Informe Sersan Algorithmic: Abril

A continuación os presentamos las rentabilidades obtenidas en el mes de abril del fondo Sersan Algorithmic

Rentabilidad histórica

Gráfico rentabilidades históricas sersan algorithmic

Tabla rentabilidades históricas Sersan Algorithmic abril

 

Tabla rentabilidades y volatilidades Sersan Algorithmic

Tabla ratios sersan Algorithmic

Tabla ratios Sersan Algorithmic

Resumen de la cartera

Tabla resumen de carteras sersan algorithmic

Tabla composición y atribuciones cartera sersan algorithmic

Análisis de benchmarks y correlaciones

  • El “Credit Suisse Managed Futures Liquid TR USD” es uno de los mejores índices para medir el rendimiento de la gestión alternativa y encaja con el estilo de Esfera Sersan Algorithmic FI que es Managed Futures o Futuros Gestionados. Existe una versión en euros de este índice, pero incluimos la versión en dólares porque es el único que nos ofrece cotizaciones diarias en nuestros sistemas de tiempo real. El emisor describe al índice así: “El índice Credit Suisse Managed Futures Liquid Index busca obtener una amplia exposición a estrategias del tipo Managed Futures, utilizando una metodología cuantitativa sistemática para invertir en una gama de activos que incluyen: renta variable, renta fija, materias primas y divisas. El Managed Futures Liquid Index también es un factor dentro del Credit Suisse Global Strategies Liquid Index.”
     
  • El “MSCI World Net EUR Index” como representante de la Renta Variable Mundial. Hemos substituido al Eurostoxx 50 ya que creemos que el índice mundial es más coherente con la operativa del fondo, que opera futuros tanto de EE. UU. como de Europa. Usamos la versión Net Return porque es el tipo de índice que mejor refleja el resultado de un inversor que hubiera replicado al índice, ya que reinvierte en el índice los dividendos que van pagando periódicamente las acciones que lo forman. Si un inversor compra acciones directamente también cobra esos dividendos, por lo tanto, si cualquier fondo o gestor quiere compararse honesta y fielmente con un índice bursátil, este debe ser del tipo Total Return o Net Return.

Estos son los datos de correlación utilizando los datos diarios desde el 1 de enero de 2019:

tabla índices sersan algorithmic

Terremoto también en las correlaciones que seguimos que han variado enormemente en los últimos meses.

Correlación levemente negativa con el índice Managed Futures y moderadamente positiva con el índice bursátil mundial, lo que quiere decir que nos movemos de forma independiente a la bolsa, aunque es cierto que estos meses hemos tenido una correlación mayor a la normal, en los entornos del 50%. El motivo ha sido la gigantesca sobreventa y presión bajista que ha habido y sobre todo la velocidad a la que se ha caído. Los sistemas de largo plazo compraron demasiado pronto y los de corto/medio plazo llegó un momento en que solo podían invertir del lado alcista debido a la gigantesca sobreventa que se había acumulado. Es decir, en una parte del fuerte rebote casi nos “indexamos” a la bolsa más de lo habitual en las subidas, algo que no solo no tiene porque se negativo si no que acabó por ser positivo para el fondo.

De todas formas, seguimos afirmando que una de las virtudes de nuestra gestión es la baja correlación que tiene con la mayoría de los activos y especialmente con la renta variable. Esto significa que Esfera Sersan Algorithmic FI puede resultar muy útil para diversificar eficazmente cualquier cartera en general y especialmente una cartera de renta variable. Diversificar correctamente una cartera es condición necesaria para obtener una rentabilidad lo más estable y tranquila posible en el largo plazo.

Ciertamente, cuando los mercados bursátiles entran en una sólida y, sobre todo, persistente tendencia alcista, no existe ninguna estrategia mejor que la clásica comprar y mantener bolsa. Es por lo que la renta variable siempre debe estar presente en casi todas las carteras, en mayor o menor medida. Esto último es tan cierto como que cualquier cartera debe estar correctamente diversificada, atendiendo a diversos criterios que no son objeto de este informe, pero que, en todo caso, deben ayudar a obtener una buena rentabilidad, pero con la máxima estabilidad posible, esto es con la menor volatilidad y riesgo posible. La clásica frase de no poner todos los huevos en el mismo cesto aplica perfectamente. Nuestro estilo de inversión, gestión alternativa global, que persigue obtener retornos positivos en cualquier tipo de mercado, probablemente no debe ser el mayoritario en la mayoría de las carteras; pero sí debe estar presente, en mayor o menor medida, en cualquier cartera sea cual sea el estilo del inversor, ya que reduce enormemente la volatilidad de las carteras.

Este mes hemos acabado en positivo mientras que el MSCI World también ha acabado en positivo lo que confirma lo que hemos comentado otras ocasiones. Tener correlación nula o baja no quiere decir moverse al revés si no moverse de forma independiente. Ni siempre ganamos cuando la bolsa cae ni siempre perdemos cuando lo bolsa sube. Somos un fondo global de gestión activa y podemos ganar (y perder) en cualquier escenario de mercado. Como cualquier operativa, tenemos escenarios de mercado que nos favorecen y otros que nos perjudican. Nuestro peor escenario es aquel en que la volatilidad es baja en todos los activos que operamos, algo poco usual, pero que ocurrió durante 2019.

Justo lo contrario a lo que está sucediendo durante 2020, donde la volatilidad se ha apoderado de los mercados. Los entornos de elevada volatilidad son más favorables para nosotros que los de baja volatilidad, como se está demostrando en los resultados, pero los 

extremos siempre son malos, al alza o a la baja, y la esquizofrénica volatilidad vivida en algunos momentos de este año también nos ha perjudicado.

Durante todo 2019 insistimos en la importancia de tener distintos activos en las carteras y en particular renta variable y seguimos manteniéndolo. Un inversor a largo plazo debe tener en su cartera renta variable, del mismo modo que debe tener otros activos que descorrelacionen bien con esta.

Usemos el mismo ejemplo de informes pasados para ilustrarlo incluyendo los datos de este turbulento 2020:

Supongamos un inversor que hubiera tenido una cartera formada por un 75% del índice MSCI WORLD NET EUR INDEX y un 25% de ESFERA SERSAN ALGORITHMIC FI re- balanceada cada mes, es decir, cada final de mes reequilibramos los porcentajes para mantener el mismo porcentaje en todo el periodo. Este inversor hubiera ganado durante 2019 un +20.15% (el índice bursátil ganó un +30.02% y el fondo perdió un -5.75%) teniendo una menor volatilidad que habiendo invertido solo en renta variable. La volatilidad anualizada de esta cartera a cierre de 2019 fue del 8.25% (el índice bursátil tuvo una volatilidad del 10.71% mientras que la del fondo fue del 6.87%) Puede parecer que la diferencia de volatilidades fue pequeña para compensar la menor rentabilidad, pero tengamos en cuenta que estamos en un periodo de muy baja volatilidad para las bolsas y que la renta variable es el activo que más peso tiene en la cartera. Incluso en este periodo la cartera mixta tuvo menos volatilidad gracias a la menor volatilidad de ESFERA SERSAN ALGORITHMIC.

Veamos cómo le va a esta cartera compuesta por un 75% del índice MSCI World Net EUR Index y un 25% de Esfera Sersan Algorithmic FI durante este turbulento 2020. A cierre de abril, el índice bursátil pierde un -10.25% con una volatilidad anualizada del 27.22%, mientras que nuestro fondo gana un +4.66% con una volatilidad anualizada del 18.53%. Así, la cartera mixta pierde un -6.21% con una volatilidad anualizada del 22.62%, más de 4 puntos inferior a la bolsa. Y este dato es especialmente relevante porque la volatilidad del fondo ha sido totalmente aberrante, muy superior a la que deberíamos haber tenido como hemos explicado en anteriores informes. Es cierto que la de la bolsa ha sido enorme, pero históricamente ha estado en niveles similares a la vivida en otros periodos del pasado y se me antoja difícil imaginar que volvamos a sufrir esta volatilidad en el fondo.

Esta cartera es solo un ejemplo, el peso a elegir variará entre cada inversor. La cartera probablemente estará compuesta por más elementos, pero nos sirve de ejemplo para ilustrar el efecto amortiguador o descorrelacionador que tiene nuestro fondo.

Espero que tanto ustedes como sus familiares y amigos se encuentren bien. Estamos viviendo momentos realmente históricos y un tanto surrealistas y no me refiero a los mercados financieros, que no se crean, también ponen su granito de arena en este contexto. Nunca estuvo más clara la respuesta a la pregunta que es lo más importante en la vida: LA SALUD.

Abril de 2020 cierra con un valor liquidativo de 97.71275, lo que supone una ganancia mensual del +2.74% dejando el año 2020 en un +4.66%. Buen mes en que hemos podido aprovechar parcialmente la subida de las bolsas.

Hemos reiterado en números ocasiones que la baja volatilidad nos perjudica y el alta nos beneficia, pero ciertamente los niveles de volatilidad vividos durante marzo no podemos decir que nos beneficien. Así, no. En realidad, no solo importa si la volatilidad es baja o alta si no la forma en que se manifiesta esta. Evidentemente las cosas no son tan sencillas como que si la volatilidad es alta ganamos y si es baja perdemos. Al igual que podemos ganar y perder tanto cuando la bolsa baja como cuando sube, lo mismo aplica con la volatilidad, podemos ganar o perder con baja o alta volatilidad.

Este mes de abril se han calmado algunas magnitudes, aunque estamos muy lejos de ver un mercado con un comportamiento normalizado. Hemos vuelto a ver nunca vistos. El más destacado ha sido el mercado de futuros del petroleo. El contrato del futuro del petróleo West Texas ha llegado a intercambiarse a valores negativos. Una oferta excesivamente alta, que además se encontraba con problemas de almacenamiento y/o transporte, para una demanda de crudo muy reducida, ha ocasionado un desplome sin precedentes. Europa y EE. UU. siguen separándose de forma importante, como casi siempre en favor del mercado americano. Baste de ejemplo el hecho de que el índice NASDAQ100 ha acabado abril con ganancias en el año, mientras los índices europeos se mueven entre el 20-30% de caída en el año. Parece que viven mundos distintos. Ciertamente el sector tecnológico es el que mejor capea esta crisis, aunque no el único. Salud y servicios de comunicación no van muy lejos. En el lado contrario tenemos a energía que es el peor sector seguido por servicios financieros donde se engloban los bancos que ya estaban en un mundo de tipos bajos y por tanto estrechos márgenes y la crisis viene a llover sobre mojado dejando a muchos de ellos en series dificultades.

En cuanto a los sistemas, seguimos operando en el futuro del MINI DAX, en el del BUND, en el del S&P500, NASDAQ 100 y en el del ORO.

Buen comportamiento general de la mayoría de las estrategias. Solo ARTEMISA BUND acaba en negativo y resta rentabilidad, concretamente un -0.57%. DAX y ORO prácticamente planos y muy positivos NASDAQ Y SP500, con +2.64% y un +1.47% respectivamente.

Seguimos con las revisiones de sistemas que de momento no aportan ningún cambio significativo, siguen trabajando en los rangos en que fueron diseñados. Estamos listos para aumentar la exposición si sigue bajando la volatilidad y para reducirla si vuelve a subir.

Para acabar, esperamos que el mercado se siga moviendo con alta volatilidad, aunque no esperamos que vuelva a niveles tan aberrantes como en marzo. El contexto es bueno y seguimos esperando un buen 2020 para nosotros.

A continuación también dejamos el vídeo explicativo:

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar