Las cuatro “Ms” que hacen del s. XXI el siglo de Asia

Asia está en camino de dominar el siglo XXI, creando una gran cantidad de oportunidades de inversión

Para imaginar el futuro de la economía global, y hacia dónde se está desplazando el poder, consideremos los desarrollos tecnológicos tanto en China como en la India.

En solo una década, el mercado online chino ha pasado de suponer menos del 1% de las ventas globales, a convertirse en 2016 en el mercado más grande del mundo, representando más del 40% de las transacciones por valor. Plataformas como Alibaba y JD.com llegan a casi mil millones de consumidores, en un mercado tres veces más grande que el de Estados Unidos.

Mientras tanto, el desarrollo tecnológico en India está aumentando a un gran ritmo, con Reliance Jio ofreciendo conexiones rápidas a los 1.300 millones de habitantes de India. Incluso cuando la pandemia de Covid se extendió, Google y Facebook invirtieron por separado miles de millones en esta empresa de telecomunicaciones (un paso muy inusual para los gigantes tecnológicos, al tratarse de competencia) pensando que alcanzaría los 500 millones de suscriptores en 2023.

Los acontecimientos vividos por las dos naciones más pobladas del mundo captan la dinámica de por qué creemos que Asia dará forma al siglo XXI y atraerá la atención del inversor mundial a largo plazo. Se están produciendo sinergias sin precedentes a través de una alineación de la innovación digital que caracteriza a los consumidores asiáticos, y que denominamos las “4 Ms”: Millennials, de clase Media, de zonas Metropolitanas y capacitados para el uso de la telefonía Móvil.

Las cuatro “Ms” que sustentan un brillante futuro asiático

Vivimos en tiempos de incertidumbre, y hay muchas cosas que podrían salir mal en el desarrollo de Asia en el siglo XXI. Las fricciones comerciales entre China y Estados Unidos, una posible fragmentación de las prácticas 5G, las rivalidades regionales dentro de Asia y la incertidumbre causada por el coronavirus son amenazas para el futuro del continente y para la economía mundial en su conjunto.

A pesar de ello, no se pueden negar las tendencias sociales y demográficas que impulsan el ascenso de Asia al liderazgo económico mundial. El consumidor asiático actual está impulsando una transformación del modelo de crecimiento económico del continente que se prolongará durante décadas. Asia ha pasado de ser la fábrica de Occidente, a reinventarse a sí misma como un líder en innovación que da servicio a los mercados más exigentes y sofisticados y que ahora se definen por cuatro factores.

Los inversores mundiales están teniendo estos hechos en cuenta, tanto a través de los mercados de capitales, como de capital riesgo. Según CB Insights, China ya tiene casi la mitad de empresas "unicornios" (empresas de nueva creación valoradas en más de 1.000 millones de dólares) que Estados Unidos, con 118 frente a 238. A su vez, India está subiendo rápidamente en el ranking mundial de “unicornios”, quedando en tercer lugar con 24. Mientras tanto, la demanda mundial de activos chinos ha alcanzado un nivel récord durante la pandemia, con las tenencias extranjeras de bonos y acciones chinas superando el billón de rublos (aproximadamente 150.000 millones de dólares) hasta agosto.

Millennials

Hay 800 millones de millennials en Asia, en comparación con los 66 millones de Estados Unidos (y 60 millones en la UE). Se están convirtiendo en los mayores consumidores del mundo, impulsados por el optimismo y la ambición. El 65% de los millennials de mercados emergentes esperan estar en mejor situación que sus padres, mientras que un porcentaje similar en los países desarrollados espera estar en peor situación.

Clase Media

Cientos de millones de personas en toda Asia pertenecen a la clase media, lo que representa un vasto conjunto de poder adquisitivo. Desde el punto de vista de las inversiones, una de las principales tendencias del consumidor chino ha sido la preferencia por las marcas locales. En una encuesta de McKinsey se comprobó que los chinos prefieren ahora las marcas nacionales en 15 de las 17 categorías seleccionadas, incluidos los electrodomésticos y los productos personales.

Según el Instituto Brookings, en torno a 9 de cada 10 de los próximos mil millones de consumidores de clase media serán asiáticos. La mayoría vivirá en China, India y el sudeste asiático y, para 2025, se prevé que el gasto de los consumidores de clase media de la región de Asia y el Pacífico superará al del resto del mundo en conjunto.

Eso significa que las industrias y sectores orientados al consumo tienen un gran potencial de crecimiento. Las tendencias de consumo se combinan con la creciente concienciación por la salud, lo que hace que la tecnología de consumo y la atención sanitaria sean dos de las oportunidades de inversión en Asia más importantes en la actualidad.

Infografía schroders

Metrópolis

El crecimiento de Asia se debe también a la creciente urbanización, ya que los trabajadores persiguen sus sueños en las grandes metrópolis. Hoy en día, Asia tiene más de 300 ciudades con una población superior al millón de habitantes; Estados Unidos tiene 10 y la Unión Europea 18. La alta densidad de población de Asia ofrece condiciones ideales para el crecimiento de las empresas. Fomenta un círculo virtuoso de escala, que conduce a productos y servicios más rápidos, más baratos y más innovadores. Un ejemplo de ello es la aplicación china para solicitar conductores Didi Chuxing, que cuenta con 30 millones de conductores activos que, 10 veces más que los de Uber.

Penetración Móvil

Asia cuenta con más de 4.000 millones de suscripciones de telefonía móvil y más de 2.000 millones de usuarios de Internet, más que ninguna otra región, lo que proporciona una escalabilidad masiva para la tecnología de consumo.

Alibaba y otros grupos tecnológicos como We Chat y Tencent, están trazando caminos innovadores para aprovechar esta energía de consumo con súper aplicaciones que combinan servicios como el comercio electrónico, el transporte con conductor, la mensajería social e incluso los seguros.

En India, compañías como Flipkart y Paytm están llegando a los confines del subcontinente, mientras Reliance Jio persigue su sueño de llevar servicios de telecomunicaciones asequibles a todos los indios.

Infografía Schroders

¿Habrá un impacto en el crecimiento y la innovación en la era post-Covid?

La crisis del Covid-19 no está atenuando el brillante panorama de Asia. Más bien, refuerza las tendencias imperantes. Hasta ahora, Asia se ha recuperado, tanto desde el punto de vista sanitario como económico, con mayor rapidez y solidez que las economías occidentales.

Asia ha aprovechado las perturbaciones causadas por la pandemia para acelerar el desarrollo de innovaciones digitales fundamentales para la era posterior a la pandemia. Entre ellas figuran las comunicaciones a distancia, la atención sanitaria digital, los pagos móviles, el comercio electrónico y la movilidad de la próxima generación.

China, en particular, ha tenido un comportamiento sobresaliente. Su economía registró un crecimiento del PIB del 4,9% en el tercer trimestre, y el Fondo Monetario Internacional proyecta que China será la única gran economía que crecerá en 2020, con una expansión estimada del 1,9%.

China también está experimentando una fortaleza continua en su mercado de ofertas públicas de venta, el proceso a través del cual las empresas privadas ofrecen por primera vez acciones en los mercados públicos. Hasta julio se han producido 118 nuevas salidas a bolsa en el ejercicio económico, incluso cuando en otros lugares se esfumaban.

Estas tendencias sólo pueden reforzarse con la inclusión de la moneda de China en los índices globales y el crecimiento de los mercados financieros en moneda local en los próximos años. Además, China está muy enfocada en hacer crecer su manufactura interna - conocido como "Hecho en China 2025" – lo que podría ayudar a aislarla de cualquier escalada de las guerras comerciales.

Aunque la India ha sufrido un golpe sanitario y económico mucho mayor, creemos que el panorama general sigue siendo sólido. La narrativa de consumo de la India es el complemento perfecto para el ascenso industrial de China, ya que ambos representan dos pilares de los avances asiáticos del siglo XXI. El FMI pronostica que la India se recuperará del Covid con una expansión económica del 8,8% en 2021.

La pandemia ha impulsado a la India a adoptar la transformación digital incluso más rápido que en las épocas anteriores a Covid-19. Según el Foro Económico Mundial (FEM), la crisis ha inspirado un "impulso público-privado [para hacer] de la India un país con prioridad digital, restableciendo la experiencia de vida básica y las aspiraciones de más de mil millones de personas".

Quedan por delante inmensos desafíos, entre los que destacan las siempre presentes tensiones regionales a medida que estos países, cada vez más asertivos, pasan a ocupar el centro del escenario. Sin embargo, con el aumento de la presencia viene un mayor enfoque y reconocimiento de la importancia de la diplomacia en foros como las Naciones Unidas y el Foro Económico Mundial. Y el dinamismo, la aspiración y el vigor de la innovación de las cuatro Ms prometen hacer del siglo de Asia una posibilidad casi ilimitada.Una manera de lograr exposición al mercado doméstico de acciones China, puede ser a través de fondos como Schroder ISF China A

 

¡Sé el primero en comentar!
Blog oficial en Rankia de:

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar