartera nunca ha perdido más y nunca ha tenido más volatilidad que el índice.  

Esta cartera es solo un ejemplo usado con finalidad didáctica y no debe entenderse como  una recomendación de inversión. Usualmente la cartera de cualquier inversor tendrá más  posiciones y los pesos elegidos entre un estilo de inversión u otro variarán entre cada  inversor, pero nos sirve de ejemplo para ilustrar el efecto amortiguador o  descorrelacionador que tiene nuestro fondo con la renta variable.  

Análisis del mercado y de los sistemas

Octubre cierra con un valor liquidativo de 100.705501, esto es una pérdida del -5.08%. Es  el peor mes del histórico que deja el ejercicio 2020 con un +7.86%.  

Un mes duro en que hemos visto la parte negativa que tienen los mercados volátiles.  Sabemos que los mercados volátiles suelen ser buenos para nosotros, pero también  sabemos que es frecuente tener draw down importantes en los mercados volátiles, ya que  el elevado rango de las sesiones provoca que si se fallan 2 o 3 operaciones seguidas tengan  un nivel importante. La historia nos dice que son draw down que se suelen recuperar  rápidamente, es decir, suelen ser draw down cortos en el tiempo.  

En cuanto a los mercados, octubre ha sido un mes correctivo, aunque al otro lado del  atlántico las pérdidas han sido notablemente inferiores a las vistas en Europa. Sin  sorpresas. Es el 2º mes correctivo consecutivo pero la diferencia entre EE. UU. y Europa en  esta ocasión ha sido de gran entidad. Los índices norteamericanos no llegaron a cotizar  por debajo del mínimo del mes anterior en ningún momento mientras que en Europa  todos y cada uno de los índices perdieron el mínimo mensual anterior claramente.  

Como comentamos cada mes, buena parte de la diferencia que existe entre los índices se  explica por su composición sectorial. EE. UU., con mucha más presencia tecnológica en  sus índices que Europa, lo sigue haciendo mucho mejor. El NASDAQ, índice tecnológico  por excelencia, es el rey de reyes anotándose más de un +26% el año a cierre de octubre  mientras que el S&P500 total return algo más del +2.5% en el año, el DAX cae más de un - 12% y el IBEX con dividendos casi el -32% en el año.  

En el chart 1 mostramos el comportamiento anual de los SPDRs americanos, ETFs que  dividen las acciones del S&P500 en 11 super sectores al otro lado del atlántico, junto al  SPY, el ETF del índice S&P 500 (línea blanca) Nos sirven perfectamente para ilustrar este  efecto y ver qué sectores están haciéndolo mejor y peor durante este turbulento 2020.  

En datos anuales vemos en el chart 1 como la Tecnología, XLK, es el supersector más  fuerte. Se anota cerca del +21% seguido de lejos por consumo discrecional que sube casi  un +14%. Por el lado negativo, el peor del año es Energía que a cierre de mes cae un -52% en el año seguido por Servicios Financieros con un -22%. Solo 4 SPDRs de los 11 está en  positivo en el año y solo 3 tienen doble dígitos. Un claro ejemplo de lo extraño que está  siendo el año con una dispersión enorme entre sectores. 

Gráfico Sesan

En el chart 2 podemos ver el comportamiento de los SPDRs durante el mes de octubre. El  mejor sector de octubre ha sido Utilities (XLU) con un +5%. El mes pasado Materiales  también actuó de refugio, pero en esta ocasión solo ha conseguido acabar en positivo  Utilities. Tecnología pierde un -5% (XLK), siendo el peor del mes seguido de cerca por, oh sorpresa, Energía que sigue con su particular annus horribilis cayendo algo más del -4%  durante el mes, aunque este mes la caída ha estado más extendida y repartida.

Gráfico Sersan

Nuevamente, vemos como durante este mes la Tecnología ha perdido fuelle como ya  ocurrió en septiembre. De hecho, en octubre la Tecnología ha sido el peor SPDR, lo que sigue apuntando la posibilidad de un agotamiento del mercado, que comentábamos  durante el pasado mes. Los inversores rotan las acciones desde aquellos sectores que se  han comportado mejor hacia aquellos que lo han hecho peor. Estas rotaciones suelen o  pueden anticipar correcciones del mercado ya que el vector que ha movido al mercado al  alza durante meses se agota. Frecuentemente nos advierte de los últimos coletazos del  movimiento director del mercado. No necesariamente nos advierte de un cambio de  tendencia estructural, aunque ya saben que todo cambio de tendencia empieza con una  corrección (pero no toda corrección es un cambio de tendencia) A priori la fortaleza del  mercado no parece augurar nada más que una corrección, no deja de ser normal que, en  el primer movimiento correctivo, se tomen beneficios cuando un sector ha subido tanto  como la Tecnología. De todas formas, estamos siempre muy atentos a la estructura y  sentimiento del mercado, porque esta afecta a la volatilidad del mercado. Ya saben que  la direccionalidad nos importa bastante poco, pero no así la volatilidad y son variables que  tienen cierta dependencia entre sí.  

Como decíamos anteriormente, la dispersión sectorial es tan grande que explica gran  parte de las diferencias entre índices. No es el único factor por supuesto, pero sí el  principal. Aquellos índices que no tienen fuerte presencia en tecnología o al menos en los  otros sectores en positivo lo tienen casi imposible. Lógicamente, si además tienes mucho  peso en los peores como Energía o Servicios Financieros, no levantas cabeza. Fíjense las  empresas que forman parte del Ibex y verán como esta regla se cumple a la perfección.  

Comportamiento de los sistemas

Este mes hemos llevado a cabo algunos cambios en la cartera anticipando un posible  aumento de la volatilidad por las elecciones norteamericanas y la segunda (o tercera) ola  del covid.  

Seguimos operando en los futuros MINI DAX, BUND, S&P500, NASDAQ 100 y ORO, pero  hemos reducido levemente la exposición en S&P500 y en NASDAQ. Seguimos  monitorizando la situación muy de cerca por si debemos hacer más ajustes en la  exposición.  

Respecto a los sistemas, el mejor sistema del año ha sido el principal causante de la  pérdida de este mes. Me estoy refiriendo a APOLO NASDAQ que ha perdido un -6.79% en  octubre. La descorrelación ha funcionado bastante bien ya que ARTEMISA BUND, SP500  Y DAX han acabado en positivo atenuando en parte la pérdida de APOLO. Han ganado  respectivamente un +0.88%, +0.37% y +0.30%. NEMESIS ORO también acaba en pérdida,  aunque bastante moderadas, del -0.57%.

APOLO se ha pasado el mes persiguiendo al precio. Cuando buscaba la corrección el  precio subía, cuando compraba esperando más subidas el precio caía. Es el mejor sistema  del año y ha sido victima de la parte negativa de la volatilidad como decíamos al inicio.  

En cuanto al desarrollo, ARTEMISA BUND ha estrenado la revisión con buenos resultados,  ya le tocaba. El Bund ha sido el primero de la serie y ahora se están evaluando el S&P 500  y el DAX, junto a la nueva versión APOLO que sigue evaluándose y justamente trata de  solventar estas series consecutivas negativas que eventualmente sufre APOLO.  

Para acabar, aunque hemos tenido un muy mal mes nada ha cambiado substancialmente  en el mercado. Esperamos que el mercado siga moviéndose con volatilidad relativamente  alta y eso es bueno para nosotros, aunque también nos haga un poco más volátiles.  Justamente por eso hemos reducido algo la exposición para tratar de reducir la volatilidad  del fondo. Tal y como dijimos el mes pasado, aun no podemos implementar el nuevo  algoritmo de gestión monetaria que controlará automáticamente la exposición, debido a  que necesitamos más patrimonio para hacerlo. No obstante, los niveles de intervención  están claros y por eso este mes hemos ajustado la exposición levemente a la baja.  

El contexto operativo sigue siendo bueno para nosotros y seguimos esperando un buen  final de año 2020 en cuanto a rentabilidad se refiere.  

Cuídense mucho.  

Sergi Sánchez  

Gestor de Esfera Sersan Algorithmic FI  

 

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar